Cocido de Coles

cocido-coles

Las temperaturas son algo elevadas para la época del año en la que estamos, pero parece ser que en Sevilla ya es Primavera, y aún sigue apeteciendo un buen plato de cocido para almorzar, en casa de lunes a viernes es lo que toca. Tenerlo preparado me viene de perlas cuando lo hago con antelación, así en esos días que tengo mil cosas por hacer, me encanta cuando llega la hora de comer y encuentro la comida preparada lista para calentar y servir.

Los fines de semana, prefiero cocinar cosas ligeras. Pero esta semana ha sido un poco rara, con un día festivo en medio de la semana, el jueves 28 de Febrero fue el Día de Andalucía, tenía previsto cocinar unos lomos de corvina al horno, que tuve que posponer, porque si fuera por mi madre, todos los días del año comeríamos de cuchara, por poner un caso, no hay quien nos libre un 24 de diciembre de comer un Potaje de Lentejas, desde la semana pasada no dejaba de darme el remoquete para que el mismo lunes pusiera un buen Cocido de Coles, ya que llevo todo el invierno sin hacerlo, y antes de que empiecen los calores estivales, hay que comerlo si o sí.

A última hora hubo cambios de planes, y tuve que variar de nuevo el menú del jueves porque eramos menos a comer, y no era cuestión de sacar un cocido tan grande para tres gatos, así que dejé el cocido para el viernes, y para salir del paso solventé el día festivo con una Tortilla de Patatas y un guiso de Sangre con Tomate (que había comprado el miércoles para el sábado), si vieseis mi lista del menú semanal os llevarías las manos a la cabeza, ¡Ja, ja, ja! Está llena de enmiendas y flechitas, casi parece un jeroglífico que solo sé descifrarlo yo. A veces me cuestiono si organizar tanto las cosas tiene algún sentido, si al final nunca estamos conformes con el orden preestablecido. En fin, la cuestión es que todo se ha comido, quedando incluso algún táper en el frigo para entremeter un almuerzo de reciclaje esta próxima semana, o como diría mi amiga Marisa #unomasmenos100desperdicio0

He puesto especial interés en fotografiar el paso a paso y compartirlo porque hace mucho que no publico un plato de legumbres, y me apetecía tener este concretamente en DBM, también para ir completando la lista de recetas de nuestra cocina tradicional andaluza, que son mi signo de identidad y que no pueden faltar en mi cocina.

El Cocido de Coles, también llamado Cocido de Berza, puede incluir en su elaboración ligeras variantes según el lugar dónde nos encontremos y quien lo cocine, pero yo os lo enseño del modo en que mi madre lo ha cocinado siempre, que es la receta más ortodoxa, y en función de gustos se pueden añadir o suprimir ingredientes, como siempre os digo, a excepción de la Col, que es el ingrediente imprescindible y vigilando no efectuar tantos cambios que al final podría llegar a ser cualquier cosa menos un auténtico Cocido de Coles.

Aunque no es común encontrarlo en la carta de restaurantes, cada vez se está poniendo más de moda hacer este tipo de Guisos, Potajes o Cocidos para eventos donde se ofrezca un ágape sustancioso, en plan informal, tipo comidas de Hermandades, entrega de premios, eventos deportivos, festivales, reuniones al aire libre, etc. Una de mis hermanas regenta una Peña Flamenca y este es su Cocido más demandado junto con el Potaje de Tagarninas, que ella cocina en dos versiones, con o sin Pringá.
Si os apetece saber cómo se hace, os lo explico a continuación. Comenzamos.



INGREDIENTES
  • 300 gr de Garbanzos (Blanco Lechoso)
  • 150 gr de Judías Blancas
  • ½ Col Blanca (1'150 kg)
  • ½ Manita de Cerdo (300 gr)
  • 400 gr de Jarrete de Cerdo
  • 300 gr de Tocino de Cerdo
  • 1 Morcilla Serrana (125 gr)
  • 1 Chorizo Ibérico (125 gr)
  • 1 c/p de Pimentón de La Vera
  • 1 c/p de Cominos
  • 1 diente de Ajo
  • Agua
  • Sal

