Huevos Villaroy

huevos-villaroy

Ni haciéndolo a propósito, me hubiera venido mejor el plato que os enseño hoy, por lo fácil que es y porque esta semana ha sido un poco caótica y no he tenido tiempo ni para respirar; aunque no suelo comer fritos pues mis niveles de colesterol me obligan a mantenerme siempre en guardia, de tarde en tarde, me permito alguna licencia como esta, que no ha sido otra que la de dejar a mi “santo” la decisión de elegir y la tarea de preparar el almuerzo hace unos días que mi estrés dijo «hasta aquí llegaste», salvándome de nuevo la vida a la hora de comer.

Desde que pasó lo de mi madre no tengo cabeza para nada, me cuesta concentrarme en las tareas cotidianas y meterme en la cocina es un suplicio, al que me veo obligada sin remisión, pero no por ello descuido lo que hago, me gustan las cosas bien hechas, soy excesivamente escrupulosa con todo y vigilo e intento tenerlo todo bajo control, pero a veces, por mucho que una quiera, hay cosas que se me van de las manos, pero para eso está siempre vigilante para rescatarme, y eso fue lo que hizo aquel día con estos huevos.

Me preguntaba qué deseaba comer, mis deseos son órdenes para él, ¡Ja, ja, ja…! No me apetecía nada, estoy un poco desganada, aunque luego, me lo como todo, no soy de dejar comida en el plato, por muy mal que me encuentre. Así que mientras yo me "relajaba" en un momento bloguero sin parar de darle a la tecla, redactando un nuevo post para compartir una nueva Tortilla Perfecta de las muchas que me están regalando mis Bloggers Amigas para El Club de la Tortilla Perfecta, mi “santo” varón, hacía y deshacía a mayor de sus caprichos, en la cocina. Yo lo escuchaba trastear, desde mi mesa, sentada ante mi Pc, y lo dejé a su aire, no iba a ser yo quien le diera instrucciones al Chef, en su propia casa.

huevo-villaroy

Para mí fue un alivio, cuando poco después me llamaba para que fuera poniendo la mesa, después de llevar toda una vida juntos, aún me sigo sorprendiendo al ver la capacidad resolutiva que derrocha en la cocina, al entrar lo tenía todo limpio y listo solo para comer, me encantó descubrir que en poco más de media hora había cocinado algo que hacía años que no preparaba, los Huevos Villaroy también llamados Huevos con Bechamel o Huevos Bechamel, un bocado delicioso a medio camino entre unas cremosas croquetas y unos huevos gratinados, y que me vuelven loca.

Cuando entré en la cocina, le pregunté porqué no me había avisado, como no los hago nunca, no los tenía publicados, hasta hoy, pero aunque llegué tarde para fotografiar el paso a paso completo, si tomé algunas fotos para que veáis el aspecto tan bonito que tenían, incluso antes de empanar. Una vez listos, yo fui quien se encargó de freír y poner la mesa, no iba a ser tan despiadada, de delegar toda la tarea en él, que también tiene lo suyo.

Así que ya puestos, los presenté bonitos y después de hacer unas cuarenta fotos, me he dado cuenta ahora que lo estoy editando que no hice ninguna del interior, realmente este es un plato que luce bonito por fuera y por dentro, sobre todo cuando los huevos son de nuestras gallinas felices, tienen un color espectacular que hace que todo luzca mucho más bonito, aún sin ellas aquí los tenéis, ¿a que se ven preciosos? A mí desde luego me enamoraron solo con mirarlos, pero ni os cuento cómo me gustaron, el sabor de estos huevos criados a base de maíz e hierbas frescas es fabuloso, ¡madre mía! Qué ricos estaban.
Pero no, no os preocupéis, que como siempre os voy a contar ahora mismo cómo se hacen. Comenzamos.

huevos-villaroy-plato-rúcula


INGREDIENTES
  • 6 Huevos de Gallinas Felices
  • 50 gr de Mantequilla
  • 25 gr de Aceite de Oliva Virgen Extra
  • 75 gr de Harina
  • Sal y Pimienta
  • Nuez moscada
  • Agua
Para el empanado a la inglesa
  • c/n Harina
  • c/n Huevo
  • c/n Pan rallado
  • c/n de Aceite de Oliva Virgen Extra (para freír)
Para el Emplatado y Presentación
  • 30 gr Hojas de Rúcula
  • 1 Tomate 
  • 1 c/s de Mayonesa
  • 1 c/s de Tomate Ketchup

huevos-villaroy-bechamel

ELABORACIÓN
  1. Poner en un cazo abundante agua con los huevos y un puñado de sal. 
  2. Llevar a ebullición y cocer durante 10 minutos. 
  3. Sacar los huevos una vez cocidos y sumergirlos en agua fría para detener la cocción. Pelar y reservar.
  4. Untar una bandeja con un poco de aceite. 
  5. Cortar los huevos por la mitad. A lo ancho o largo, según el tamaño que deseemos. Reservar.
De la Bechamel
  1. Hacer una bechamel espesa: 
    • Poner la mantequilla y el aceite en un cazo.
    • Hacer un roux añadiendo la harina y remover dorando ligeramente. 
    • Verter la mitad de la leche y ligar para deshacer los posibles grumos.
    • Salpimentar y añadir un poco de nuez moscada recién rallada.
    • Verter el resto de la leche y cocer a fuego lento, removiendo continuamente hasta conseguir una crema densa y fina.
  2. Con ayuda de una cuchara, introducir los huevos en la salsa bechamel, y disponerlos sobre la bandeja, separados unos de otros. Dejar enfriar.
  3. Una vez fríos, la bechamel estará con la consistencia suficiente para que no se pegue a los dedos.
Del Empanado a la Inglesa
  1. Disponer tres platos con harina, pan rallado y huevo batido, en cantidad necesaria para empanar las doce mitades de huevo cubiertos con bechamel.
  2. Pasar primero por la harina, quitando el excedente.
  3. Introducirlos en el huevo batido y voltear para que los cubra bien.
  4. Ponerlos en el pan rallado y cubrir con ayuda de las manos, para que el empanado quede homogéneo. 
De la Fritura
  1. Poner abundante aceite en un perol, calentar y freír los huevos hasta que estén dorados.
  2. Sacarlos a un plato cubierto de papel de cocina.
Del Emplatado y Presentación
  1. Cortar el tomate en rodajas finas y disponerlas en un plato.
  2. Colocar al lado un bouquet de hojas de rúcula.
  3. Disponer un huevo sobre cada rodaja de tomate.
  4. Presentar con la mayonesa y el ketchup, en vasitos a parte.
huevo-villaroy-empanado


