Salmorejo de Mango

salmorejo-mango

Con este Salmorejo de Mango, doy por concluida la temporada 2019 de Cremas y Sopas Frías en la cocina de nuestra casa; ¡Ya era hora! Pensaréis más de uno. ¡Por favor! Ruego que no me protestéis, si tan solo han sido seis, el de Calabacín, el de Melón, el de Tomates Amarillos que fue por partida doble y el de Coco de la semana pasada, ¿lo veis? Con el de hoy seis auténticas delicatessen 😅 
Pero es que este verano me ha cundido cantidad el tiempo cocinando y quise dejar constancia de casi todo mi recetario de gazpachos, salmorejos y sopas frías en general, porque en DBM faltaba variedad, así que me animé a cocinar todos los básicos con alguna que otra innovación, y es que cuando yo me animo, me embalo de una manera que no sé cuando parar. Pero no son todos los que están, ni están todos los que son, ¡Ja, ja, ja! Así que alguno más publicaré, pero eso será la próxima temporada.

Cuando Lola | Con sabor a Huerto cocinó su delicioso Salmorejo de Mango, dio una vuelta de 180º a mi Salmorejo de Melón añadiendo mango en lugar de melón, me encantó el cambio que hizo, muy similar a la mía su cocina es sencilla, sin artificios, natural, por eso sabía que me gustaría.
El mango es una fruta que compro con frecuencia, pero suele ir directo a postres como mi delicioso Trifle de Mango, Albaricoque y Cerezas o también mi riquísimo Trifle de Mango y Yogur Griego con Frutos Rojos; aunque había visto con anterioridad el mango en sopas frías, nunca lo había probado, y el resultado ha sido más que satisfactorio.

Quise cocinar su Salmorejo al pie de la letra, pero seguir una receta literalmente me cuesta, no por nada, sino porque soy así, me gusta improvisar en la cocina, poner sobre la marcha ingredientes que tengo en mi despensa, dando así mi toque personal. El resultado es algo diferente, pero para mí siempre será el Salmorejo de Lola, porque aunque la idea me rondaba la cabeza antes que ella lo publicara, fue por Lola que me decidí a hacerlo.

salmorejo-mango-fuente

En mi particular versión de este singular salmorejo, y jugando un poco con la misma paleta de color, decidí añadir unos cuántos Tomates Amarillos, aprovechando la cosecha del huerto de mi padre, que además de sabor, pusieron una nota ligera de acidez contrarrestando el dulce del mango, el que utilicé estaba en su punto justo de madurez y temí que estuviera tan dulce que pareciera más un postre que un primer plato, pero no fue así, a pesar de tener ese puntito dulzón, quedó muy equilibrado, fue decisivo el vinagre de manzana, sin ser excesivamente fuerte, junto con la intensidad del aceite de oliva virgen extra, los que se encargaron de hacer todo el trabajo para que nadie pensara en un postre, mientras tomábamos esta delicia de crema fría. 

Para la presentación, desde el comienzo quise sacar unas láminas de mango, pero entre que estaba demasiado tierno, y que al ser la misma fruta no haría nada de contraste, preferí echar mano de una nectarina y quedó perfecto, tanto en sabor como en vistosidad. Pero como es algo completamente subjetivo, podéis utilizar lo que os apetezca, Lola nos sugería poner un crujiente de quicos, que desde mi punto de vista también queda perfecto en contrastes.

Y ahora si os apetece saber cómo se hace, os lo cuento a continuación. Comenzamos.



INGREDIENTES
  • 1 Mango (715 gr)
  • 460 gr de Tomates Amarillos
  • 60 gr de Almendras Crudas
  • 50 gr de Pan Asentado
  • 1/2 diente de Ajo
  • 1 c/p de Sal
  • 6 c/s de Aceite de Oliva Virgen Extra
  • 200 ml de Agua
Para la presentación
  • Ajonjolí
  • Nectarina
  • Aceite de Oliva Virgen Extra