cocido-coles-mise

ELABORACIÓN
  1. Poner los garbanzos a remojo, en un bol con agua templada y una cucharada de sal, durante 12h mínimo.
  2. Poner las judías a remojo, en un bol con agua fría, durante 12h mínimo.
  3. Transcurrido el tiempo de remojo de las legumbres procederemos a elaborar el cocido.
  4. Trocear la col. Lavar y escurrir. Poner una olla con un poco de agua e introducir la col, llevar a ebullición y reducir el fuego al mínimo, sin apagarlo. Reservar.
  5. Lavar todos los ingredientes cárnicos con agua templada para quitar las impurezas.
  6. Pinchar el chorizo y la morcilla con una aguja o brocheta, e introducirlos en agua, en un cazo. Llevar a ebullición y cocer a fuego medio durante 10'
  7. Poner las judías en la olla cubiertas de agua fría. Llevar a ebullición y cuando se haya formado una capa densa de espuma, verterlas en un colador y enjuagarlas bajo el grifo. Volcar de nuevo en la olla y cubrir nuevamente con agua fría.
  8. Disponer encima de las judías la carne, la manita y el tocino. Subir el fuego y cuando esté bien caliente, añadir los garbanzos. Espumar exhaustivamente para retirar todas las impurezas.
  9. Añadir la col, ligeramente escurrida.
  10. Verter un poco de la grasa que habrá soltado los embutidos.
  11. Añadir las especias y ajo machacado con la piel.
  12. Cuando lleve unos minutos hirviendo, tapar la olla y cocinar a presión, cuando suba la válvula durante 40'
  13. Transcurrido el tiempo, destapar la olla una vez haya perdido la presión.
  14. Retirar el ajo y desecharlo, poner en un plato, con cuidado pues estarán muy calientes, y con ayuda de una espumadera, la carne, el tocino y la manita.
  15. Traspasar con cuidado, para que no se rompan las legumbres, a una cacerola, y disponer encima la pringá (carne, tocino y embutidos), también la manita deshuesada y troceada.
  16. Hervir unos cinco minutos para que el caldo se espese ligeramente y se unifiquen los sabores. Sazonar al gusto.
  17. Servir con la pringá en un bol a parte. 
cocido-coles-pasos1
cocido-coles-pasos2

Mis Consejos y Recomendaciones
  • No trocear la col demasiado grande ya que mantiene su tamaño, incluso después de una larga cocción, yo lo hago en pequeños cuadrados de 1 cm x 1 cm , es el tamaño perfecto para este guiso.
  • La col ha de estar caliente en el momento de añadirla a la olla para que el garbanzo no se encalle o quedaría duro al enfriarse.
  • No cocer en exceso los embutidos para que no se endurezcan.
  • Añadir un poco de la grasa de los embutidos es importante para dar sabor.
  • Si no disponemos de olla a presión se puede cocinar de modo convencional, a fuego lento tardaría aproximadamente unas 2h 30' en ponerse tiernas las legumbres. En este caso, la col se añadiría a mitad de la cocción.
  • Sazonar siempre una vez tiernas las legumbres.
  • Este cocido está más bueno después de unas horas de reposo, por lo que es recomendable cocinarlo de vísperas.
  • Por comodidad, a veces pongo la pringá en un bol ya picada con tijeras, en cocina, retirando la piel a los embutidos y la corteza del tocino, así es más cómodo servir y los ingredientes quedan mejor repartidos.

cocido-coles-plato

cocido-coles-perejil


Otros Cocidos con Pringá en DBM








Comentarios

  1. Querida Concha. Anoche era muy tarde cuando vi tu receta, pero ya no tenía fuerzas de venir a comentarte. Me ha hecho gracia cómo me has unido al hashtag...
    Aquí también hace días que parece primavera, pero es normal. Por mucho que digan, en estas tierras, la luz es la que automáticamente nos cambia de estación, aunque no haya llegado la fecha o las temperaturas no sean las adecuadas. A mí la primavera, sin calor, me encanta, me sube los ánimos, me alegra.
    No conocía el cocido que nos regalas, no puedo comerlo, pero en casa tengo a un grandullón, que no creo que te dijera que no si le sirvieras una buena ración.
    Es un plato potente de los de casa y de muy buena mesa. Tu madre sigue dirigiendo la cocina y tú la complaces, pero esta vez no quería perderse este cocido o no quería tomarlo con calores.
    Una receta que has hecho muy bien en añadir en el recetario de DBM y un paso a paso perfecto.
    Un beso grande y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa seguro que un plato pequeño de este cocido no te caería mal, como dice mi padre, un buen cocido con to'sus avíos, resucita a un muerto, jajaja. Sé que tienes que ser muy estricta en tu alimentación para tu salud, pero una tapita de este cocido quita to'los males, jajaja. Seguro que tu chico disfrutaría como loco, porque al contrario de lo que parece es un cocido con poca grasa, y por su alto contenido en vitamina B1, el consumo de las manitas de cerdo, ayuda a superar el estrés y la depresión. Así que ya sabemos lo que hay que comer, para mejorar nuestro estado de vida, jajaja.
      Besos, que pases buena tarde.

