Gazpacho de Papaya


No suelo comprar papaya porque no está dentro de mis hábitos de consumo, aunque sí la he comido en alguna ocasión, me gusta al natural, troceada en macedonias y en batidos. En casa nunca falta la fruta fresca de temporada, especialmente las de cultivo local y de cercanía, naranjas, manzanas, arándanos y kiwis son imprescindibles en mi mesa. El otro día estuve haciendo la compra de la semana en el supermercado de mi barrio, y la encargada de la sección de frutería pregonaba con entusiasmo que había puesto en oferta unas papayas hermosísimas, el descuento era bastante interesante, salía a menos de 2 € el kilo, cuando lo normal es que no baje de los 6 €, solo quedaban algunas medias piezas y un par de papayas enteras, por cierto que eran bastante grandes, pesarían alrededor de dos kilos y estaban en su punto justo de madurez, a primera vista no se me ocurrió qué hacer con tanta fruta, ni caí en la tentación, así que no compré, con el posterior arrepentimiento nada más llegar a casa, no solo porque hubiera merecido la pena por el precio, sino porque podría haber preparado algo bien rico para compartirlo en DBM.

Pero de nuevo, este mismo jueves, en una de mis idas y venidas al supermercado, vi que estaba otra vez en oferta, en esta ocasión no quedaban piezas enteras, solo medias piezas, hubo unos segundos en que dudé si comprarla o no, pues no me da confianza comprar fruta cortada, porque vete tú a saber quién y cómo la habrán manipulado, pero su impecable aspecto interior no hacía más que tentarme, mientras en mi cabeza latía insistentemente la vocecita de mi Pepito Grillo particular, incitándome a llevármela, y no pude resistirme, ya que me reconcomía la necesidad inminente de comprar papaya, sí o si, me conozco lo suficiente como para saber que no me quedaría a gusto hasta hacer algo con ella, pero nada complicado, lo que me rondaba la cabeza era cocinar un Gazpacho de Papaya, lo tenía bastante claro, no sé porqué me parecía exótico eso de preparar la más popular sopa fría de la cocina andaluza, con fruta tropical, sonaba bastante apetecible y no me equivoqué, porque me salió buenísimo, tanto es así que desde la primera cucharada, mi 'santo' y yo, decidimos que sería nuestra nueva Crema Fría del Verano favorita de entre todas las que cocinamos.

gazpacho-papaya-guarnición

La Papaya, es un fruto también llamado Papayo, Papayón, Olocotón, Lechosa, Fruta bomba, Melón papaya, Melón de árbol, Mamón, según el país de dónde proceda, de origen mexicano y peruano, la producción está extendida por toda la zona tropical, llegando a otras zonas de clima cálido, como España, dónde encontramos cultivos de papaya en las Islas Canarias y la costa de Granada.

Los frutos de la Papaya poseen una textura suave, de color verde, amarillo, naranja o rosa, algunas piezas pueden alcanzar un peso bastante considerable, pero en la mayoría de los casos no suelen superar los 500 gr o 600 gr. Suele ser consumida, preferentemente cuando llega a su punto de maduración, al natural o en todos tipo de preparaciones que se hacen normalmente con fruta, tales como zumos, mermeladas, dulces, etc., aunque también se utiliza cuando aún se encuentra en estado verde, de manera habitual en la cocina asiática. Posee magníficas propiedades beneficiosas para la salud, destaca su alto contenido de papaína, una enzima que facilita la digestión de otros alimentos de difícil asimilación, por lo que es altamente valorada en la industria de la alimentación y cosmética.

Existen diversas variedades de papaya, en todas, el período de crecimiento, desde su siembra hasta la floración, es de unos seis meses, tardando otros cinco hasta que es cosechada; en la cavidad interior de la fruta se acumulan las semillas, unas bolitas negras, de unos 5 mm de diámetro, recubiertas de una sustancia transparente y gelatinosa, que no se suelen consumir, aunque por lo que he podido averiguar, se pueden añadir a salsas densas y vinagretas como aderezo de ensaladas o secándolas previamente, como sustituto de los granos de pimienta, ya que poseen un gusto ligeramente picante, yo estoy dejando secar las de esta papaya, ya os contaré qué me parece el resultado. 

