Bruschetta de Tortilla de Verdolaga y Patata con Cebolla Morada

bruschetta-verdolaga

«Este verano no hemos cerrado nuestro Club, seguimos cocinando y compartiendo mesa en “petit comité” y en familia, como sé que os estáis muriendo de ganas por saber qué Tortilla he preparado esta noche para cenar, aquí os dejo la receta de esta riquísima Bruschetta de Tortilla de Verdolaga y Patata con Cebolla Morada que está de escándalo»


No, no me he equivocado, sé que faltan semanas para la llegada del verano, además el tiempo está tan variable que pasamos del frío al calor y de nuevo al frío, de un día para otro y sin previo aviso, si a estos cambios sumamos que este año la primavera se ha hecho de rogar, me descoloca y la mitad de los días no sé que poner de comer, si pregunto en casa, lo tenemos claro, ganan las Cremas y Sopas Frías por unanimidad, aunque a mí todavía me apetecen alguna calentita y las hago, no creáis que no, esta misma semana, sin ir más lejos ha llovido de nuevo, y el martes, como refrescó un poco, comimos una Sopa al cuarto de hora la mar de reconfortante, aunque sospecho que, si se cumplen los pronósticos, el tiempo fresco durará poco, ya que hoy alcanzaremos los 33 °C ¡Ahí es nada!

El lunes pasado, pensando en qué plato compartiría con vosotros esta semana, eché mano de mis archivos, por aquello de vaciar borradores y me topé con las imágenes de una Tortilla de Verdolaga, en su versión extendida, que hice para cenar en familia, el pasado Agosto, sí, habéis leído bien, fue en el verano de 2021 cuando la cociné, o debería decir las cociné, porque fueron dos magníficas tortillas perfectas tamaño XXL.

Quedaron deliciosas y en un arrebato de hacerles la vida más feliz a los míos, las presenté en forma de tostadas, tostas, pinchos, montaditos, llamadlo como os apetezca, cuando lo compartí en Instagram, lo hice bajo el nombre de bruschetta, que no es otra cosa que uno de los antipasti o entrantes más populares de la cocina italiana, y fue lo que me inspiró al hacerlas. Gustaron tanto que lo dejé pendiente para repetirlas y hacer una de mis sesiones blogueras; aunque ahora no encontraremos verdolaga, todavía, porque es una hierba comestible de verano, me apetece compartirlo, para que lo vayáis anotando, y así, cuando llegue la temporada, que está a la vuelta de la esquina, lo tengáis presente en vuestra lista de pendientes, además que no me apetecía que cayera en el olvido porque es una auténtica tortilla perfecta, sabrosa y muy saludable.

La Verdolaga es una hierba silvestre de las catalogadas por su cualidad invasora como “malas hierbas”, y nada podría estar más alejado de la realidad, puesto que es comestible y rica en minerales, vitaminas y un montón de propiedades beneficiosas para la salud, como la de reducir los niveles de colesterol en sangre, o ayudar a contrarrestar la anemia ferropénica, entre otras muchas, por lo que ahora también se la cataloga como uno de los superalimentos más codiciados por aquellos que hacen de lo 'healthy' y del 'somos lo que comemos' su modus vivendi.

verdolaga

De pequeña, a pesar de que mi madre la cocinaba con legumbres e insistía en lo ricas que estaban, me negaba a comer lo mismo que conejos y gallinas, no era lo propio, no podía estar más equivocada porque es una auténtica delicia que se lleva consumiendo desde siempre por la gente de campo. Yo era una niña de ciudad, y lo más cercano a vivir en el campo, era cuando los domingos íbamos al pueblo, a casa de mi abuela, mientras mi madre faenaba, nosotras jugábamos correteando entre naranjos y olivos, con mis primos, que no inventaban nada bueno, en una muestra de travesura y picaresca, se comían cualquier cosa que veían por ahí, sin lavar ni nada, desafiándonos y dejándonos estupefactas ¡Ja, ja, ja...! Con el típico miedo y entusiasmo infantil de estar haciendo algo prohibido, era divertido masticar algún que otro vinagrillo o chupar las malvas para sacarles el juguillo, recuerdo con agrado lo dulces que estaban, pero ¡ay! de nosotras si nos hubieran pillado, mi madre hacía la vista gorda, por la cantidad de lamparones que lucía nuestra ropa, era imposible no estar al tanto.