huevos-villaroy-plato-rúcula-tomate

huevos-villaroy-mesa

huevos-villaroy-tres-plato












Comentarios

  1. Buenos días Concha. Se me ha quedado cara de emoticono. Felicita a tu marido, menudo regalo te hizo, o mejor dicho nos hizo porque quizás no hubiéramos conocido esta receta de no haber sido por él, o hubiera sido más adelante.
    Me ha enamorado, así que este verano (cuando tenga más tiempo) la pienso hacer. Seguro que nos encantará.
    Me hace mucha gracia pensar que no le dio por hacer un plato rápido de pim, pam, pum sino que pensó en mimarte y sorprenderte con estos huevos Villaroy. Qué detalle Concha.
    El blog requiere mucho tiempo y a veces podemos conseguir añadir más estrés a nuestra mochila por querer publicar cada semana. Yo tengo claro que no podré hacerlo en algunas semanas, y no pasa nada, no pienso agobiarme. Sí que me sabe mal porque no puedo visitar los blogs amigos cuando quisiera pero tampoco tiene que suponer un sobre esfuerzo como tampoco el no venir a visitarme. Al final hay que dar un giro a todo lo que nos sume estrés.
    Te deseo un super domingo. Nuevamente gracias por publicar mi 'sencilla receta de bacalao' que nos encanta. Volveré en unas semanitas. Achuchones.
    Ánimos y espero que no apriete mucho el calor...qué ilusa verdad...
    Por aquí todo está bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta receta es un clásico, que en los ochenta estuvo super de moda, pero ya sabes que todas las modas son tan aburridas, que hay que cambiarlas cada seis meses, y no lo digo yo, lo dijo Oscar Wilde. Y en cocina también pasa, cuando nos da por repetir algo hasta la saciedad y luego de buenas a primera, sin saber porqué, cambiamos de rutina y nuestros platos dan un giro sorprendente, a veces para mejorar, y otras no tanto.
      El misterio de estos huevos, si es que lo tuviera, es el punto de la bechamel, que ha de estar lo suficientemente cremosa y densa para que haga una capa como para cubrir el huevo, y que al comerlo se vea y se note, y no te preocupes porque con el calor, quedará suave y cremosa como en las croquetas.
      Gracias Sil, lo haré de tu parte.
      La verdad es que estos últimos meses, si no hubiese sido por él, no sé cómo hubiera podido echar adelante, no solo por su ayuda, sino porque es fundamental para una persona que pasa un duelo como el mío, tener a alguien a su lado, dándole cariño y comprensión. De todos modos no le cuesta ningún esfuerzo, ya que quiso a mi madre como a la suya, y ya sabe lo que duele esto.
      Besos y cuídate mucho, nos vemos a tu vuelta.

      Eliminar
  2. Hola Concha
    Qué maravilla de huevos, nunca los hice y tengo ganas, te han quedado divinos, los huevos en casa andan para todo, al tener gallinas siempre ando buscando en que gastar tanto exceso. Este año tuvimos que hacernos cargo del huerto, mi madre que era la que lo hacía todo esta mayor y aunque viene a dar el visto bueno ella ahora no es capaz de hacer nada, te decía con esto que la rúcula la tenemos preciosa, nunca antes la habíamos tenido. A este plato le va de maravilla. Que maravilla tener ayuda en la cocina a veces, el mio, no tengo queja, menos la compra que no va aunque pase hambre ja ja, tu le traes y el cocina, sin comer no queda nadie, yo salgo a la compra o a hacer recados y llegas y la comida la tiene hecha, eso sí está en casa claro, en fin, voy con mis cosas que hoy viene el peque y me parto con el, esta en querer saberlo todo y el porqué de todo, y una cosa, le encanta trastear en la cocina, al verme, el quiere ponerle pimienta a todo, ja ja me parto con el.......Besitos y feliz domingo Conchi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Quién pudiera ver vuestro huerto, Esther! Con las temperaturas de Galicia, seguro el verde no falta. Ya vi en tus frambuesas y arándanos y casi me muero del gusto, Jajajaja…
      Nosotros sólo tenemos 10 gallinas, pero dan lo suficiente para la familia. La calidad de estos huevos son incomparables, ya lo sabes.
      Estos huevos le gustaría hasta a tu hija, te lo aseguro, Jajajaja…
      Disfruta mucho de tu pequeño M., está en la edad más bonita, dan tanta compañía y lo llenan todo de luz y vida, con esa energía de una personita que todo lo quiere aprender al descubrir cosas nuevas.
      Lo de la pimienta me hace gracia, lo imagino y tiene que ser para comérselo, Jajajaja…
      Besos, disfruta de un bonito día.