Entre los tipos más comunes destacan tres, la Papaya hawaiana, variedad con forma de pera y considerada la más dulce, cuyo peso oscila entre los 400 y 800 gr. La Papaya tainung o red lady, reconocida por su pulpa de color rojo e intenso aroma, ronda el kilo de peso, alcanzando la madurez cuando la piel adquiere un tono amarillo moteado de verde oscuro, además de tornarse suave al tacto. Y por último, la Papaya maradol, variedad también con forma de pera, más alargada. Su peso varía entre 1,5 kg y 2 kg. Se desarrolla mejor en clima cálido, adaptándose fácilmente a regiones con alturas por debajo de los 800 metros. La temperatura adecuada para su cultivo oscila entre los 25 y 38 ºC, pudiéndose sembrar en cualquier época del año.

papaya
Papaya

Preparé un gazpacho con papaya porque para mí era una necesidad más que un antojo, y más aún con el calor que hemos pasado días atrás y los que quedan por venir, seguro el verano será largo y caluroso, como es natural aquí, por eso solo apetece comer Sopas y Cremas frías a todas horas, al menos en el Sur, con estas temperaturas tan altas, ni para hacer una tortilla francesa dan ganas de encender el fuego. Sabía que no iba a innovar, bueno en mi casa sí, porque ha sido la primera vez que lo cocino, pero antes de hacerlo indagué un poco en la red a ver que encontraba, y hallé unos cuantos, en esto de los gazpachos, hay tantos diferentes como para escribir un libro, partiendo de la base que en casa el verdaderamente imprescindible es nuestro Gazpacho, los andaluces en general no solemos ser puristas ni estrictos a la hora de cocinar un plato, bueno tampoco es que lo hagamos a lo loco, que para todo existen unas normas y reglas básicas y fundamentales, pero a partir de ahí, se abre la barrera, pudiendo encontrar tantas variantes de un plato tan emblemático como el Gazpacho Andaluz, como cocineros lo preparen, sin necesidad de echarse las manos a la cabeza, no me gusta hacer críticas despectivas, mejor que cada uno deje su creatividad fluir, a veces con más o menos acierto, pero como de los errores también se aprende, al menos en mi cocina lo tengo más que comprobado, prefiero ir a lo seguro para disfrutar al máximo.

Para concluir, puntualizar algo importante y es que el gazpacho jamás debe llevar cebolla, ya que esta, al triturarla hace que sus jugos fermenten el gazpacho con facilidad, volviéndolo agrio, además de dominar el sabor, al igual que con el ajo, hay que tener siete ojos en la cantidad que se añade, la naturaleza es muy sabia, no en vano creó los dientes de ajo de tamaño tan pequeño, con uno solo bastaría para ahuyentar hasta al vampiro más terrorífico, ¡ja, ja, ja...! En serio, no os excedáis en el uso de ajo crudo en las sopas frías, ni pongáis cebolla en el gazpacho, si no queréis fracasar en el resultado, pasando de ser una exquisitez, a un gazpacho que nadie querrá repetir, simplemente por llevar más ingredientes de lo necesario.
Y ahora sí, como es natural, comenzamos.


INGREDIENTES 
  • 800 gr / 625 gr de Papaya (sin piel ni semillas)
  • 300 gr / 275 gr de Pimiento Amarillo (sin semillas)
  • 270 gr / 180 gr de Pepino (sin piel)
  • 360 gr de Tomate (2 unidades)
  • 1 c/p rasa de Sal
  • 2 c/s de Vinagre de Manzana
  • 4 c/s de Aceite de Oliva Virgen Extra 
  • 100 ml de Agua
  • 1/8 de d. Ajo
  • 1 c/p de Semillas de Chia y Lino Dorado

gazpacho-papaya

ELABORACIÓN
  1. Pelar la Papaya y quitarle las semillas con una cucharilla. Trocear y reservar un trozo para la guarnición.
  2. Lavar el pimiento, quitarle el pedúnculo y las semillas. Trocear y reservar un trozo para la guarnición.
  3. Lavar los tomates y trocear.
  4. Pelar el pepino y trocear.
  5. Poner en el vaso de la batidora, la papaya troceada, los tomates troceados, el pepino troceado, el trocito de ajo.
  6. Verter el agua en la jarra.
  7. Añadir la sal, el vinagre y el aceite.
  8. Triturar a máxima potencia, hasta conseguir una crema fina.
  9. Rectificar de punto de sazón, al gusto. 
  10. Colar el gazpacho, con el colador chino, para conseguir una textura más suave.
  11. Tapar y enfriar un par de horas, antes de servir.
  12. Presentar con la guarnición al gusto, un cordón de semillas decorando el bol y un fino hilo de aceite de oliva virgen extra por encima.