Años después, mi hermana Pilar me abrió los ojos a un mundo diferente, ella por su condición vegetariana, cambió sus hábitos de consumo y manera de ver el mundo vegetal, y después de informarme sobre las maravillas que la verdolaga (Portulaca oleracea) obra sobre nuestra salud, no tuve más remedio que probarla, bueno, en realidad tampoco me costó tanto, ya me conocéis y sabéis que soy de pico fino, y todo me gusta probarlo antes de opinar, pero aquello no fue probar sin más, fue pura locura, ¡qué cosa más buena! No imagináis las veces que me dije, lo mismo que llevaban diciéndome toda la vida: 

«¡Madre mía, Concha! No sabes lo que te estabas perdiendo» 


gallinas-felices
Nuestras Gallinas Felices en el Corral

gallinas-felices
Nuestras Gallinas Felices en el Corral

Como os decía, la noche que preparé estas Bruschette de Tortilla, éramos muchos a comer, mientras ideábamos la cena, recordamos los tiempos en que la impresionante Tortilla Campera de mi madre, alegraba nuestra mesa, y que solía preparar cuando salíamos a pasar el día en el campo, una cosa nos llevó a otra y con el entusiasmo no hice una sola tortilla, sino dos tamaño XXL, que cayeron enteritas, en mi casa lo del 'caballo grande, ande o no ande' es de obligado cumplimiento, ¡ja, ja, ja...!

En la lista de ingredientes solo pongo las cantidades para hacer una, no penséis que diez huevos fueron muchos, porque eran pequeñitos, nuestras gallinas felices no los ponen demasiado grandes; para hacer dos tortillas solo tendréis que doblar las cantidades, o dividir si queréis una tortilla más pequeña, jugad en función de los comensales y el tamaño de los huevos y las patatas, pero ya os adelanto, que toda es poca, porque hasta dos personas que cenaron esa noche con nosotros, y que son de lo más protestones si les das algo que no es de su agrado, se la comieron sin rechistar, elogiando continuamente lo riquísimos que me habían quedado los espárragos.

«¡Ayomá! Y yo, más callada que en misa, sin decir ni mu ¡Ja, ja, ja...!»

Así que ya sabéis, si os apetece probarla ahora mismo, no dudéis en cambiar la verdolaga por espárragos verdes finos, os garantizo que no notaréis la diferencia, os va a encantar, incluso me atrevería a sugerir un cambio por canónigos o rúcula, que también quedan riquísimos en tortilla, si no esperad a que llegue el verano, insisto, no lo dejéis en el olvido, por favor, buscad la verdolaga, que a pesar de ser una hierba silvestre, se puede encontrar en muchos mercados debido al aumento de consumo de productos naturales por personas vegetarianas y amantes de todo lo bueno que la naturaleza nos regala, preguntad a vuestro frutero de confianza, seguro conoce a algún hortelano cercano que la pueda proveer.

Hice unas cuantas fotografías para dejar constancia de una agradable cena en familia, no son muy blogueras, pero sí lo suficientemente explicitas, además la receta es tan buena, como para que esta Tortilla sea meritoria de estar en El Club de la Tortilla Perfecta ¿o no pensáis lo mismo? Y prometo que, el verano próximo, en cuanto nuestro huerto se llene de brotes tiernos de verdolaga, volveré a repetirla para hacer unas tomas un poco más vistosas, mientras tanto, disfrutemos de lo bueno. Comenzamos.

bruschetta-tortilla-verdolaga-patatas


INGREDIENTES
  • 1 Cebolla morada
  • 1 manojo de Verdolaga
  • 6 Patatas
  • 10 Huevos ecológicos
  • Sal
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • 16 Rebanadas de pan tostado multicereales
  • Pimiento morrón en conserva.
  • c/n de Salsa César
  • c/n de Salsa de Mostaza
  • Pimienta
  • Orégano
  • Albahaca

huevos-ecológicos
Huevos ecológicos de nuestras gallinas felices

ELABORACIÓN 
  1. Sofreír la cebolla picada a cuadritos.
  2. Lavar la verdolaga en agua fría, varias veces, escurrir y trocear.
  3. Saltear la verdolaga con la cebolla. Salpimentar.
  4. Pelar y cortar las patatas a láminas finas, irregulares. Freír en abundante Aceite de Oliva Virgen Extra, hasta que se pochen sin dorarse.
  5. Cascar los huevos un bol. Sazonar ligeramente.
  6. Mezclar con el sofrito de Verdolaga y las patatas fritas, bien escurridas.
  7. Verter la mezcla en una sartén, bien caliente, con un poco de aceite.
  8. Ligar como si hiciéramos un revuelto y dar forma a la tortilla. Cuando cuaje la base ligeramente, voltear con ayuda de un plato o tapa lisa.
  9. Repetir el proceso, cocinando a fuego lento hasta cuajar al gusto, para hacer en pincho o bruschetta, es recomendable que no quede poco hecha, para que mantenga la forma y no se desparrame el interior al cortarla.
Montaje de las Bruschette
  1. Sobre cada rebanada de pan, poner una pequeña cantidad de salsa César.
  2. Una fina rodaja de tomate.
  3. Espolvorear con albahaca, orégano y pimienta recién molida.
  4. Cortar la tortilla en 8 porciones y cortar estas en dos mitades.
  5. Poner una cuña de tortilla en cada rebanada de pan.
  6. Añadir un poco de salsa de mostaza y un trocito de pimiento.
  7. Servir y disfrutar.

bruschetta-tortilla-verdolaga

bruschetta

Como todas mis Tortillas publicadas aquí en De Buena Mesa, esta también será incluida en #lacolecciónmásricadelmundo enriqueciendo por tanto nuestro Club, con una nueva délicatessen digna de ser probada y aprobada, como merece.



