Solomillo al Cabrales con Portobello

solomillo-cabrales-portobello

Hoy os traigo un plato cocinado con todo mi alma para una persona super especial; ella llegó a mí a través de El Club de la Tortilla Perfecta, llenando mi vida como un manantial de agua fresca a pesar de la distancia, con su natural gracia asturiana, optimismo y buen humor, sin pedir nada a cambio, mi querida Fely | Mis cosines en la cocina, te lo daría todo, porque es todo corazón.

Os lo conté hace meses en mi Tortilla Colorá con Alegrías y para no volver a repetir lo ya dicho, no vaya alguien a pensar que soy más empalagosa que la miel, hoy me centraré en lo esencial para el plato que os enseño, el verdadero ingrediente protagonista, el exquisito Queso de Cabrales con D.O.P. que ella me envió.

queso-cabrales
Queso de Cabrales con D.O.P.

Cuando hablamos la primera vez, fue toda una gozada, entre otras cosas me dijo cómo disfrutar este queso con carácter y vida propia, oírla describir con todo lujo de detalles y a la velocidad de la luz cómo cocinar un delicioso filete de Solomillo de Ternera al Cabrales fue una experiencia gourmet total, a la par que la escuchaba, mi mente aturdida por el placer, procesaba cómo olería aquello de rico, se me hacía la boca agua deseando probarlo, así que estuve reservando el trozo de queso que me regaló, bajo siete llaves, para que mi “santo” que además de Santo es un ratoncito glotón que devora el queso ante mis ojos despiadadamente en un visto y no visto, y su colesterol y triglicéridos sin inmutarse, mientras yo me muerooo de envidia, porque el queso me vuelve loca, pero claro a mí sí que me pasan factura los excesos, así que tengo que dosificarlo con cuentagotas, por eso cuando lo como, lo disfruto como si no hubiera un mañana, ¡ja, ja, ja…! 

El caso es que quería comprar solomillo de ternera para hacerle los honores, pero siempre está a un precio que ¡válgame Dios! Y no es que no lo pueda pagar, que tampoco es que se coma todos los días, pero en el super de mi barrio no lo encontré, tampoco podía desplazarme a la carnicería de Rafael, por falta de tiempo y porque caminando me pilla un poco lejos, pero quería hacerlo sí o sí ese mismo día, llevaba días dándole vueltas al queso que esperaba desde hacía meses, y por comodidad más que por otra cosa, recurrí por enésima vez al solomillo de pavo, que no es solomillo en sí, sino una parte de la pechuga, similar por su forma y jugosidad al solomillo de cerdo, que no de sabor evidentemente, pero que está bien bueno si sabes cómo tratarlo.

solomillo-cabrales-plato

Pues en una de estas que me lío en la cocina, después de haber visto tropecientas imágenes en la red, me dispuse a cocinar improvisando, como suelo hacerlo cientos de veces, y de ahí salió el plato que os muestro hoy, que aunque las fotos no le hagan justicia, la salsa parece demasiado oscura, al natural tenía un color más atractivo, no elegí la mejor luz ese día, os garantizo que está para morirse del gusto rebañando el plato con un buen bollo, porque si la carne estaba rica, la salsa, que es la protagonista absoluta de esta receta, ya ni os cuento, bueno sí, mejor os lo cuento al detalle porque sé que estaréis deseando probarlo, sobre todo a los que sois queseros a más no poder. Comenzamos.



INGREDIENTES
  • 3 Solomillos de Pavo (150/175 gr aproximadamente por pieza)
  • 170 gr de Queso de Cabrales D.O.P.
  • 275 gr de Setas Portobello
  • 5 Chalotas
  • 330 ml de Leche Evaporada
  • 75 ml de Brandy
  • 2 c/s de Salsa Worcestershire 
  • 30 gr de Mantequilla
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal y Pimienta
  • Tomillo