      Eliminar
  3. Que pintaza mas rica nunca los he comido asi, felicita al chef, besitos

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Hola Concha!! Vaya recetón y qué maravilla de huevos a la Villaroy. Se nota que está hecho por un profesional, pues esa bechamel, para que quede así, no tiene que ser fácil, una bechamel cremosa, pero que no quede pegajosa para que se pueda poner encima de los huevos. También maña para luego pasarlos por el pan y freírlos así de bien, doraditos y uniformes. Aunque conozco los huevos Villaroy de oídas, nunca los he comido, y al verlos así, con esa divina presentación, aún más. Enhorabuena a tu santo, pues una vez más la ha clavado.
    Imagino el gran apoyo que tiene que ser tener ahí a tu marido en unos momentos como los que estás pasando, por desgracia, sé lo triste que es perder a una madre. Tu tristeza me lleva también a esos días que yo pasé. Además, yo vivía en casa, con mis padres, cuando mi madre falleció y fue muy duro. Aún de duelo, me fui a vivir a mi nueva casa, con mi ya marido y el cambio fue muy duro, nueva casa, nuevo entorno, nueva rutina y me resultó todo mucho más difícil, demasiados cambios en mi vida en tan poco tiempo, pero tampoco me apetecía volver a mi casa sin mi madre y me costó todo un mundo, así que te entiendo bastante bien. El tiempo todo lo amortigua, pero tiene que pasar mucho tiempo, tal vez demasiado, y aún te quedan muchos días tristes y no sé si realmente esto se supera, por mucha ley de vida que sea. Todo mi apoyo para ti desde aquí. Hablar de ella ayuda, hablar de si estamos bien o mal ayuda y tener un marido como el tuyo, creo que aún ayuda aún más.
    Riquísima la receta de hoy, ideal para el último domingo de mayo y empezar junio con nuevas esperanzas. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Isabel, la experiencia es un As, por muy bien que yo cocine, se nota su mano, sobre todo en la rapidez y cómo resuelve cualquier imprevisto en un instante, es la fuerza de la costumbre, el trabajar bajo presión tantos años hace que la cocina casera, para él, sea pan comido.
      Los huevos van bañados en bechamel, y quedan cubiertos por todos lados, por eso es importante que la bechamel esté en su punto justo, las medidas que pongo son exactas, para que queden como en la foto.
      Estoy a ratos, tú misma defines bien cómo es esto, no me hago a la idea de no poder tener a mi madre nunca más, y a veces por mucho que intento controlarme ante los demás, cuando estoy sola me derrumbo. Intento que mi padre no esté triste, y hablamos continuamente de ella, pero cuando me cuenta cómo la echa de menos, me parte el alma. Yo lo superaré tarde o temprano, soy joven aún, pero él llevaba toda la vida con ella, y el vacío es imposible llenarlo con nada.
      Imagino lo duro de tu situación al cambiar de casa, y todo lo demás. Esta situación no se comprende hasta que no le toca a una en primera persona, por mucho que te cuenten los demás, es un dolor desgarrador, con el que tengo que aprender a vivir.
      Besos guapísima y gracias por tus palabras, siempre me sienta bien hablar contigo.

      Eliminar
  5. Pues vaya tute se ha dado tu chef, así da gusto dejarse mimar. Un besote.

    ResponderEliminar
  6. CONCHA... en esta publicación, la palabra SANTO, viene que ni caída del CIELO...
    Aisss que alegría tener un compañero tan hacendoso y además con buen gusto.
    No te apures mi reina por comer fritos de vez en cuando, tengo a una amiga que la pobre lo tiene por las nubes y siempre está de régimen.
    Se ha demostrado que el estrés lo sube te portes bien o te portes mal, y por lo que leo tu de estrés vas sobrada.
    Asi que a disfrutar el momento de vez en cuando, porque estos HUEVOS debían saber a GLORIA.
    Ya ves que hoy todo va de Cielo, de Santos, y de Gloria, y es que tu mami a buen seguro dibujo una sonrisa en su boca cuando los vió desde la otra DIMENSIÓN.
    MIL BESOS Y UNO MÁS
    Conxita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Conxita, mi marido es una joya, y no lo digo yo, sino todo él que lo conoce, tiene un corazón que no le cabe en el pecho, y como siempre me cuida hasta lo más mínimo. Soy afortunada de llevar toda mi vida con él.
      Yo suelo ser de naturaleza tranquila, pero las circunstancias que me rodean no son lo más propicio para llevar una vida relajada, pero intento que el estrés no se apodere de mí, pero de vez en cuando pega con todas sus ganas.
      Gracias guapa, da gusto leerte. Besos.

      Eliminar
  7. Hola Concha. He disfrutado leyéndote. Tienes un chef en casa que te quiere y te cuida. No lo conozco, pero por lo que sé, es una buena persona y sabe cuándo debe actuar. Nunca he probado los huevos así y me encantaría.
    No hace falta ni la foto de corte, para tener claro lo buenos que están.
    La presentación anuncia también un placer en la mesa y la descripción es tan clara, que apetece sacar unos huevos de la nevera y empezar a cocinar.
    Gracias por compartir recetas de siempre y con tan buen gusto. Felicita a tu marido.
    Besos y cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego Marisa, y no lo digo yo sola, mis hermanas y mi padre pueden dar Fe de ello, mi marido tiene un aura especial, por el que yo me siento protegida, desde siempre. Especialmente ahora, que me cuida con esmero.
      Besos, pasa una buena semana.