#elclubdelatortillaperfecta


Otras recetas con Verdolaga en DBM












Comentarios

  1. Buenos días :
    Buscaré la verdolaga este verano, ya que la has recomendado en más de una ocasión y las tortillas que traes pintan divinas. Más de una planta que hemos desechado por no parecernos comestible, como la ortiga, ha resultado ser un superalimento con cantidad de propiedades. Y si no las vemos del todo cocinadas por sí solas, ahí está nuestra maravillosa tortilla que le pega todo. Yo también he corrido de pequeña por entre matas y arbustos que no se comían, pero también porque teníamos huerto y se cultivaban otras verduras que eran las que cocinaba mi abuela y mi madre por costumbre. Nos traes unas bruschetas que no tienen desperdicio, cada una es una cena completa para mi, poco hay que complicarse la vida para comer bien, si se tienen buenos productos y un poco de imaginación, no se necesita nada más.
    Un beso y buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Lola, es increíble, verdad, cuando no sabíamos lo que nos rodeaba y no lo valorábamos, ahora que hemos aprendido a sacar rendimiento a lo que la naturaleza nos regala con generosidad, sucede que no lo tenemos al alcance, una lástima.
      Preparar este tipo de tostadas, es una alternativa ideal cuando queremos dar el máximo rendimiento a una tortilla, en reuniones o cenas improvisadas, te montas un festín con cuatro cosas y quedas de lujo.
      Besos, disfruta un buen domingo.

      Eliminar
  2. Buenos días Concha, al ver el título he tenido que ir rápidamente a google para saber qué era la 'Verdolaga'. Luego al seguir leyendo ya he visto la imagen y sí que me suena haberla visto pero sólo eso. Nunca hubiera imaginado que se comía esa planta.
    Pues quisiste hacer una tortilla diferente y lo conseguiste, y mira si pasó como espárragos es que debe ser muy sabrosa. También es buena idea agregar canónigos o rúcula a la tortilla.
    Vuestras gallinas se encuentran muy felices y hermosas. Es verdad que los huevos generalmente son más pequeños y se necesitan más cantidad pero bueno eso más o menos se puede apreciar por el tamaño.
    Una receta más para tu club que no pasará desapercibida.
    De pequeña también recuerdo que me dio por probar alguna planta o brote dulce, qué cosas... cómo somos los niños... ¡tremendos!
    Sorprendiste a tus comensales con unas tostadas muy especiales y era de esperar que quedaran encantados.
    Te deseo un feliz domingo. Sil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Sil, es normal no conocer todas las plantas, sobre todo cuando no se ha visto directamente en el campo. Hoy tenemos un montón de posibilidades a nuestro alcance, gracias a Apps y a Google, que nos lo enseñan todo a golpe de click, Jajajaja… De todos modos yo me lo curro un poquito, sabes que me gusta rizar el rizo, y me vuelvo loca sacando fotos, cuando abro mi galería para buscar algo, es increíble, tengo miles de fotos en el teléfono de todo cuanto quiero enseñar, Jajajaja… Imposible por otro lado, no tendría tiempo para tanto.
      Es fácil hacer felices a quienes invitamos a comer, ya ves, cuatro huevos y un puñado de ingredientes de andar por casa, y montas un festín en un visto y no visto, Jajajaja…
      Besos, pasa un bonito domingo.

      Eliminar
  3. ¡¡Hola Concha!! Parece que nos espera una semanita caliente, y no me refiero a la política, sino por las temperaturas que están por llegar. Esta semana que comenzamos, llego a Sevilla a las 7:30 y no salgo hasta las 21:00. Es verdad que está el aire funcionando, y solo salgo al mediodía para ir a comer que me gusta hacerlo fuera.🥵🥵
    ¿Concha qué tal has pasado la semana de feria? No se, si eres ponderada y tranquila, o te gusta vivirla a tope, jaja.😊😊
    Seguro que tu tortilla va a ser muy bien acogida en el Club de la Tortilla Perfecta. ¿Lo conoces?😊😊
    Bueno Concha, que tengas una maravillosa semana. Bstes.😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Emma, veo que traes la agenda apretadita, Jajajaja… Al menos tendrás tiempo para hacer lo que tengas previsto, en condiciones, hay días en los que ir contrarreloj supone todo un reto, pero cuando termina y ves conseguido us metas, son incluso un logro reconfortante.
      Ya lo comentes la semana pasada, la feria para mí es tranquila, no tengo ese ímpetu que tenía hace años, además el ánimo no me acompaña, y estando en mi zona de confort, me siento más a gusto y tranquila.
      Besos y que te vaya bien el día en Sevilla.