salsa-cabrales-pasos
solomillo-cabrales-pasos1
solomillo-cabrales-pasos2

ELABORACIÓN
  1. Dejar a temperatura ambiente el queso durante unas horas, para que sea más fácil fundirlo.
  2. Dejar los solomillos a temperatura ambiente al menos media hora para que al ponerlos en la sartén, esta no pierda calor. Pueden sustituirse por solomillo de ternera o de cerdo ibérico.
  3. Poner en un cazo la mantequilla con el queso troceado, remover a fuego medio, hasta que se funda.
  4. Verter la leche evaporada y ligar. Puede sustituirse por nata líquida especial para cocinar.
  5. Añadir la salsa Worcestershire.
  6. Ligar y batir si fuera necesario para deshacer los grumos y obtener una crema fina.
  7. No será necesario añadir sal puesto que el queso es bastante sabroso.
  8. Reservar al calor, sin hervir para que no reduzca, siempre podemos añadir un poco más de leche para aligerar la salsa al gusto.
  9. Salpimentar los solomillos. Cocinar en una sartén con un poco de aceite hasta que estén bien hechos y dorados (unos 2 a 4 minutos por cada lado) Sacar y Reservar.
  10. Cortar los Portobello en cuartos y laminar. Saltear en la misma sartén dónde hemos hecho los solomillos, a fuego fuerte para que se doren sin soltar agua. Sacar y Reservar.
  11. Picar en brunoise las chalotas y sofreír a fuego medio en la misma sartén, añadiendo si fuera necesario un poco más de aceite, hasta que se dore sin quemarse.
  12. Añadir los Portobello que teníamos reservados.
  13. Verter el Brandy. Reducir unos minutos.
  14. Añadir la salsa de Cabrales. 
  15. Introducir los solomillos y los jugos que hayan soltado.
  16. Llevar a ebullición, lo justo para calentar la carne.
  17. Sevir al gusto espolvoreados con un poco de tomillo.

solomillo-cabrales-cenital

solomillo-cabrales-mesa

solomillo-cabrales-corte-salsa












Comentarios

  1. Buenos días Concha, ¡qué regalazo te hizo Fely! este tipo de detalles son los que más se valoran ¿verdad? quizás por ello, en cuanto tenemos ocasión buscamos a quién sorprender con un rico dulce o una comida especial.
    Me trae tantos recuerdos este queso... de años atrás cuando visitamos por primera vez Asturias, para mi la comunidad más bonita de España de las que he visto hasta el momento. Con tantos cambios de verde, sus montañas, paz, mar... en fin, naturaleza en estado puro, y tantas comarcas históricas...
    En fin que me enrollo...pues lo que te decía del queso ¡jajaja! recuerdo que llegamos tarde a Cabrales, que para llegar ni imaginas las cabritas y animalitos que te puedes encontrar entre curva y curva por los picos de Europa, mientras conduces...y por fin llegamos a Cabrales y ¡Oh! estaba todo completo en el restaurante donde queríamos comer...mec, mec, mec...pero no pasó nada, esperamos y esperamos y finalmente nos atendieron, y nos comimos un entrecote al cabrales que todavía hoy se me saltan las lágrimas al recordarlo ¡jajaja! parezco andaluza de lo exagerada que soy (guiño de ojo).
    Bueno así que imagino lo rico que os supo esta salsa. No importa el tipo de carne, lo importante es el queso y es una maravilla. No se debe abusar porque además contiene hongos del género Penicilina y mi marido es alérgico. No lo sabía hasta que un día se lo comentó una enfermera ¡fíjate!.
    También he recordado que hace muuuchos años me dio por hacer salsa roquefort con champiñones y que llevo mucho sin hacerla. Queda tan rica que me hago a la idea de lo rico que quedó este 'solomillo de pavo'.
    Un plato para comerlo de tanto en tanto, y lo mejor es que se recibió, elaboró y degustó con AMOR
    Feliz domingo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Sil. Fely es especialmente dulce, es una persona de las que aunque nunca hayamos estado juntas en persona, sabes cuando hablas con ella que te dará más de lo que mereces, una persona que llena el espacio con energía positiva, y a mí me parece que ese tipo de personas no abundan, por eso cuando llegan a nuestra vida, hay que cuidarlas como oro en paño.
      Ya antes había comido queso de Cabrales, lo puedo comprar en grandes superficies, pero este me parece mucho más especial por habérmelo regalado ella, nos supo a gloria bendita, solo con unos trocitos de pan, y una copa de vino, entra que da gusto, Jajajaja…, mejor si es con una sidra asturiana, que también la he tomado alguna vez y resalta todos los matices de esta maravilla de la gastronomía, que es de los mejores quesos del mundo.
      Esos sabores que quedan marcados a hierro en nuestros recuerdos, cuando viajamos, y van asociados a momentos únicos, nos marcan de por vida. Ni imaginar quiero como tuvo de estar aquel entrecot que me cuentas, porque a mí sí que se me están cayendo ahora mismo dos lagrimones, como “mejillones” (y decías que eras exagerada, pa’exagerá aquí la que te habla, que es andaluza por los cuatro costaos, Jajajaja…)
      Besos y feliz domingo guapa.