gazpacho-papaya-plato

Mis Recomendaciones y Sugerencias
  • La papaya es una fruta delicada, de sabor suave, por eso hay que tener cuidado en no añadir exceso de ingredientes, ni pasarse en el aderezo, si queremos que sea la auténtica protagonista de este delicioso gazpacho.
  • Me gusta dar a todos mis gazpachos una textura cremosa, pero si deseáis que quede más líquido, añadir un poco más de agua, aunque no es aconsejable ya que el exceso de agua reduce el sabor.
  • Con las cantidades medidas, el punto de sabor está perfectamente equilibrado.
  • No recomiendo poner mucho ajo, como veis a penas he añadido una rodaja de 2 mm, cantidad suficiente para que se note, sin que invada al resto de ingredientes.
  • Al no llevar pan añadido, la parte sólida tiene tendencia a separarse de la líquida, si lo hacemos con antelación, para que el gazpacho adquiera de nuevo, una textura homogénea y fina, solo habrá que pasar la batidora de brazo o removerlo bien, para ligarlo antes de servirlo.

gazpacho-papaya-mesa

gazpacho-papaya









Estaba escribiendo y dando los últimos toques a este post, cuando recordé una bonita película vietnamita, El olor de la Papaya verde, la vi por primera vez de estreno en el cine hará unos 30 años, aunque solo venía a mi memoria como un pequeño flash, fue buscar un poco en la red y encontrar una de las películas que más me gustaron en su momento, en alguna ocasión os he contado que me encanta el cine de autor e independiente, encuentro el asiático, intimista y diferente al cine comercial, esta coproducción entre Francia y Vietnam, cuenta con varios premios internacionales, entre los que destaca haber sido nominada al Oscar como mejor película de habla no inglesa, y con un título tan atractivo como exótico, sonaba tan agradablemente fresco y dulce, que no pude evitar recrear los sabores y aromas de la película en mi cocina, ni siquiera, por aquel entonces conocía la Papaya, y aunque en la película, esta aparece como producto utilizado en escenas deliciosas de cocina, no es la protagonista de la historia, sino más bien es lo que da significado a la trama.

He encontrado un par de copias en YouTube en versión original, con subtítulos en español, que a los que os interese, podéis ver sin problemas, solo tenéis que escribir el título en el buscador y os aparecen, aunque la calidad de la imagen no es en HD, si son lo bastante buenas como para disfrutar de una película considerada, por algunos cinéfilos, como un poema visual, la película en cuestión no destaca por sus diálogos, ni por su banda sonora, que aunque es ideal en determinadas escenas, más bien lo que la hace atractiva, mágica, casi hipnótica, es la serenidad que transmite y los sonidos del ambiente en que está rodada, además de recrear como si de una obra pictórica se tratara, la atmósfera pausada, natural y costumbrista del Vietnam de los años '50 del siglo pasado. Os recomiendo verla, yo la he vuelto a ver estos días un par de veces, para empaparme bien de ella, y me ha gustado mucho más que la primera vez.

Mùi du du xanh - L'odeur de la papaye verte (1993) Dirección: Tran Anh Hung

Sinopsis: Mui, una niña de 10 años, llega a la ciudad de Saigón, para trabajar como sirvienta en una casa. La muerte, años atrás, de la hija menor de la familia hace que el padre se sienta culpable, arruinando la relación con su mujer. El hombre para evadirse escapa constantemente de casa con los ingresos de una pequeña tienda de tejidos que sostiene la precaria economía del hogar. Mui, al mismo tiempo que trata de afrontar sus obligaciones como sirvienta sufre el acoso de Tin, el hijo menor de la familia. Pero a Mui esto no le afecta, su felicidad reside en una pasión secreta por Khuyén, un compositor joven, rico y soltero, que de vez en cuando visita a la familia. Diez años más tarde, convertida Mui en una mujer de belleza impresionante, va a trabajar con Khuyén y a su lado comenzará para ella una vida más digna y esperanzada. 
fuente: FILMAFFINITY España