      Eliminar
  4. Buenos días, Concha: ¡Qué preciosas son tus gallinas! Me encantan.
    No conocía la verdolaga, el caso es que me suena de haberla visto en alguna receta, pero no sé donde. Por otro lado, soy urbanita a tope y quitando el perejil, el cilantro y las hierbas para cocinar habituales de los súper, soy incapaz de distinguir las diferentes variedades de hierbas y ni se me ocurriría ir a recogerlas al campo. Ya me pasó una vez que, paseando por el campo riojano, me di un atracón de lo que creí eran arándanos y me puse muy malita. Así que desde entonces los únicos frutos del bosque que entran en casa son los que vienen en cajita transparente jajaja.
    Me gusta el aspecto de tu tortilla y si es de sabor parecido a los espárragos verdes (que me chiflan) me apetecería probarla Así que la iré buscando por las fruterías. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gloria, son un tesoro, ponen unos huevos riquísimos, y una vez te acostumbras a su sabor, cuesta comer otros, pero a veces no hay más remedio.
      Entiendo lo de vivir en la ciudad y no tener conocimientos de nada del campo, yo tampoco es que sea una erudita en el tema, pero al menos me da para cuatro cosas, y las exprimo al máximo, Jajajaja… Aún así, ni conociendo el terreno, me atrevo, recuerdo una vez que salí con unos amigos a buscar setas, y pasé un miedo que no veas, cuando uno de ellos, se comió una seta sin más, yo ni muuuuerta lo haría, Jajajaja… Y mira tuvo suerte, al final resultó ser un gurumelo, una seta autóctona de esta zona de Andalucía y que se paga buen cara.
      Besos y buena tarde de domingo.

      Eliminar
  5. ¡¡Hola Concha!! Nosotros estamos todavía en modo invierno a cuanto a comidas se refiere, aunque, el otro día, comiendo hervido, mi marido dijo que ya teníamos que empezar a cambiarlo, pues el sofoco que nos entra cuando lo comemos en amplio, y es que nos gusta comerlo con el caldo, que es donde van todas las vitaminas de la cocción de las verduras, pero da un calor que no veas. Lo bueno de la tortilla es que es atemporal, da igual en qué estación se coma y siempre está de moda. Pero bueno, la verdolaga, por lo que nos cuentas, es en la época estival cuando la podemos encontrar. Bueno, aquí, ya te digo yo que no, tampoco le puedo preguntar a mi frutero de confianza pues no lo tengo. Ya sabes que donde vivo sólo hay una tienda, es una franquicia de un supermercado y es la típica fruta que te echas tú, nadie te la sirve y suele estar bastante verde pues ya sabes, las cogen con tanto tiempo y pasan de cámara a cámara que luego se nota en el sabor. Y siempre dando gracias de que tengamos ese único supermercado para 2000 habitantes.
    Pero me gusta saber cosas nuevas, aprender cosas nuevas y conocer que la verdolaga es comestible a pesar de haber pensado siempre que es una mala hierba. Creo que si conociéramos bien las plantas, serían muchas más las que nos comeríamos sin rechistar y sin pensar si quiera que se pueden comer.
    La verdad es que las bruschettas recuerdan al verano y al buen tiempo, de tardes de cenar en la terraza al aire libre o tomar un aperitivo con una de estas bruschettas a la sombra. Se ven deliciosas, y con una tortilla bien hecha y bien cocinada, y más si son por tus manos, seguro que es una auténtica exquisitez, para repetir una y mil veces. Besitos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Isabel, sé que para muchos será imposible encontrar verdolaga, pero aún así, he querido compartir esta tortilla, porque los diferentes platos que tengo publicados, con ella, son muy visitados, en estos días precisamente la tortilla de verdolaga, que compartí cuando mi hermana me dijo lo rica que estaba, es una de las que están repuntando esta semana, imagino que quienes la conocen, estarán buscando recetas diferentes para consumirla, ya te digo yo que al ser una hierba invasiva, suele ser muy abundante.
      Creo que hemos perdido mucho de nuestra identidad, quizás algunos no, pero otros nos hemos dejado arrastrar por el progreso, olvidándonos de lo más importante, cuidar la naturaleza que nos rodea, sin abusar ni derrochar en productos que ya de por sí son un problema para el medio.
      Si alguna vez tuviéramos la dicha de compartir mesa, no dudes que en mi casa, no te faltaría una buena tortilla perfecta, Jajajaja…
      Besos y feliz domingo.

