Ir al contenido principal

DBM | El sabor de la Primavera en tu mesa

Guisantes en Salsa Verde con Huevo Cuajado

Abre la ventana, Que avive la mañana, Al cuarto y la cocina. Aire, Aire, (lelepompom) Aire pasa, (lelepompom) Aire nuevo, Aire fresco, Pa’ la casa Aire, Aire, Pasa, pasa, que tenga la puerta abierta La alegría pa’ la casa (lelepompom, lelelelepasa que tenga la puerta abierta la alegría de mi casa) 
-Aire- José Mercé (Bulerías)

No, que no me he vuelto flamenca, lo que pasa es que me siento pletórica, y aunque queden algunos días para que acabe el invierno, en Sevilla se respira la Primavera por las cuatro esquinas. Cierto es, que el azahar aún no inunda sus calles con su fragancia, pero no tardará en llegar. Estamos teniendo unos días plenamente primaverales, con temperaturas que rondan los 25 ºC. El calorcito del mediodía invita a sentarse en jardines, patios y azoteas, a tomar el solecito, entran ganas de sacar la mesa fuera y comer al aire libre. De momento solo lo podemos hacer los fines de semana, pero deseando estoy de que llegue por fin el buen tiempo, para volver a compartir esos cafés de la ta…

El desayuno

desayuno-café-pan-aceite

El Desayuno

Desayunar significa interrumpir el ayuno.
Generalmente lo hacemos en la cocina de nuestra casa, pero a veces nos gusta convertirlo en todo un acto social, todo depende del sitio donde lo hagamos.
Primero tomamos un zumo de naranja recién exprimido y una taza de café, sólo o cortado con una nube de leche, para espabilarnos.
A veces a toda prisa, y otras con la tranquilidad de que nos espera por delante una jornada de descanso.


Después comienza todo un ritual; para aplacar esa leve sensación de hambre, comenzamos por devorar algo dulce, ya sea unas magdalenas esponjosas y tiernecitas, unas crujientes rebanás o unos sustanciosos churros con chocolate.


Y para no desmerecer a nuestra fama de dieta mediterránea, no pueden faltar en un buen desayuno, unas magníficas tostadas untadas con deliciosa mantequilla y mermelada, para los más golosos, o con un buen chorrito de “oro líquido”, nuestro aceite de oliva, enriquecido con unas lonchitas de jamoncito y un poco de tomate; Y los más sobrios solo con un poco de ajo restregado sobre el pan tostado o un poco de azúcar espolvoreada por encima del aceite.

pan-jamón

Algunos lo hacemos nada más levantarnos y otros con mejor fortuna y que poseen la suerte de tener un trabajo, lo hacen cuándo llevan varias horas en pie, para los más osados, el desayuno suele ser diferente, consistiendo normalmente en un bocadillo de tortilla, jamón, queso, etc., y acompañado por una cervecita fresquita o cualquier otra bebida.
Y para completar la faena se puede añadir alguna que otra pieza de fruta de temporada, un yogur y unos cereales con leche. En fin todo depende de nuestro apetito…
¡Buenos Días!

zumo-café-fruta