Comentarios

  1. Concha buenas noches por aquí, andariega aprovechando que mi compu me deja, (que anda mal y me desespera a veces y creo que por ello ando tan lejana de publicaciones que se vuelven a veces un suplicio, sin poder comentar desde el celu, porque no sé que pasa pero ni de forma anonima me deja). Pero bueno. Hoy aprovechó para venir a leerte y me encuentro con la papaya. Una de mis frutas favoritas, tan cercana claramente a nuestra cultura, acá se encuentra por todos lados, en Colombia igual, me gustan todas, sin embargo creo que la hawaiana es la más deliciosa por lo dulce y el perfume que tiene. Quedo asombrada por esta propuesta que me das y que bueno que estaba en promoción por allí, ahí veo el costo y te digo que acá el kilo de papaya acá cuesta 2 euros y bueno pues ahí también se tendrá razón por ser fruta de estas tierras que como me pasa por ejemplo con granadas que valen oro por acá o con frutas que no son propias de estas tierras. Las frutas tropicales tan exoticas para ustedes al otro lado, para uno por acá son tan comunes que sencillamente cuando se vive lejos del rincón más bonito y paraíso de las frutas como es mi terruño natal (tengo que publicar una entrada de frutas, que aunque no tiene buena fotografía se presta), uno termina valorando cada una de ellas que se puede conseguir en cualquier época del año, bendita tierra de pisos térmicos sin estaciones. Y como raro, allí, la gente pues eso no lo valora. Y ya me fui por las nubes. También del gazpacho, me da pena y todo porque mi primer gazpacho que hice lo recuerdo tanto, pues creo que todo estuvo bien, hasta que me dio por ponerle en la decoración cebollita morada picada muy finita, porque me parecía delicioso y toma que creo que fue una cosa que no debí, pero bueno, es que una esta acostumbrada a esos sabores y contrastes y a veces puede terminar haciendo blasfemias culinarias ;). A mí me supo a gloria, sin embargo esas cosillas hay que tenerlas en cuenta.
    Ya contigo y todas tus versiones de cremas frías me dejan siempre atónita, está claro que el ajo toca con mesura, con delicadeza, con ese punto sútil y sofisticado, veo tu gazpacho de papaya como ese delicado terciopelo que me recuerda probar las cucharada de un buen gazpacho, luego cuando hice el de sandía con sardinas en compañía aluciné. No he vuelto a preparar porque el verano no lo he vuelto a pasar aquí en casa donde soy de mente abierta a los sabores del mundo, y me encanta probar de todo. Y comprobar que es de lo más refrescante.
    El cine independiente también me gusta mucho, esta peli aún no me la vi, sí que la recuerdo y me has dejado la espinita, como la que te quedó la primera vez que viste la promoción de la papaya y que no quedaste tranquila hasta que compraste esa media mitad. Pues que bueno que bueno ver propuestas con frutas tan del día a día por aquí, una porción de papaya o de piña al día y siempre andas bien de la digestión.

    A ver esa peli y a probar un gazpacho de papaya, que ricoooo, con los canones aprendidos y a disfrutar,
    mil besos bonita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días mi querida Natalia.
      Sé que el comentar desde dispositivos móviles es complicado, yo solo lo hago desde mi iPad o el Pc, sin problemas, pero es cierto que algo está cambiando en el algoritmo, porque van un poco lentos y diferentes a tiempos atrás.
      Aquí la papaya se consigue en todas las fruterías con facilidad, y solo puntualizo lo del precio, porque resulta curioso que siendo cultivada aquí en Andalucía, la costa mediterránea de Granada y Málaga, posee un clima subtropical idóneo para todo tipo de cultivo de frutas tropicales y exóticas, por lo que no tiene lógica que se comercialice a esos precios, siendo producto local, pero también consideró que los productores tenga que recuperar su inversión, pero tampoco es que lo quieran hacer en tres días, bueno yo también me fui por las ramas, y no quiero, además, abrir ese 'melón' porque es tema polémico, jajaja…
      Con respecto al gazpacho, en no siendo plato al que estés acostumbrada, debes comenzar por el tradicional, te lo aconsejo, y sin salirte de los ingredientes necesarios, una vez le hayas tomado el gusto, y conseguido el pinto perfecto para ti, ya puedes abrirte a otros, continuando con los de fruta, que si bien, de tradicionales no tienen nada, pues la mayoría son de creación muy reciente, hay una amplia variedad deliciosa, para esos días de calor, y que te ves con un montón de fruta para consumir antes de que se estropee, y claro siempre está el buen criterio de quien cocina a diario, cuyo instinto le marca qué está bueno y qué sabores se pueden combinar con éxito.
      Me alegra ver que hayas comentado la primera, sabía que te gustaría mi receta y que la probarás, por lo que te gusta la papaya. A nosotros nos ha parecido una de las cremas frías más suaves, delicadas y elegantes, que hemos comido nunca, por lo que cuidando la presentación, puede formar parte de un menú especial para invitados, es ligero y refrescante, ideal para tomar como entrante, aperitivos, y primer plato.
      La película te gustará, es de las que se te hacen cortas, incluye escenas de cocina muy bonitas, a mí desde luego me hicieron amarla desde el primer instante, cuando comienzan tomando un té, en unas tazas y tetera, que por cierto tengo el mismo modelo, comprado por aquel entonces, la cultura asiática me ha gustado siempre, especialmente todo lo concerniente a vajillas y servicio de mesa, para mi casa.
      Besos y espero que lo disfrutes tanto como yo.