      Eliminar
  6. Viendo el aspecto de tu Bruschetta, no me cabe duda de que tiene que estar deliciosa.
    Creo que por los alrededores de mi casa hay verdolaga por doquier, y yo siempre había pensado que era una mala hierba, así que veré si me aseguro que lo es, y me traeré unas buenas matas. para mi y para mi hija.
    GRACIAS GUAPA, UNA VEZ MÁS ME HAS SORPRENDIDO, A SEGUIR PUES CON ESTE CLUB TAN LLENO DE VARIEDAD Y ORIGINALIDAD.
    Conxita ^:^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupendo Conxita, hay aplicaciones para móviles que identifican las plantas, pero si conoces a alguien que te lo corrobore mejor todavía. Ya veréis cómo tiene un sabor riquísimo y a tu hija, por ser vegetariana, le encantará.
      Besos y buen domingo.

      Eliminar
  7. Hola , Concha. Siempre qye mencionas a tus gallinas felices me entra una envidia sana, aunque compro huevos ecológicos se que no es lo mismo ya que alguna vez he comino esos exquisitos huevos en casa de mi hermana. Así que verlas en su ambiente me ha encantado. Son preciosas , qué color tan bonito que tienen.
    Ya imagino lo rica que debe estar tu tortilla y además nutritiva con esa hierba que nunca he comido.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Mj, cuanto siento no estar más cerca, para que pudieras probarlos, te aseguro que no tienen comparación, los he comprado a veces ecológicos, y distan mucho, sobre todo en sabor. Depende del tipo de alimentación que se les dé, nuestras gallinas solo comen maíz y verduras, con un poco de pan, que les pica mi padre, porque para ellas es como un caramelo. Tenemos un vecino que también tiene gallinas en una granja, y los vende por huevos de campo, a veces se los compramos y nos regala un buen montón porque los ponen oír cientos, pero tampoco son iguales a los de nuestras gallinas, como dices, si los has comido en casa de tu hermana, has comprobado la diferencia.
      Besos y buena noche de domingo.

      Eliminar
  8. Concha, no tenía idea que se comían, las tengo en mi casa pero al verlas tan invasivas las quito... nunca más, claro. Intentaré que nadie las arranque o le pasen el cortacésped por encima, se ven bonitas además, con ese color verde verde.
    Lo que me encantan son las gallinas, tuve una época que las pintaba por todas partes, de hecho las pinté en las puertas de madera de la cocina del campo. Son preciosas.
    Tu tortilla deliciosa como todas las tuyas siempre.
    Una maravilla.
    Mil besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Patty ya verás qué sabor tan fino tienen, a nosotros nos encantan y aunque no hay muchas porque mi padre tiene el huerto muy cuidado, cuando hay un prado, allá que se me van los ojos detrás, Jajajaja…
      La verdad es que son bonitas, tienen un brillo en las plumas, con reflejos iridiscentes preciosos, da gusto verlas.
      Besos y feliz semana a ti también.

      Eliminar
  9. Buenas noches concha no me suena ver la Verdolaga por los campos aunque sinceramente tampoco soy de las que voy mirando las hiervas cuando voy paseando buscaré en los mercadillos que me dejas con curiosidad. Mira que comia hasta los los arbustos de los matorrales cuando estaban tiernos,le quitaba los pinchos y pa dentro, las cosas que hacíamos jajajaja. Tus bruchettas son de lo mas tentadoras las fotos dicen cómeme fely..jeje y claro no puedo quedarme con las ganas. El club se llena de joyas torteriles. Felices sueños corazón besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Fely, yo no he sido nunca muy atrevida, pero ya sabes, cuando se juntan dos o tres niños, lo que no inventa uno, inventa el otro, Jajajaja…
      A ver cuando puedo hacerla de nuevo y renuevo las imágenes, ahora me han entrado las prisas.
      Besos guapísima, que pases un bonito día.

      Eliminar
  10. Después de ver tu foto Concha, creo que no he visto la verdolaga en mi vida. Hay cursos en los que pasas el día en el campo y te enseñan a reconocer las plantas, no descarto hacerlo en algún momento, porque me encantaría. Cuando veo las fotos de tus gallinas, de los naranjos, o de los limones ecológicos siento envidia sana.
    Me encanta la forma en la que presentaste la tortilla, así que tomo nota para hacerlo, aunque sea con tortilla de espárragos.
    Feliz semana, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar eso es estupendo, a más de uno le vendría genial una clase de esas, hay quien no piensa jamás en el origen de los alimentos, y mucho menos ha visto una gallina viva, de verdad, Jajajaja…
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
  11. Buenos días Concha, que felices tus gallinas se ven, :) pues mira yo creo que nada más he comido una vez la verdolaga.

    Y me gustaría poder conseguirlas para cocinar algo y volver a probarlas.

