Torrijas con Almíbar de Naranja y Miel de Azahar


Llevamos semanas, en nuestra casa, preparando Torrijas y es que en cuanto comienza la primavera, el ambiente en Sevilla, no puede ser más cofrade, y eso implica que se nos active el modo ON cocina de Cuaresma y Semana Santa. Si hay un dulce por excelencia en estas fechas, y con las que yo me siento totalmente identificada, serían las Torrijas de Vino y Miel, pero además en casa el Arroz con Leche, junto con las Poleás, el Jueves Santo y Viernes Santo son imprescindibles, dejando aparcada por unos días, la fruta natural como opción al postre, aunque yo me modero, limitándome a una sola torrija al día, preferentemente para merendar, aunque si se tercia, más por gula que otra cosa, una en el desayuno, cae seguro. Menos mal que estas fiestas solo duran una semana, que si no, sería terrible, no cabríamos por la puerta de tanto comer, y es que parece que no hubieran días suficientes a lo largo del año, que todo nos lo queremos comer entre el Domingo de Ramos y el Domingo de Resurrección. Un desvarío, que no me supera, gracias a que conservo la cordura suficiente, como para saber dónde están los límites entre el placer y el exceso.

Pero como os iba diciendo, en casa hace semanas que estamos preparando, mis hermanas y yo, torrijas para merendar. Estas que os enseño hoy, llevo pocos años haciéndolas, son una versión deliciosa, como alternativa a las clásicas de vino, y que yo suelo preparar con diferentes tipos de vino, las últimas las hicimos al Pedro Ximénez, a los que me seguís en Instagram os las enseñé en un Reels donde participamos mano a mano las hermanas Cabello en plena acción.

Hace unos años que preparo estas Torrijas con Almíbar de Naranja, nos gustan tanto como las clásicas, incluso a los que no las comían antes, ahora se las comen de dos en dos, doy fe de ello. Las vi por primera vez en la cocina de mi amiga Patty Frattini | La Taza de Loza, y naturalmente, yo como buena miembro del club #CVCQ me quedé prendada, las sirvió con un hilo de chocolate caliente, en una variante de lo más golosa para los chocolateros, y que yo nunca he puesto porque me parece pecar demasiado ¡Ja, ja, ja...! 


Plato y Taza con Pájaro, Naranja, Azahar y Vinagrillo (Oxalis pes-caprae) 

Por San José, 'mi hermana Pilar' vino a visitarnos, no lo hacía desde septiembre del año pasado, y para toda la familia, ha sido un chute de energía positiva. Aunque solo fueron cuatro días, han sido intensos, en los que además de hablar, hablar y hablar, hemos tenido tiempo para compartir un poco de todo, incluso uno de esos momentos 'dulciarius' reposteros que tanto me gustan, en los que la cocina de nuestra casa se llena de vida, entre risas y gente revoloteando a ver qué estamos cocinando.

No pudimos resistirnos, la tarde tenía una luz fantástica, tenue pero sacando la mesita del café, nos animamos a hacer unas cuantas fotografías de estas deliciosas torrijas, que no es porque la hayamos hecho las hermanas Cabello, pero rozan la perfección. Las naranjas utilizadas son de nuestro huerto, recién recogidas de los naranjos, con un aroma y sabor exquisito, es precisamente en esta época cuando más zumo tienen, y al compartir la floración del azahar en sus ramas, les confiere un aroma característico que ninguna naranja que compres en el supermercado, podrá igualar. Comenzamos.

Receta y Fotografías realizadas en colaboración con 

torrijas-almíbar


INGREDIENTES
  • 1 barra de Pan especial para Torrijas
  • 1 l de leche
  • 1 rama de Canela
  • 2 Naranjas Washington Navel Ecológicas (sólo la cáscara)
  • 4 Huevos de Gallinas Felices
  • 20 cl de Agua
  • Aceite de Oliva Suave, en cantidad necesaria para freír
Para el Almíbar

  • 200 gr de Miel de Azahar
  • 500 ml de Zumo de Naranjas Salustiana Ecológicas, recién exprimido
  • 4 c/s de Azúcar