      Eliminar
  2. Madre mía CONCHA, cuantas cosas he aprendido sobre las PAPAYAS, nunca hubiera imaginado hacer un gazpacho con ella, pero hiciste bien en comprarlas, porque el resultado a la vista está, COLOR, SABOR Y EXOTISMO, tres cosas muy necesarias para llevarse esta cuchara a la boca.
    También me ha gustado leer la sinopsis de la película que citas, tiene que ser un tema muy interesante, la buscará a ver si tengo suerte.
    QUERIDA, vamos a aligerar el calor que supongo aún está por venir con cremitas frías; que como bien dices son ligeras, refrescantes y sientan bien al estómago, algo muy necesario en verano.
    Esperemos que este julio que está en puertas, no sea tan atrevido como fué junio en sus princípios, ojalá Dios nos oiga.
    UN BUEN DOMINGO PARA TI Y TU SANTO, Y PARA TOD@ EL QUE NOS LEA
    Conxita ^:^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen día querida Conxita. Ya me vas conociendo y observarás que me gusta compartir platos sencillos, de fácil elaboración, pero a la vez que estén bien cuidados, es importante para no caer en lo corriente, sabes de más que incluso para un solo comensal, hay que esforzarse para comer variado y de manera equilibrada. Estoy muy contenta con el resultado de este gazpacho, que merece la pena probar, a ti te gustará, es ideal porque aguanta bien un par de días sin remontar el sabor, al contrario, con el reposo aún está más bueno.
      Crucemos los dedos esperando que el calor asfixiante no vuelva a hacérnoslas pasar fatal.
      Besos y feliz domingo.

      Eliminar
  3. Buenos días:
    Cada vez encontramos más cerca el cultivo tropical, en mi caso mis consuegros plantan en la Axarquía malagueña aguacates y mangos de una calidad excelente, nuestro clima es así de bueno. Sin embargo papaya, aunque me gusta, es lo que menos compro y cuando lo hago va directa a macedonias y ensaladas, gazpacho con frutas apenas preparo porque no gusta mucho, tengo gente de ideas fijas, hay que meterles las innovaciones poco a poco y ni aún así. Pero ya sabes que yo sí probaría tu gazpacho, y con mucho gusto, ya que sé que precisamente este no le falta. Por aquí no es que tengamos mucho calor, al menos no las temperaturas que se ven en otras partes del país, pero es escuchar la palabra "verano" y me pongo en modo "fresco" del tirón. Y tu gazpacho, me vendría muy bien.
    La peli me gustará seguro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola seguro que tus consuegros te envían buenos cajones con esa magnífica fruta, y recién cortada, nada de fruta metida en cámara durante meses, que suele ser el handicap que echa para atrás a la hora de comprar este tipo de frutas tropicales.
      Difícil nos lo ponen estos reticentes, malos comedores de cositas nuevas, Jajajaja…, por ahí te entiendo, pero que igual lo preparas para ti sola, y al final como no te andes con cuidado, ni lo pruebas.
      Te recomiendo la película, no te defraudará.
      Besos y feliz domingo.

      Eliminar
  4. Buenos días! Aquí tempranito me tienes picando a tu puerta para cisgonear tu propuesta de domingo, tengo una espinita con la papaya que tengo que solventar,cuando estuve en Cuba probé varias frutas entre ellas el mango y la papaya cundo las vi por aquí las compré y con una ilusión las llevo para casa....que decirle de él fiasco tan grande que me lleve sobre todo con la papaya, uno por no ser país de origen de ese tipo y otro por la variedad que no se cual era,leyendo tu post veo que hay unas poquitas ilusa de mi que pensé que solo era una,la papaya 🤦‍♀️El gazpacho? Sin duda alguna para bien ser tengo que bajar al sur (no para hacer el amor🎤🎶...jajaja)porque aquí la verdad no apetece nada de nada una sopita fría (por no apetecer, no apetece ni un helado🙄)y como el tiempo es más bien otoñal buscaré la peli y una tarde me dedico a verla en plan relax. Que tengas un domingo tranquilo y feliz te mando un abrazo para todos en especial para tu papi desde Asturias y para ti uno bien achuchao corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fely entiendo tu desilusión al regreso de tu viaje, no más de una vez me ha pasado, que queriendo revivir momentos deliciosos, no tienen nada que ver con lo que disfrutamos en su lugar de origen, especialmente la fruta que ya se sabe que cuando son de importación pueden llevar semanas metidas en cámaras frigoríficas y el sabor merma considerablemente.
      Venir al sur siempre es una alegría, para hacer el amor o lo que se tercie, que no nos vamos a poner exigentes a estas alturas, Jajajaja…
      Besos corazón, vaya de vuelta ese achuchón y feliz domingo cielo.