      Eliminar
  8. Querida Concha, junto a los mejillones rellenos los huevos con bechamel era otro empanado que reinaba en la cocina de mi casa
    Al ver los tuyos creo que los voy a volver a hacer ........ creo que hace años que no los hago por eso del frito como tu dices,pero de vez en cuando sienta de maravilla porque como el tuyo están deliciosos
    Besitos miles ¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Victoria tenemos que cuidarnos, pero sin obsesionarnos, es bueno darse un gusto, aunque sea una vez al año.
      Besos

      Eliminar
  9. Querida Concha:
    Las ausencias siempre estarán, eso no hay quien pueda evitarlo, pero el recuerdo también; ahora que he llegado de pasar unos día con mi madre, hay cosas en casa que hacen que mi padre aún esté presente, y aunque no lo veamos físicamente, sí hablamos de él y seguimos algunos protocolos en casa y sobre todo en el huerto, como le gustaban y de la misma forma que él los hacía. A veces me emociono y otras veces reímos porque nos acordamos de anécdotas y momentos divertidos, y para mi eso es lo importante, lo que cuenta.
    No me quiero despedir sin comentar que esos huevos están riquísimos, aunque llenen lo suyo, eso aquí no cuenta porque están hechos con cariño y buenos deseos.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Lola! Gracias por tus palabras, son un consuelo a la vez que imagino lo que has pasado, es inevitable, es ley de vida, es todo lo que tú quieras, pero también es muy grande el vacío, la pena y la tristeza que sentimos, lo sabes. Pero la vida sigue, e intentamos sobrevivir al dolor llenando nuestras vidas con los bonitos recuerdos, yo hablo con naturalidad y a diario de mi madre, eso me reconforta, pensar en todo lo que he vivido con ella, eso no me lo quita nadie, es la felicidad que tengo, el haberme entregado en cuerpo y alma a cuidarla, y todo para que viviera con el mayor bienestar posible.
      Luego llegan estos ratitos de placer, compartidos en la mesa, que por insignificantes que parezcan, suponen un nuevo horizonte, tan necesario.
      Besos, espero que vengas cargada de energía después de estar estos días en casa.

      Eliminar
  10. Buenas noches preciosa tu santo tiene unas manitas de oro igual que su corazón, pero es que tu no te qudas atrás y lo mereces ❤ cuanto cariño se ve en como hablas y cuentas las cosas eso es mutuo. Y de la receta, que te voy a contar...que me encanta hace tiempo que no los preparo desde que los chicos no están, antes los preparaba más a menudo. Felicita con un achuchon a tu cheff por el plato y por ese detallazo 😍que sean muchos los que te de que siempre agradan 😉buenas noches corazón abrazote grande 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno mi Fely, ya me conoces y sabes que no hablo por hablar, yo no sería nada sin él, lo conocí siendo una niña, y a día de hoy, si volviera a tener la oportunidad de elegir, volvería a elegirlo a él, soy afortunada y se me llena la boca hablando de él porque es cierto todo lo que cuento.
      Estos huevos son una ricura, me supieron a gloria, porque después de tanto tiempo sin comerlos, fue como volver a descubrirlos y me quedé totalmente enamorada de todo, incluido de las manos de mi Chef, Jajajaja…
      Besos, que tengas una buena semana, cuídate mucho “corasón”

      Eliminar
  11. Qué ricos tienen que estar estos huevos villaroy Concha. Los huevos rellenos gratinados me encantan y los tengo publicados en el blog, pero nunca los he hecho villaroy. Ya te he comentado alguna vez que me pasa igual que a ti, tengo que cuidar mi colesterol, me hacen análisis de sangre el próximo miércoles, pero después, tengo que probar estos huevos.
    Besos y feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, yo siempre estoy igual: “no como esto, por si acaso…” Y al final te das cuenta que te pasas media vida con limitaciones, es un fastidio, pero por una vez, no pasa nada, siempre que no se convierta en una vez diaria, jajajaja…
      Besos y espero te salgan bien los resultados.