      Eliminar
  2. Hola Concha
    Qué maravillosa de receta, ese queso tiene mucho carácter, tiene que gustarte si no lo pasas mal, te cuento, estivo os hace unos años en Cabra les y visitamos una cueva donde antiguamente se hacía el queso y se curaba, ahora aquello esta como museo para visitas con su correspondiente de gustación, ya al entrar en la cueva el olor era fuertemente, esta muy bonito porque ves las cabras pastando, bueno no te explico con detalles, voy a lo que voy, allí las cabras las ves por el monte en todos los lados en esa zona. El caso es que eramos 4 en la cueva, porque creo que se puede entrar en grupos reducidos, creo recordar, el caso es que cuando llegamos a la degustación le dije a mi marido por lo baje, no lo pruebes, al estar en medio y ofrecernos el queso, el también quiso probarlo, a mi casi me da un ataque de risa, su cara era un poema, aquello no le bajaba, los ojos llenos de agua, pequeñas arcadas, yo pensé de mear me encima y perdona por la expresión. Cuando terminó la visita lo primero que me dijo es que no pensó que fuera tan fuertemente, que no lo volvería a meter en la boca jamás. Al salir de allí, y a la hora de comer tocó solomillo al cabra les, para mi claro está, el dijo que ya había comido cabra les para toda su vida ja ja, por cierto, el solomillo estaba exquisito. Bueno paro ya, voy con tu solomillo de pavo que seguro que estaba igual de delicioso y con un poquito de carácter como a mi me gusta en su salsa, me ha encantado, esos quesos son maravillosos, fui unas cuantas veces a Asturias y siempre he traído un poquito para mi del bueno de esos con D.O.P.....Bess tos y feliz domingo, aquí parece un día de invierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya te vale, Esther! Imagino el mal trago de tu marido y me muero de risa, es increíble como hay veces que uno quiero comprobar por si mismo, a pesar de las advertencias, Jajajaja… En cuanto al sabor del queso, yo reconozco que tengo el listón de resistencia a los sabores intensos muy alto, me gustan fuertes, picantes, extra viejos, aunque tampoco le hago ascos a un queso fresco suave. En mis gustos entran todos los quesos del mundo que he comido, que son muchos.
      Besos, disfruta de un buen domingo guapísima.

      Eliminar
  3. Buenos días:
    Desde que leí el título de esta receta, he tenido los ojos abiertos como platos. A mí, que me gusta el queso una cosa mala y me pasa como a ti, que no debo excederme con él y encima lo has combinado con portobellos, que son otra maravilla de la naturaleza, me está molando en demasía. Normalmente agradezco tus palabras desenvueltas, pero hoy con cada una de ellas abrías más mis deseos de hacer esa salsa, algo difícil, ya que no encontraría un queso igual al tuyo por esta zona nunca.
    No conozco mucho a Feli, solo su blog, y es cierto que parece una mujer estupenda. Nuestro círculo blogosférico es de los mejores del mundo mundial y de ello presumo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola busca, si tienes oportunidad en algún hipermercado como Carrefour, o El Corte Inglés, allí los encuentro yo, cuando quiero queso originales, bueno también en Costco, que hay quesos de importación, y cuando voy me traigo abasto para meses, es una locura, Jajajaja…
      Besos, disfruta un buen domingo de verano, por fin.

      Eliminar
  4. Buenos días Concha!! Madre mía, esa cuña de queso Cabrales se me divina!! Aquí otra ratona al máximo, me encantan los quesos pero los fuertes más. Los azules me vuelven loca al igual que los reserva viejos. Seme hace la boca agua y es literal!! Mi marido y yo, los viernes noche, cenamos jamón y queso para celebrar que ya es viernes. Mi marido corta el jamón y yo preparo una tabla de quesos variados, y cómo lo disfrutamos.
    Yo que no soy mucho de carnes, si me pones encima una salsa como la que nos has preparado, te digo que me como la carne que sea que lleva debajo la salsa y sin protestar. No desmerezco tu solomillo de pavo, que seguro lo has hecho al punto y te ha quedado tierna y sabrosa, pero tu salsa tiene que estar para ponerle un piso, ja, ja. Con ese Cabrales enviado por Fely con tanto amor y el amor y buen hacer que le pones tú en la cocina, vaya disfrute tiene que ser comer este plato. Quién lo pillara hoy para comer. De buena gana te lo cambiaba por la paella dominguera de mi suegra, ja, ja. Y cómo tiene que oler este plato!! Alimenta seguro, sólo con olerlo. Besitos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Isabel, no me cuentes esas magníficas tablas de queso, que solo imaginarlas me pongo mala, ¡como me gustan! Antes las hacía para nosotros, ahora las dejo solo para las comidas en familia o cuando tengo invitados, que este último año han sido ninguna, Jajajaja…
      Bueno esta salsa te encantará, y no tienes porqué sacrificarte comiendo carne, igual la puedes servir con una pasta fresca tipo parpadelle o fetuccini y te aseguro que vas a delirar del gusto, y es que el secreto de su éxito está en la salsa, que hasta a cucharadas está rica, Jajajaja…
      Yo no sé si la cambiaría por la paella de tu suegra, porque sabes que el arroz me gusta más que a los chinos, pero bueno cuando comes algo a la fuerza y sin manera alguna de opinar o decidir qué o que comer, se nos atraviesa de aquella manera, que pa te cuento, si tú lo vives en tus propias carnes cada domingo, Jajajaja…
      Besitos y disfruta del día, con paella y todo.

