Ir al contenido principal

Lo más actual en DBM

Ensalada de Judías Verdes y Queso Azul con Vinagreta de Arándanos y Melocotón

Tenía previsto publicar durante este mes recetas de la cocina tradicional casera, que evocan en mí recuerdos entrañables, esos platos que saben a gloria bendita y que son todo un cúmulo de sensaciones agradables cuando los comes muy de tarde en tarde; como os contaba hace un par de semanas en mi Ensalada de Pasta con Fruta, Langostinos y Vinagreta de Mango, pero realmente lo que me apetecía hoy era cocinar algo distinto, algo nuevo, con el calor que hace, qué mejor que otra riquísima y refrescante ensalada de las que son, al menos para mí, plato único, y que además de ligera es muy fácil de preparar.
Esta semana en el mercado compré unas judías verdes fresquísimas, y me parecieron ideales para hacer una ensalada, pero quería que fuera diferente a la que cocino habitualmente,tenía claro que la quería con fruta y queso,¡Me encanta esa combinación! Así que me fui a la compra y seleccioné ingredientes muy básicos, pero que siempre gustan a todos en casa.
Otra cuestión fue el tema aderezo

Buñuelos de Bacalao II

buñuelos-bacalao-II

Esta no es la primera vez que os traigo los Buñuelos de Bacalao.
Aprovechando que los hemos vuelto a poner en nuestra casa en una reunión con unos amigos, he sacado nuevas fotos y montado uno de mis cortos vídeos del paso a paso, que ya van siendo un imprescindible, en mis recetas.
La receta en cuestión es la misma, los mismos ingredientes y misma cantidad, solo que he repasado el paso a paso, y pensé que faltaban algunos puntos importantes por explicar para que os salgan perfectos a la primera.
Ahora solo cocinar y disfrutar. Comenzamos.


INGREDIENTES
  • 400 gr de bacalao desmigado, desalado y sin espinas
  • 350 grs de harina
  • 7 grs de bicarbonato
  • 150 grs de cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Hierbabuena, perejil, sal, colorante, agua
  • Aceite de oliva

ELABORACIÓN
  1. Poner la harina en un bol, a la que añadiremos, el perejil y la hierbabuena finamente picados.
  2. Picar la cebolla finamente y prensar los ajos, añadirlos al bol.
  3. Echar una pizca de colorante en polvo y el bicarbonato.
  4. Cortar el bacalao a trocitos muy pequeños. Agregarlo al bol.
  5. Mezclar con la harina.
  6. Añadir agua poco a poco (preferentemente la última en la que hayamos desalado el bacalao), hasta conseguir una masa ni líquida, ni muy espesa.
  7. En un perol poner aceite de oliva en cantidad suficiente para que cubran los buñuelos al freírlos y no toquen el fondo.
  8. Echar un par de cucharadas de masa en el aceite y freírlas, probarlas para ver el punto de sal y rectificar, si fuera necesario.
  9. Con una cuchara de postre, ir vertiendo pequeñas cantidades en el aceite caliente, e ir friendo hasta que tomen un ligero color dorado.
  10. Servir recién fritos, aunque fríos están riquísimos.
  11. Esta masa resulta más rica de víspera, si la guardamos en el frigorífico bien tapada.
  12. Es muy importante no pasarse en la cantidad de bicarbonato, pues de lo contrario, la masa se fermentaría, volviéndose espumosa e insalvable.