      Eliminar
  5. ¡¡Hola Lola!! En estos últimos años estoy saboreando gazpachos y salmorejos, algunos gracias a ti, con frutas que son una auténtica delicia. El de papaya ni pensar en la combinación que podría tener con el tomate, pero vamos, para muestra un botón y este magnífico gazpacho que nos traes. Me encanta esa textura, es la que yo suelo también dejarle, al no añadirle pan yo tampoco, me gusta que parezca que lo lleve y que no sea una sopa.
    No dudo de que lo has tenido que dejar en su punto justo, a mí tampoco me gusta que sobresalga el ajo y por supuesto, sin cebolla, que así lo he probado en algún lugar y no me ha gustado, como bien dices, esa acidez que le da, personalmente me estropea el gazpacho, pero bueno, hay gente que me ha dicho que sí le gusta así con la cebolla. Mi madre lo hacía sin cebolla y yo sin cebolla también. Yo tampoco suelo consumir papaya, aunque también la he probado y alguna vez he comprado. La tuya, aunque estuviera partida, yo la veo perfecta, parece estar recién partida y es bellísima, tiene un color espectacular, como para no habértela traído a casa. Y nadie mejor que tú para saber qué hacer con un buen producto.
    Por cierto, gracias por lo de la peli, la sinopsis me ha encantado. No la conocía y como es para ver en el ordenador, que ya sabes que yo no soy la que tiene el mando de la tele de mi casa, a ver si me animo un día y me la pongo. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isabel por la confianza que pones en mis recetas. Este gazpacho está riquísimo y no porque yo lo diga, pero es así. No quise poner pan, aunque el pan es un ingrediente básico del gazpacho tradicional, ten en cuenta que el original se cocinaba antes de llegar el tomate de América, con pan, ajo, aceite, sal y vinagre, y luego se añadieron el tomate y el pimiento, pero hoy gracias a la diversidad de productos que tenemos, se han ido añadiendo ingredientes, en combinaciones como esta que hoy os enseño, y nos da la posibilidad de adaptarla al gusto del comensal, y quitar el pan, en este gazpacho, fue un acierto, por recomendación de mi marido, ya que de eso sabes que entiende un poco, y lo único que hubiera hecho sería mermar el sabor delicado de la papaya. A veces se cometen ciertas licencias en determinadas recetas, y no pasa nada, pero en el caso de los gazpachos con exceso de ajo, y cebolla que no la necesita, son fallos que luego no tienen vuelta atrás.
      Esta película te gustará, es perfecta para verla en silencio, sin interrupciones, así que te pones los auriculares y disfrútala.
      Besos

      Eliminar
  6. ¡Hola Concha! Me gusta la papaya aunque solo la compro de vez en cuando. Después de pelarla, quitarle las semillas y trocearla, simplemente le echo un chorro de zumo de limón por encima y está muy rica. Tu gazpacho tiene que estar riquísimo, me lo guardo para hacerlo algún día, también me apetece probar el de cerezas. Con el verano de calor que nos espera seguro que tengo oportunidad de probar muchos gazpachos. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pilar, si te apetece probar diferentes recetas, tengo un buen surtido publicado que te gustarán.
      Besos

      Eliminar
  7. Que cosa tan rica Concha, sano, ligero y buenísimo, me encanta la papaya y aunque nunca la he probado así seguro que me va a gustar, gracias por la receta
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina, gracias a ti. Como ves, es una receta sencilla y rápida de cocinar, ideal para cuando el tiempo libre lo tenemos escaso. Besos.

      Eliminar
  8. Buenos días Concha , no es una fruta que suela comprar ,en gazpacho me parece original ,aunque se que solo me gustaría a mi ,en mi casa son de ideas fijas y las frutas en los gazpachos como que no ,y eso que con ese color tan bonito se ve muy apetecible
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lástima que te quedes sin probarlo, podrías preparar un poco para ti, te aseguro que está delicioso.
      Besos

      Eliminar
  9. Hola Concha, buenas 'casi' tardes. Me ha llamado la atención tu recomendación; que el gazpacho no debe llevar cebolla si no, no querrán repetir entre otras cosas. Bueno yo siempre pongo cebolla a los gazpachos y siempre repetimos. No obstante, probaré a no ponerla y quizás entonces no gane para tomates ¡jajaja!.
    Muy especial este gazpacho de papaya, cuanto menos súper apetecible y saludable.
    Nos has regalado un master en papayas; diferentes nomenclaturas, tamaños, clases.
    Mi amiga Olga come las semillas ¡tal cual! y siempre me dice que tienen un montón de propiedades, yo la verdad es que no puedo con ellas. A ver que nos cuentas más adelante de tu experiencia con las semillas.
    La película a la que haces referencia sí me suena pero creo que no la he visto. La buscaré.
    Espero que pases un día feliz.
    Achuchón fuerte,
    Sil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Sil, lo de poner o no cebolla al gazpacho, no es un capricho mío, es una regla básica que se aprende cuando comienzas a cocinar. Tiene una base química importante ya que la cebolla triturada fermenta con muchísima facilidad. Además por experiencia de profesionales con los que he podido hablar del mismo tema, todos coincidimos en lo mismo. Otra cosa es que ese sabor agrio guste, ya sabes que para gusto los colores, como al que le gusta la fruta inmadura o las galletas revenidas, jajaja…
      Gracias por lo del master, pero a penas son tres datos, no te puedes imaginar la cantidad de información que he podido recabar sobre las propiedades de la papaya, pero no es mi intención extenderme, simplemente dar un poco a conocer la materia prima con la que nos podemos encontrar en nuestras cocinas.
      Espero que te guste la película tanto como a mí.
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
    2. Gracias Concha.