      Eliminar
  5. Hola Concha, yo veo cabrales y es que me pierde.. es algo que me encanta de mil maneras. El solomillo tiene que estar de lujo con esta salsa y el acompañamiento. Es un plato que vise la mesa y desde luego que para un día de fiesta como hoy es ideal. Feliz domingo, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Sílvia, este plato es un plato de fiesta, merece la pena reservarlo para grandes ocasiones, lo disfrutaremos el doble.
      Besos, feliz día de domingo.

      Eliminar
  6. Concha nunca probe ese queso asi que tendre que hacerlo besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un queso riquísimo, merece la pena comprarlo, lo vale y de más. Besos.

      Eliminar
  7. Hola Concha. Creo que debes saber que no soy muy amigo del queso aunque no lo rechazo pero con los quesos fuertes y el cabrales lo es, al menos para mi gusto, no puedo. Cuando salíamos de cena con los amigos a ellos si les gusta mucho el queso y este más así que cuando elegían nosotros nos decantábamos por pescado que nunca nos desagrada.
    Claro está que conociendo tus virtudes, aunque sea virtualmente, y sabiendo como te las gastas en la cocina puedes estar segura de que aunque ya no probara nunca más este queso le haría los honores a tu plato porque estoy seguro de que estará de vicio.
    Que disfrutes del domingo como seguro disfrutaste del solomillo al cabrales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidentemente Juan, cuando algo no gusta, no gusta, y no hay porqué comerlo a la fuerza. De todos modos a veces nos obcecamos con las cosas porque en alguna ocasión, no muy afortunada, no nos caló lo suficiente. Yo soy de darle segundas oportunidades a todo, y hasta tres si hiciera falta, y más cuando me tientan con un plato para pecar de rico, Jajajaja…
      No sé qué alternativas te daría, porque aquí, en esta salsa, el alma mater, es el Cabrales.
      Un abrazo, y disfruta igualmente de una buena tarde.

      Eliminar
  8. Ya hablamos una vez que quien tiene un amigo tiene un tesoro, en el casi de Fely así es. El regalo que te hizo es maravilloso , primero con esas alegrías coloras y ahora con este cabrales, que receta más deliciosa con este queso de protagonista. Y te digo que aunque me gusta el queso, con el cabrales no puedo, se hace demasiado intenso para mi, pero tengo un ratón en casa que se pirra por el, jajaja.
    Un besito corazon y feliz semana .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manoli para mí la amistad de Fely es así como dices, los amigos son la familia que uno elige, y ella me eligió a mí, por lo que me siento muy afortunada.
      Quizás esta salsa podría ser un modo de reconciliarte con el Cabrales, al llevar leche evaporada o nata (si prefieres y no tienes problema de colesterol) pues queda más suave, o también poniendo menos cantidad de queso, siempre tienes opciones y si no la dejas tal cual y ya verás como tu ratoncito la disfruta Jajajaja…
      Besos

