Codornices al Pedro Ximénez con Trompetas de la Muerte y Pasas

codornices-pedroximenez-trompetas-pasas

Por fin concluyeron las fiestas, ¿qué tal os fueron? Las mías, agotadoras y deseando volver a la rutina; tuvimos aforo completo, con deciros que el día de año nuevo ¡no faltó ni el gato! 😉 Entre una comida y otra superamos los 100 comensales. Algo así como un banquete de bodas, pero repartidos en dos cenas y dos almuerzos, y entremedias, para poner la guinda al dulce, meriendas a diario, pero nada de a diestro y siniestro o un aquí te pillo, aquí te mato, nada de eso, nuestras meriendas fueron planeadas estilo gourmet, que para una vez que nos juntamos las Cabello, lo hacemos como Dios manda.
¡Vamos! que comparados, el más delicioso five o'clock tea sería un nadería, frente a nuestros más sencillos y  genuinos encuentros de #miratitodelcafé  😋

Os decía en mis "Croquetas de Langostinos con Alioli de Piquillos", que en casa de mis padres, nos reunimos para organizar compras y prever lo necesario, para que todo salga según lo programado. Nuestra cocina no ha parado ni un segundo, y aunque parezca increíble, estaba tan bien planificado, que no hemos tenido que comer ni un solo día "de restos”, parece que no, pero es posible, queda demostrado que haciendo un planteamiento bien organizado de todas las cosas que haya que hacer, es un método infalible, y ahí reside la clave para que salga todo perfecto.

El plato que os enseño hoy, lo cociné poco antes de Navidad, como prueba de menú, no sé si es por defecto profesional, esto es lo común en restauración y hostelería, pero mi marido y yo, tenemos costumbre de probar previamente algunas cosas, para asegurarnos si un menú es viable o no, ya que cocinar para tantos comensales en la cocina de una casa, es más complicado de lo que parece, y como comer hay que comer, con la excusa de probarlo, de paso, nos damos un homenaje ideal para los dos. 

El día que lo elaboré, hacía un vendaval terrible, y el patio de mi casa, que es particular, porque además de mojarse cuando llueve, como todos los demás 😁, las corrientes de aire se juntan arrastrando todo hasta la misma puerta, llenando la entrada de casa de hojas de los Plátanos de Sombra del jardín municipal que hay en mi calle; al salir y ver esa montaña de hojas secas, inmediatamente me vino a la cabeza mi querida Isabel del Blog "Cakes para ti" y en todas las fotografías preciosas que ella haría con estas hojas de otoño, aunque yo solo puse unas cuantas en la mesa, cogí muchas que luego acabaron en la basura, y mira que contrariedad, podría haberlas guardado para el otoño que viene, la verdad que me hubieran venido de perlas para las fotos de mi "Risotto de Calabaza de Otoño con Pecorino Romano" o las que hice para mi "Crema de Bimi", pero ya se sabe que lo que hay es lo que ves, y no todo llega cuando más lo necesitas, sino cuando menos te lo esperas.

codornices-hojas-mesa

Las Codornices son un bocado exquisito, si no tienes reparos en comer pajaritos, te las recomiendo; hoy en día las encontramos en el mercado todo el año, pero es en fechas especiales cuando me gusta prepararlas, en esta ocasión, las hice con unas setas Cuernos de la abundancia, también conocidas como Trompetas de la muerte, y que estaba como loca por comerlas de nuevo, hacía mucho que no las compraba, desde que estuve en el mercado de la Boquería en Barcelona, por cierto que aquí están a precio de oro, porque las compré en una tienda de estas de aproximación y me sentí un poco como si me dieran el sablazo, pero cuando algo me gusta tanto merece la pena, además pesaban poco y cundieron mucho, también compré Níscalos y Trompetas Amarillas que os enseñaré en mis próximas recetas; en no encontrándolas frescas, se pueden sustituir por setas deshidratadas, que es el mejor método de conservación para este tipo de setas, además de encontrarlas fácilmente en tiendas especializadas y grandes superficies, o si no, como último recurso más accesible, siempre podemos echar mano de mis adorados Portobello o unas setas Shiitake, también muy finas y sabrosas, yo las utilizo mucho porque ambas además de ser mis favoritas, ponen un toque delicioso a todo.

Para la presentación del plato no abuséis de guarnición, recordad siempre que "menos es más", os aconsejo que sirváis una buena cantidad en salsera o legumbrera a parte, ya que es de estas salsas que invitan a rebañar el plato, aunque pequemos de poco finos, un buen trozo de pan con estas setas, es como tocar el cielo, os lo garantizo.
Y ahora si os apetece, os contaré como se hace. Comenzamos.