salmorejo-mango-mise

ELABORACIÓN
  1. Poner un vaso de agua en un cazo al fuego, cuando comience a hervir añadir las almendras, apagar el fuego y dejar unos segundos.
  2. Quitar la piel a las almendras, saldrá con facilidad, presionando ligeramente entre la yema de los dedos, con cuidado de no quemarnos.
  3. Incorporar las almendras al vaso de la batidora.
  4. Pelar el ajo y añadirlo, quitando el germen. Si fuera muy grande echar solo medio.
  5. Pelar y trocear el mango. Añadirlo al vaso.
  6. Lavar y trocear los tomates. Añadirlos al vaso.
  7. Trocear el pan. Añadirlo al vaso.
  8. Añadir la sal, el vinagre, el agua y el aceite de oliva virgen extra.
  9. Triturar a máxima potencia hasta conseguir una crema muy fina, no será necesario pasar por el chino.
  10. Rectificar de sal, aceite y vinagre, añadiendo un poco más de agua, si fuera necesario, hasta conseguir el punto se sazón y la densidad deseada.
  11. Verter en un bol, fuente o cuenco grande, tapar con film transparente y enfriar en el frigorífico.
  12. Servir decorado al gusto con unas gotas de aceite, un poco de ajonjolí y unas láminas de nectarina.

salmorejo-mango-pasos1
salmorejo-mango-pasos2


salmorejo-mango-bol

salmorejo-mango-almendras

salmorejo-mango-mesa












Comentarios

  1. Buenos días Concha!!
    Aquí como ya te comente no creo que en ningún restaurante te encuentres salmorejo y menos en una casa particular, las temperaturas no son tan altas como por tu tierra y será por eso que no hay costumbre, yo hago cremas frías pero salmorejo nunca, y no me preguntes porque. No aburres con estas cremas frías para nada, al contrario son una delicia seguro, esta quedo impresionante en cuanto a color y presentación es un gustazo para la vista y para el paladar ni te cuento, estoy segura de que si.
    Hoy aquí amaneció con llovizna, aquí ya empiezan a salir los platos calientes, de vez en cuando, ya que a pesar de que llovizna hace calor, el frío que tarde je je. ...Besicos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Esther, quizás tienes razón, es el clima el que nos inclina por comer según qué cosas, en Sevilla no pienses que por tener clima cálido casi todo el año, no apetece la cuchara, los platos calientes están a diario en cualquier mesa de todas las casas, no faltan los cocidos y potajes, por supuesto, pero estas cremas frías son un plato perfecto, como entrante o como primer plato, y si me apuras, hasta plato único, según el día, por eso son tan polivalentes y socorridos, al menos no conozco a nadie en mis círculos de amistades que renuncie a un gazpacho o un rico salmorejo, aunque caigan chuzos de punta, que últimamente no sucede casi nunca, porque desde Semana Santa, no vemos una lluvia en condiciones en nuestras calles.
      Besos, disfruta de un bonito domingo en familia, como a ti te gusta.

      Eliminar
  2. Bueno, bueno, que sorpresa me encuentro esta mañana, un salmorejo de mango inspirado en una receta que a su vez yo preparé teniendo en cuenta otra tuya, y son distintas las tres. Una de las cosas buenas de la cocina es poder experimentar con diferentes ingredientes, aunque tengamos como base una receta conocida, darles un toque personal y crear una nueva preparación. Nosotras somos así, muchos bloguer@s son así, además de que nos gusta la alquimia culinaria, el blog nos anima a la inventiva contínua.
    Vivir en el sur como nosotras hace que apetezcan los platos fríos hasta bien entrado el año porque al calor le cuesta irse, yo suelo guiarme por las estaciones para los cambios, si no, la cocina de otoño ni la vería, pero hoy con el día que hace me apetecería mucho tu salmorejo la verdad. Por cierto, no he hablado nada de él. Este año te has hecho al sabor de esos tomates amarillos y no te resistes a sus encantos; yo tengo por norma al salmorejo no ponerle tomate, es exclusividad de los gazpachos, no me importa el sabor dulzón en las comidas, ni la espesura que le ponen las almendras, nos ha servido para acompañar el verano de una forma riquísima.
    Y tienes razón en otra cosa, nos gusta la cocina sencilla, que no simple, la que se hace con lo que encontramos en el mercado de al lado, con el producto de temporada, la que aprendimos de madres y abuelas, la que se pone todos los días en la mesa familiar, la que sabe a hogar y gloria bendita.
    Un beso y disfruta del domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola estoy encantada de ser de tu misma escuela, de la cocina de nuestras madres y abuelas, que llenan nuestros blogs de recetas fabulosas, con la calidad certificada de las cosas bien hechas, tenemos los mejores controladores, los de casa, los que a lo más mínimo que cambies en el plato del día, lo perciben, porque aunque no sepan cocinar (ni un huevo, la mayoría, jajajaja) tienen un radar en el paladar, y según sus gestos en la primera cucharada, ya sabemos si hemos triunfado.
      En casa el plato caliente no falta en todo el año, y más con mis padres que si no les pongo legumbres no comen a gusto. Pero entre col y col lechuga, jajaja, sino aprovecho cuando como en casa con mi Santo y ahí me suelto el pelo por completo, Jajajaja.
      Besos guapísima, disfruta de este domingo ”verotoñal” que es lo que nos toca.