      Eliminar
  9. Buenas noches mi queridísima concha. Ya ni me acordaba del queso 🤦‍♀️pensé que ya estaba en vuestra barriga..la gracia la que tu tienes que sabes lo hago de corazón y hablando de corazón bien sabes que hay cabida para tantas y tantos...sean hijos,padres,hermanos...amigas...un trocin siempre está dispuesto para dar cobijo a las buenas personas siempre hay sitio ❤ no te preocupes que nuestra Bego seguro que aceptará..☺ Espero tu (vuestra) visita a mi tierrina y espero que para entonces libres de este virus podremos darnos ese abrazo de los de verdad,esos que hacen daño de apretaos...(pero con cariño) Hablamos de tu receta pues guapina mia que quieres que te diga?🤔 que con ese arte que te caracteriza haces de un solomillo de pavo con esa salsina...mmmm! Una auténtica delicatessen 👌 El sentimiento es mutuo y sabes que no soy de letras....soy más de lengua 🤣 gracias por tu amistad un abrazo grande para que lo compartas con tu papi y otro pa ti lleno de fuerza y cariño 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trabajito me ha costado tenerlo escondido hasta ahora, pero bien controlado porque hasta septiembre no era la fecha tope de consumo recomendado, cuando lo abrimos el otro día, aquello olía a queso que no veas, pero queso, queso, de los buenos, y bueno reconozco que yo adoro los quesos picantes, fuertes con garra, de los que se agarran al paladar y dejan huella en la garganta. Jajajaja…
      Le he dado muchas vueltas para lucirme en la receta, la carne la dejo a elección del cocinero porque no es lo relevante de este plato, he elegido Pavo, como si igual hubiera elegido pasta fresca, unas patatas cocidas o unas endivias, por ejemplo. La protagonista es la salsa y ese exquisito queso de tu tierra, que aunque ya lo había comido en anteriores ocasiones, no sé, este, por ser tuyo, me ha sabido a gloria bendita.
      Yo te veo “revolcá” por las letras, aunque tú digas lo contrario, que no hace falta ser un Séneca, para expresar los sentimientos más sinceros, y yo te entiendo perfectamente “corasón”
      Un millón de besos “miarma” y que tengas una buena noche.

      Eliminar
  10. Me pusiste emocioná y ya ni se lo que puse...no se si te di las gracias por tus palabras, es que me desubucaste toa...gracias a ti corazón. Si pudiera quitar penas,ten por seguro que las quitaría 😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me las diste, y mil veces que van de vuelta para ti, con la misma intensidad. A veces se dice más con un gesto que con mil palabras, pero cuando llega en el momento oportuno, para mí vale más que todo el oro del mundo. Besos achuchaos, de los que llegan a lo más profundo.

      Eliminar
  11. Madre mía CONCHA, yo como tu estoy salivando porque realmente tiene que ser una buena experiencia degustar este plato.
    Y es que el CABRALES y los PORTOBELLO, son tan sabrosos y adictivos, que a buen seguro tu SANTO y TU lo disfrutásteis con muchas ganitas, y más saboreando y agradeciendo los regalos que te manda FELY.
    BUENA SEMANA QUERIDA, VAMOS A ESPERAR TU PRÓXIMA RECETA, UN ABRAZO
    tedeternura.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Conxita. Es un plato riquísimo, muy recomendable, de los que deseas meter mano de inmediato, pero sin ganas de terminarlo porque da pena que se acabe, Jajajaja…
      Gracias y nos vemos en la próxima entonces.

      Eliminar
  12. Buenos días Concha !
    Estos regalinos son palabras mayores, haces bien guardarlo bajo siete llaves ja ja.
    La receta es una de las que en mi casa triunfan, aunque no somos grandes consumidores de Cabrales, prefieren el Pría o La Peral , con cualquiera de estos quesos el solomillo queda excepcional y ya acompañado de unas patatinas y unos culines de sidra ni te cuento ja ja.
    Como nunca lo he probado es con el solomillo de pavo, así que me has dado una buena idea para prepararlo porque esta carne en casa les cuesta .
    Que tengas un buen comienzo de semana amiga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bego nunca es tarde para intentar hacerles cambiar de opinión a los tuyos con respecto a este queso, te digo ya que está salsa es una delicia, y para empezar, puedes reducir la cantidad de queso, para que esté más suavecita.
      Besos

      Eliminar
  13. Concha!! Pero que bien que te cuida Fely!!
    La verdad es que es todo corazón, siempre tan atenta y cariñosa.

    Este queso de cabrales lo compré una vez en Barcelona en una de esas Navidades para ponérselo a una recta que ya ni me acuerdo cual era. Lo que si recuerdo es que es muy pero que muy fuerte de sabor. Con poner un poco en las salsas es más que suficiente.

    La receta de hoy me encanta! No lo podías haber utilizado mejor. Pavo, setas... uhmm Me encanta toda la combinación.