      Eliminar
  2. Este cocido también lo hemos comido en casa siempre, con el beneplácito de todos, preparado de forma muy parecida. Mi madre lo sigue haciendo y reparte a todo el mundo de la olla para que se lleve, pues efectivamente sale mucha cantidad. Comerse un plato de este guiso es un gustazo, te quedas saciado y poco mas necesitas para retirarte de la mesa. Una comida con tradición que no debemos perder, las cosas buenas deben perdurar en el tiempo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Lola! Cómo echo de menos esas cacerolitas que mi madre nos guardaba a cada una, de sus guisos. Ahora como soy yo la que cocino, aunque hago lo mismo, a veces para mis hermanas, y también para mí, ya no es lo mismo, porque aunque me dicen que todo lo que cocino me sale igual que si lo hubiera cocinado ella, yo lo añoro. Y claro mi madre voluntad tiene mucha, pero con su edad no está para meterse en la cocina, ni su cuerpo se lo permite.
      Besos, disfruta una buena noche.

      Eliminar
  3. Hola guapa, menudo plato nos has preparado , es un plato con tradición y hecho con mucho cariño. Nunca he probado este cocido, otros parecidos si . Veo que es muy completo , Lleva gran variedad de carnes del cerdo y dos tipos de legumbres. La col debe suavizar tanta potencia gustativa . Me encantaría probar tu cocido, probaría un poco de tradición e historia de tu tierra. Guardo tu receta como oro en paño . Intento imaginar los olores de tus fogones .....😙😙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mj, es un cocido muy completo, sí. Además cuando lo cocino, solo de tarde en tarde, es como si estuviéramos en otra época, son sabores de antaño, que de vez en cuando nos gusta darnos el gusto de comerlo. Merece la pena todo el trabajo que da, solo por disfrutar lo rico que está.
      Besos.

      Eliminar
  4. Hola preciosa es verdad que ya parece primavera con estas temperaturas, pero yo soy de las que no importa el tiempo si te apetece algo, porque con calor aún te puede parecer lo más rico del mundo mundial si te apetece .
    Yo alguna vez que otra lo hago, pero no te rías de mi verás, yo le pongo también col pero muchas veces luego la parto y no me la como, me gusta como queda su sabor con ella, pero no siempre me la como, digamos que lo me vuelve loca, pero esos garbanzos están pa tirar cohetes de ricos, di que si que no se pierdan estos platos tan ricos amiga.
    A mí me parecen deliciosos.
    Un beso y que disfrutes de este domingo tan soleado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raquel, ya hacía tanto tiempo que no cocinaba este cocido, que se come con más ganas, además esta col blanca es muy dulce y tierna, a veces no sale tan buena, y se queda demasiado fibrosa y ligeramente fuerte de sabor, pero he tenido buen ojo, la pieza era muy fresca y cuando la estaba cortando ya sabía que era una buena pieza. Intenta cuando cocines la col, tirar el primer agua de cocción, además de quedar mucho más suave, no dará problemas digestivos.
      Besitos, que pases buena noche.

