Cocido de Habas Tiernas y Guisantes Frescos



Con esta Ola de frío, procedente de la Estepa Siberiana, que estamos teniendo, lo que apetece tomar es un buen plato de cocido que nos haga entrar en calor, y sentirnos, aunque solo sea por un rato, como si tuviéramos encima una Ola de calor de la misma Estepa Sevillana.
Y es que ¡hay que ver el frío que hace!; por la mañana saca una el pie fuera de la cama, y te entra un castañeo de dientes, que solo hace falta que te toquen las palmas, para parecer que estamos marcándonos un taconeo por bulerías.
Hoy he querido cocinar para vosotros otro de los cocidos de mi madre; en casa solo se hacen excepcionalmente, porque son de esos platos que requieren mucho tiempo y paciencia, para que resulten bien cocinados y con un sabor bien rico.
De nuevo un plato elaborado con esas habas tiernas que tanto me gustan, y unos guisantes bien dulces, ya que hay que aprovechar ahora que estamos en plena temporada, para disfrutarlos en su mejor momento; y como ingrediente extra, he añadido media manita, que aporta gelatina y nada de grasa, para que el resultado final sea, un plato contundente y muy cremoso.


COCIDO DE HABAS Y GUISANTES FRESCOS

PARA 6/8 COMENSALES

INGREDIENTES

  • 500 gr de Garbanzos Blanco Lechoso
  • 500 gr de Habas frescas tiernas
  • 500 gr de guisantes frescos con vaina
  • 6 hojas de lechuga
  • ½ Manita de Cerdo (opcional)
  • 250 gr de Costillas Carnosas
  • 600 gr de Magro de Cerdo
  • 300 gr de Tocino Ibérico fresco
  • 1 Chorizo de guiso
  • 1 Morcilla de guiso
  • 1 c/s de Pimentón dulce
  • Agua, Sal y Hierbabuena

ELABORACIÓN

  • Poner los garbanzos en un bol, cubiertos con agua fría y un puñado de sal, a remojo durante al menos 12 horas.
  • Desgranar los guisantes. Reservar.
  • Desgranar las habas y trocear algunas de las vainas más tiernas. Lavarlas en abundante agua fría. Escurrir y reservar.
  • Lavar con agua caliente, todos los ingredientes cárnicos.
  • Poner en la olla la carne, las costillas, el tocino y la manita; cubrir con agua fría y poner al fuego, cuando comience a subir las impurezas en forma de espuma, espumar con un cacillo.
  • Una vez bien espumado, tapar la olla y cocinar a presión 35 minutos (contando el tiempo a partir de que suba la válvula)
  • Transcurrido el tiempo, esperar a que pierda la presión y podamos abrir la olla.
  • Comprobaremos el punto de cocción, y ya está tierno suficientemente, la carne y el tocino, lo sacaremos a un bol, en caso contrario dejar en la olla para continuar cociendo con los garbanzos.
  • Escurrir y enjuagar los garbanzos, antes de añadirlos a la olla (si fuera necesario añadiremos un poco más de agua, siempre hirviendo, aunque yo no lo he necesitado); Llevar a ebullición y espumar de nuevo.
  • Volver a tapar la olla, y cocinar a presión unos 20 minutos.
  • De nuevo con el cocido destapado, sacaremos los ingredientes cárnicos a un bol o plato. Volcaremos los garbanzos con el caldo a una cacerola grande y añadiremos las habas, los guisantes, las hojas de lechuga troceadas y el Pimentón. Sazonar.
  • Disponer encima el chorizo y la morcilla (pincharemos la morcilla con una aguja para que no se reviente al cocinarla).
  • Agregar la carne, las costillas y la manita (a las que habremos quitado los huesecillos), y el tocino.
  • Cocinar unos 15/20 minutos a fuego suave, hasta que las verduras estén tiernas.
  • Añadir unas matitas de hierbabuena antes de apagar el fuego.
  • Este cocido resulta mejor cocinado de vísperas.
  • Para calentar, poner la olla a fuego lento, tomando de vez en cuando, la cacerola por las asas con suaves movimientos de vaivén, evitando remover el cocido.
  • Presentar con la pringá, desmenuzada y mezclada, servida en plato aparte.