Ir al contenido principal

DBM | Recetas con Historia

Risotto de Tomate al aroma de Albahaca

De pequeña vivía en una casa, en la que el patio colindaba con los de los vecinos, apenas estaban separados por un muro de no más de un metro de altura, por el que podíamos pasar de una casa a otra sin dificultad, pero aun así, ninguno quebrantaba la privacidad de los demás.

Recuerdo como intercambiábamos, lo que se tenía, que si unas aceitunas recién aliñás, que si unos añejos para el puchero; mi padre se tomaba los domingo al mediodía, una copita de vino "Patacabra" de Espartinas, con José, nuestro vecino, y en el muro a modo de mesa ponían unas tapas de queso o chorizo de la matanza de su pueblo. A mi vecina Isabel, le gustaba el pan "pringao", unas ricas rebanás de pan frito que mi madre hacía los sábados para desayunar, ella entraba a mi casa, como si de la suya se tratara para tomárselas con el café recién hecho, pasándolas por un platillo que se ponía en el centro de la mesa, con azúcar y canela. Mi vecina Rafaela tenía 10 o 12 hijos, y uno de ellos trabajaba…

Boniatos Asados

El otoño llegó lentamente y con él cambiamos nuestros hábitos.
Cambiamos los armarios, cambiamos la ropa de casa, cambiamos nuestros momentos de ocio, y como no también cambiamos nuestros menús de cada día.
En otoño nos apetece comer comidas sabrosas y un poco más sustanciosas que en verano, por lo que tiramos de repertorio y comenzamos con los guisos caseros de la cocina de nuestra casa.
Pero como no todo va a ser cocinar salado, también haremos algo dulce; la verdad que lo más sencillo es hacer esos platos que siempre comíamos de pequeños y ahora nos apetecen pero no los hacemos, y no sé por qué, pues la verdad que cuando los comemos vienen a nuestro recuerdo todo aquello que vivimos a través del paladar y como no, también a través de los aromas, se despiertan todos los recuerdos.
Hoy de nuevo os traigo una sencilla pero deliciosa forma de cocinar los boniatos, simplemente los he lavado muy bien con un cepillo y los he puesto en el horno.
Están tan tiernos y dulces que no necesitan nada más para degustarlos, pero como siempre os digo, también lo podéis servir como complemento a un rico helado, o unos frutos secos con miel, además si preferís comerlos recién horneados, estos boniatos son ideales para acompañar una carne asada, como sustitutos de las tan socorridas patatas de guarnición.

BONIATOS ASADOS

INGREDIENTES

  • 4 boniatos grandes
  • papel de aluminio

ELABORACIÓN

  • Lavar bien los boniatos con un cepillo, poner los boniatos en una fuente de hornear y cubrirlos con una lámina de papel de aluminio, igualmente los podemos envolver individualmente cada boniato, cerrándolo bien para que no escape el vapor que desprendan al asarse.
  • Asarlos en el horno, a 200ºC, previamente calentado.
  • El tiempo necesario, irá en función del tamaño y la cantidad de boniatos a asar, estando asados cuándo estén tiernos al tocarlos.