Pestiños | Receta Sencilla


Se acerca la Navidad, y en la cocina de nuestra casa huele a Pestiños, Roscos y Empanadillas, mi gente es poco dulcera, a pesar de ser de familia confitera, pero si hay una cosa que seguimos a rajatabla, eso son las tradiciones del comer. Mi madre nos inculcó la cocina, el amor por la gastronomía andaluza lo llevamos por bandera y en las venas por genética, yo la defiendo a ultranza, porque es lo que gusta a todo el que viene a comer a casa, tenemos amigos de todo el mundo, que cuando son invitados, disfrutan los platos y postres típicos de nuestra tierra por encima de todas las cosas, y por supuesto, en llegando estas fechas, no pueden faltar en nuestra mesa los dulces tradicionales de navidad. 

Soy fiel a la receta de mi madre y que publiqué en los albores de DBM, sus Pestiños son un bocado de cielo, no recomiendo alterar la receta, hay que seguirla al pie de la letra si queremos triunfar, lo digo con conocimiento de causa, más de una vez me sonó el teléfono, y al otro lado del hilo estaba una de mis amigas pidiéndome, primero la receta, y luego que la rescatara, y es que la repostería casera, aunque sea sencilla, tiene su técnica, ya que es pura química, como en todo la experiencia es un grado, y hay que oír  lo que digo porque «cuando digo digo, no digo Diego, sino lo que digo»

Siempre he disfrutado mucho las fiestas de Navidad, pero este año no estoy motivada, a estas alturas ni siquiera he sacado los adornos de navidad, creo que no voy a poner nada, y no solo por la pereza que produce desempolvarlo todo y después tener que recogerlo, ni siquiera por muchas luces LED que iluminen las calles me animo, una sensación de melancolía me viene y me va por momentos, la realidad es la que es y tampoco ayuda mucho, pero me conozco y sé que en cuando se vayan acercando los días previos al sorteo de la Lotería Navidad, se me pasará todo, y mi cuerpo se irá entonando, sobre todo porque estoy deseando el reencuentro con mis niñas, las que viven fuera de Sevilla, y volverán a casa por Navidad, como el turrón, aunque sean pocos días, los viviremos tan intensamente, que nos insuflará la felicidad necesaria para sobrevivir a esta vorágine, hasta que tengamos otra oportunidad para reunirnos en familia en torno a una buena mesa.

pestiños-bol

Y a todo esto, entre menús, compras y preparativos, sin ser yo nada folclórica, quizás sea por nostalgia, pero llevo unos días que no me quito de la cabeza una copla del poeta y compositor Carlos Cano, que a mi madre le encantaba, y en cuanto se arremangaba y se metía entre harinas, no paraba de cantar las canciones del artista granadino; Carlos Cano poseía un estilo único, llevando la copla a su terreno, imprimiéndoles un sello personal, elevó la copla a la perfección musical, poniéndola de moda en los '90 del siglo pasado, aunque hoy en día, sus canciones son todo un clásico, siguen siendo un placer oírlas mientras, entre peroles y tazas de café recién molido, mis hermanas y yo, amasamos los pestiños en la cocina de nuestra casa, como antesala de la Navidad.

Alacena de las monjas

En el convento de las esclavas de Santa Rita
Andan las monjas dale que dale por la cocina
Con las sartenes y las perolas en los fogones
Y las tinajas llenas de tortas de chicharrones.
El torno rueda, rueda que rueda "Ave María"
Y la tornera: "Pues sin pecado fue concebida"
"¿Qué quieres niño?"
"¿Tiene usted dulce de calabaza?"
"Recién salidos, da gloria verlos como la escarcha".
A freír ya los pestiños
Hermanas, que es Navidad
Vamos a cantarle al Niño
Con cariño y humildad.
Alacena de las monjas que te dan gloria bendita
Pastelillos de toronja y dulce de leche frita
Se dice que fue la Virgen que en sueños se apareció
A la madre superiora y esta receta le dio:
Medio kilo azúcar blanca
Agüita del avellano
Y al perol la calabaza
Tres Salves y un Padrenuestro y la gracia de tus manos...
Letra: José Carlos Cano Fernández - ℗ 1987 Sony Music Entertainment (Spain) S.A.


La receta que comparto hoy, no es la de mi madre, aunque también es una buena receta, llegó a mi cocina hace algunos años de mano de mi hermana mayor, a la que a su vez, había llegado a través de una amiga mientras cocinaban una Olla Gitana para un festival flamenco en uno de sus bares, ya sabéis cómo es esto, la cocina de boca a oreja, se ha transmitido a lo largo de generaciones, y mi hermana, para dejar constancia de los riquísimos pestiñitos, que su amiga tuvo el detalle de hacer después de poner el cocido, como suele suceder en estas ocasiones que te pilla sin un cuaderno a mano, anotó la receta en una servilleta, no existe mejor PDA (papel de apuntar) que esos papelitos finos como papel de fumar, ligeramente satinados por una cara, ya sabéis, de esas típicas que encontramos en los servilleteros de las barras de los bares, y que lo mismo sirven para limpiarte los dedos, que para dejar constancia de un número de teléfono, una nota de amor, incluso grandes inventos de la historia, no son pocos los textos de poesías y grandes novelas, que más de un ilustre autor, inició a modo de notas, aprovechando un momento de inspiración, mientras tomaba un café con churros, o una tapa de jamón con su copa de Manzanilla.  