      Eliminar
  12. Mi Concha bonita, tal cual el mensaje que me dejas me lleva a ti también y te leo y aunque las situaciones son diferentes, pues estamos conectadas por estos días; me gusta un poco llevar también el blog a modo de diario, como vía de escape y expresión para soltar un poco los sentimientos y seguir... Te entiendo y aunque no he pasado por tu dolor, desde aquí te mando siempre buenas energía, porque por más que muchas veces las cosas se pongan grises, tristes, solitarias, complejas, toca pasar por esas tormentas o situaciones, respirar profundo y a seguir. Afortunadas somos de tener a nuestros costillos que nos mimen y acompañen, además de la familia, es verdad :).
    Te leo y me siento gratamente identificada, porque aunque mi Mr.G no es chef, el hombre se bate en la cocina, es más creo que con un almuerzo que hizo un día en el que fuimos a visitar a su familia con la mía, ese día terminó de flecharme, con todo lo que preparo solito, que hasta el postre me fascinó y a ver si comparto un día ese menú. Que ahora lo he recordado y me parece tan especial, que vale la pena compartirlo.
    Y me alegra mucho leerte, porque cada día trae sus luces y bueno se vale que pasemos por esos altos y bajos. Que bonito leerte y saber que tu costillo revolotea con cada palabra que sale de ti, pues te digo que he leído toda la receta y quedó asombrada porque estos bocados creo que no puede haber alguien que no se derrita ante ellos, que delicia de huevos!!!.
    En esta noche de domingo sin cenar aún, veo tu plato y me comería sin chistar estas delicias que además las describes tan bien que no hace falta verlas por dentro en fotos, es que salta a la vista lo buenos que quedaron estos huevos con su textura crujiente por fuera, cremosa por dentro, con su punto de ketchup y mayonesa, el punto fresco de las hojas de rúcula, los tomates y que rico ñam!!!! Un cocinero estupendo tu marido, estas sorpresas siempre agradan, que por más que nos guste la cocina, muchas veces es bueno delegar un poco o compartir la tarea. Sin duda con huevos de calidad serán mucho más ricos. Te dejo un beso y un gran abrazo mi Concha bonita, desde la distancia te mando todo mi cariño mi bonita. :* y un saludo a tu marido y su linda energía, sus mimos, su atención y cuidado, dile que feliz compartiríamos esta pareja que al otro lado del océano sin duda disfrutaría de su linda aura, manera de ser, compañía, y claro buena mesa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Natalia, las que somos excesivamente románticas, somos más vulnerables al dolor de la cruda realidad, pero ¿para qué sufrir, si no hace falta? Como cantaba Natalia Lafourcade, si el mundo ya se encarga de darnos de pleno. En fin, que no podemos evitar el sufrimiento, el dolor, la tristeza, pero tampoco la felicidad y el estar vivas y compartirlo con alguien con un corazón que nos llene, como nuestros maridos. Es más que suficiente, para resurgir y flotar en esta vida loca. Siento que mi corazón ahora mismo es un continúo devenir de emociones y sentimientos, a veces eufóricas, otras sosegadas, y cuando me da el bajón emocional, ahí está esa mano que con cariño me arropa y acaricia, para seguir luchando y viviendo.
      La cocina siempre fue mi refugio, ahora me cuesta porque el vínculo con los recuerdos son muy bonitos pero también muy tristes, por eso me cuesta, aunque sé que todo pasará y volveré a sonreír y pensar en ella sin echarme a llorar.
      Siempre he definido mi cocina como la cocina de los buenos sentimientos, y en este plato, se se pudieran pesar, pesaría toneladas de amor en cada bocado, te lo aseguro.
      Un beso enorme y desde aquí te envío toda la esperanza para que ojalá veamos pronto que todo tiene arreglo. Feliz semana mi guapísima Nati.

      Eliminar
  13. Buenos días Concha.
    Esta fase en la que te encuentras la reconozco y también de ella se sale, antes o después.
    No sé si te he dicho que te agradezco la opción "Imprimir" en la receta, con ella me es más fácil guardar la misma.
    Gracias.
    Muchos besos y ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María, lo sé porque me lo han contado, pero es inevitable derrumbarse de vez en cuando.
      Me alegra que imprimas las recetas, desde el ordenador puedes adaptar el tamaño de la página, yo lo hago y las tengo todas guardadas en pdf, incluso me he montado un archivo con todas para tenerlas a mano en forma de libro, es muy práctico. A ver si puedo y las organizo por etiquetas y orden alfabético, con fotos, ya ves, una que es de mente inquieta, nuca para, Jajajaja…
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
  14. Hola Concha, no sabes los recuerdos que me traen estos huevos, de mis abuelitos, es que los hacia la mamá de mamáchupchup y nos encantaban. Te han quedado súper! Para una mesa de fiesta son ideales. Cuidate mucho, y añnimos :)
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Genial, Sílvia! Me agrada que mi cocina evoque recuerdos entrañables, esos sabores que nos marcan de por vida muy gratamente son los que al fin y al cabo siempre andamos buscando. Besos.

      Eliminar
  15. Hola amiga !
    Cuando se está pasando por una situación de duelo como la que por desgracia te ha tocado vivir, es tan importante tener a gente de calidad a nuestro lado, personas que arropan , nos protegen y nos quieren , que los nubarrones se aclaran un poquito aunque siga habiendo tormenta en el corazón.
    Me alegro que tu marido sea de esa gente mágica y que te cuide tan maravillosamente bien, yo se que es recíproco , no hay más que leerte para percibir ese amor del güeno que os profesáis.
    De esta receta qué decirte más que los huevos así resultan exquisitos , tan doraditos y perfectos , con esa presentación de diez, los ojos hacen chirivitas al instante , nada más verlos y apetece adentrarse en la pantalla.
    Me has recordado a una amiga mia que también los borda y a la que estoy deseando ver en cuanto se pueda, pues vivimos en ciudades diferentes.
    Un abrazo enorme mi querida Concha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bego, soy afortunada, lo sé y no me cansaré nunca de repetirlo, mi marido vale su peso en oro, ¡qué sería de mí sin él!
      Qué bien que estos huevos traigan a tu memoria a tu amiga, yo sé lo difícil que es estar en la distancia, y más ahora que con todo esto de la pandemia, las ausencias y separaciones se hacen mucho más duras, pero bueno parece que al menos ya se puede uno ir moviendo un poco, y ojalá pronto puedas volver a reencontrarte con ella, y ya de paso si te hace estos huevos, sería perfecto, Jajajaja…
      Besos, feliz semana guapísima.