      Eliminar
  3. Delicioso ese salmorejo, qué pinta tan apetecible.
    Yo también soy de cocina sencilla, sin artificios, sin "cosas raras", por eso me encantan tu blog y el de Lola.
    Aquí sigue haciendo bastante calor, así que los gazpachos, salmorejos, y cremas y sopas frías son siempre bienvenidos.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marga, el afecto y placer por tu cocina es recíproco, nada como la cocina casera y de calidad, para disfrutar viendo como los que queremos rebañan los platos. Besos y buen viaje guapa.

      Eliminar
  4. Concha el color y la decoracion me ha gustado mucho y todo lo que tiene mas besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Inma, anímate a probarlo y ya me contarás. Besos.

      Eliminar
  5. Madre mía Concha!! Después del salmorejo de coco, que ya me pareció una delicia, ahora uno de mango. No sabría con cuál quedarme! Definitivamente tengo que probar los dos. Aunque yo no he encontrado tomates amarillos, tendré que poner rojos. La verdad es que has creado una colección de sopas y cremas frías a cual más rica. Y con lo que se está alargando el calor vienen fenomenal. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar si te decides a hacerlo, te apunto que los tomates amarillos fue un añadido de última hora, quizá con tomates rojos quedaría igual de rico, aunque variaría ligeramente el color. Como no lleva mucha cantidad de tomates amarillos, podrías sustituirlos por los Cherry esos que venden de colores surtidos, en algunos sitios los venden al peso y con un poco de maña, puedes llenar tu bolsita de amarillos en su totalidad, eso sí podría ser una buena alternativa.
      Besos.

      Eliminar
  6. Hola Concha, con el calor que nos hace aún, los salmorejos y sopas frías apetecen un montón, y cuanta más variedad mejor. Yo no soy muy de mango, no suelo comprarlo, pero solo de ver el color tan bonito y su aspecto tengo que probarlo!!
    Muchas gracias por tus palabras de ánimo!!
    Un bst guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mavi no te voy a mentir, este salmorejo sabe a mango, y mucho, pero como decía la semana pasada en mi Ajoblanco de Coco, hay que darle la oportunidad a ciertos alimentos que no comemos, no sabemos muy bien porque, puede ser algo sorprendente, y nos demos cuenta que llevamos años diciendo que no inconscientemente, Jajajaja.
      Besos. Pasa una buena noche.

      Eliminar
  7. Buenas noches Concha, aunque el tiempo (al menos aquí) no esté para platos fríos, seguro que gusta tomarlos al igual que en invierno comemos ensaladas. este salmorejo tiene ingredientes que me casi todos me gustan me quedo con la receta. besinos solete

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fely curiosamente acabo de visitar tu cocina, jejejeje, creo que nos hemos cruzado los comentarios.
      No le pongas “peros”, este salmorejo está increíblemente rico, Jajajaja.
      Besos.

      Eliminar
  8. Buenos dias Concha a mi me pierde el salmorejo y si es con frutas mas con mango aun no lo he hecho y mira que me gusta el mango el vinagre de mango me rechifla a las ensaladas de pasta les va de miedo asi que viendo lo que te gusta te invito hacerlo es muy facil ,lo unico que con el tiempo va perdiendo su precioso color por eso no recomiendo hacer mucha cantidad .
    Uuuuumm seguro que en casa te dejaron el plato requete limpio yo no he dejado de hacerte la olaaaaaaa .
    Receta y presentacion son de 20 points para no variar.
    Bicos mil y feliz incio de semana wapa 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chus el vinagre de Mango lo conozco, mi hermana Pilar me lo trajo hace un par de años de Francia, y me encantó, lástima que no lo utilicé para enseñarlo en ningún post del blog. Recuerdo que lo hiciste una vez , lo buscaré si pienso hacerlo, te tengo como referente por supuesto.
      Besitos y gracias corazón.

