Castañas Asadas

castañas-asadas

Al llegar los primeros días fríos del otoño, comienza a oler en todas las calles a ese característico aroma de castañas asadas, y de humo inundándolo todo.
Es típico, en todas las ciudades españolas ver el carrito del castañero asándolas en un puchero al calor de las brasas del picón de encina, e irresistible comerse unas pocas servidas en un cartucho de papel de periódico, y casi quemándonos las manos, comérnoslas poniéndonos los dedos negros del hollín del asado, que a su vez es lo que les da ese rico sabor dulce, que nos recuerda que el invierno está por llegar y con él se aproxima la navidad.
Quiero dedicar esta receta a mi querida amiga Carmen M. Beleño, ella tuvo la ocasión de recoger unas ricas castañas en la Sierra de Aracena y regalarnos algunas, que estaban buenísimas por cierto.
Nosotros en casa las asamos en una sartén y aunque no tienen el mismo sabor que las del castañero, no dejan de estar muy sabrosas.
A veces también las asamos en los rescoldos de la chimenea cuando está encendida, y el humillo de la leña de encina las perfuma, asemejándolas a las de la calle.
Carmen espero que te gusten y que las disfrutes.
¡A tu salud!

CASTAÑAS ASADAS

INGREDIENTES

  • 500 gr de castañas
  • sal

ELABORACIÓN

  1. Practicar un corte por la mitad a las castañas y ponerlas en una sartén al fuego, con una pizca de sal.
  2. Cocinarlas lentamente y removiéndolas de vez en cuando, tapándolas para que se hagan mejor por dentro y no queden crudas.
  3. Servir calientes sobre una hoja de periódico.














Comentarios