      Eliminar
  16. Hola Amore, se por lo que estas pasando y se que hay días que quizás ni te levantarías de la cama pero tus obligaciones no te lo permiten.
    Pero hay veces que el cuerpo dice hasta aquí y no hay mas remedio que parar y dejar que cuiden un poco de ti, porque las fuertes también nos desvanecemos y se porque lo digo.
    Por suerte tienes un santo marido como dices tu y sabemos lo bueno que es y el saca fuerzas par tu bienestar y te sientas bien, además de la ventaja de ser un excelente cocinero, que es casi na!!
    Sabes nunca he hecho los huevos así, será posible!!
    Y mira que me han entrado unas ganas enormes de hacerlos, así que un día de estos caen en casa.
    Estos huevos de gallinas felices son lo mas.
    Te mando un beso enorme y mucha buena energía para que te animes y a tu santo un beso enorme!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias cielo, aunque nos hagamos las fuertes y mantengamos el tipo ante la galería, por dentro estamos hechas mil pedazos, al menos así me siento yo, que lo más mínimo se me hace un mundo, y si le sumas que la vida es muy injusta, es un suma y sigue que no me deja vivir en paz. Pero saldré adelante, como que me llamo Concha.
      Lo tienes todo en casa para hacerlos, tienes las gallinas felices, y pronto hasta los tomates del huerto de tu amor, así que ya no tendrás excusas para darte un capricho bien rico, te lo aseguro que te van a encantar.
      Besos Amore y feliz semana.

      Eliminar
  17. ¡Qué buena idea lo del libro en pdf...!

    ResponderEliminar
  18. Ayy mi dulce Concha!!
    Qué bonito es tener a alguien que te quiere y que te cuida.
    Este plato es una maravilla! Y aunque sea frito tal y como lo has acompañado compensa mucho.
    Yo los he hecho alguna que otra vez con huevos de codorniz para el aperitivo.
    Conllevan su trabajo y siempre me dicen que por qué hago tan pocos, que no es que haga pocos, es que se lo comen como pipas jeje.

    Besos y ánimo!! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi Pepi Preciosa.
      Con huevos de codorniz quedan fabulosos, pero es que los huevos de nuestras gallinas tienen un sabor insuperable y quedan deliciosos, además como no son muy grandes, también quedan muy cuquis bien presentados.
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
  19. Concha que de tiempo hace que no los hago y estos que has elaborado le falta un buen vino o una buena cervecita. Que pinta, que rico, que maravilla y como han debido estar. Me han encantado sin haberlos probados, enhorabuena.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose Carlos, la verdad es que estaban riquísimos, cuando te pasas años sin comer algo y de repente lo vuelves a probar, es como si lo acabaras de descubrir,una sensación divina, Jajajaja…
      Besos

      Eliminar
  20. ¡Hola Concha! Pero que arte tiene tu Santo... (al final le cambiamos entre todas el nombre 🤣) desde luego que formáis un buen equipo juntos. Así da gusto compartir el día a día... yo no me puedo quejar (hasta hoy... como suelo decir que la vida da muchas vueltas) pero yo soy la que cocino y él pone la mesa jajaaa... La verdad que estos huevos no me suenan haberlos comido en casa de mi madre nunca... puede ser que como a ella nunca le ha gustado la leche ( solo cuando yo estaba dentro de ella jajaaa) pues las comidas que llevaban Bechamel como la lasaña y demás... nunca las ha cocinado. Tampoco recuerdo que haya rebozado los huevos... y mira que nos encantan en tortilla... fritos... y rellenos 🤤 pero se ve que esa moda no llegó hasta aquí (una pena... porque me hubiese inflado jajaaa...) Te iba a decir... que los voy a hacer ahora... pero esta mañana me he terminado el último cartón de leche y ahora que ya he vuelto de comprar un par de cosas... no tengo ganas de volver a bajar a por ella... pero los haré! Se ven espectaculares! Felicita a tu marido de mi parte... porque le quedaron de 10! Un beso enorme y anímate corazón... Se te quiere! ❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo Elisa, mis hermanas ya le llaman así, Jajajaja…
      Te aseguro Elisa que están riquísimos, incluso para los que no les gusta la leche, porque no saben a leche, pero bueno el día que los hagas, directamente no invites a comer a tu madre, Jajajaja…
      Yo no sé qué sería de mí sin mi marido, es un bendito té lo aseguro, pero no solo conmigo, sino con todos y con los animales ni te cuento, tiene un don especial, sobre todo con los gatos. Me agarro a él como a un clavo ardiendo, es mi tabla de salvación, mi refugio y mi consuelo.
      Besos cariño, eres muy linda.

      Eliminar
  21. Hola Concha. Ya veo, al leerte, que todavía falta tiempo para que acostumbres a la falta de tu madre y te costará, porque también he leído las vivencias y los insuperables momentos que tuviste con tu madre y eso es difícil de olvidar.
    Pero debes sobreponerte ya que tienes más obligaciones y sé que aunque te cueste lo estás haciendo y nada mejor que con ayuda de tu "santo".
    Creo que estáis muy compenetrados, salta a la vista, ya que mientras tu estás en el ordenador él está en el lugar que tu estabas y que ahora tanto te cuesta preparando la comida para los dos. Tienes un formidable apoyo.
    Felicita a tu" santo" por sus dotes en la cocina y por arroparte de la forma como lo hace.
    Estos huevos aunque son todo un clásico nunca los he preparado. Tengo reparo en el rebozado, creo que se me desharían y cada cosa por un sitio jj.
    Le han salido perfectos así que no dudo de que tuvieron que estar deliciosos.
    Un abrazo Concha y felicidades para tu marido y para ti. Para él por el cocinado y para ti por la lectura y por mostrarnos su obra.
    No dejes de cuidarte y ¡arriba! ese ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan por tus palabras de aliento, lo intento día a día, lo superaré porque es ley de vida, pero no puedo evitar sentirme todavía inmensamente triste. Lo que no quita que mi habitual optimismo me ayude a respirar por momentos, pequeños ratitos de recuerdos bonitos llenándome de felicidad relativa.
      Le transmitiré a mi marido tus felicitaciones, no te quepa la menor duda, le suelo comentar todo sobre el blog.
      No te preocupes por el empanado de estos huevos, si los dejas en el frigorífico antes, hasta que estén bien fríos, se empanan más fácil que las croquetas.
      Un abrazo Juan.