Siendo como somos nosotras de familia hostelera, no íbamos a ser menos, y más de una vez, hemos anotado recetas fabulosas en esos papelitos, deseando llegar a casa para ponerlas en práctica. Estos pestiños son una pasada de ricos, es una masa sencilla, no necesita reposo, ni leudado, solo mezclar ingredientes, y ya está lista para dar forma e ir friendo, nosotras los hacemos en grupo, para terminar rápido, no son complicados, pero cocinar entre hermanas es un momento épico, de los que no se pagan con dinero, y en cuanto terminamos de hacerlos, ya tenemos preparada una buena cafetera y un montón de tazas, en la mesa, dispuestas a catar con gusto el primer plato de pestiñitos que apartamos ex profeso, aún incluso estando templados, no hay quien resista la tentación porque huelen a gloria bendita; con las cantidades que indico, salen muchos, aunque no hay porqué preocuparse, estos pestiños caben en un bocado, además duran semanas en perfecto estado, sin necesidad de meterlos en el frío, bien tapados, están más ricos, cuantos más días pasan, ya que la miel hace que se conserven sin perder su textura crujiente, ligeramente hojaldrada y tierna a la vez, es difícil describirlo, mejor si los hacéis vosotros mismos, os aseguro que os sabrán a poco. Comenzamos.

pestiños-azucarillos


INGREDIENTES 
  • 1 kg de harina de fuerza
  • 2 huevos L o 3 M, de nuestras gallinas felices 
  • 1 sobre de Levadura Royal
  • 50 gr de Matalahúga o Anís Dulce.
  • 50 gr de Ajonjolí o Sésamo
  • 200 gr (1 vaso grande) de Aceite de Oliva Virgen Extra
  • 180 gr (o un poco más si fuera necesario) de Vino Blanco 
  • c/n de Aceite de Oliva suave o de Girasol, para freír 
  • 1 Limón Ecológico (sólo la piel)
  • 1 Naranja Ecológica (sólo la piel)
  • 1 kg de Miel (o 1/5 kg de Miel más 8 c/s de Azúcar)
  • Un poco de agua 

pestiños-cocina

ELABORACIÓN 
  1. Freír en un perol, el ajonjolí y la matalahúga, con el vaso de aceite. Enfriar.
  2. Poner en un lebrillo la harina con el sobre de levadura. Mezclar.
  3. Verter el aceite con las especias fritas, una vez esté bien frío. 
  4. Verter el vino blanco. 
  5. Amasar ligeramente, hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados.
  6. No es necesario reposar la masa, por lo que procederemos a formar los pestiños a continuación.
  7. Hacer pequeñas bolitas, del tamaño de una cereza, y estirar con un vaso, doblar los extremos sobre sí mismo y presionar el pliegue para que no se abran al freírlos.
  8. Calentar en un perol amplio, el aceite para freírlos con una cáscara de limón y otra de naranja, para aromatizarlo. Cuando estén bien doradas, retirar y proceder a freír los pestiños, por tandas.
  9. Sacarlos cuando estén bien dorados, sin quemarlos, porque amargarían.
  10. Prepara una cacerola con la miel y un poco de agua. Calentar y cuando rompa a hervir, ir introduciendo los pestiños, por tandas y daremos un baño de medio minuto en la miel hirviendo.
  11. Sacar con cuidado, con la ayuda de una espumadera y disponerlos en un azafate o fuente honda amplia. 
Mis recomendaciones y sugerencias 
  • Podemos tostar el ajonjolí en un perol, sin aceite, y majarlo, en lugar de freírlo, antes de añadirlo a la harina.
  • Si fuera necesario añadir un poquito más de vino, a la masa, dependiendo de lo que absorba la harina, debe quedar una masa seca, que no se pegue a las manos.
  • Verter la miel sobrante, por encima de los pestiños, para que queden bien enmelados.
  • Una vez fríos, retirar con cuidado los de arriba, y servir primero los de la parte baja, estarán más dulces, si están cubiertos por la miel. 
  • Dejaremos que los de arriba, que estaban más secos, queden cubiertos por la miel restante, y así repetir cada día hasta acabar con ellos. 
  • Duran en perfecto estado más de una semana, sin necesidad de meterlos en el frigorífico.
  • En el frigorífico se ponen duros.


pestiños-mesa

pestiños-cenital

pestiños-frontal








Comentarios

  1. Buenos días:
    Yo tengo siempre ganas de Navidad y mira que ya mi madre está regular y me toca trabajar como una mula, pero aunque al principio me ponga pelín perezosa con el tema, llega este finde y ya tengo el árbol montado. Dulces no preparo, si acaso alguno para el blog, no tengo tiempo para todo, antes ayudaba a mi madre, ya tampoco puede, ni debe porque es diabética y más de uno cae. Me han encantado esos pestiños que no solo deben saber a gloria bendita, es que hacerlos en familia vale un potosí, ahí caben muchos recuerdos, anécdotas y risas. Por último decirte que en mis tiempos jóvenes conocí a Carlos Cano, también en sus mejores tiempos, conmigo estuvo muy simpático, ya que iba con un amigo común, sin embargo se decía de él que la "malafollá" granaína lo acompañaba siempre; no todo lo podía tener el hombre, a cambio ofreció un concierto divino.
    Que pases un buen domingo, por aquí algo lluvioso, ya era hora.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Lola, a mi me gusta pero el ánimo no me acompaña. Y eso me pasa cada vez con más frecuencia, será cosa de la edad, pues aunque una no sea vieja, las circunstancias van marcando las pautas.
      Que suerte haber conocido a Carlos Cano, imagino que una conversación con él sería de lo más nutrida. Comprendo lo de su "malafollá granaína", la fama es difícil de llevar todo el día a cuestas, he sido vecina muchos años de un famoso, y por su casa han pasado otros tantos, y cuando hablaba con mi 'santo' que era quién habitualmente lo hacía, en plan vecinos, se lo comentó alguna vez, a veces es insoportable el asedio de los fanáticos, sobre todo cuando es su momento privado, y no está actuando, incluso en el caso de mi vecino, te diría que gana mucho en persona, estando en su casa, se le veía relajado y natural, cuando lo llegas a conocer en esa faceta privada, te das cuenta de cuanto hay de impostado ante las cámaras.
      Disfruta de la lluvia, por aquí cayeron cuatro gotas ayer, a ver hoy, que ha amanecido con una niebla sumamente espesa. Besos.