    Un besote grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Pepi, el Cabrales es un queso muy particular. Yo quizás puse un poquito de más, pero es que ya te digo que somos de quesos intensos y con mucho sabor. Pero así es una maravilla, la salsa está riquísima.
      Besos

      Eliminar
  14. Yo no soy muy de queso ,me gustan mas bien suaves y poco ,en cambio el solomillo al cabrales me encanta , a si que tu salsa me la tomaría con cualquier carne ,claro que con unas patatas asadas también estaría bien buena
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Mary, todo es cuestión de imaginación, es una salsa de queso que casa con todo.
      Besos

      Eliminar
  15. Hola Amore, eso son amigas las que te hacen regalos que te llegan al alma y nunca mejor dicho, con ese aroma que tiene ese queso y se bien lo que digo porque al igual que a R. en casa somos ratones del reino mayor y nos encanta el queso de todos los tipos.
    Fíjate que solo ver la foto y me estoy relamiendo!!
    Has optado por un buen solomillo, aunque no sea de ternera, porque el queso es lo mas.
    Ya te digo lo huelo desde aqui, por cierto aunque la luz de la foto no sea la mejor, a mi no me tienes que convencer, jajaja.
    Mil besos preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapísima, qué te voy a decir a ti, si tú eres mi only One, Jajajaja….
      Esta salsa os va a encantar, y no te digo nada de cómo tiene que estar con unas setas de esas que recoges por tus alrededores, ni me lo cuentes que me muerooo de envidia, Jajajaja…
      Besos

      Eliminar
  16. No sé cómo has podido aguantar sin hincarle el diente al queso Concha. Sabes que no como carne, pero como bien dices, en este plato que has preparado la protagonista es la salsa, y te aseguro que esa me la comería enterita. Renuncié a la carne y el pescado sin problema, pero no he conseguido renunciar al queso, me gustan todos. Aunque no puedo comer todo lo que me gustaría porque mis niveles de colesterol siempre son altos.
    Besos y feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar todo en su justa medida, no puede hacer daño, digo yo, Jajajaja… Aunque lo comamos de tarde en tarde, esos momentos se hacen sublimes,
      Besos

      Eliminar
  17. Concha que placer es leerte y sentir esa emoción de atesorar estos regalos y querer disfrutarlos, sin duda este queso se ve un manjar completo, creo que no podré sentir su sabor, parece ser un tipo de queso azul, esta salsa con los portobello me ha recordado un trozo de carne a la parrilla que alguna vez una amiga nos invito en su casa en Florianópolis hace varios años ya..., esa vez aluciné con la salsa que se trataba de un queso gorgonzola fundido con nata, con champiñones y esa carne que ella al ser de Rio Grande del Sur conoce de carnes y cortes, fue inolvidable degustar aquel menú. Ahora que veo tu maravillosa receta sin duda tiene todo el estilo y punto gourmet que le pones a todo para que salga de restaurante cinco estrellas en casa, que delicia!!!!!!!, me haces salivar y todo (menos mal que ya cené ;D ), pues nada que me parece un manjar el trato que le has dado a todos los productos, que yo sin duda me uno a todos los ratones y ratonas y me siento feliz a degustar un plato como el tuyo, sabes que no me niego ante tus manjares, que aunque ande en medio de una semana de desintoxicación y un ciclo en el que mi cuerpo quería meterse, sin duda que no dejaré de probar delicias como la que nos regalas, porque la vida se trata de disfrutar, de compartir y apreciar esas amistades bonitas, esos lazos con Fely, salud por ustedes!!! Mil besos
    y que vivan los quesos fuertes, maduros, azules, grisosos!!!!, en casa creo que yo soy la de gusto fuerte, he visto el comentario y respuesta de Pepi, así que caigo más feliz aún, que también este queso entre higos asados con un punto de miel y un toque de tomillo espolvoreado debe estar brutal jajajajajajajaj ñam!!!! Que tampoco dejo de pensar en dulces ;D,
    besos mi querida Concha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Natalia, busca, porque sé que lo harás, y además encontrarás información muy, muy interesante y que seguro le sacarás bastante rendimiento, versionando y cambiando ingredientes a tu elección y evidentemente también según lo que encuentres en Brasil, y ya verás cómo el queso de Cabrales te volvería loca. Yo he cocinado un clásico a mi manera, pero quedando, como me dices, y no me avergüenzo de reconocerlo, un plato de Estrella, aunque no estoy contenta con la luz ni con la presentación del emplatado, que una vez hechas las fotos y comido, no fueron lo esperado, y mi santo que es un perfeccionista en todo, especialmente en su profesión, me estuvo dando consejos para la siguiente vez, ¡vamos, que lo hubiera cambiado todo! Jajajaja….. excepto, eso sí, como cociné la carne y la salsa, que para su gusto estuvo perfecto, y bueno, para mí, que el Chef, me apruebe con buena nota, ya me satisfizo suficiente, jejejeje…
      Con respecto al Cabrales, te sigo contando, es un queso que se puede comer a trocitos, con pan blanco tipo baguette, es perfecto. También tiene muchas aplicaciones en cocina, tantas como puedas imaginar, son muy famosas las Croquetas al Cabrales, también con manzana o pera, combinado quedan las croquetas riquísimas, y en ensaladas, tostadas con rúcula, y por supuesto con esos higos asados y miel que mencionas, debe ser una experiencia Gourmet increíblemente deliciosa, y que como imaginarás, en cuanto tengamos los higos este verano en el mercado, aquí la que te escribe, piensa hacerlos y a la porra el colesterol y sus consecuencias, Jajajaja….
      Yo también estoy en modo “casi” detox, por prescripción de mi médico, tengo los niveles un poco alterados y no he tenido más remedio que recurrir a las pastillas y la dieta hipolipemiante, en fin hija mía, un suplicio para las ratonas como nosotras, Jajajaja…, pero luego el cuerpo lo agradece.
      Besitos, ni Preciosa Nati, disfruta, descansa y sé feliz.