      Eliminar
  22. Hola corazón, leyéndote se nota tu tristeza y es normal por los momentos que estas pasando. Suerte de tener a tu lado a tu costillo que merece un monumento, por como te cuida primero y por las delicatessen que te regala. Nunca probé los huevos así y con el hambre que tengo, ahora mismo daba buena cuenta de ellos. Cuídate mucho y dejate cuidar, ya se que las palabras no curan el dolor, solo se fuerte para soportarlo.
    Un besito enorme corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manoli, me cuesta hacerme a la idea que nunca volveré a mi vida anterior, pero tengo que mirar adelante, no hay más remedio aunque superar la tristeza me costará más. Gracias a mi marido lo veo de otra manera.
      Te recomiendo que pruebes estos huevos, son un verdadero bocado delicioso.
      Besos guapísima.

      Eliminar
  23. Hola concha , mi madre llamaba a estos huevos , huevos envueltos
    recuerdo que los preparaba en alguna fiesta ,yo nunca fui capaz de prepararlos igual ,la bechamel no me queda lo suficientemente espesa ,no consigo darles el punto pero me encantan ,a tu marido le han quedado estupendamente se nota el toque del chef, claro que también es importante el toque maestro al rebozar y freír
    Es normal que aun tengas malos días ,aunque con el tiempo todo se atenue un poco siempre la vas a echar de menos ,pero como bien dices hay que mirar adelante
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mary, la experiencia es un grado, y con los años que lleva mi marido cocinando hace la bechamel con los ojos cerrados y siempre consigue el punto de espesor y cremosidad exacto y perfecto para cada plato. Es técnico y práctica, pero para nosotras lo mejor es hacerlo a medidas exactas y así asegurarnos que salga como deseamos.
      Besos guapa, gracias por tus palabras, son un consuelo importante.

      Eliminar
  24. Hola Concha!. Nunca he probado los huevos así pero por la pinta que tienen seguro que están buenisimos. Animo que el tiempo es tu mejor aliado, ahora todo lo que sientas y como estés entra dentro de la normalidad.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Concha, supongo que es normal, y poco a poco lo veré con otros ojos.
      Anímate y hazlos, son un bocado riquísimo, y si tienes invitados, viene bien porque se preparan con tiempo y no da trabajo ninguno a la hora de compartir la mesa.
      Besos, disfruta una buena tarde.

      Eliminar
  25. Hola Concha!! Lo que se agradece que nos echen esa mano para tirar de nosotras, que también lo necesitamos , ese cariño especial y esos ojos que nos miran y, sin hablar, todo lo dicen. No pongo en duda que esos huevos son los mejores que has podido comer, no sólo porque que tu "santo" lo hace con esmero y profesionalidad, sino porque te los hace especiales y con todo el amor que te tiene. A ti te sabrán a gloria.
    Me llevo uno, con tu permiso, jejejeje, ummmm, qué delicia!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elisa, efectivamente así es, tan solo con echarnos una mirada saben descifrar el jeroglífico de nuestra mente, sin hablar nos sacan todo lo que llévanos dentro, nos comprenden, nos escuchan y nos dan todo el cariño que necesitamos en cualquier momento. Estos huevos, no son para mí un bocado sencillo y humilde, sino que tienen el valor de lo que significa dar sin pedir, y más si hiciera falta.
      Besos guapísima, espero que estés, por fin, disfrutando de tu pequeño paraíso de verano.

      Eliminar
  26. ¡Hola Concha! Antes de nada te pido disculpas por la demora de la tortilla para el club. Estoy un tanto presionada por el tiempo, necesito que el día tenga más horas, es algo que tengo pendiente.
    Desconocía que tu compañero de vida, es un chef. Le transmite mi enhorabuena por su resultado, y sobre todo, por sorprenderte.
    Que pases una buena tarde. Bstes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Emma, no te preocupes, el blog no ha de ser una obligación, en el momento que lo sea, dejará de ser divertido. Besos.

      Eliminar
  27. Concha tu Santo no puede mimarte más. Aunque por otro lado no te mereces menos. Es reconfortante cuando una persona te conoce tanto.

    Nunca los he probado. Tampoco se han hecho mucho huevos rellenos en casa y ya sabes qué ocurre, que cuando no se tiene costumbre de algo no siempre es sencillo incorporarlo a tu rutina y no entiendo por qué a veces me cuesta tanto.

    No sé si es esa mala prensa de que los huevos en exceso son malos, o si se trata de aún siendo una receta sencilla necesita de tiempo para plantarlos en la mesa o bien que cuando los planto en la mesa mi marido arrasa con todos, por muchos que haya preparado, pero la cuestión es que muy de vez en cuando (y con este muy de vez en cuando me refiero en ocasiones a varios años) cae una receta cuyo protagonista es el huevo.

    Chica, voy a ver si encuentro yo a alguien que me mime así y me regale unos huevos villaroy, que sólo con no tener que hacerlos yo ya lo agradezco eternamente.

    Creo que sobra decir lo mucho que me han gustado y que te mando mucho ánimo y un enorme achuchón a ver si vas recuperando ganas y energías poquito a poco.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cuca, cuando llevas toda una vida con alguien es normal que te conozca o que la conozcas a fondo, yo solo con mirarlo sé cómo se siente, él me conoce mejor que nadie, y antes de abrir la boca ya me ha complacido en mis necesidades.
      Los huevos fueron denostados en la década de los ‘80/‘90 por intereses comerciales, no es que sea malo comerlos a diario, simplemente para los que tenemos problemas de colesterol, hay que controlar su ingesta, pero ahora resulta que no solo, no son perjudicados, sino todo lo contrario, resulta que tienen una cualidad que puede incluso ayudar a reducir los niveles de colesterol, lo vi no hace mucho en un programa de investigación.
      Besos, feliz fin de semana.