      Eliminar
  2. Hola mi querida amiga, aquí estoy como cada domingo fiel a mi cita contigo aunque sea virtual. No eres la única con esa apatía navideña...yo tendré que poner aunque sea el árbol por mi nieto ya que es donde los reyes dejan los regalos y porque los niños no tienen que ser partícipes de nuestro dolor....ya tendrán tiempo a sentirlo. La situación aquí se está apagando poquito a poco y sin remedio.
    Aunque tus pestiños lleven gluten creo que me saltaría la intolerancia para darle un poco de alegría a mi estómago aunque luego me tome un almax 🤭 hay que disfrutar al maximo de los nuestros,con todo mi cariño te mando un abrazo muy achuchao lleno de energía. Besinos corazón ❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, mi Fely bonita, hay que hacer de tripas corazón cuando estamos rodeados de niños, en mi casa pasa lo mismo cuando viene mi Gabriel que es el más chico, e inunda con felicidad cada rincón con su energía, y con su bonita carita sonriente es imposible resistirse.
      Comprendo lo de tus problemas con el gluten, no sé si habría alguna alternativa con harina de esas que ahora lo sustituyen, solo sería cuestión de probar, pero bueno, por un par de pestiñitos tampoco creo que te diera mala digestión, jajaja...
      Un abrazo achuchao y cargadito de energía positiva. Besos 'corasón'

      Eliminar
  3. Buenos días, Concha: hace siglos que no como pestiños. Creo recordar que de pequeña me gustaban por su toque anisado y por el hojaldre. Por la miel menos ya que soy muy poco melera. No creo que me anime a hacerlos, ya sabes que la repostería no es lo mío jajaja.
    Y mira por donde, acabo de descubrir otros dos puntos que tenemos en común: uno es Carlos Cano. Me encanta y anda que no habré cantado a voz en grito la canción Alacena de las monjas, aún a riesgo de que lloviera a cántaros, con rayos y truenos incluidos jajaja. Y el otro es que también tengo una Almendrita que regresará a casa por Navidad y estoy que cuento los días que faltan.
    Espero que te vayas animando a medida que se acerque el día de la Lotería, como tú dices. a pesar de que la situación no está para tirar cohetes y que la nostalgia por los que no están empañan un poco las Navidades, pero a fin de cuentas son festividades en las que tenemos la oportunidad de reunirnos con los nuestros, especialmente con los que no tenemos cerca. Un beso y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría Gloria! Eso de reunirte con los que vuelven a casa por Navidad, es algo que pasa en muchas casas, es una manera de mantener la familia unida, aunque nos lleve dos meses organizarlo todo, y luego la semana pasa en un visto y no visto, pero si nos aporta un mínimo de felicidad, se da por bien empleado todo el esfuerzo, entre el que yo sumo el sacar toda la artillería pesada, es decir, todos estos dulces de mi madre, y que mis niñas disfrutan como si hubieran salido de sus mismas manos, dicen mis hermanas que yo he heredado su don para la cocina y el dulce, y aunque me resisto a hacerlos, cuando me pongo, no tengo freno, jajaja...
      A mí me encanta la música, siendo de calidad, no hay género que no me guste, cada pieza y estilo tiene su momento, y en este momento repostero, es inevitable cantar "Alacena de las monjas" y es que nadie hizo un tributo más bonito a los pestiños por Navidad, que Carlos Cano.
      Un besazo, disfruta de un bonito día de domingo.

      Eliminar
  4. Buenos días Concha!. Esperaba los pestiños porque lo comentaste y creo que después de lo que he leído no se si podre adaptarlos a mi harina de pan que hace las veces de fuerza también. Tienen una pinta espectacular y como ya te dije es un dulce que me encanta ya que tengo mucho comido de mis familiares de Córdoba.
    Venga va levanta el ánimo, tu puedes y ya con tus hermanas garantizado.
    Que pases un buen día!.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que tal, buenos días Concha!
      Pues aquí los tenéis, hace años que quiero compartirlos, porque en casa los hacemos siempre por Navidad o en por Todos los Santos, pero aunque los he enseñado en IG muchas veces, nunca encuentro el momento de hacer un paso a paso detallado como suele ser habitual en mi cocina. Es imposible, controlar cámara, con las manos metidas en la masa, jajaja..., este año saqué unas tomas para un reels en IG, y estas fotos, y como le gustaron a mi 'santo' decidí que ya era hora de compartir la receta, está muy bien explicada, y como es sencilla, no creo que nadie tenga problemas al hacerlos.
      Es interesante lo que comentas sobre el cambio de harina, nunca he utilizado una sin gluten, aunque ahora las hay de espelta y otros cereales bastante buenas, yo suelo utilizar harina de repostería, y a veces de fuerza, como en el caso de estos pestiños que comparto hoy, y con ambas quedan perfectos. La única diferencia es que cada una tiene una absorción diferente de líquido, por eso indico que si fuera necesario, habría que añadir un chorrito más de vino, dependiendo de lo seca que veamos la masa. No debe quedar blanda, se despega bien de las manos. Como le acabo de comentar a Fely, si os animáis a hacer el cambio, y viendo el resultado que da, sería estupendo compartirlo.
      Besos, disfruta de un lindo día de domingo.