      Eliminar
  18. Querida Concha, menudo regalo te hizo Fely!!!!!! y tu has sabido darle una muy buena salida. Debía de tener un sabor espectacular ese solomillo, esa salsa ya imagino como debería estar. Lo cierto es que un buen solomillo de pavo puede ser el mejor ingrediente para una salsa de este potencial. Creo que le va que ni pintada. Ya he visto la receta en tus redes sociales y se veía de lujo. Ahora que me he acercado un poco más todavía la veo mejor. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Mj, merecía la pena tomarse un rato de pensar y cocinar, solo en agradecimiento a mi Fely, además este queso es un producto tan bueno, que hubiera sido una pena no lucirlo como se merece.
      Besos

      Eliminar
  19. Hola, ya sabes que también son ratoncita, me encanta todo lo que llevo queso y creo que todos me gustan, al menos los que he probado hasta ahora. Fely sabía que le ibas a dar el mejor uso al regalo, de manera especial, deliciosa y con mucho cariño. la carne , está claro, es de calidad pero esa salsita con las setas me la como a cucharadas grandes, jjjjj. Mil besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ya lo sabía yo que te gustaría, además que esta salsa está para poner la receta en un marco y colgarlo en la cocina, jajaja...
      Besos

      Eliminar
  20. Hola Concha. Fey es una gran persona, siempre cariñosa y agradecida. No la conozco desde hace mucho tiempo, pero ha sido suficiente para tener claro que es una buena persona. Te ha regalado un queso especial, de los que me gustan mucho, pero que si te ha llegado desde Asturias, su calidad, no tendrá nada que ver con la de los envasados.
    Tu receta es de las que necesitan un buen pan para mojar en la salsa y hasta se te olvida el solomillo, de hecho, yo lo haría.
    A tu marido le habrá costado reprimirse para no ir rebanando trocitos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Marisa, he hablado con Fely muchas veces, ya que vernos en persona, por la distancia, es imposible, de momento, y es una persona muy, muy especial, para mí, de las que hay que tener siempre cerca.
      El queso, ni te cuento, una maravilla de la gastronomía asturiana, nada que ver con los falsos mitos, ni huele mal, ni tiene "cositas" raras, jajaja...
      Para mí y especialmente para mi marido, ha sido una delicatessen inigualable, que hemos dosificado con cuentagotas.
      Besos

      Eliminar
    2. Hola Concha, vaya receta tan sofisticada y al mismo tiempo sencilla. Como decía la Martirio "Arreglá pero informá"
      Buen fin de semana

      Eliminar
    3. ¡Ja, ja, ja...! Así es María, con muy poco se hace un mucho, y encima delicioso ♥
      Disfruta igualmente, besos guapa.

      Eliminar
  21. Lo bueno de la blogosfera, y de la vida en general, es que ponen en nuestro camino a personas que llegan para revolucionarla, mejorarla y hacerla más llevadera. Nunca sabemos cuándo van a llegar, pero cuando llegan se hacen notar, querer y se ganan un hueco en nuestro interior. Lo bueno de la globalización y de la era cibernética es que no hace falta tenerlas a nuestro lado físico, que es lo que te ha ocurrido a ti con Fely.