      Eliminar
  5. ¡¡Hola Concha!! Pues yo no conocía este cocido. Al principio pensaba que llevaba coles de bruselas, ja, ja, pero ya he visto que no, que es la col blanca. Y qué bien lo hacían nuestros antepasados, a este tipo de guisos que llevaban grasa, le añadían bastante verdura, en este caso la col, para compensar las grasas, llevando un caldo con toda la sustancia de la col y el toque de la grasa de los embutidos, el toque de gracia, sin duda. Y con dos tipos de legumbres, esas que no paran de decirnos los nutricionistas que hay que comer tres veces por semana, y que reconozco que yo sólo cumpla una, aunque esa ese día sí que es sagrado comer legumbres.
    Yo veo el cocido bastante compensado, y así cortado en trocitos, mejor, así no es necesario meterle al plato un chorizo entero o un trozo de tocino igualmente entero. Así va muy bien repartido y comes un plato que ya lleva todo lo necesario para aguantar bien para la próxima comida, sin desmayo, pero sin ser excesivamente pesado. La verdad, deberíamos comer más como lo hacían nuestros antepasados, aunque con raciones más comedidas, como la que nos has puesto, pues los trabajos de ahora, no son los de antaño. Besitos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel no me preguntes porqué se llama de Coles, en plural, son paradojas y enigmas de la cocina que ni el mismísimo Iker Jiménez podría descifrar, jajajaja.
      No creas que es un cocido excesivamente graso, la manita tiene poca grasa, a penas 6 gr por cada 100, es más gelatina, lo que ahora llamamos colágeno, y que tantos beneficios tiene para nuestros huesos, así que es muy recomendable.
      La cocina andaluza no se caracteriza exactamente por llevar excesos de embutidos en sus cocidos o potajes, aunque eso depende del cocinero, pero como ves las cantidades que yo he puesto da para una pringá para 6 u 8 comensales, incluso en casa como no la comemos toda, lo que sobra lo empleo para rellenar bollitos, y los congelo, luego cuando alguna noche no tengo plan de cena, saco uno por comensal y los dejo descongelar en el frigo, y en el momento de comer, solo hay que calentarlos en la plancha o tostador, quedando crujientes por fuera y calentitos y jugosos por dentro.
      Besos, pasa una buena semana.

      Eliminar
  6. Que rico en casa nos gusta mucho y hace tiempo que no lo hago ya me dio antojo jajaja besitos

    ResponderEliminar
  7. Hola Concha. La verdad es que las temperaturas más bien parecen de principios de verano que de final de invierno. Seguro que pegarán un cambio y como es normal nos cogerá desprevenidos y luego a quejarse jj. No renuncio a un plato de cuchara aunque haga calor, siempre es bienvenido y más si se trata de este cocido que, aunque la col no la utilice en demasía, no debe faltar en un buen cocido y este que has preparado lo pregona a voces. Tiene un aspecto fabuloso y aunque hay algunos ingredientes que no suelo probar no dudo de que tiene que estar de vicio. Un plato para disfrutarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan es cierto que el tiempo no corresponde con la fecha, hoy mismo dice Brasero que quizá bajen de nuevo un poco las temperaturas, incluso llueva un poco, yo encantada, aunque nunca llueva a gusto de todos, es muy necesario.
      A este cocido hay que darle una oportunidad, está más bueno de lo que imaginas, en conjunto, sin pensar en que esto sí y esto no, claro que yo tampoco puedo ser objetiva, porque es que ¡como me gusta todo!, jajaja.
      Un abrazo, que pases buena semana.

      Eliminar
  8. Hola Concha, ya sabes que un buen cocido para mí es disfrutar a lo grande. Mi madre lo hacía pero nunca combinó judías con garbanzos. Siempre era de garbanzos con coles y así lo he seguido haciendo yo. En el blog lo tengo publicado con diferentes formas de cocinar:tradicional, thermomix, con su prgá y sin ella para cuando queramos crecer menos a lo ancho que es cocmo solemos crecer jajajajaja!!!... De cualquier manera hoy también me siento a tu mesa con mucho gusto, como siempre . Ya tengo abierta la ventana para que me llegue el olorcillo del cocido que nos comeremos mañana, más rico aún.
    Mil besos guapísima ... Ahhh, resérvame un platito de sangre , ese en tupper!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa, ¿porqué será que siempre somos los mismos, los que crecemos de manera inversa, a lo que debería ser ideal? ¡Ja, ja, ja! En mi casa hay para todos los gustos, algunas no comen por no engordar, y otras no engordan aunque se lo coman todo, y a mí me engorda hasta el aire que respiro, ¡Ayomá, que martirio! Jajajaja. Lo mejor sería comer la mitad, disfrutando, pero sin privarse de nada.
      No te preocupes, que tengo varios táper exclusivamente para ti.
      Besitos