      Eliminar
    2. Buenos días Concha!. Me has dado idea para probar con la harina de repostería que utilizo sin gluten, la estoy empleando para algunos dulces Navideños y me está funcionando, ya te contaré. Yo es que no puedo tomar ninguna harina refinada, solo arroz, maíz, sarraceno y un par mas que ahora no me vienen a la mente, algunas que son aptas para celiacos yo no las puedo tomar.
      Si estoy compartiendo tanto lo que hago sin azúcar como sin gluten en el blog, es algo que me encanta, experimentar y compartir.
      Que tengas un buen día festivo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    3. Me alegra saberlo Concha, blogs como el tuyo son una fuente impotente de información, muchas personas con problemas de intolerancias alimenticias, se ven desvalidas cuando descubren su problema, y siempre es un alivio encontrar sitios de referencia para intentar comer lo más variado y beneficioso para la salud.
      Besos guapísima y gracias de nuevo. Feliz día de la Constitución, también para ti.

      Eliminar
  5. Hola guapísima, yo lo de mis pocas ganas de Navidad mejor ni hablo que no quiero deprimir a nadie jajaja, en fin cambiando de tema me encantan tus pestiños, siempre que como uno me acuerdo de mi abuela que me los hacía siempre y estaban de muerte, lo que daría por poder volver a comer uno solo hecho por ella, ¡¡que recuerdos!!, bueno Concha arriba ese ánimo y gracias por compartir la receta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada chica, anímate y haz unos poquitos "pa'tu churri" Jajajaja…, y ya verás lo contento que se pone. Y de paso te alegra el alma, que las penas con pan son menos, y con pestiños, ni te acuerdas, jajaja…
      Besos guapísima, feliz semana.

      Eliminar
  6. No será que yo no haya escrito en las servilletas de los bares-restaurantes!!!; son un buen apaño :)
    Hoy si que me has dado en el clavo mi querida CONCHA, porque amo los PESTIÑOS a rabiar!!!
    Tanto me da que sean azucarados como con miel; y como los andaluces no hay otros, con perdón de otras regiones, pero es que vosotros tenéis "la ma trencada" como decimos en Catalunya.
    Por si no me has leído en mi blog, debo decirte que me ha pasado un percance y he borrado sin imaginarlo mi respuesta que ha salido doble, y con ello también se ha borrado tu comentario. No sabes como me ha dolido.
    Y ayer pensando en ti y dado que intuitivamente si estoy fina capto el pensamiento de mis semejantes, pués pensaba que andabas desmotivada; y te voy a decir el porqué además de las cosas que nos rodean en el mundo.
    Cuando un@ hace régimen como tu que te privas de muchas cosas para ganar salud, no se genera suficiente serotonina que es la sustancia del bienestar, optimismo y relax; realmente no puede decirte no hagas esto, porque desconozco porque lo sigues, pero bajo mi parecer a no ser una enfermedad muy grave, comer de "todo" sin abusar de grasas, azúcares y comida preparada, para mi es lo mejor, y si te pasas porque es muy natural que caigamos en tentación, hacer ayuno durante 12 horas y luego en mi caso estoy como nueva.
    Como digo este es mi parecer, pero quizás tu caso es distinto, pero ahí lo dejo, porque con los régimenes lo que se gana en salud, también se gana en tristeza; y lo digo por experiencia.
    UN ABRAZO CHIQUITA BONITA ^:^
    tedeternura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Conxita, por tus consejos, siempre es un placer saber tu opinión y ponerlos en práctica. No sé si a veces mi extremada verbigracia pueda llevar a confusión, no me he explicado bien, no me siento mal por ese efecto de la dieta, al contrario, ni te imaginas lo feliz y vital que me siento desde que he recuperado mi físico y mi pleno rendimiento, además de mejorar mi salud, he recuperado a la auténtica Concha, cuando me miro al espejo, siento que ahora sí soy yo, tal como siempre he sido. Mi estado de ánimo no tiene que ver con la dieta, sino por las ausencias y otras circunstancias, que con la edad se hacen más presentes.
      Siento lo del comentario borrado accidentalmente, cuando me ha pasado a mí alguna vez, me deja muy pillada, jajaja…, pero no te preocupes que yo me paso y te vuelvo a comentar, y aquí no ha pasado nada, jajaja…
      Besos guapísima, que tengas una feliz noche.

      Eliminar
    2. Pués me alegro mucho de lo que me dices; y aúnque la ausencia de tu família más allegada se va a notar una vez más, si que es cierto que ell@s ya habían hecho su camino y tenían que irse para dar otro paso en su evolución.
      MIL GRACIAS POR VOLVER A COMENTAR BONITA ^:^
      tedeternura

      Eliminar
    3. Gracias a ti de nuevo, Conxita. Disfruta un bonito lunes.

