Ir al contenido principal

DBM | Recetas con Historia

Risotto de Tomate al aroma de Albahaca

De pequeña vivía en una casa, en la que el patio colindaba con los de los vecinos, apenas estaban separados por un muro de no más de un metro de altura, por el que podíamos pasar de una casa a otra sin dificultad, pero aun así, ninguno quebrantaba la privacidad de los demás.

Recuerdo como intercambiábamos, lo que se tenía, que si unas aceitunas recién aliñás, que si unos añejos para el puchero; mi padre se tomaba los domingo al mediodía, una copita de vino "Patacabra" de Espartinas, con José, nuestro vecino, y en el muro a modo de mesa ponían unas tapas de queso o chorizo de la matanza de su pueblo. A mi vecina Isabel, le gustaba el pan "pringao", unas ricas rebanás de pan frito que mi madre hacía los sábados para desayunar, ella entraba a mi casa, como si de la suya se tratara para tomárselas con el café recién hecho, pasándolas por un platillo que se ponía en el centro de la mesa, con azúcar y canela. Mi vecina Rafaela tenía 10 o 12 hijos, y uno de ellos trabajaba…

Cucharillas de queso crema con higos y paraguayas

Generalmente durante las cenas de verano, solemos realizar platos únicos acompañados de algún que otro entremés.
Como es el caso de hoy, que cabalga entre una comida ligera y una cena de picoteo, pero no creáis que sea por ello, aburrida o insustancial, para nada, fue una cena muy rica que más bien parecía un festín que una cena informal.
Un buen aperitivo que en la mesa resulta muy bonito, fácil de hacer y está buenísimo, ¿a qué estáis esperando?




CUCHARILLAS DE QUESO CREMA CON HIGOS Y PARAGUAYAS

INGREDIENTES

  • 1 paraguaya
  • 12 higos frescos
  • 1 frasco de mermelada de higos de temporada
  • 1 tarrina de queso crema ligero
  • unas hojas de hierbabuena
  • unas hojas de albahaca griega.

ELABORACIÓN

  • Lavar la fruta y escurrir, quitar la piel a la paraguaya y cortar en gajos, quitar la piel a los higos y cortarlos en cuartos.
  • Disponer las cucharillas en una bandeja y montarlas con un poco de queso, un poco de mermelada, el trozo de fruta y le picamos por encima las hierbas, alternándolas para distinguirlas por colores y sabores. Igualmente montaremos otras cucharillas invirtiendo el orden del queso y la mermelada, para dar vistosidad a las cucharillas.
  • Servir muy frías.