    Tu plato se ve delicioso y entra por la vista, con estos productos de agosto sentarse a la mesa, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Sílvia, me gusta enseñároslo, son cosas comunes para mí, pero a más de uno le sorprende que haya hierbas silvestres aún comestibles.
      Besos y buen lunes.

      Eliminar
  12. Buenos días Concha!. Me ha sorprendido gratamente tu tortilla ya que me ha traído buenos recuerdos de cuando también andábamos por el campo en el pueblo de mi padre y yo probaba hiervas que me decía a mi misma -que si los conejos las comían yo podía probarlas- entre ellas la verdolaga. Pasados los años no la he vuelto a probar, realmente con los pesticidas que echan al campo no me atrevería ni arta de vino a probar nada, ni el agret.
    Tus bruschettas espectaculares incluida la tortilla que seguro estará buenisima.
    Me ha encantado también ver tus gallinas felices, toda una gozada.
    Digo lo que tu, no puedo opinar al cine por cien hasta que lo pruebo pero la vista también juega un buen papel a la hora de decidirte por una recta u otra, creo yo.
    Buena semana.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Concha, yo tampoco me comería cualquier cosa, por muy en el campo que estén, en mi caso, es porque son de nuestro propio huerto y ahí sí que no hay pesticidas, ni fertilizantes ni cosas químicas extrañas,
      Yo no suelo ser excesivamente crítica con nada, pero naturalmente me gusta hacerme mi propia opinión sobre las cosas, sobre todo las de comer, ahí sí que no me la juego.
      Besos guapísima y feliz semana también para ti.

      Eliminar
    2. Qué bueno Concha tener tu propio huerto y disfrutar de el al máximo sabiendo lo bueno que está todo lo que recoges. Yo me siento afortunada ya que tenemos unos amigos con huerto y haciendo lo que tú todo sin nada y del campo a casa, disfruto un montón, sobre todo la verdura y fruta de verano.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Madreeeee pero que ve hoy mis ojos!!!
    Menudas Bruschettas!! Qué suerte tiene tu familia!!

    No conocía esta hierba, la verdad. Además cuando he leído el título pensaba que se trataba de algún queso italiano jeje

    Debo decirte que tus gallinas se ven más que felices. No me extraña que pongan esos maravillosos huevos. Así que tu tortilla debe de ser todo un manjar de sabores.
    Quien pillara un trocito ;)

    Besos mi Concha!! ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Preciosa, la tuya tampoco se queda corta contigo, jajaja...
      Bueno es saber, porque nunca se sabe, lo que un dí fue silvestre, quizás se consiga cultivar de manera controlada, es el caso de otras hierbas como la borraja, las tagarninas, incluso la rúcula, los canónigos o los berros, que hoy en día son imprescindibles en toda cesta de la compra, y en origen fueron "malas hierbas"
      Besos y feliz tarde de lunes ♥♥♥

      Eliminar
  14. Que delicia ❤️❤️❤️ y si, yo tb miro q compro y procuro q sea más natural,

    ResponderEliminar
  15. Hola Concha, menuda pinta tiene tu tortilla, vamos que ahora mismo me comía yo un buen trocito para cenar, nunca he probado la verdolaga que yo sepa, y en el mercado tampoco la he visto pero tomo buena nota por si alguna vez la encuentro. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristina, seguro te gustaría, tiene un sabor muy agradable, ligeramente dulce. Besos.

      Eliminar
  16. Hola Concha. La verdolaga observó que debe ser muy frecuente por esa zona, aquí lo cierto es que no la he visto, al menos con ese nombre.
    En cada sitio hay alimentos que en otros o son desconocidos o no se dan, debe ser por las condiciones climáticas.
    Por aquí parece que el tiempo ya es más propio de la estación y mes en que nos encontramos, aunque no será de extrañar que el día menos pensado cambie y tengamos que coger de nuevo ropa de más abrigo, esperemos que no.
    En cuanto a esta tortilla además de llevar un ingrediente poco habitual el resultado con el acompañamiento que le has puesto es una obra de arte. Invita a coger un buen trozo y dar rápida cuenta de esa delicia. Una tortilla que engrandece más si cabe a ese Club que tan bien gestionas.
    Una tortilla que es una tentación irresistible. La pena es no poder disfrutar de al menos un trozo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente Juan, quizás también la hay por donde vives, por lo que he podido averiguar, es originaria de la India, Oriente Medio y el sur de Europa, en América se considera una planta exótica, extendida por todo el mundo, en algunos sitios se cultiva a propósito como planta ornamental, además de utilizarse con uso culinario y medicinal.
      Si tienes la oportunidad de conseguirla, te la recomiendo.
      Besos y buenas tardes.

