Ir al contenido principal

DBM | Recetas con Historia

Risotto de Tomate al aroma de Albahaca

De pequeña vivía en una casa, en la que el patio colindaba con los de los vecinos, apenas estaban separados por un muro de no más de un metro de altura, por el que podíamos pasar de una casa a otra sin dificultad, pero aun así, ninguno quebrantaba la privacidad de los demás.

Recuerdo como intercambiábamos, lo que se tenía, que si unas aceitunas recién aliñás, que si unos añejos para el puchero; mi padre se tomaba los domingo al mediodía, una copita de vino "Patacabra" de Espartinas, con José, nuestro vecino, y en el muro a modo de mesa ponían unas tapas de queso o chorizo de la matanza de su pueblo. A mi vecina Isabel, le gustaba el pan "pringao", unas ricas rebanás de pan frito que mi madre hacía los sábados para desayunar, ella entraba a mi casa, como si de la suya se tratara para tomárselas con el café recién hecho, pasándolas por un platillo que se ponía en el centro de la mesa, con azúcar y canela. Mi vecina Rafaela tenía 10 o 12 hijos, y uno de ellos trabajaba…

Castañas Asadas

castañas-asadas

Al llegar los primeros días fríos del otoño, comienza a oler en todas las calles a ese característico aroma de castañas asadas, inundándolo todo.
Es típico, en todas las ciudades españolas ver el carrito del castañero asándolas en un puchero al calor de las brasas del picón de encina, e irresistible comerse unas pocas servidas en un cartucho de papel de periódico, y casi quemándonos las manos, comérnoslas poniéndonos los dedos negros del hollín del asado, que a su vez es lo que les da ese rico sabor dulce, que nos recuerda que el invierno está por llegar y con él se aproxima la navidad.
Quiero dedicar esta receta a mi querida amiga Carmen M. Beleño, ella tuvo la ocasión de recoger unas ricas castañas en la Sierra de Aracena y regalarnos algunas, que estaban buenísimas por cierto.
Nosotros en casa las asamos en una sartén y aunque no tienen el mismo sabor que las del castañero, no dejan de estar muy sabrosas.
A veces también las asamos en los rescoldos de la chimenea cuando está encendida, y el humillo de la leña de encina las perfuma, asemejándolas a las de la calle.
Carmen espero que te gusten y que las disfrutes.
¡A tu salud!

CASTAÑAS ASADAS

INGREDIENTES

  • 500 gr de castañas
  • sal

ELABORACIÓN

  1. Practicar un corte por la mitad a las castañas y ponerlas en una sartén al fuego, con una pizca de sal.
  2. Cocinarlas lentamente y removiéndolas de vez en cuando, tapándolas para que se hagan mejor por dentro y no queden crudas.
  3. Servir calientes sobre una hoja de periódico.