    Creo que estará más que contenta con el plato que le regalas en este maravilloso homenaje en agradecimiento a su amistad y a esos fantásticos productos de su tierra que te hizo llegar ¡regalo bueno donde los haya!

    Hay veces que las recetas se resisten a salir "guapas" en la foto, pero ya nos conocemos y sabemos que si algo no está a la altura no está en nuestras cocinas, así que a mí no hace falta de que me convenzas de que la salsa y el solomillo están de lujo.

    Para mi gusto mejor el de pavo (aunque no lo sea) que cada vez tolero menos la carne y es de las pocas a las que aún le pongo ojitos.

    Besos mil y un abrazo enorme, que aunque tarde, llego a cada receta (o a casi todas ja ja ja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que sí, Cuca. Esto solo lo entiende alguien como nosotras, que hemos hecho de la blogosfera parte importante de nuestras vidas, difícil es definir dónde reside esa línea invisible que separa los dos mundos, el real, y el virtual. Menos mal que siempre nos queda whatsapp, jajaja...
      Con respecto a las fotos, no sé si será que a fuerza de tanto mirarlas, hasta me gustan ya, jajaja..., pero no voy a reescribir el texto, por un simple matiz de luz y color, realmente quién cocine mi receta, verá cómo es cierto que del natural gan con creces, lo que se diría en el mundo del artisteo televisivo: "en vivo no se te ve tan gorda", jajaja... Pues eso, que la estoy liando.
      Besos

      Eliminar
  22. Hola Concha. Te ha quedado un plato muy rico, me gusta con solomillo de pavo mejor que con el de ternera aunque mi marido y mi hijo no opinarían lo mismo. Yo no soy muy carnicera y prefiero las carnes de ave a las de ternera o cerdo. Esa salsa al cabrales qué rica te ha quedado con el sabor único del queso auténtico. Me gustan todos los quesos asturianos: la peral, gamonedo, de Pría, Peñasanta...No hay verano que no vayamos a Asturias, es mi segunda tierra ya que mis abuelos paternos eran de Gijón y nos gusta todo de allí. No conocía el blog de Fely, lo he visitado y es fantástica. Un abrazo muy fuerte y no dejaré de hacer tu receta, el otro día preparé tus lubinas y me quedaron buenisimas. Un abrazo muy muy fuerte. 🤗😘.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elvira, qué bien que corra por tus venas sangre asturiana, es una tierra que solo conozco por la tele, pero me encantaría visitarla alguna vez, mis hermanas cuentan maravillas de los sitios que han visitado cuando estuvieron allí, yo no pude ir, y lo tengo pendiente, y más ahora después de conocer a Fely, aunque sea por teléfono, hemos hablado mucho y se nota que es una gran persona.
      Esta salsa es fantástica, le va a todo, aunque no la he probado con pescados, si con verduras, y patatas, y seguramente con pasta quedaría divina, ya que los quesos azules le van genial.
      Gracias por seguir mis recetas, eres mi seguidora más incondicional, me lo has enseñado muchas veces, y todo te queda perfecto, natural siendo una maestra como eres.
      Besitos y feliz fin de semana.

      Eliminar
  23. No sé cómo hiciste para que tu marido no encontrara el queso, pues ya lo puedes guardar que su olor delata su presencia, ya que el Cabrales está buenísimo, pero oler, huele un rato. A mí me encanta y acompañando la carne, ni te cuento. Nunca lo he preparado con pavo y me parece muy buena opción, aunque tengo una duda con tu plato, ¿el potente sabor del queso no abruma el delicado de las setas?.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, el queso venía envasado al vacío, ten en cuenta que vino de muy lejos, luego en mi frigo no fue difícil, porque es muy grande, y mi marido como siempre tiene mil cosas en la cabeza, no lo busca a menos que yo se lo recuerde, pero quizás tuvo presente que le advertí mil veces que estaba totalmente prohibido abrir el queso sin mi consentimiento, sino se las vería conmigo, Jajajaja…, yo es que tengo un alto poder de convicción.
      La verdad es que no, he hecho antes esta salsa con y sin Portobello y las setas, además de color, aportan sabor, es un conjunto de sabores, evidentemente destaca el queso, pero está muy equilibrado, de todos modos siempre se puede poner menos cantidad de queso, yo reconozco que fui bastante generosa, para una vez que me salto la dieta hipolipemiante, no tengo límites, Jajajaja…
      Besos

      Eliminar

Publicar un comentario

No te marches sin dejar un comentario, cuéntame alguna cosa, quiero conocer tus dudas, tus sugerencias, tu opinión me interesa siempre.