      Eliminar
  9. ¡Hola Concha! Que rico este cocido... nosotros los llamamos de igual manera... de coles o berza... mi madre siempre lo ha hecho en casa, pero sin la manita de cerdo, que aunque dicen que da un sabor delicioso... la verdad que nunca la hemos probado. Ahora por lo demás... yo si la hago como tú... con su comino.. su pimentón de la vera... ains.. que me están dando ganas de un buen plato de tu cocido... aunque haga un calor aquí también... que no veas jaja... Bueno amiga... que tengas una estupenda semana... un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa lo de poner la manita tienes que probarlo, nosotras de pequeñas no queríamos ver nada en la olla de este tipo, pero yacde mayores mi madre comenzó a ponerlo para que saliéramos de nuestra tozudez y bendita sea la hora, yo confieso que no lo como, aunque la textura es gelatinosa, como es poca cantidad de carne, una vez cocinada y deshuesada la pico muy menudita y mezclada con el resto de ingredientes de la Pringá, ni se nota, solo lo jugosa que queda es lo que te recuerda el ingrediente secreto, Jajajaja. Además de sabor, también aporta cremosidad al caldo, algo que en este tipo de cocidos es lo que más gusta. Besos guapísima.

      Eliminar
  10. Ole, ole y olé Concha!!
    Estos platos son mi perdición y donde mejor se comen es en Andalucía.
    Ese tocino solo se encuentra ahí.
    Mi madre que vive en Tarragona, cada vez que va para Sevilla se trae a la vuelta una maleta llena de tocino, morcilla... en fin, todo para un buen potaje. Luego lo congela y así tiene para bastante tiempo. Yo cada vez que la visito me hace una olla de garbanzos con pringá, porque sabe que es lo que más me gusta.

    Lo de la lista de menú para la semana, eso, solo nosotras las que cocinamos, sabemos llevarlo y entenderlo jeje

    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepi ¡Qué suerte tienes en tener a tu madre todavía cocinando! Yo echo de menos un montón el sabor de sus guiso, pero los años no perdonan, y ya no puede estar de pie y menos cocinar; sé de lo que me hablas porque a mi hermana y mi sobrina les pasa igual que a ti, es llegar a Sevilla y tenerles que preparar un buen puchero o cocido con to’sus avíos. Otra de mis hermanas estuvo viviendo muchos años en diferentes sitios de Europa y todos los viajes que hacíamos la familia para verla, teníamos que llevar una maleta llena de cosas de comer, Jajajaja.
      Si te contara todas las anécdotas que tenemos de los controles de aeropuertos, te partirías de risa, porque no tienen desperdicio.
      Besos, disfruta una buena semana.

      Eliminar
  11. Qué bueno Concha, un platazo lleno de sabor para disfrutar con ganas :) HAce tiempo que no como cocido, porque no se me ha terciado, pero por mi, excepto en verano de calor, todo el año lo tomaría, pues me encanta. Y me gusta que sobre cosillas para el día siguiente... jeje. Feliz semana , Un besito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvia es probable que te suceda lo mismo que a mí, bueno que incluso a la mayoría de bloggers, y es que con esto de tener que estar cocinando para el blog, te das cuenta a veces que pueden pasar semanas o meses sin repetir alguna cosa. Y los platos como este, pueden pasar incluso años sin cocinarlos, a mí me pasa en casa, no así tanto en casa de mis padres, el tener que cocinar en dos casas a la vez, ayuda a que esos espacios de tiempo no sean tan prolongados.
      Besos.

      Eliminar
  12. Ahora que comienza otra vez el frío estos platos de cuchara viene genial. Un besote y feliz semana!!