      Eliminar
  9. ¡Qué maravilla de salmorejo Concha! Cuando he leído el título de la receta me he acordado del de Lola y ya veo que no estaba nada desencaminada. Qué maravilla disponer de tres recetas y que ninguna sea igual.

    Coincido contigo en que cuando me pongo a cocinar no suelo seguir la receta al pie de la letra salvo pocas excepciones en repostería para que alguna receta salga perfecta y no es porque desconfíe de la fuente de la receta sino porque o bien la adapto a lo que tengo en casa o bien termino llevándola a mi terreno y haciéndola mía al gusto de mi casa.

    Como sigue haciendo calor estos platos apetecen bastante aunque ya veo que la semana próxima empiezas con recetas menos veraniegas

    ¡Besos mil!

    PD. No lo diré muy alto pero ni yo me creo poder estar dejando el comentario el lunes ji ji ji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuca, no es que yo no siga una receta al pie de la letra, solo que en ocasiones como esta, mi creatividad desenfrenada no tiene límites, jajajaja. pero cuando el plato lo requiere, soy fiel a la receta, especialmente si son platos clásicos, quiero decir, si te hago un Gazpacho con to'sus avíos, me ciño a la receta tradicional y no me salto ni una coma, y a partir de ahí es cuando surgen las versiones o variantes, como en este caso, que nada tiene que ver con un Salmorejo Cordobés, pero sigo las bases fundamentales para que se considere un Salmorejo, algo así a lo que tú harás supongo si haces un bizcocho, por mucho que lo adaptes a tus gustos y necesidades, tiene que quedar con aspecto, textura y sabor a bizcocho, y no a empanadilla de Móstoles, jajaja.
      Bueno te dejo que al final la lío, jajaja.
      Besitos, y gracias por ser tan madrugadora, me encanta tener aquí siempre.

      Eliminar
  10. Siempre digo que en la sencillez también se encuentra la excelencia y este tipo de platos con productos de calidad como los que utilizas, son un lujazo auténtico para disfrutarlos de principio a fin.
    Por mi Norte, como ya te comenté más veces, este tipo de comidas no son las más habituales, de hecho, lo preparo de pascuas en ramos cuando hace mucho, mucho calor y después se me olvida hasta que visito los blogs y al ver un gazpacho o un salmorejo, me animo de nuevo a prepararlo .
    Un aplauso por vuestras cocinas, la de Lola al igual que la tuya ,es una fábrica de buenas degustaciones , en las que me sentaría encantada a la mesa.
    Quien sabe si algún día nos podremos reunir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bego.
      A mí me pasa exactamente lo mismo con los guisos del norte, suelen ser platos sustanciosos, pero que yo adoro, claro que en un verano sevillano como que no entran muchas ganas de comer potajes, jajaja, pero te cuento que en casa de mis padres ni porque hagan 40º me libro de cocinarlos, eso sí, le quito la pringá o su compango (como dirías tú) y si no te lo comes recién apartado del fuego, sienta muy bien al mediodía, pero en plato pequeño, que conste, jajaja.
      Besitos

      Eliminar
  11. Hola de nuevo Concha, como decías en el post anterior, el coco lo amas o lo odias y yo lo amo pero el mango, hay el mango Concha, no puedo con el, creo que en alguna ocasión te he dicho que me sabe a colonia, mis amigas se ríen cuando se lo digo, seguro que como tu te estarás riendo ahora, pero es así no puedo con el.
    Recuerdas cuando te decía que no me gustaban los arándanos pues este año he comido muchos y ya me gustan, espero me ocurra también con el mango algún día.
    Que no me guste no quiere decir que no esté rico ese salmorejo, que segurisimo que lo estara, pero de momento no para mi, supongo que me entiendes.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que te entiendo cariño mío, el mango es otra de esas frutas tropicales que por su peculiar sabor, hay quién lo ama o quién lo detesta, por eso no se puede imponer si además te pasa que te sabe a colonia.
      Aunque quizá no has probado la receta adecuada, quizás en una cata a ciegas sentirías que es distinto, pero que sabe a mango, y mucho, jajaja.
      No te preocupes que yo te pongo otra cosa con mucho gusto.
      Besos