      Eliminar
  28. Hola Concha. Voy poniéndome al día con vuestras cocinas y veo que en la tuya, como colofón, has preparado unos ricos huevos Villaroy, que aún se ven en la barra de algún bar, pues aunque las modas cambian, algunas cosas se siguen manteniendo, aunque sea en menor medida. Digo que has hecho pero me corrijo, "habéis" hecho tu marido y tú, pues el empezó y tú remataste el plato, eso sí es reparto equitativo de tareas, jajaja. No los he preparado nunca, que sí comido y están muy buenos, aunque la verdad, llenan y con una buena ensalada, para aligerar, resultan perfectos.
    Poco a poco Concha. Tu vida ha cambiado mucho y adaptarse lleva su tiempo. Sólo desearte que sean los recuerdos bonitos de tu madre los que tengas siempre más presentes y que éstos te hagan sonreír o si es el caso, llorar, porque esas lágrimas van cargadas de tu amor y del suyo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas noches, mi querida Isabel! Qué bien que vayas teniendo tiempo para hacer otras cosas que no sean solo las obligaciones diarias, a mí eso cuando me pasa me satura, pero es que cuando no se puede, no se puede y punto.
      Aquí la verdad es que hace años que no veo estos huevos en ningún bar, ahora con la moda de comer todo crudo, se están perdiendo las buenas costumbres, aunque aquí que hay más bares que habitantes, sobre todo en los bares de barrio, es normal encontrar una carta con platos de toda la vida.
      Mi santo y yo hemos emparejado bien, desde el día que nos conocimos no os hemos separado nada más que para ir a trabajar, creo que somos el Yin y el Yan, los polos opuestos que se atraen, pero en el fondo tenemos tantas cosas que nos gustan en común, que por eso somos la pareja perfecta, Jajajaja…
      Besos y gracias por tus reconfortantes palabras.

      Eliminar
  29. Hola Concha. ¡Qué presentación tan bonita con el tomate! Le han quedado a tu "santo" un plato colorido y delicioso. Estos huevos son muy socorridos y a todos gustan y, de vez en cuando, también los preparo ya que son menos entretenidos que las croquetas. También en esa línea de fritos, hago unos emparedados pequeñitos de queso y jamón york, bañados en bechamel y empanados que resultan muy ricos.
    Poco a poco irás recobrando las ganas por cocinar, todavía está muy reciente la pérdida de tu madre. Yo todavía ando perezosa con mi blog, me falta ese entusiasmo necesario para que surja la magia. ¡Mucho ánimo Concha!
    Felicita a tu marido que le han quedado un plato estupendo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elvira, él es un cocinero de categoría, no suelo compartir lo que me cocina porque se nota demasiado la mano profesional, en estos huevos lo único que hice yo, fue freírlos y emplatarlos, es algo sencillo pero vistoso, ten por seguro que si lo hubiera presentado él, se notaría bastante la diferencia. Aún así se ven bonitos, que es lo que interesa.
      Bueno a ver si le pillas el ritmo tú también, poquito a poco, de momento mañana, bueno esta noche publicaré algo que te va a gustar, o eso espero, ya lo verás. Besos y buenas noches.

      Eliminar
    2. Por cierto se me olvidaba, esos mini emparedados los tengo que hacer, me has dejado con ganas, Jajajaja…

      Eliminar
  30. Hola guapa, en esta receta llego la última y me ha encantado ver la cantidad de comentarios que tienes, todos cariñosos y con bonitas palabras. Si me descuido no cabe mi comentario¡¡¡ Qué sorpresa ver que el cocinero de estos huevos maravillosos es tu querido "santo". Ya sabía de sus habilidades profesionales pero no recuerdo ver alguna receta en la que el haya colaborado. La verdad que un marido te ayude en la cocina es muy importante, el mío también me ayuda muchísimo, y eso no pasa en todas las casas.

    Han quedado divinos, todos igualitos, bien rebozaditos y bien fritos. Solo imaginar el sabor al mordisquear uno de esos huevos se me hace la boca agua .En las redes sociales ya vi lo ricos que estaban pero ahora en vivo y en casi directo todavía se aprecia mejor.
    Nunca los he hecho, solo los he comido una vez en casa de algún familiar, mi madre hacia huevos con bechamel y nada más.

    Me encantaría poder probarlos otra vez, así que ya sabes resérvame una ración . Muchos besos querida Concha, felicita al cocinero.👌👌👌

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mj, sabes que para mí supone mucho los comentarios, es lo más importante que tiene mi blog, es un modo directo de ponerme en contacto con los que me visitáis, y en cierto modo, de conoceros un poco. Aunque ya se sabe dónde están los límites.
      De todos modos, gracias a Blogger, que nos deja disfrutar de este espacio tan maravillosamente como para expresarnos y estar al día de una manera sencilla y casi en primera persona.
      Seguro que no tienes dificultad en preparar estos huevos, ya verás como lo disfrutáis, aunque sea un bocado frito, no es para comerlo todos los días, así lo disfrutas mucho más.
      Besos guapísima, le daré tus felicitaciones ahora mismo. Feliz domingo.

      Eliminar

Publicar un comentario

No te marches sin dejar un comentario, cuéntame alguna cosa, quiero conocer tus dudas, tus sugerencias, tu opinión me interesa siempre.