      Eliminar
  7. Hola Concha, qué regalo de receta que nos traes hoy.
    Justo esta mañana hablaba con mi tía y me sugeria que hiciera esta semana pestiños ya que tenemos una merienda familiar.
    Qué pereza la he dicho. Nunca los he hecho y es que tanta miel es como que no me invita a hacerlos pero a los golosos sé que les gustaría.
    Viendo como te han quedado, ahora me comería un par. Tan bien hechos, con tanto mimo y cariño.
    Bueno Concha yo hace 2 viernes que puse el 🎄y hoy el pesebre. Siempre se apodera de nosotros la nostalgia. Yo como terapia adorno toda la casa y es como que me anima.
    Espero que tú lo hagas pronto.
    Te deseo una bonita semana.
    Sil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves Sil, cada casa es un mundo, Jajajaja… No sé si pondré algunas velas y un pequeño nacimiento, la casa es grande y al menos en el rinconcito donde nos gusta sacarnos esas fotos familiares, ahí sí pondré unas luces y poco más, dicen que para muestra, un botón, jajaja…
      Si te animas a hacerlos, ya ves que esta receta es de lo más fácil, y la de mi madre, que tienes en el enlace también quedan riquísimos.
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
  8. ¡¡Hola Concha!! Sólo he probado los pestiños una vez y fue hace muy poco, ya sabes que por aquí no son nada típicos. Los que probé los hice yo. No soy mucho de dulces típicos fritos, ni siquiera me gustan los churros ni las torrijas, y los pestiños tampoco es uno de esos dulces que me entusiasmaron, pero claro, nos probé ni estos que nos traes hoy ni los de la receta de tu madre, seguro que si van hechos por ti, la cosa cambia y mucho. Lo bueno de estos típicos dulces es que se hacían en cantidad para que aguantaran parte de las fiestas navideñas, sobre todo cuando no era tan común encontrar turrones tan variados como los que hay ahora y en las casas se hacían los dulces con ingredientes comunes que hubiera en todas las casas.
    Yo tampoco estoy muy navideña y eso que me encanta la navidad. Pero bueno, el martes pienso poner el árbol de navidad, pero echaré de menos mi escapada a Valencia para ver las luces, ir al cine y hacer cosas diferentes, pero con eso de que las fiestas caen en fin de semana, no tengo ningún día para poder salir un poco. También se me va a hacer raro no ir como siempre de invitada en navidad, a casa de mi padre sí que iré más o menos de invitada, pues yo llevo el postre y hago ese día los canapés, pero el resto ya lo hacen los demás, cada uno tiene su roll, pero en casa de mi suegra que es nochevieja y año nuevo se acabó ya, la invitaremos a ella a nuestra casa y seremos nosotros los que cocinemos, pero bueno, sólo somos cuatro, mi cuñado, mi suegra y nosotros dos, y con poca alegría, nada que ver cuando nos juntamos con mi familia.
    También los problemas de salud vienen siempre por estas fechas, como cuando falleció mi madre, pero intentaremos seguir adelante y a ver cómo se van desarrollando las cosas, tanto con mi suegra que tiene principio de alzeimer o demencia, estamos aún en proceso, con 75 años que tiene mi suegra y la salud de mi padre que siempre es de hierro pero últimamente las cosas no parecen que marchan bien. Así que tiempo al tiempo y pondremos ganas e intentaremos disfrutar como sea, que la vida son dos días realmente y si los pasamos sufriendo se nos pasa la vida con ese dolor. Respiraremos hondo y a aceptar, como siempre, lo que venga. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches Isabel, te diré que los pestiños tienen su ciencia, que la práctica y la experiencia es un grado, y aún siendo la misma receta, no a todo el mundo le quedan igual de ricos, ni de bonitos, que también es importante el resultado porque lo que entra por la boca, primero ha de entrar por la vista. En casa yo he sido siempre la repostera, desde que tengo uso de razón y siendo una niña, ayudaba a mi madre y ahora mis hermanas lo dicen, que donde pongo la mano, es como si lo hubiera hecho mi madre.
      Ese es mi estado, aunque en casa estamos todos bien, no deja de afectarme la situación que nos rodea, cuando te cuentan alguna mala noticia, sobre alguien conocido, o tienes conciencia de la edad de los mayores, y le ves las orejas al lobo, es cuando entran esos altibajos, pero yo soy positiva, y siempre intento ver las cosas con esa perspectiva. Y me conozco, de hecho esta misma tarde hemos tomado café, mis hermanas y yo, juntas, en casa con mi padre, y ya he notado cómo se encendía algo dentro de mí, que me anima a ir preparándolo todo, para que no echemos en falta nada, como a mi madre le gustaba, ella era así y nos contagiaba su vitalidad, y por eso me vengo arriba teniéndola presente constantemente.
      Siento lo de tu suegra, el Alzheimer es algo terriblemente triste. Espero que, en cuanto a tu padre, todo quede en un susto. A estas edades ya sabemos a lo que estamos expuestos.
      Besos guapísima y feliz semana.