    ResponderEliminar
  13. Concha, te decía en mi comentario borrado: qué nunca lo he probado y por supuesto nunca lo he hecho, adoro las coles absolutamente.
    Yo también he preparado comida y cosas para que a la vuelta de la calle a deshoras no encontrarme sin nada y con pocas ganas de improvisar, aquí también sabes era también fiesta el 28 y el lunes de carnaval, total, muchos días seguidos de fiesta y de “ji ji ja ja”
    Bueno, un platazo el que has hecho y una foto de portada preciosa, no sé si es la luz o el color de la combinación, me ha gustado mucho, envidia de la mala... de la que tiñe.
    Creo quede primavera nos queda poco, hoy en Cádiz hace un poco de tiempo regular, creo que podía llover. Así que seria la coartada perfecta para probar este potaje de legumbres y coles... me encantaría probarlo, ya.
    Eso que comentas sobre los cambios de planes. (Sobre todo en la comida) me da mucho coraje, me deja descolocada, soy un poco cuadriculada... ja ja ja Pero hay que organizarse sin sucumbir en el intento.
    Bueno, Concha, un plata y una receta tradicional que ahora mismo me la quedo en mi Pocket, (por cierto, no sé si te recomendé esta App, guardas todo lo que te interese paa no perderl o cuando no tienes tiempo de leerte un artículo larguísimo)
    Muchos besos y espero que se publique esta vez mi comentario (¡ay! Estas cosas raras internet)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Patty mira que tú viviendo en Cádiz no hayas probado la Berza Gaditana, que es como se llama ahí, siendo tan de introducir en tus hábitos culinarios las recetas del lugar donde vives. Tienes que probar este cocido, te lo recomiendo, ya verás como tu “santo” te besa las manos, de lo rico que está, Jajajaja,...
      Estas fotos están tomadas en la cocina de mi madre, es luz natural, solo velada por un visillo porque el sol deslumbraba sobre la encimera, al final no quedaron tan mal, no me gusta retocarlas, quiero que se vean lo más parecido posible a lo que yo veo en el mismo momento.
      Aquí también se han desplomado hoy las temperaturas, de nuevo parece final de invierno, pero invierno al fin y al cabo, que no quiero pensar en lo largo que se nos hace luego el verano.
      Sí que me comentaste lo de la App, y que por cierto se me olvidó mirar en aquel momento, pero como conservo el whatsapp luego lo miro, estos días he estado limpiando un poco mis dispositivos y eliminando aplicaciones que no utilizo jamás, no por falta de espacio, sino por lo de la geolocalización que desdeque nos tiene controlados hasta en el wc, me da cosa de hacer según qué cosas con ellos en la mano, Jajajaja.
      Un besazo y un achuchón para tu rubito. Nos vemos.

      Eliminar
  14. Con este tipo de platos hambre no se pasa y en casa gustan. Nosotros solemos echar el chorizo y la morcilla asturianos, que son los que más se acercan a los gallegos. Incluso a mi marido que es valenciano, le gustan, aunque su sabor es fuerte. Pintaza tiene tu cocido, Concha.
    Bssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nena a nosotros nos gusta también el compango asturisno, pero a este cocido le va mejor estos embutidos andaluces, son más suaves porque no son ahumados, y no repiten.
      Besos.

      Eliminar
  15. Vaya cocido más bueno, me encanta estos platos de cuchara tan buenos y completos. Estos son platos de verdad, porque con la dieta nos privamos de estos platos tan ricos con su tocino, chorizo... que me encanta. Aunque hace tiempo de primavera y parece que ya no apetecen estos platos, este lo hago esta semana. Vaya pintaza tiene.
    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Montse un plato como este puede ser equilibrado para una dieta saludable, en función de la cantidad que comamos, vamos quiero decir, que si te comes este platazo tienes para un año como mínimo antes de volver a repetirlo, jajaja.
      Bromas a parte, solo comiendo con sensatez conseguiremos estar bien alimentados, y estos cocidos no pueden faltar en nuestra dieta mediterránea.
      Besos y gracias por estar aquí.

      Eliminar
  16. Hola Concha !un plato contundente y muy rico ,yo hago cocido incluso en verano eliminando la sopa y en la barbacoa con leña y a fuego lento no se resisten. este no lo conocía pero claro en cada región lo hacemos de una manera ,lo dicho me ha encantado
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mary me ha picado la curiosidad, cocinar un cocido en la barbacoa nunca lo he visto, pero seguro tiene que tener ese saborcito de lo cocinado a la antigua usanza al ritmo lento de un suave chup, chup, chup.
      Besos.

