Fideuá Nero di Seppia con Marisco


Muchas son las ocasiones, en que nada sucede como teníamos previsto. Siendo, como soy, mujer de recursos, desde hace unos cuantos años, y a pesar de no ser fanática del orden, me gustan las cosas bien organizadas, y tenerlo todo bajo control, sin que esto se convierta en una cuestión obsesiva, por eso, cuando planifico algo, en este caso, en mi cocina, suelo tener un plan B, a mano, por si a última hora algo se tuerce, y no salen las cosas como pensaba.

Exactamente eso me sucedió con esta Fideuá, pues surgió sin tenerlo previsto, resultando, como veis, un plato extraordinario, o al menos así lo hemos disfrutado en casa, pues con un sabor exquisito, creo que ha llegado a la cocina de nuestra casa, para quedarse como receta habitual.


Como os decía, no siempre salen las cosas como las prevemos, ya que mi intención era cocinar un arroz con marisco, tipo paella, y no pudo ser, para mi sorpresa, al abrir la despensa, no encontré un tipo de arroz adecuado, sí tenía otros que suelo cocinar con frecuencia, como el Basmati o el Arborio, este último no me suele faltar, es imprescindible en mis Risotti, pero estaba un tanto caprichosa, y no me apetecía, algo raro en mí, siendo como soy, arrocera hasta la médula. Así que decidida a cambiar de tercio, lo dispuse todo para preparar una fideuá, el caso fue que buscando buscando, no aparecía el paquete de fideos gruesos del nº 4, que suelo tener guardado como fondo de reserva para imprevistos, ya que es un tipo de pasta que en casa nos encanta, peeero, como siempre, hubo un pero, resultó que tampoco tenía ninguno, y sin saber muy bien cómo, cruzó como un rayo de luz, por mi cabecita pensante, una idea, que no es mía, no os voy a decir nada que no sea cierto, pues recordaba haber visto hacer a Gennaro Contaldo algo similar con spaghetti en alguna ocasión. Anteriormente os he contado que no suelo ver vídeos de cocina, por falta de tiempo, pero el chef italiano, es una de esas excepciones que me permito, porque despierta en mí, unas ganas desenfrenadas de cocinar, y por supuesto de comer algo bien rico, como mi Risotto de Fresas | Risotto alle Fragole que fue una de sus recetas, que me enamoró nada más verla.

Spaghetti Nero di Seppia

Se me ocurrió cocinar una versión libre de la paella de Arroz Negro pero con pasta, en DBM tan solo tengo compartido un Arroz Negro de Sepia en un guiño claramente hacia la pasta negra que tanto me gusta, generalmente no suelo comprar tinta de calamar, porque para mi gusto, no aporta nada al plato, a excepción del color, que en función de la cantidad añadida, puede ser más o menos atractivo, y aunque me gusta el arroz negro, no suelo hacerlo casi nunca, pero como os decía, en alguna ocasión había visto al popular cocinero, utilizar spaghetti troceados a modo de fideos, aquí no solemos hacerlo ya que tenemos fideos de todos los gruesos imaginables, pero negros nunca los he visto en el supermercado, y fue entonces, cuando pensé que ya era hora de hacer caso a mi 'santo' que siempre me anima a cortar los spaghetti, pero yo me resisto, porque adoro su textura enrollados en el tenedor, aunque por una vez que lo hiciera tampoco se acabaría el mundo, para mí sería un sacrilegio, ¡ni que fuera yo italiana!, ¡ja, ja, ja…! Así que lo hice, los corté, con todo el dolor de mi corazón, pero no me arrepiento, porque el resultado fue un increíble plato de pasta, cocinado a modo del clásico guiso de fideos con marisco, también conocido como fideuá, cocinado en paella, con el plus añadido que el color negro es gracias a la propia tinta del Spaghetti Nero di Seppia, una pasta exquisita que suelo utilizar para mis mejores recetas, resultando con un color negro perfecto, y en cuanto al sabor, ni os digo lo riquísimo que estaba, os lo podéis imaginar, si tuviera que ponerle un pero, porque de nuevo hubo un pero, fue el tamaño de los mejillones, que aún siendo frescos y de Galicia, eran tan pequeños que para mí fue algo frustrante, ya que lucieron poco para el nivel de calidad que busco en mis platos.
Comenzamos.