      Eliminar
  9. Buenas noches Concha.¡Qué entrada tan bonita la de hoy!. Me ha encantado cuando dices que tu madre os inculcó el amor por la cocina andaluza, que corre por vuestras venas, y qué momento tan entrañable preparando esos pestiños con tu hermana.En la cocina se comparten muchos recuerdos y brotan muchos sentimientos.Los pestiños tienen una pinta estupenda.¡Qué ricos, por favor! . Yo nunca los he preparado, pero está receta me gusta, tienen que estar muy ricos con el ajonjolí; eso sí, voy a iniciarme preparando medio kilo de harina, a ver qué tal me salen. Me encantan las canciones de Carlos Cano como a tu madre, me parecen de un sentimiento tremendo. Bueno Concha, muchas gracias por compartir. Un abrazo 😘 🤗

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches Elvira, gracias, me alegra que te guste mi entrada, ya me conoces y sabes que en mis Post intento transmitir la esencia que encierra cada receta, como en la mayoría de los platos que comparto, especialmente cuando son tradicionales, siempre hay una historia vivida en primera persona. Quizás pueda parecer repetitivo, o recurrente, pero es que así es tal como yo lo siento y lo vivo, intento transcribir esos sentimientos que hay en cada uno. Y aunque ya he compartido todo lo que mi madre me enseñó, los pestiños son por excelencia su receta, y cuando lo hacemos además de disfrutar del momento, revivimos los pasados, que fueron muchos y muy buenos.
      Seguro que te quedan riquísimos, disfrútalos.
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
  10. Hola Concha!!
    Me parece fenomenal que sigas con tus costumbres y tradiciones.
    También es que sigues viviendo en tu ciudad natal y eso lo hace más fácil.
    Para las que cambiamos varias veces de ciudad e incluso de país, pues terminas cogiendo un poco de cada lugar.

    Qué ricos los pestiños Concha!!
    También recuerdo a mi tía Juana juntos con mi madre, cuando aún vivíamos en Coria, haciéndolos. Aquello eran kilos y kilos, y eso que los hacían a tamaño grande y no tan pequeñitos cómo tú.

    Espero que ese ánimo se venga arriba. Son fechas muy entrañables, lo sabemos. Pero ánimo.

    Un beso grande ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es natural mi Preciosa, si cambias de ciudad, al final eres un poquito de todos sitios, pues en cada lugar dejas tu corazoncito, y te llevas lo que más te gusta, y en las cosas del comer, suelen marcarnos los momentos dulces, como bien dices, si son entrañables, más todavía.
      Mi madre también los hacía muy grandes, casi como la palma de la mano, parecían suelas de alpargatas, como le decía mi padre, jajaja… estos son mini, y quedan deliciosos, aunque el tamaño puede variar, dependiendo quién los haga, mi hermana mayor los hace aún más pequeños, pero a mí me gustan así, aunque sea la misma masa, saben más ricos.
      Besos desde una fría y muy lluviosa Sevilla ¡por fin!

      Eliminar
  11. Hola Concha. Lo de tener cada vez menos ganas de navidad debe ser por la edad, aunque no son unas fiestas que recuerde especialmente alegres, pues mi abuela materna decía que sólo servía para que se sentaran los muertos a la mesa, algo que de pequeña no entendía pero qué razón tenía la mujer y claro, a más edad, ya se sabe...
    Vamos a ponernos un poco más alegres y a decirte, que aunque cuando cocino no soporto tener a nadie pululando alrededor, cuando cuentas esas jornadas de guisoteo en familia siento un poquito de envidia (de la sana, por supuesto), pues las imagino distendidas, llenas de risas y alegría, recuerdos, chascarrillos y muchos "tenemos que" y si ya las rematáis con un café con los pestiños recién hechos, me pongo verde, jejeje...
    Te han quedado muy bonitos y seguro que también ricos, aunque confieso que no corro por ellos, no me entusiasman y encima, como todos los dulces fritos, me resultan muy indigestos y eso que tengo un estómago a prueba de bombas, pero no de frutas de sartén, jajaja...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel es que es así, no soy mayor, todavía, pero teniendo mi edad soy consciente de eso mismo que decía tu abuela, ahora comprendo cuando mi madre nos contaba, una y otra vez, su vida cuando vivía su padre, y cómo lo echaba de menos a diario, ella era muy alegre, adoraba la navidad, y mi casa era un ir y venir, de toda la familia, vecinos, amigos, en la mesa de mi madre cabía todo el mundo, daba igual cuantos se agregaran, y la hora que fuera, lo mismo daba que fuera la hora de desayunar, de almorzar, de merendar, o de cenar, si sonaba el timbre, un cubierto más que se sumaba. Y ahora pasa igual, que no somos los que somos, sino los agregados y eso aunque cansa, te distrae, a pesar de tener el corazoncito hecho un poco trizas de añoranza.
      La verdad es que tengo unas hermanas que valen su peso en oro, nos llevamos super bien, es lo que nos han inculcado mis padres, nuestros maridos, hijos, sobrinos, nietos y biznietos, lo saben y lo comparten, juntos hacemos un equipo sin parangón, siempre unidos, siempre felices. Son momentos que dan para mucho, algo cuento en mis desmesuras blogueras, aunque el 99% me lo guardo para mí, pero te puedes hacer una idea de lo bien que lo pasamos juntas.
      Sé que hay muchas personas, como tú, que dicen tener problemas digestivo con los dulces fritos, pero según la receta, más de uno ha cambiado cuando prueba mi receta, nadie vuelve a quejarse de malestar estomacal, y no es porque lo diga yo, perro es así, jajaja…
      Besos guapísima y feliz tarde.

      Eliminar
  12. Hola, Concha:

    Entiendo lo que comentas con respecto a la Navidad y los adornos. Este año también me vi ahí, que si lo hacía, que si no lo hacía. Y entre que sí y que no, al final puse el árbol. Me falta el belén, que es mucho más sencillo. Pero mañana nos tocan las genelas y como ya están en proceso de caminar, no tendremos tiempo para nada. Claro, y a cerrar el salón porque el árbol lleva bolas de cristal y lo cogen todooooo. ¡Qué arte tienen! Ya veremos si al final terminamos de decorar.