      Eliminar
  10. Hola Concha!!
    Qué hermosura de papaya, no sé si la primera que dejaste en el supermercado estaría igual que ésta.
    Yo también tengo alguna que otra receta publicada con papaya pero no de este semejante tamaño jaja. También he secado las semillas para hacer la pimienta, pimienta que me pedía la receta, y la verdad que quedó muy bien y el picor lo encontré muy agradable.

    El gazpacho de papaya no le probado nunca y no me cabe duda que estará riquísimo!! Cómo dices, hay ya tantas variantes de gazpachos que seguro que llenaríamos un blog cómo el del club de la tortilla jeje.

    Apuntado queda tu consejo ;) Nada de cebolla a un gazpacho y vigilar la cantidad de ajo :)

    Concha, no conocía esta película y aunque ya tiene sus años seguro que es interesante verla.

    Besos y feliz verano ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepi, no imaginas lo bien que me ha venido tus consejos sobre las semillas de la papaya, tenía un poco de duda, pero ahora veo que sí, son comestibles, y seguro las pruebo en cuanto estén secas por completo.
      Disfruta de esta película, ya verás como merece la pena verla.
      Besos y felices vacaciones, nos vemos en septiembre.

      Eliminar
  11. Hola mi querida Concha, un gazpacho súper rico y original que no te digo que haré, pues tengo varias cosas en contra. La principal que los míos no la probarán, recuerdo que el año pasado hice un gazpacho de cerezas y al final me lo tuve que comer yo sola, lo dos se pusieron en contra argumentando que la fruta es para postre y los gazpachos son otra cosa, jajaja. También puedo hacer cantidad mínima para mi sola, que es buenísima idea, pero hay me frena el precio de la papaya, que la he comprado un par de veces cuando está de oferta pero nada más.
    Un beso corazón y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comprendo Manoli, que lidiar con comensales "puntillosos" es toda una faena, que ni El Juli o Roca Rey, podrían con ella, Jajajaja… Yo es que estoy más que segura a quien puedo ponerle lo que sea, que siempre será un acierto, en casa somos de buen saque, y todo gusta, siempre que esté bien cocinado. En fin, si algún día cambias de opinión, te lo recomiendo. Besos.

      Eliminar
  12. No he comprado papaya nunca y apenas la he comido en alguna ocasión, ya lejana por cierto y de lo que recuerdo, ni fu ni fa, la verdad, aunque si tú dices que el gazpacho está rico, te creo sin dudarlo. Tampoco hago gazpacho nunca, para mi sola no me merece la pena ponerme pero eso sí, cuando la producción de tomates de la huerta está en su máximo esplendor, siempre le digo a mi madre que lo haga, pues para entonces ya está aquí una tía mía y a las tres nos encanta el gazpacho. Lo que si le digo a mi madre que le ponga papaya llama al loquero, seguro, jajaja...
    Me quedo con ganas de probar tu gazpacho, se ve riquísimo y seguro que lo está y eso que por aquí no hace ningún calor y apenas apetecen platos fríos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Isabel, cuando convives con personas que no son proclives a probarlo todo, es natural que una se vea limitada, depende que cosas quieras hacer de comer, yo reconozco que en casa somos de mente abierta, no solo porque somos buenos Gourmets, sino por defecto profesional, en cocina te ves obligada a preparar diversos platos, en ocasiones, fuera de lo común. De ahí que estemos acostumbrados a comer de todo. Otra cosa es lo que comparto para el blog, que suelen ser solo platos aptos para cocinar en casa, sin descuidar los detalles. Este gazpacho no te digo que sea par comer a diario, por supuesto que no, pero igual en una comida especial, festiva o con invitados, servido como aperitivo, en pequeñas cantidades, tipo vasitos, queda de lo más cool, aunque yo me he inclinado por una presentación más sencilla para no hacerlo imposible.
      Aquí hace calor, hasta casi en invierno, por eso los gazpachos forman parte de nuestros menús incluso en navidades.
      Besos

      Eliminar
  13. Buenos días Concha me parece un gazpacho súper original, y además tiene que estar buenísimo. Es una fruta que yo no he comido mucho, y la desconozco. No sabía que habían tantas clases de ella. La verdad que ha quedado con un c0lor estupendo, y me imagino que tiene que tener un sabor único. Un gazpacho que me guardo para probar, muchas gracias por la receta, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Silvia. Te lo recomiendo, es un gazpacho suave y muy agradable al paladar, además queda muy elegante en un menú especial, ya verás como te gusta. Besos.