INGREDIENTES
  • 200 gr de Spaghetti Nero di Seppia, troceados
  • 300 gr de Langostinos
  • ½ kg de Chipirones
  • ½ kg de Mejillones
  • ½ l de Fumet de Pescado
  • ½ l de Agua
  • 2 d de Ajo
  • 1 Cebolla pequeña
  • 1 Tomate maduro
  • ½ Pimiento Rojo
  • 2 hojas de Laurel
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal


ELABORACIÓN
  1. Limpiar los mejillones, y abrirlos en una cazuela tapada, con un poco de agua en el fondo. Una vez abiertos, sacar de las valvas, y reservar unos cuantos con una valva, para la presentción.
  2. Pelar los langostinos, dejando a unos cuantos, la cabeza y la cola, para la presentación. Sazonar ligeramente.
  3. En una paella, calentar un poco de aceite. Saltear los langostinos, tanto los pelados como los que hemos dejado con cabeza y cola, junto a las cabezas de los langostinos pelados, con los ajos picados.
  4. Retirar a un plato, los langostinos, una vez hayan tomado color.
  5. Calentar el fumet de pescado, junto al de los mejillones, añadiendo las cabezas de los langostinos, para que aporten sabor.
  6. Añadir al aceite de langostinos, la cebolla picada en brunoise y el pimiento cortado en tiras. Sofreír.
  7. Añadir el tomate cortado en brunoise. Sofreír, sazonando ligeramente.
  8. Añadir los chipirones, limpios y cortados en anillas.  Cocinar unos minutos.
  9. Añadir los spaghetti negros, troceados en tiras de unos cuatro centímetros, como si fueran fideos.
  10. Cuando absorban el caldo del fondo. Verter el fumet, colado, hasta cubrir la pasta.
  11. Llevar a ebullición y cocinar durante unos 15/18 minutos, hasta que estén al punto deseado. Durante la cocción, añadir un poco más de fumet, si fuera necesario, o agua en su defecto. Rectificando de sal, al final de la cocción, solo si fuera necesario.
  12. Añadir los langostinos y los mejillones. Decorando la superficie del guiso, con los langostinos con cabeza y los mejillones en su valva.  











Comentarios

  1. Buenos días Concha!. Sin duda por todos los ingredientes que has puesto y la vista seguro que quedo una exquisitez de plato. No he utilizado nunca los espaguetis negros (los probaré), el arroz negro tampoco me hacía mucha cosa ni de vista y como que me negaba a probarlo, hace bien poco que probé a hacerlo y comprobé lo rico que esta así negro y se quedo como plato de casa.
    Leyéndote y siendo y viviendo en la cuna de la fideuá me recuerda a como nació en mi ciudad dicho plato, escribiré sobre ello en mis cosas.
    Me siento identificada contigo con lo de mujer de recursos y el plan B, gracias por tus escritos ya sabes que disfruto leyéndote.
    Un fuerte abrazo querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Concha. Será interesante leerlo, cuando publiques sobre el tema de la fideuá y su origen, algo he leído sobre ello, pero por no extenderme en el Post, más de lo que ya lo he hecho, lo reservé para otra ocasión, si se diera el caso, claro está.
      Besos y disfruta de este bonito domingo de julio.

      Eliminar
  2. Buenos días de domingo. Primera vez, creo, que veo los espaguetis negros, pero chica con ese género que has empleado, ¿qué puede salir mal? Lo bueno del fondo de despensa es que para una mujer de recursos como tú, bien aconsejada a veces por maridito, las improvisaciones salen de esta manera tan rica. Y tan vistosa, porque hay que ver lo bien que luce esa fiduá, dan ganas de ponerse a hacerla solo para verla destacar en el plato. Yo también la dejaría dentro del menú habitual de la familia, aunque ya son tantas recetas las que dejaríamos en él, que alguna se olvida lo mucho que nos gustó y hay que repasar el blog para ver por dónde lo llevamos. Bueno, para eso lo tenemos entre otras cosas.
    Un beso. Día luminoso por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Lola! Esa cabeza tuya, que no recuerda que yo ya los he enseñado aquí unas cuantas veces, jajaja…
      Pero es normal, como dices, son tantas recetas las que tenemos compartidas, y llevamos vistas en los Blogs amigos, que es imposible acordarnos de todo.
      Ya te digo yo que esta fideuá es de las que dejan huella.
      Besos y feliz domingo para ti también.

      Eliminar
    2. ¿Mi cabeza dices? A veces solo me sirve para estar sobre los hombros, más ahora, que me salen planes por doquier y no precisamente buenos, por eso hace unos días te dije que suscribía tus palabras.

      Eliminar
    3. Ya imagino, Lola. La vida que nunca para de atormentarnos.