    Estos pestiños tienen una pinta deliciosa y seguro que sabrán mucho mejor por el proceso de elaboración, la compañía, los recuerdos, las vivencias...

    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Rosa, no creas que tus gemelas pasarán por delante de vuestro árbol como un torbellino, en casa los niños siempre se han portado de manera sorprendente delante del árbol de navidad, ninguno tocó ni siquiera una bola, al contrario, se quedan fascinados con las luces y descubriendo cada figura que para ellos suele ser algo fascinante, especialmente si le cuentas alguna historia que les entretenga, al final logras conservarlo intacto todas las fiestas, y ellos acaban respetando que es árbol de navidad es algo intocable, sino ni Papá Noel ni los Reyes Magos les traerán regalos, jajaja…, te aseguro que funciona.
      Hay sabores deliciosos imprescindibles, y en Navidad, los Pestiños de mi familia no pueden faltar.
      Gracias guapa, disfrutas de esas dos preciosidades.

      Eliminar
  13. Hola Concha. Yo también estoy con pocas ganas de Navidad pero ya he planificado algo de lo que voy a cocinar. Éste año nos iremos fuera y me ahorraré más de una comida.
    Seguro que, cómo dices, al llegar esos días y acompañada de tus hermanas te pondrás las pilas y volverá la magia de la cocina familiar.
    Nunca he probado los pestiños pero me gustarían seguro porque soy de dulces con anís.
    Me gusta la forma que tienen.
    Gracias por compartir y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está genial Marisa, salir estos días y que te lo pongan todo por delante, es una manera perfecta de disfrutar la Navidad. Yo nunca lo he hecho, siempre me toca pasar horas y horas trabajando en la cocina y en la casa, para que todo esté a punto cuando lleguen los que se sientan a mesa puesta, pero no me importa, lo hago con gusto, aunque los años van cansando, ¡uf! Jajaja…
      Estos pestiños son muy pequeños, así que incluso tú los podrías disfrutar sin miedo a tu dieta, mi hermano los come con moderación y le sientan genial.
      Besos y feliz día de La Constitución.

      Eliminar
  14. Buenos días Amore, a mi me encanta la Navidad y a veces me pasa como a ti, que me cuesta pero luego conforme pasan los días me animo más, no se si esta tarde pondré mi nacimiento y mi árbol porque el jueves me toca trabajar y de tarde y no quiero que pasen más días sin ponerlo.
    Sabes mientras leía la receta de tu hermana, recordaba a mi abuela, ella los hacía siempre para fiestas y aún que soy más de roscos por lo de la miel, ya sabes, pues alguno me comía.
    Me ha recordado tanto que si los hago algún día serán estos tuyos.
    Ah por cierto vaya si dan las servilletas de papel de los bares, si yo te contará, jaja.
    Venga voy a saborear un pestiño tuyo aunque sea virtual.
    Mil besos preciosa mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raquel, siempre hay dulces que nos identifican, o que nos recuerdan a esas personas importantes en nuestra vida que ya no están, pero dejaron recuerdos indelebles y por eso es buena la labor que hacemos en nuestros Blogs, dejando constancia de lo nuestro, sin olvidar que hay tradiciones que se están perdiendo por otras foráneas, pero que en nada superan a las nuestras. Ya me conoces y soy plural, pero donde se ponga lo auténtico que me dejen de tonterías.
      Besos y feliz tarde.

      Eliminar
  15. Hola Concha !
    Yo estoy igual, apática y desganada, a estas alturas tampoco he puesto ningún adorno navideño. Este finde me pondré a ello , pero la nostalgia me invade por completo y no lo puedo remediar.
    Nunca he hecho pestiños que recuerde, así que tu receta me viene como anillo al dedo para probarlos . Seguiré tus indicaciones al pie de la letra para que me salgan la mitad de bien que a ti.
    Eso de hacerlos en familia es lo mejor, cuantos buenos momentos se coleccionan en esos instantes , verdad ?
    Te mando un abrazo prieto, prieto amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Bego, es normal a estas alturas de la vida, somos conscientes de cuánto nos rodea, y la situación no ayuda, pero hay que ser resiliente, y afrontar lo que venga, no os queda otra.
      Espero que te gusten los pestiños, son un bocado muy rico y con una infusión, un café o un chocolate, quedan perfectos a la hora de merendar.
      Besos, disfruta de una bonita tarde, otro abrazo achuchao para ti guapísima.

      Eliminar
  16. Hola Concha, todavía estoy riendo con lo del "papel de apuntar" PDA. Qué ingeniosa y que gracia tienes¡¡¡¡
    Bueno, bueno, menudo recetón tradicional nos has traído. Que pena más grande el no poder probarlos¡¡¡¡ 😥😥pero viendo ese pedazo de fotos ( hoy te han quedado extraordinarias) ya me hago una idea. Te han quedado increíbles y me han entrado unas ganas tremendas de probarlos. Creo que nunca los he comido, no lo recuerdo, por aquí no es muy típico. Así que me guardo la receta , a ver si me animo y los hago. Estos dulces fritos me gustan muchisimo¡¡¡ Besos
    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mj, no creas que soy tan graciosa, en persona pierdo mucho, Jajajaja 🤣
      Es natural, cada lugar tiene sus dulces tradicionales, los pestiños son muy típicos, pero no creas, aunque los puedes encontrar en pastelerías, no están tan ricos, porque el enmelado suele ser con azúcar, en una especie de almíbar con algo de miel, ya sabes, para abaratar el producto. Por eso los mejores son los caseros, y tampoco todos, porque no todo el mundo tiene buena mano para hacerlos, ni tienen la receta perfecta, y está lo es. Besos.