      Eliminar
  17. Hoy con el frío y la lluvia que han vuelto por aquí y más siendo casi la hora del almuerzo no veas cómo me apetecería tomar un buen plato de tu cocido! que por cierto, no he caído en la cuenta de que es el de berza hasta que te empecé a leer...fíjate si hace años que no lo pruebo, ainss... Así, (bueno,creo que sin la manita) lo hacen en mi familia; éstos sabores de hogar nunca se olvidan y son lo mejor que podemos comer, nutritivos, sabrosos y equilibrados!
    Un besote, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esther, estos cocidos son de los que hay que ver cocinar y pasar de madres a hijas, para que conserven su esencia de cocina de familia y con tradición. Lo de poner manita, es algo opcional, a veces mi madre también lo cocinaba sin ella, porque nadie la comía, excepto ella y ni hermana, pero con el paso de los años, he aprendido a valorar ciertos alimentos, que tenía relegados al olvido, porque son toda una fuente de nutrientes beneficiosos para la salud, y al contrario de lo que siempre pensé, no aporta casi nada de grasa, todo son beneficios, y el cocido gana en sabor y cremosidad, por lo que te recomiendo que lo pruebes, no te defraudará. Besos.

      Eliminar
  18. Concha, la verdad es que las casas y el orden en los menús de la semana (aunque lo intento, para ordenar la vida y los espacios de tiempo, muchas veces no se logran, y como tú a tachar y poner nuevas flechitas en medio de aquellos jeroglíficos...). Tu madre me recuerda a mi abuela y abuelo que nos les puede faltar su plato de sopa además del seco (arroz, carne, verduras...). Estos platos tradicionales son una delicia, al verlo me parece ideal y reconfortante para días fríos como los que aún tienen por allí, claro que yo con lo arriesgada que soy, lo comería con los treinta y pocos que aún tenemos por acá, eso sí, sudando la gota (y ahí diría Mr.G, que al sudar es porque tiene sustancia y nos ha alimentado, jajajajaja sencillamente, como en Colombia hay lugares de tierra fría y caliente todo el año, es normal para una consumir un plato de estos a 35°C, que las sopas en toda Colombia se hacen, a cualquier altitud y temperatura). Pero ya me voy despistando el tema...

    Cuanto me alegra que hayas disfrutado de la maratón que hice de adelanto de recetas, que me había perdido de muchas, (la película, la tengo aún en pendientes por ver, pero ya está en mi disco duro, lista). Aquella tarde disfruté mucho leyéndote, así que salud por ello Y GRACIAS por tus bonitas palabras querida amiga, la verdad es que, para mí, también es un gran regalo venir a disfrutar de tu cocina, tranquila, sabrosa y llena de tradición. De la receta de este día, afortunadamente entro con el estómago lleno, este cocido con sus coles y ese contraste maravilloso de carnes, esta para repetir plato y leyendo comentarios, me encanta el hecho de que sean embutidos no ahumados, más suaves y de todo mi gusto. Concuerdo contigo, estas recetas reposadas ganan en sabor.


    besos apapachados!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Nati, tu Mr.G. es un sabio en toda regla, jajaja. Sabe bien lo que es bueno, y te aseguro que este cocido os encantaría, lástima que allí no tengáis estos embutidos, aunque sí similares, merece la pena intentarlo, solo te aconsejo que no sean de sabor fuertes, todo quedará muy equilibrado.
      Es el sabor en esencia de nuestra cocina más tradicional, de esa que cuando vas de viaje a ciertos sitios, deseas probar, y a menos que entres en sitios de esos dónde jamás iría un turista, nunca los encontrarías.
      Aquí en Sevilla, como no lo hagas en casa, no lo verás en ningún sitio, o te vas a
      la Sierra y te metes en una Venta típica de la zona, de esas que ofrecen menú del día, o que lo contrates en lugares especializados en eventos, que se cocina tipo catering, y se lleva a donde el cliente lo solicita.
      Lástima que nuestra cocina se pierda, cuando hay quién se mata por comer lo que nos viene importado de otros sitios, que yo soy de las que están a favor de abrir fronteras, y apuesto en muchas ocasiones por la cocina fusión, pero que no me quiten mi cocina tradicional, porque sin ella no seríamos nada.
      Besos achuchaos, de los que saben a poco, jajaja.