      Eliminar
  12. Hola, no savbes l que me gusta el salmorejo de mango. Es un salmorejo muy rico que en una fiesta siempre es un acierto. Yo hago tanto salmorejo como gazpacho, no sabrái decirte cuál me gusta más. Los míos no llevan almendra así que lo voy a probar pues ya sabes que cuantas más variantes me déis mejor para mí. ¡Qué delcioso se ve Concha, para disfrutar!!!un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el toque de Almendras le pone un punto muy rico, sales de lo corriente convirtiendo este salmorejo en un plato muy especial, como dices ideal para un menú festivo. Servido en vasitos queda precioso, ahí la imaginación al poder, me viene ahora con una brocheta de langostinos al ajillo, debe ser brutal.

      Eliminar
  13. Hola Concha, buenos días! Llevo un par de días viendo tu salmorejo por las redes sociales, y alucino con el color que tiene tan llamativo. Me encanta el mango y me lo imagino super bueno, no me queda más que probarlo, jeje. Aunque ya se de antemano que está de vicio :)
    Me guardo el tema, a ver cuando puedo. Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvia buenos días, he de decir que este intenso color amarillo es debido a la pulpa del mango, como puedes apreciar en el vídeo o el paso a paso, estaba en un punto de madurez perfecto, y la luz natural de mi cocina solo hizo reflejar lo que hay, sin filtros ni retoques, se mete por los ojos, lo sé, yo también muero de amor por ello, Jajajaja.
      Besos

      Eliminar
  14. ¡Qué maravilla de receta, Concha! No sabes lo que envidio ese huerto de tu padre que da tomates amarillos. Tienen que estar tremendos. No he probado el salmorejo de mango pero suena bien. La verdad es que como más mango del que uso para mis recetas. La ultima vez lo usé en un solomillo y quedó divino, pero como más me gustó fue cuando hice el ceviche de mango. Eso sí que estaba rico. Te invito cuando quieras. Y dices que vas a terminar con tu sesión de sopas y cremas, pues no será porque el calor se ha ido. ¡Madre mía! ¡Cómo estamos por aquí! Bueno, me voy a mi lío matinal y a ver esos triples que me han llamado la atención. Besitos. Feliz martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Patricia estos tomates son algo de otro mundo, Jajajaja, no veas el juego que me han dado, hasta mis hermanas se han echado las manos a la cabeza con la cantidad de cosas comunes a los que les he dado la vuelta con ellos, es como redescubrirlos, qué sería de nosotros si Colón no hubiera descubierto América, aunque solo fuera oficialmente porque en realidad América ya estaba ahí antes de que él llegara, Jajajaja.
      Bueno que me lío, y al final la lío, Jajajaja.
      Besos.

      Eliminar
  15. Llego de madrugada aprovechando por fin un ratito mineiridade Concha, esta semana ha iniciado atareada, ahora mismo ando esperando visita en el aeropuerto de Porto Alegre, una noche prácticamente sin dormir mucho y alistando la casa a punto no había tenido tiempo y tranquilidad para venir sosegada.
    La verdad es que amo estas temporadas de cremas frías, porque ame caen del cielo ideas frescas para el verano que viene por aquí y que espero alcanzar a disfrutar un poco con ideas como las que me tientas cada una más rica y fresquita, y es que ya salivo...
    Ahora mismo en casa tengo un mango maduro que le hace ojitos a esta delicia, veo el pronóstico del clima y subirá un poco la temperatura y ya me veo junto a mi tía disfrutando de una crema fresca como esta. Esa idea con mango es toda una novedad para mi y el punto de tomates amarillos creo que le han caído estupendo, guardo con un corazoncito 💛 esta delicia. 🤓🤤🤤🤤 besitos mi querida Concha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nati viviendo en el país tropical más famoso del mundo seguro no tendrás problemas de encontrar estas maravillas, me refiero al mango o los tomates amarillos, y si, anímate y cocina muchas cremas de este tipo en verano, ya me dirás lo que te han gustado, especialmente cuando tengas todo el tiempo del mundo para hacer lo que te apetezca, ya que como ves se preparan en un momento.
      Espero que lo pases fenomenal con tu visita y que la lleves a ver todos esos sitios bonitos que te rodean.
      Besitos.