      Eliminar
  3. Buenas tardes, Concha. 
    Una idea muy buena fue la tuya de preparar estos spaghetti di Nero como si fuese el guiso de la paella. Me ha gustado tanto la idea, que pienso preparar tu receta un día de estos. En casa nos gusta mucho esta pasta di Nero, y casi siempre la preparo con gambas, nata y queso parmesano. 
    A veces, cuando improvisamos en la cocina, obtenemos como resultado otro nuevo plato delicioso. Besos,guapa y feliz domingo 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Elvira.
      Como ves, lo mío sigue siendo la improvisación, cuando no tienes más remedio que hacer de la necesidad un triple salto, salen estas cosas tan ricas, pues la práctica se convierte en arte, (y no tengo abuelas, jajaja…).
      Ya verás como a tus chicos, les encanta esta fideuá.
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
  4. A grandes males, grandes remedios!!! Y aunque este era un mal menor, lo solucionasteis de maravilla; y a buen seguro que me comeria muy a gusto un plato de tus "fideos", porque la pinta es INCREÍBLE!!!
    BUENA SEMANA NIÑA, Y QUE EL CALOR SE DUERMA AL FRESCO :)
    ^:^

    ResponderEliminar
  5. Hola Amore, con todo el dolor de tu corazón cortaste esos espaguetis y mira que fideua tan rica que te quedo!!
    Y los mejillones es lo que tienen, a veces son pequeños pero para mi son los mejores, aunque no luzcan tan bien en las fotos.
    Seguro que disfrutasteis de esa fideua nero di sepia tan rica.
    Feliz domingo preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Raquel.
      Yo es que soy más de ‘caballo grande, ande o no ande' jajajaja…, pero cuando no hay otra cosa, es lo que hay.
      Besos y feliz lunes.

      Eliminar
  6. Buenas noches Concha. La organización en mi vida se está volviendo más bien un poco caótica, por eso me dejo llevar por el momento y la situación.
    Sin duda has salido triunfante con esta fideuá que tiene los ingredientes para estar de diez!👌
    Que tengas una buena semana corazón, te mando un abrazo achuchao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Fely. Pues ‘bienvenida al club' porque últimamente mi vida también es puro juego de malabares, jajaja…
      Besos y feliz semana igualmente ‘corasón '.

      Eliminar
  7. Hola, Conca. Leyéndote me ha parecido que eras yo ayer mismo. Justo iba a hacer un arroz que terminó en fideuà por falta de tiempo y porque apetecía ya en casa. También me encontré con que no tenía los fideos y tuve que partir espaguetis pero no eran negros, ésos los tengo en la playa y me encantan pero no se daba el caso. Lo mismo me sucedió con los mejillones, salen tan pequeños que no lucen pero al menos aportan su sabor y después, te los vas comiendo tan ricamente.
    La diferencia con tu plato es que añadí calamar y trocitos de mero que le aportaron su especial sabor. Lo del mero lo copié de mi hermana pequeña, ella siempre lo añade y encontrarlo al comer, nos gusta mucho.
    Casualidades de la vida, parece que en la distancia nos hubiéramos puesto de acuerdo pero lo importante siempre es que si está rico, se disfruta al máximo.
    Hace calor, no en exceso por aquí y siempre se agradece un rico plato de fideuà. Esperemos que Concha que vive en Gandía, nos cuente cositas nuevas sobre este plato porque lo que sabemos de antemano es que es un plato de lo más agradecido.
    Buscaré al chef italiano, que hace tiempo que no lo veo.
    Gracias por compartir y feliz semana.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Marisa.
      Sin duda mi circunstancia no es algo excepcional, ¿a quién no le ha pasado, seguramente más de una vez, algo parecido? Tú misma lo acabas de confirmar, no hay más remedio que echar mano de recursos como estos, para corroborar que lo bien cocinado, sabe a gloria bendita, jajaja…
      A veces, cuando hago paella de marisco, le añado rape, los cachetes son un bocado exquisito y cortado a trocitos, es como comer langosta, una delicia que no siempre consigo en el mercado.
      Eso espero también, aunque he leído sobre el origen de la fideuá, nadie mejor que ella, siendo del lugar, para contar cómo se hace en casa, mucho más auténtico que ninguna receta o historia sacada de internet.
      Besos y feliz semana también para ti.

      Eliminar
  8. Buenos días, Concha: no me cabía la menor duda de que eres una mujer de recursos y no sólo porque tengas un plan B en la cocina, sino porque en cuanto ves un producto que te llama la atención, enseguida empiezas a idear la forma de prepararlo, lo combinas de forma sorprendente y terminas convirtiéndolo en un platazo... como en este caso que tenías una idea y terminaste con otra. Estoy convencida de que estaba escrito que tenías que hacer esa fideuá empleando esos spaguetti, jajaja. Fue el destino que hizo desaparecer de tu despensa el arroz para paella y los fideos del nº 4 jajaja, pero que no te lean los italianos, les puede dar el telele viendo como cortas los spaguetti jajaja.
    Me ha gustado mucho tu receta y queda mucho más vistosa que la fideuá negra e imagino que el sabor será igual de rico o más.
    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Gloria.
      Seguramente habrá más de un italiano que se echará las manos a la cabeza, cuando vea mi “osadía “, jajaja…, pero no hay que olvidar, que fue a Gennaro Contaldo, a quien vi hacerlo, y digamos que este chef m es para los italianos todo un icono de su cocina. De todos modos, aunque nosotros cocinamos la pasta de manera diferente que los italianos, puedo dar constancia, que en mi casa he tenido a italianos comiendo pasta cocinada por mí y por mi madre, y fliparon con lo rica que les supo. De hecho, Francesca, una amiga de mi hermana, cuando mi madre le hizo sus fideos con pollo (los tengo publicados), casi levita del gusto, y nos dijo que era la pasta más buena que había comido en su vida, jajaja…, no sé si lo dijo por cortesía, pero la chica se comió tres platos, jajaja…
      La verdad es que las imágenes, no le hacen justicia, pues el color negro es difícil de capturar, con el plato por delante, aún se ve más bonito e irresistible.
      Besos.

