Ir al contenido principal

Esta semana en DBM

Risotto de Arándanos | Risotto ai Mirtilli

Siempre que tengo una nueva receta en mente, no puedo evitar sentir mariposas en el estómago, es una extraña sensación que me hace sentir como si fuera la primera vez en mi vida que cocinase, pero que desaparece en cuanto me pongo delante de la cocina y enciendo los fogones. Eso es lo que me sucedía con este Risotto; cuando cociné por primera vez mi Risotto de Fresas, me gustó tanto cocinar con frutos rojos, que tuve la idea de hacer uno similar con Arándanos porque me fascinan, era una fijación que no podía quitarme de la cabeza, pero antes de hacerlo consulté en Google a ver si alguien lo había hecho antes que yo, y casi me quedo "muuuerta" 😵 cuando ante mis ojos aparecieron un sin fin de ellos, llamadme ingenua (porque pensé que era la primera 😂) no podía creer la cantidad de referencias que había (parece ser que ya está todo inventado 😅);  Por lo visto es una receta originariade losAlpes Austriacos, ¡claro! cómo no iba a serlo teniendo los bosques que tienen, seguro …

Rebanás

Cabe destacar en este blog, una de las formas más tradicionales de presentar el pan para desayunar.
No siendo muy complicada su elaboración si es meritoria por ser económica y exquisita.
También conocidas como picatostes, pan “pringao”, pan frito, en mi casa siempre las hemos llamado Rebanás por la forma del corte del pan que ha de ser en rebanadas de 1 cm aproximadamente.
Mi madre siempre las preparaba los domingos y nos la tomábamos con el café con leche o el Cola Cao y en un platito ponía un poco de azúcar con canela para “mojarlas”.
Si las conocéis espero que os traiga buenos recuerdos de antaño y si no, os animo a probarlas… ¡Buen Provecho!

REBANÁS

Ingredientes

  • 2 Piezas de pan de bollo, del día anterior
  • Aceite de oliva 
  • Azúcar y canela molida

Elaboración

  • Calentar el aceite necesario, en una sartén.
  • Cortar el pan a rebanadas no muy finas ni excesivamente gruesas, pues en el primer caso se quemarían con facilidad y en el segundo, quedarían crudas por dentro. 
  • Poner en papel absorbente y servir calientes, aunque frías están buenísimas.