      Eliminar
  17. Hola Concha, ayer cuando las vi en IG ya te dije que me gustaba mucho pero ahora al ver la receta aún me gusta más, por aquí nunca vi verdolagas, también es verdad que cuando salgo a pasear no voy mirando hierbas más bien voy mirado que no haya bichos, jajaja. Se lo diré a mi churri que es más de campo que yo .
    Espero que mi regreso al mundo Blogger sea el bueno esta vez, pues este año se ve que no abandonamos las consultas, y el tiempo pasa volando no da tiempo de nada.
    Un besito preciosa y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajajaja…! No creas Manoli que yo soy muy diferente, en realidad prefiero hacer la vista gorda y no mirar mucho para los lados.
      El tiempo es el que hay, y no nos queda otra que afrontar lo que venga. Espero que todo esté ok.
      Besos y cuídate mucho.

      Eliminar
  18. Hola Concha!No conocía esta planta...espero que te lo hayas pasado muy bien en la feria... y que no pases mucho calor, pues esta semana nos estamos cociendo pero bien...me gusta mucho tu receta, bien buena para una rica cena...besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Olga, si puedes conseguirla en verano, te recomiendo probarla en tortilla.
      Besos

      Eliminar
  19. Qué interesante post y receta la de hoy Concha. No conocía la verdolaga, nunca la he probado, aunque seguro que en nuestros paseos por el campo con las perras nos las hemos cruzado muchas veces.
    Me parece super interesante, pues es cierto que tenemos a mano miles de opciones que descartamos porque ni siquiera sabemos que es comestible.
    Tu bruschetta me parece maravillosa!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bárbara si tienes oportunidad y la consigues, te recomiendo la pruebes, ya verás qué rica está.
      Besos

      Eliminar
  20. Que buenisima información, no conozco la verdolaga, pero estaré atenta porque seguro en el campo la hay Que cantidad de propiedades tiene y tal y como has preparado esta tortilla tiene que estar suculenta Me alegro que hayas disfrutado a tope de la feria y seguro que con las pilas bien cargadas
    Un millon de gracias por compartir y explicar tan bien tus ricas recetas que animan a meterse en la cocina y probarlas todas Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cecilia, es un placer contar con tus visitas, si te ayuda a poner algo de variedad en tus menús, estupendo.
      Besos guapísima y feliz tarde.

      Eliminar
  21. Y que bien ademas utilizas huevos ecologicos Bss

    ResponderEliminar
  22. Hola Concha, recuerdo cuando un dia hablando contigo y tambien con tu hermana, lo que era la verdolaga. Lo que llego a reírse conmigo mi suegro cuando le dije que esa hierba que salía en el huerto se comía, mira lo recuerdo como si fuese ayer.
    Me dijo pues claro que se come hija y yo le dije y porque se lo hechas a las gallinas? y me dijo porque nos hemos vuelto muy señoritos, antes se comía y era un manjar, justo a los pocos días tu hermana hizo una tortilla y yo quise probar la verdolaga.
    Tranquila cariño que con esta calor y si cae una buena lluvia pronto nacerá en el huerto, eso si que no se la de a tus gallinas felices tu padre, jajaja.
    Doy fe que has hecho una tortilla deliciosa y de esos huevos que te voy a contar.
    Ah y las fotos te han quedado divinas, no sufras mas.
    Mil besos achuchaos preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También lo recuerdo Amore, son muchas conversaciones las que hemos manteniendo, pero algunas se te quedan fijadas, y ahí sigue latente para surgir siempre que hablamos de verdolaga, Jajajaja… Parece una tontería, pero no lo es, son esas cosas que nos marcan para toda la vida, con recuerdos que nos hacen sentir a los nuestros mucho más cerca, aunque ya no estén.
      Un besazo enooorme también para ti.

      Eliminar
  23. Concha que rico , que bonitas esas gallinas y esos huevos besitos

    ResponderEliminar
  24. Buenas noches, Concha.
    Después de días más bien desaparecida, vengo a agradecerte tus visitas a mi blog y lo digo de corazón. He comprobado que si no estás presente, casi nadie aparece y por eso es mucho de agradecer a las que a pesar de mi ausencia, os habéis molestado en seguir comentando en Thermofan.
    Vi de reojo tu receta en IG y me llamó la atención porque hace mucho que no veo verdolaga. No recuerdo que en casa se utilizara, pero seguro que en valenciano conozco el nombre y no lo asocio ahora mismo.
    La forma de presentarla es ideal, más cuando sois muchos a la mesa. Se lo pones fácil para que cada uno se sirva.
    Ya me gustaría a mí probarla.
    Las gallinas son una preciosidad y los huevos sabrán a gloria. Tener un huerto como el de tu padre y esas gallinas hacen que la vida os sonría y os dirija a momentos del pasado inolvidables.
    Me llevo mi bruschetta virtual.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Marisa, no me des las gracias, lo hago igualmente de corazón, doy por hecho que tu ausencia es por motivos fundados, y esto de bloguear es secundario, todo se puede posponer y retomar más tarde, pero la vida personal siempre debe ser prioritaria ante todo lo demás.
      Esa era la idea, al ir montada en bruschetta, cada comensal se sirvió la porción o porciones al gusto, y así te aseguras que nadie deje comida en el plato sin comer, que a mí siempre me fastidia tirar comida, y más cuando está para tocarle las palmas, Jajajaja…
      Gracias por venir, sé que después de un tiempo de desconexión, cuesta ponerse al día, así que no te agobies, ve a tu ritmo, que los importante es que estés bien.
      Besos guapísima y cuídate mucho.