      Eliminar
  9. Hola guapa, pues para ser un recurso de última hora el aspecto que tiene tu fideuá es excelente. Aunque este recurso creo que lo hemos utilizado alguna de nosotras varias veces. Incluso teniendo el arroz adecuado ,a última hora ,y viendo que el tiempo se me echa encima o viendo que el caldo se me ha reducido ,cambio el arroz por los fideos. A tu fideuá no le falta de nada, además de la presencia tan imponente que tiene con todos esos ingredientes no le faltará sabor, seguro. Quien pillara un buen platito¡¡¡¡¡¡ Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, Mj.
      Sin duda es así, hay momentos en los que hay que ir por delante de las circunstancias, que no se diga que nos quedamos sin comer, por n9 cambiar un ingrediente.
      Imaginas bien, el sabor fue extraordinario.
      Besos

      Eliminar
  10. Hola Concha. Sólo decirte y con eso ya está dicho todo, que según iba leyendo la receta se me hacía la boca agua, qué delicia xD...
    En alguna ocasión también he tenido que cambiar el menú que tenía pensado por faltar el ingrediente principal del plato en cuestión, pero siempre hay alternativas y la tuya es estupenda. Buena solución la de partir los espaguetti, ya lo he visto hacer pero confieso que también me da un poco de dolor. Me encanta esta pasta con nero di seppia, no sé porqué no se fabrica en más formatos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Isabel.
      Será por cuestiones técnicas, o porque no lo consideran viable, pero si se comercializara pasta corta, incluso en placas para lasaña o canelones, ahora que todo se lleva a la cocina de autor, nacerían nuevos platos. Si he visto pasta negra en formato corto, pero en paquetes de colores surtidos, y claro no es precisamente la que más abunda, alguna vez he comprado farfalle o conchiglie, y no me gustó porque el color al cocer la pasta queda como un gris desvaído, sin embargo en estos spaghetti, el negro resulta brillante e intenso, está muy bien conseguido, será porque es una marca de primera. De momento me quedo con ellos, siempre y cuando sea para recetas con spaghetti, que al fin y al cabo, son mi corte de pasta favorito.
      Gracias y un beso.

      Eliminar
  11. Mira Concha qué 'apañá' que eres. Has elegido una pasta de alto copete y has elaborado una fideuà maravillosa sin tener tus fideos del número cuatro.
    Me encanta la fideuà. Y fíjate, yo al contrario que tú, utilizo los fideos más finos, del cero. Ya ves, son costumbres.
    Es un espectáculo visual y ya imagino lo rica que quedó.
    Qué gracioso este hombre, Gennaro Contaldo. He ido a buscarlo porque no me sonaba y no había visto ningún video de él. Así que ya me he suscrito. Gracias Concha por compartir tus recetas y 'tus favoritos'.
    Espero que todo esté en calma. Un fuerte achuchón. Sil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sil. En alguna ocasión he comido fideuá con fideos finos, hecha por una de mis niñas, le quedan riquísimos, el verano pasado compartí, precisamente un “Rossejat de fideus amb calamarsets” hecho con esos fideos, y quedó exquisito, puedes verlo en mis reels de IG. Pero yo no tengo costumbre, así que no me queda otra que cambiar de chip, jajaja...
      Besos y feliz, si hoy va mejor la cosa.

      Eliminar
  12. Buenos días Concha, me identifico totalmente. Cuántas veces me ha ocurrido lo mismo querer hacer una receta y terminar haciendo otra. Pues te ha quedado un plato estupendo, con esos fideos negros, que son una maravilla, y todos los ingredientes que has compartido con ellos, seguro que han quedado súper sabrosos. Solo hay que ver las imágenes. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Silvia.
      La cocina es así, hay que saber improvisar, y es posible si tenemos siempre alternativas que dejen el pabellón bien alto.
      Besos

      Eliminar

Publicar un comentario

No te marches sin dejar un comentario, cuéntame alguna cosa, quiero conocer tus dudas, tus sugerencias, tu opinión me interesa siempre.