INGREDIENTES (para dos comensales)
  • 2 Codornices (limpias y abiertas en libro)
  • 150 gr de setas Trompetas de la muerte
  • 25 gr de Pasas rubias
  • 3 Chalotas
  • 50 ml de vino Pedro Ximénez
  • 50 ml de Brandy de Jerez
  • 1 pastilla de Caldo concentrado de carne
  • 1 c/p de Maicena
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Agua
  • Sal y Pimienta
  • Cebollino
codornices-pedroximenez.mise

ELABORACIÓN
  1. Salpimentar las codornices.
  2. Cubrir el fondo de una sartén amplia con aceite y dorar por ambos lados las codornices. Reservar.
  3. Picar en brunoise las chalotas y añadirlas a la sartén donde hemos dorado las codornices.
  4. Sofreír y cuando comience a dorarse, añadir las pasas y las setas enteras o troceadas (al gusto), previamente limpias de posibles restos de tierra, si fuera necesario limpiarlas con un pincel o servilleta de papel ligeramente humedecida. 
  5. Mezclar con la chalota y poner encima las codornices con la piel hacia arriba.
  6. Verter el brandy y el Pedro Ximénez.
  7. Cubrir con agua y añadir la pastilla de caldo desmenuzada.
  8. Cocinar a fuego medio, unos veinte minutos, o hasta que las codornices estén tiernas. Si fuera necesario añadir un poco más de agua.
  9. Reducir la salsa y espesar al gusto, con la maicena diluida en un poco de agua fría.
  10. Rectificar de sal y hervir un minuto.
  11. Servir con un poco de cebollino picado espolvoreado por encima, y un bouquet de setas al lado.
  12. Poner el resto de setas en una salsera o legumbrera, en función de lo espesa que quede la salsa. 
  • La cantidad de agua añadida para la salsa, irá en relación a la cantidad que queramos obtener de salsa. Yo puse solo un vaso grande, las codornices eran tiernas y se cocinaron rápidamente, aunque después de tomar las fotos y volver a calentar las codornices, añadí medio vaso más de agua, rectificando de sal y dando otro hervor de un minuto.
  • No pequéis de exceso, es mejor añadir poco a poco pequeñas cantidades, antes que tener una salsa con aspecto de sopa.
codornices-pasos1
codornices-pasos2


codornices-plato

trompetas-cuerno
Setas Trompetas de la Muerte 

Siempre que cocino setas no puedo evitar pensar en mi querida Raquel y esa cantidad ingente de setas que recoge, las comparte todas en su blog Mi diversión en la cocina porque de setas sabe cantidad, seguro ella tiene mil ideas deliciosas para cocinarlas, pero humildemente quiero dedicarle este rico plato, para que sepa que, aunque estemos a mil kilómetros, la tengo siempre muy presente en mis pensamientos ♥♥♥














Espero que os haya gustado y no os marchéis sin dejar un comentario.
¡¡Gracias!!

Comentarios

  1. Mi querida Concha, hoy llego en maratón especial porque te tenía abandonada y quería adelantar cuaderno de recetas e historias, que a pesar de las mil cosas, nuevos procesos y rutinas que poco a poco vamos creando en nueva ciudad con todo lo que ello involucra, desde aprender a moverte en las rutas de buses, saber de los caminos en bicicleta, mercados, tiendas, ubicarte y darle ese lindo aire hogareño a la casa, que ya va muy bien, aún con falta de muchas cosas, pero adelantados para lo que llevamos..., y no me extiendo con lo mío. Que hoy regreso, primero con la sorpresa de los comentarios de G+ y el rollo que dejan :s
    En esta ciudad hace unos días descubrí los galettos que son pajaritos como los que nos compartes en esta receta. Aquel día utilicé estragón y otras hierbas que encontré por el mercado, pero confieso que me parecieron muy fuertes, muy marcado el sabor, estaban muy buenos, sin embargo, creo que debo darles otra oportunidad, igual no son codornices, quizás sea por ello. Siempre es bueno ser precavido con las comidas y estas delicias con sus trompetas y esas hojas otoñales se ven muy ricas, cuando vuelva a comprar galettos, me paso de nuevo a retomar esta receta. De seguro Raquel con esta dedicatoria tan bonita, estará más que feliz.
    Por acá se acerca el otoño y yo feliz, porque este año he llegado en pleno verano y definitivamente no la llevo tan bien, soy más de climas de otoño y primavera,
    y voy a maratón por De Buena Mesa y sus delicias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, mi querida Nati! Que alegría verte de nuevo en activo, y más si vienes con fuerzas a mi cocina, eres como un ciclón de aire fresco que me alienta a continuar. Ya ves el desastre de G+ y mi caja de comentarios, ha sido imposible rescatarlos, lo he intentado de mil maneras pero era una tarea titánica, teniendo en cuenta que son todos los comentarios de casi 600 post los que se han perdido. Pero es lo que queda, aguantarse.
      Temiendo estoy yo al verano, aquí suelen ser muy calurosos y agobiantes, y casi que me deja fuera de combate. Prefiero el frío, es más fácil de sobrellevar, al menos en Sevilla.
      Si compras otra vez pajaritos, prueba con este tipo de salsas, con vinos potentes y ligeramente dulzones, atenúan el intenso sabor de la carne de caza, y además las torna mucho más tiernas. Ya me contarás, si lo haces.
      Mil beso y gracias por ser tan especial.

      Eliminar

Publicar un comentario

No te marches sin dejar un comentario, cuéntame alguna cosa, quiero conocer tus dudas, tus sugerencias, tu opinión me interesa siempre.