      Eliminar
  17. Buenos y lluviosos días Concha.
    Muchas felicidades en el día de tu santo, el tuyo 😂😂. Que lo pases estupendamente.
    Yo también lo celebro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ja, ja, ja…! Gracias Juan, mi 'santo' el pobre no lo entiende, dice que todos los días deberían ser suyos, jajaja 🤣
      Un abrazo y que lo disfrutes igualmente. Y por fin con lluvia de la buena, gracias a Dios.

      Eliminar
  18. ¡Hola Concha! No quería dejar pasar este día tan especial, para desearte muchísimas felicidades, que recibas mucho amor, aunque sea en la distancia de los seres queridos. También, que te lleguen regalitos, que son reflejo de lo que significas para muchas personas.
    Es verdad que la cocina tiene una carga emocional importante, estos pestiños son una consecuencia de ello. ¿Quién no tiene recuerdos de abuela, tía, madre, suegra, amasando en Navidad? Puede ser que estas maravillosas experiencias se vayan extinguiendo con el tiempo, y creo que lamentablemente no va a tardar mucho.
    Tu fuente se ve de lo más tentadora, y para el supergoloso de casa no digamos.
    Sé feliz. 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenos días, Emma!
      Gracias, amor no me falta, gracias a Dios, y ese es el mejor de los regalos, aunque alguno material ha caído y ya lo estoy disfrutando.
      Afortunadamente soy de las que pueden contarlo con orgullo, no todo el mundo puede hacerlo por desgracia, así que para los que tienen ese privilegio solo les digo que se aferren a los buenos recuerdos y los compartan, en la medida de lo posible, en las horas bajas te hacen sentir mucho mejor.
      Seguro que tu goloso disfrutaría con estos pestiños, en casa más de uno hay que ya me está contando los días para que volvamos a hacerlos esta Navidad otra vez.
      Besos y feliz día de la Purísima.

      Eliminar
  19. Hola Concha. En primer lugar espero que hayas disfrutado del día de tu onomástica.
    Pestiños, !cuantos recuerdos me traen al leer tu receta!
    Hace ya muchos años que no los he probado, los hacia mi madre por estas fiestas pero nunca me preocupé de ver cómo los preparaba y ahora me arrepiento.
    He leído recetas de como hacerlos pero nunca me he puesto a ello.
    Me guardo tu receta ya que me haconvencifo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias de nuevo Juan. El día ha estado tranquilo, pero feliz con mi gente.
      Si te animas, ya ves que esta receta es bien sencilla, podrías hacer la mitad de la medida de ingredientes, para probar, pero te aseguro que os sabrán a poco.
      Un abrazo y buenas noches.

      Eliminar
    2. Hola Concha. De nuevo paso por esta tu casa para comentar y me encuentro con que el comentario que traté de dejarte ayer pensaba que no se publicó y la sorpresa ha sido que me lo he encontrado publicado pero como observarás la finalización ha sido un desastre. Eso me ocurre porque tengo que utilizar el móvil ya que por diversas circunstancias no he podido entrar en el ordenador.
      Como te dije en el final inacabado de mi comentario me guardo tu receta porque tengo ganas de hacerlos y creo que estos tienen que estar exquisitos.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Sospechaba Juan que ese final de comentario no era tu propósito, y se debió a una mala jugada del corrector, yo no puedo comentar desde mi móvil, creo que es incompatible con el sistema operativo que utiliza, otras personas que utilizan el mismo también están en las mismas, así que no me extraña que a ti te haya sucedido ese percance, sin importancia por otro lado, que a buen entendedor con pocas palabras basta, y yo te he entendido a la primera, como dice mi padre soy una "aguililla" y no se me escapa una, Jajajaja…
      Espero que los disfrutéis, ya verás cómo es una buena manera de recuperar esos sabores de la cocina de tu madre.
      Un abrazo y buen día.

      Eliminar
  20. ¡Que ricos!. Precisamente este fin de semana los ha hecho mi madre, porque mi hija la pequeña se los ha pedido, esta estudiando en Sevilla y la parte del sur sabes que se decanta mucho por los dulces fritos. Aunque nosotros somos del sur, aunque no de Andalucia, antiguamente si se hacían más por Navidad, ahora los tenemos más asociados a la Semana Santa, aunque también hacemos dulces fritos por estas fechas.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lola. Seguro que esos pestiños de tu madre saben a gloria bendita, tu hija supo pedírselo a su abuela, quien seguro no puso ningún reparo al prepararlos, mi madre era así, no tenía una de sus nietas más que abrir la boca, para meterse en la cocina y preparar un buen azafate de dulces, en cada época lo que correspondiera. Ahora no tenemos las mismas costumbres, y entre una cosa y otra, más las foráneas, perdemos nuestras raíces, aunque para eso estamos nosotras, con nuestros blogs, contribuyendo a preservar las tradiciones y que los que tomen el relevo, sepan de donde vienen.
      Besos, un placer leerte.

      Eliminar

Publicar un comentario

No te marches sin dejar un comentario, cuéntame alguna cosa, quiero conocer tus dudas, tus sugerencias, tu opinión me interesa siempre.