      Eliminar
    2. ¡Madre mía, Concha!!! ¡Qué cocido tan bueno! Me gustan mucho tu receta, una receta tradicional, de las de antes, de las que no se pueden perder. Tengo que preparar este potaje sin falta.
      Aqui preparamos el cocido más al estilo madrileño, con sus huesos de rodilla, morcillo de trernera,jamón, el cuarto de pollo, tocino, morcilla y chorizo por parte, más algún vegetal que son la patata y la zanahoria. Después cocemos el repollo por parte y lo rehogamos con ajo y vinagre. Por un lado tomamos la sopa, por otro los garbanzos,( que suelen ir acompañados de una salsa de tomate hecha con comino con aove)y por ultimo la carne.
      Un cocido imprescindible el tuyo, gracias por compartir. Besos y feliz tarde.

      Eliminar
    3. Gracias Elvira, me encanta ver como con ingredientes muy similares, podemos disfrutar de platos bien distintos, es la alquimia de la cocina, solo depende de la buena mano de quien lo cocina, para disfrutar de un plato delicioso. Besos.

      Eliminar
  19. Jodeeeer Concha!!! Bueno si por casualidad estamos en horario infantil...por favor quita la primera palabra, pero sinceramente es lo que me ha salido del alma al ver la rotundidad de tu cocido de col, coles o como sea que lo llaméis en casa. En mi zona (Castilla - profunda-) Se hace bastante diferente, sin las judías, ni la morcilla, ni los cominos aunque eso sí, con la pringá y sus rellenos. dicho esto, lo que quiero contarte es que no me importaría sentarme a tu mesa la próxima vez que tu madre te pida un cocido...porque está de echar lágrimas como puños. Bss, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonsoles tú di lo que quieras, que no pasa nada por utilizar una palabra, expresa tu admiración por lo que hago, quien da placer, placer recibe, y es lo que yo siento cuando vienes a mi cocina.
      Con respecto a lo de llamarlo "de Coles", son las paradojas del idioma andaluz, lo mismo nos "comemos" todas las S de final de palabra, que las ampliamos al plural, aunque lo que escribo sea "Coles" en realidad más de uno diría "Cole", menos yo, que soy muy leída, ¡Ja, ja, ja!
      Besos ♥

      Eliminar
  20. Hola Concha! Qué rico este cocido, tan sustancioso y robusto! Me llevo algunas ideas de aquí para hacer mis garbanzos la próxima vez, ya que en casa nos gustan mucho y lo estamos comiendo casi todos los lunes, voy a probar ponerle col (repollo como le decimos), chorizo siempre le coloco. Te pregunto algo ya que tenemos maneras diferentes que cocer las legumbres, por qué le agregas sal a los garbanzos y a las judía no? (nosotros remojamos todo sin sal) y por qué las judías con agua fría? Siempre me gusta aprender nuevos truquillos en la cocina 😉
    Te dejo un abrazo grande deseándote feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  21. Angélica, me encanta que tomes ideas de mi cocina, y más siendo tú toda una maestra de la que yo siempre aprendo cosas.
    Aquí también se le llama repollo a la col, depende del sitio donde te encuentres en España. Pero lo llames como lo llames todo sabemos que es a esta hortaliza a la que nos referimos.
    Voy por partes, primero: pongo sal a los garbanzos desde el remojo, porque es una legumbre que si la sazonas al final de la cocción no toma bien el sabor. En cuanto a las judías es todo lo contrario, es una legumbre a la que hay que poner la sal al final de la cocción, porque es muy sabrosa y necesita poca, además el no poner sal desde el principio ayuda a que aguante mejor la cocción sin romperse la judía.
    Y segundo: las judías hay que remojarlas en frío para que no se despellejen, incluso es recomendable cocinarlas de modo convencional, e ir añadiendo poco a poco agua fría, según va reduciendo el caldo, esto ayuda a que las judías queden mucho más tiernas y la piel muy fina, lo que las hace mucho más digestivas, y claro está, más vistosas en el plato al mantener su forma.
    No sé si tiene alguna explicación científica por cuestiones de química, pero después de cotejar con todo el que conozco que sabe cocinar, todos coincidimos en estos puntos esenciales para conseguir un plato de legumbres perfecto.
    Espero haber solucionado tus dudas, si te queda algo más por saber, aquí me tienes.
    Besos y disfruta una bonita tarde de sábado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Concha por estos datos tan útiles, aunque no cocino estas judías blancas, siempre es bueno saberlo. Besos!

      Eliminar

Publicar un comentario

No te marches sin dejar un comentario, cuéntame alguna cosa, quiero conocer tus dudas, tus sugerencias, tu opinión me interesa siempre.