      Eliminar
  16. Ohhh no me digas que terminas con las sopas frías jaja. Tampoco 6 son tantas ehhh. :)

    Ahora me dejas que no sé con cual quedarme jeje. Si con la blanca, la amarilla... bueno, me quedo con todas y así las pruebo todas, aunque ésta última con mango tiene que está brutal de rica! Está que se sale de la pantalla. Y tan bonita que las decoras todas. Así da gusto sentarse a comer.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, Pepi no será por ganas saque no publique ninguna más, aquí hace un calor infernal, y no apetece comer nada caliente, si acaso templadito y para de contar. Pero temo hacer de este blog un monográfico y que las visitas se vayan espantadas, Jajajaja, ta es cuestión de aburrirse en mi cocina, que tengo mucho que contar.
      Besitos

      Eliminar
  17. Querida Concha, de lo que más me alegra de haber vuelto es visitar a las amigas y ver todo lo que ocurre por vuestras cocinas. He descansado, mucho la verdad... es que ya que te pones lo haces de verdad, jajaja. Bueno, el caso es que estoy un poco oxidada, según volví no podía comentar en los blogs porque no se qué había tocado de las cookies de terceros (ni cuando), el caso es que yo había desaparecido del mundo bloguero! Me costó un par de días dar con el problema, es que ya no estaba acostumbrada, con decirte que abría el ordenador una vez a la semana, entenderás que se me había olvidado mucho de todo.
    Tengo que ponerme al día, ver lo que se ha publicado y ver tu colección de cremas frías de las que hablas y aunque no son fan del mango el color es espectacular. El cariño no se ve en la foto pero sabemos que ahí está, verdad? y ese ingrediente es el fundamental en nuestras cocinas.
    Un beso grande Concha, nos iremos leyendo como antes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria no me hables de desconectar, que este verano he estado tres meses en OffBlogger, y no veas la pereza que da encender el Pc. Bueno ya lo sabes que tú también lo has hecho.
      A mí me ha costado quizá un poco menos porque en el fondo no he estado desconectada al cien por cien, siempre había por ahí alguna amiga bloguera que me mandaba alguna Tortilla para el Club, y eso ayuda a mantener un poco el ritmo.
      Bueno guapa, nos vamos leyendo efectivamente. Besos.

      Eliminar
  18. Hola Concha,ya estamos de vuelta y poco a poco voy visitando a mis amigas,que maravilloso salmorejo de mango has preparado.
    Yo este año no lo he hecho.......y el tuyo me hace babear de lo bueno que tiene que estar
    Una presentación de lo más bonita........¡¡¡
    Muchos besitos preciosa¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Victoria, da gusto tenerte de nuevo en activo, me alegra que te guste, ahora tenemos mangos deliciosos en el mercado todo el año, así que si te animas ya me contarás. Besos.

      Eliminar
  19. Concha, qué receta interesante, no me hago la idea del sabor, pero de seguro me gusta. El mango lo como en postres o solo, pero recuerdo que de adolescente al salir del colegio y era temporada, los amigos buscaban mangos verdes que había por todos lados, y los comíamos con adobo (un preparado para condimentar carnes que vendían en pequeños paquetitos) y vinagre o con sal y limón, jaja! Te imaginas? Estoy escribiendo y salivando, jaja.
    Bueno, volviendo a tu receta, el color es precioso, no deja indiferente y ya una sabe que es un lujo de plato, no creo que se consiga nada en igual en un restaurante.
    Espero animarme con las sopas frías y de empezar, lo haría con este salmorejo.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angélica tienes que probarlo, siendo tú de tierra de mangos, seguro tienes la posibilidad de encontrarlos a buen precio todo el año, bueno en realidad no sé qué tal en Puerto Rico, pero el sabor delicioso lo puedes imaginar. Besos.