      Eliminar
  14. Concha no lo he probado , pero me gusta ir cambiando asi que lo probare besitos

    ResponderEliminar
  15. Hola Concha, hoy nos sorprendes con un gazpacho la mar de exótico. Y creo que la papaya en versión gazpacho debe estar muchisimo más sabrosa de lo que es en su estado natural. En casa siempre compramos papaya , mi marido se obsesionó con sus propiedades y para desayunar se comía un buen trozo. Yo la he probado muchas veces y como mejor me sabe es combinándola con otras frutas o con yogur o cremas. Nunca la he hecho como gazpacho y encuentro que has acertado de lleno. Le habrás dado mucho sabor y seguro que habrá quedado muy rico el gazpacho.
    La foto te ha quedado preciosa, lo que si tiene esta fruta es que es muy fotogénica. Aunque creo que también tu has puesto algo de tu maña.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mj es cierto que la papaya tiene muchos beneficios para la salud, entiendo a tu marido, hace años también oí alguna noticia sobre la papaya, y una dieta especial que elaboraron para el Papa Juan Pablo II, y sus efectos positivos contra el Párkinson, pero es evidente que ningún alimento por sí solo es milagroso, ni la panacea de la vida eterna, hay que cuidarse y mantener una vida saludable, lo que incluya una alimentación equilibrada, donde los gazpachos juegan un importante de papel, como fuente natural de vitaminas y minerales. En fin, que comer de todo, sin excesos, nos hace sentir mejor.
      Te recomiendo probar este gazpacho, es muy sencillo y en una de tus preciosas mesas, vestirá con elegancia un menú perfecto de verano.
      Besos

      Eliminar
  16. Hola Concha!. De nuevo ando por aquí y me ha encantado tu gazpacho, es curioso lo de añadir la papaya pero...según tu cuentas le dará un buen toque.
    En cuanto a añadirle cebolla nunca lo he hecho pero si se de gente que si pone, al respecto pienso lo que tu.
    Como siempre un placer leerte.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Concha, te recomiendo probarlo, ya verás qué fino y riquísimo está. Besos

      Eliminar
  17. Hola, Concha: soy adicta a los gazpachos y salmorejos, así que seguro que éste me gustará. En cuanto pille una papaya, te lo fusil 😂 Un beso, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gloria, espero te guste, sé que te gustará ;-) Besos

      Eliminar
  18. Qué interesante gazpacho, Concha! me ha gustado mucho mucho.
    En casa la papaya tampoco solemos comprarla, pero creo que en la próxima lista de la compra va a estar!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bárbara, espero que así sea y lo disfrutes un montón. Besos

      Eliminar
  19. Querida Concha, la papaya no es lo mío...cuando vivía en Canarias la comían mucho allí y a mi no me gustaba nada, pero creo que es muy muy saludable y tiene muchas propiedades. Aunque no me guste, la receta me parece de lo más original y multivitamínica.besos
    Me9

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada Olga, cuando algo no gusta, mejor no arriesgarse a no poder meterse en la boca ni una cucharada, siempre hay alternativas riquísimas para no quedarse sin comer. Besos.

      Eliminar
  20. Este gazpacho tampoco me lo podía perder y es de lo más original. Me encanta la papaya y hace tiempo que no la compro. Recuerdo cuando publicitaban que la tomaba Juan Pablo II porque era buena para no recuerdo qué problema de salud...
    La película ya la he buscado y creo que sabes, que me la veré en pantalla grande, que es lo suyo. Gracias por compartir.
    Bsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Marisa, fue por entonces que se puso de moda, precisamente porque diseñaron una dieta especialmente para tratar el Párkinson que padecía Su Santidad.
      Espero te guste la película. Besos.

      Eliminar
  21. Hola Concha, este gazpacho le encantaria a mi hermana que le encanta la papaya.
    En casa no la consumo, me pasa con ella lo que me pasaba hace unos cuantos años con los arándanos que no me gustaban y sin embargo ahora me encantan, quien sabe en unos años al igual me gusta.
    Pinta tiene rica, pero tengo que dar el paso a que me guste!!
    voy a ver ese de arándanos que ese me va a gustar!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente este es un modo de introducir la papaya en tu dieta de manera atractiva m te aseguro que fliparas de lo buenísimo que está, jajaja… besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

No te marches sin dejar un comentario, cuéntame alguna cosa, quiero conocer tus dudas, tus sugerencias, tu opinión me interesa siempre.