      Eliminar
  25. Concha primero decirte que me reí montones con aquello de los espárragos jajajjajjaja, la verdad es que no la conozco, he mirado el enlace que nos dejas y se la he mostrado a Mr.G que el chico vivió en pueblo y tiene como yo le digo ojo para todo lo que son arboles y matas, porque una de ciudad no diferencia casi nada y eso que mi ojo ha venido cambiando. Y efectivamente sí las conoce, y lo primero que me dice es "¿eso se come?, y yo pues mira las maravillas que se pueden realizar. Tengo que decirles a mis suegros cuando volvamos a ver si las veo para disfrutarlas, espero no olvidarme. Veo tus gallinas felices se ven tan bonitas que me recuerdan también las de mis suegros. Una maravilla como siempre te digo, es de verdad un privilegio tener un lugar así, siempre que estoy en el campo trato de disfrutar al máximo esa experiencia, el aire de entrada, los aromas del campo, no tienen precio. Tu tortilla y estas bruschettas me parecen un manjar, así como las dejas listas para que cada una, desde el otro lado de la pantalla saquemos una de estas.
    Del clima, por acá tendré que irme a fijar más en tus platos calientitos, por acá ya estoy realizando sopitas reconfortantes, porque así como hay días frescos, ya viene el invierno con sus vientos del sur poderosos, y claro los cambios de temperatura locos.
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Natalia, no lo dejes en el olvido, ya veréis cómo os gustan, aquí antiguamente era muy común, y en la mayoría de las casas se cocinaban verdolagas. Bendita sea la hora en que cambié el chip, y me atreví a consumirlas, están riquísimas.
      Ojalá aquí estuviera el invierno próximo a venir, pienso en el calor que nos espera y me agobio, es algo a lo que nunca se acostumbra una, pero es lo que hay, además debería estar más que preparada, siendo del sur, el calor lo llevo en las venas.
      Besos

      Eliminar
  26. Mi querida Concha te leo y me veo muy reflejada en muchas de las cosas que cuentas a raíz de esta tortilla. En casa de mis abuelos eran los cardillos las plantas que yo miraba con recelo. Las verdolagas las conozco al menos de oídas, pero no recuerdo haberlas visto o mi mente no me deja acceso a esos recuerdos ya. No las he probado, pero es que a día de hoy hay cosas que resultan complicadas encontrar en el campo con el (ab)uso de pesticidas, como ocurre con las collejas o los cardillos. Hace no mucho tiempo hablamos de verdolagas pues me corroía la curiosidad y mi padre no las ha encontrado, así que seguiré con el antojo salvo que se puedan comprar que yo quiero probar esos "espárragos que quedan tan buenos" ja ja ja ¡Bendita ignorancia!

    En fin reina, una entrada cargada de recuerdos, sentimientos y buenos ratos ¡no me puede gustar más! y la receta por supuesto que también, eso no se duda ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuca probablemente no seamos las únicas, ni tan siquiera las últimas personas que tengamos en la memoria recuerdos de este tipo, aunque como dices, el uso excesivo de determinados productos, está haciendo que el campo ya no sea lo que era, y cuando tienes un pequeño trocito que depende de ti, es como tener un oasis en el desierto, no todo el mundo puede tenerlo, y es una lástima, antes incluso sin tener una propiedad en el campo, todo el mundo podía acceder libremente a ellos, hoy es casi imposible, lo que no está protegido con vayas, está tan lejos, o totalmente inaccesible prácticamente a pie. En fin, es el progreso y el consumismo, lo que nos ha llevado a lo que tenemos.
      Me gusta ser franca y decir qué hay en cada plato que pongo en mi mesa, probablemente ese par de personas que comieron aquel día, presuntamente espárragos, no lean nunca esto, así que no deja de ser una mentira piadosa, para que comieran 'a ciegas' una cosa deliciosa, que de otro modo, se hubieran negado a probar.
      Besos guapa, y gracias por hacer el esfuerzo de estar, soy consciente de ello.

      Eliminar
  27. Grazie di questa idea molto gustosa e invitante!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

No te marches sin dejar un comentario, cuéntame alguna cosa, quiero conocer tus dudas, tus sugerencias, tu opinión me interesa siempre.