      Eliminar
  20. Concha, llevo un atraso curioso. Bueno, ya sabes que estoy en “modo bebé” y lo primero que ví fue una bonita ilustración de cuentos de niños, con esos colores y esas ondas. En fin, ja, ja, ja.
    Una delicia seguro este salmorejo entre el mango y los tomates de tu padre. Todo un lujo, amiga.
    Besitos grandes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Patty nuestra imaginación no tiene límites y más cuando la felicidad nos hace flotar como en una nube, ¡anda! ¿Eso no era lo que hacía Heidi con su abuelo? Jajajaja...
      Besos

      Eliminar
    2. Concha, lo bueno es que que no estamos locas “no ni ná”, ja, ja, ja.

      Eliminar
  21. Hola Concha, que colorido tiene tu entrada, con ese tono a mango ideal. Ya veo que hemos coincidido , Esther, tu y yo. A mi me gusta el mango con locura, desde que descubrí el que denominan "de avión" , para tomarlo al natural está riquísimo. Ya veo que has tomado carrerilla con el tema sopas , gazpachos, salmorejos y demás. Tomo nota de todos, me encanta este tipo de platos, además quedan super bonitos. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mj no sé mucho de variedades de Mango, en realidad aquí estos son los que hay todo el año en el mercado, ya que son de producción local, cercana a donde vivo y no calaña nunca en el mercado. Si son los mejores, yo creo que sí, no puedo más que corroborarlos porque todos salen espectaculares de ricos, así que imagina el sabor de este salmorejo, para perder el sentío, Jajajaja. Besos.

      Eliminar
  22. Me sorprendes muy gratamente, si una receta es buena y original, la otra lo es más.
    Tengo curiosidad por probarla, sólo con verla se merece salir a comprar el mango.
    Cariños y buen fin de semana.
    kasioles

    ResponderEliminar
  23. ¡Hola Concha! Ya le vi este salmorejo a Lola y la verdad que me resultó sorprendente utilizar el mango, que tanto me gusta... No se si me llegará a gustar, pero tengo pendiente de hacerlo un día cuando esté en casa de mis padres, ya que a ellos, si que les gustan los gazpachos y los salmorejos... y no tienen ese tonto problema con el tomate, como tengo yo jajaa... así si no me termina de convencer... tengo quien lo devore seguro jajaaa... Pero pintaza tiene Concha... Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa, no tienes excusa, en este salmorejo el tomate no es ingrediente imprescindible, ya que como ves es poca cantidad, y además son amarillos, por lo que si tienes la oportunidad, te animo a probarlo, es realmente sorprendente lo buenísimo que está.
      Besos.

      Eliminar
  24. ¡¡Hola Concha!! Todavía no había encontrado el ratito de poder comentar tu salmorejo de mango, pero te aseguro que ya le tenía echado el ojo, ¡¡porque vaya presencia tan estupenda!! De hecho, parece un postre, creo que si se lo pones a alguien que no sepa qué es se piensa que se va a comer algo dulce, y ¡sorpresa!, de sabor dulzón-ácido-salado...una mezcla de lo más interesante, estoy convencida. Que la cocina es imaginación, no hay más que ver blogs como el tuyo, que con sencillos ingredientes, salen combinaciones estupendas que no dejan a nadie indiferentes.
    Por cierto, con la temperatura que está haciendo, creo que no hay que decir que no a una crema fría, ayer, sin ir más lejos, me comí un helado y mira que este verano me he comido pocos, y ahora, en octubre, me dio por comerme uno, pero hacía un calor y un bochorno que me tiré a uno por la mañana y un granizado de limón por la tarde, ja, ja. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isabel por tus elogios. Realmente sorprende este salmorejo, quizá en nuestra dieta mediterránea no tenemos inculcado introducir fruta en los platos salados, más allá de la manzana, o algunos frutos rojos para salsas, o los frutos secos, esos sí los ponemos en cocina, pero yo tengo la mente abierta, y el resultado evidentemente no es el descubrimiento de la pólvora, jajaja, pero he descubierto hace poco que me encanta la fruta en platos salados que no sean solo ensaladas, ha merecido la pena experimentar.
      Yo no sé qué decirte sobre lo de los helados, no es que los coma todos los días porque mi colesterol no me lo permite, pero no tengo ese concepto de helado=verano, los como todo el año, es más para mí una Navidad no es lo mismo si no hay helado de postre.
      Besos

      Eliminar

Publicar un comentario

No te marches sin dejar un comentario, cuéntame alguna cosa, quiero conocer tus dudas, tus sugerencias, tu opinión me interesa siempre.