torrijas-taza

ELABORACIÓN

  1. Extender las rebanadas de pan, en una bandeja y taparlo con un paño. Reservar.
  2. Calentar la leche, en un cazo, con la rama de canela, y la cáscara de una naranja. Cuando hierva, retirar del fuego y reservar destapada.
  3. Cuando la leche esté fría, mojar las rebanadas de pan, y ponerlas en una fuente. Si sobra un poco de leche, verter por encima. El pan ha de quedar bien empapado, pero no en exceso, lo justo para que no queden secas y duras en el interior y la corteza.
  4. Batir los huevos, en un bol. Añadir el agua, esto ayuda a que el aceite no espume cuando se frían, y así evitaremos accidentes por rebosamiento.
  5.  Calentar el aceite, al que pondremos una cáscara de naranja, para aromatizarlo, y que retiraremos cuando se dore bien, pero antes de que se queme, si no amargaría.
  6. Pasar las rebanadas de pan, por el huevo batido, y freír en tandas de tres o cuatro, las  justas que quepan en el ancho de la parisina, controlando la temperatura del aceite. No debe estar frío, para que no queden aceitosas, lo tendremos bien caliente, pero sin humear.
  7. Disponer las torrijas, unas vez las vayamos sacando, en una fuente.
Del Almíbar y Enmelado de las Torrijas
  1. Verter la miel en una cacerola, añadir el azúcar, y el zumo de naranja, que exprimiremos en el momento para que conserve su mejor sabor y aroma. Poner a fuego mínimo, para que vaya disolviéndose el azúcar. Remover con suavidad, de vez en cuando, hasta conseguir un almíbar ligero.
  2. Una vez fritas todas las torrijas, subiremos el calor al fuego del almíbar.
  3. Cuando comience a hervir, introducir las torrijas, por tandas, y darles un baño, de unos segundos, sacarlas con cuidado y disponerlas directamente en un azafate, o fuente amplia y honda.
  4. Una vez pasadas todas las torrijas por el almíbar, verter el resto por encima, dejando enfriar antes de servir. 
  5. Una vez frías, guardarlas, bien tapadas, en el frigorífico. Sacar un rato antes de comerlas, o dar unos segundos de calor en el microondas, para quitar el frío, pero no calentarlas; quedarán a la temperatura perfecta y deliciosas.

torrijas-Mesa

torrijas-plato







Feliz de compartir este dulce momento hermanas Cabello, me despido por unos días hasta después de Semana Santa, todos necesitamos un poco de descanso y desconexión, por tanto os dejo para que también os dediquéis tiempo a vosotros mismos, esperando veros a mi regreso con nuevas recetas y muchas historias que contar. Nos vemos a la vuelta. Sed felices.

Un millón de besos y muchas cosas bonitas
♡  ♡




Comentarios

  1. Riquísima, con ese calorcito a miel y naranja estarán para no dejar ni una!besos

    ResponderEliminar
  2. Buenos días:
    Estupendo momento torrijas el que tuvisteis, no se qué estaría mejor, las torrijas (bueno esas seguro que sí) o la reunión Cabello, largamente aplazada, cuando se juntan las dos cosas, el rato es inmejorable. A mi me ocurre con mi madre haciendo algún dulce tradicional, se disfruta muchísimo entre charla y cocineo. Además, que no perdisteis el tiempo, menudas torrijas os salieron, cuando vi el reels parece que las estuviera oliendo, con ese azahar y esas naranjas tan buenas, propias de la estación. Fíjate si me gustó verlas, que me animé a hacerlas yo también, aunque las mías tradicionales y no mucha cantidad para los dos. Dan ganas de pegarles un bocado desde que se ven en la foto, parecen tan reales y con tan buen atrezzo, que los jugos gástricos empiezan a revolucionarse. Por lo pronto me quedo con el almíbar para probarlo, sé que me va a encantar.
    Disfruta de estos días y nos vemos después de Semana Santa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Lola, estuvimos todo el tiempo entre una cosa y otra, en casa, nada de callejear, Jajajaja…, y claro eso, te puedes imaginar la cantidad de buenos ratitos que proporciona, lo sabes de primera mano por ti y tu gente.
      Estas torrijas huelen a gloria, con decirte que no pudimos esperar a que se enfriaran del todo, y cayó más de la mitad durante el ratito del café, otro de esos ratitos que te quedan grabados en lo más hondo.
      Besos y feliz domingo. Nos vemos y hablamos .

      Eliminar
  3. Buenos días mi querida concha en primer lugar que las Cabello sigáis por Muchísimos años disfrutando de esos maravillosos momentos tanto en la cocina como en esas tertulias que son auténticas terapias, yo pocos recuerdos tengo pues a la edad de 13 años me quedé sin padre y a la vez sin reuniones o vida familiar pues en aquellos tiempos se eliminaba toda vida social pero hasta entonces sí que tengo pocos,pero muy buenos. Estas torrijas a lo Cabello son una perdición para las y los golosos como yo que de buena gana te marcharía con una de esas que hay en la foto que dicho sea de paso me encanta ese juego tan primaveral con sus pajaritos. Que disfrutes de ese merecido descanso y vuelvas con las neuronas aunque no renovadas del todo al menos algo más descansadas (las neuronas).disfruta de estos días primaverales nos leemos a la vuelta corazón un abrazo grande. Feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Fely, sabes de más que una vez se marchan, nada vuelve a ser lo mismo, pero al menos yo puedo decir que tengo unas hermanas que valen su peso en oro, y aunque estemos a mil kilómetros, cuando podemos estar juntas, no tiene precio.
      Ya sabes que la comida entra por el ojo, antes que por la boca, por eso me gustan tanto estas cosas que nos alegran la vista y hacen que todo sepa el doble de rico.
      Besos corazón, y cuídate mucho. Nos vemos en unas semanas.

      Eliminar
  4. Guárdame un par de torrijas que voy corriendo, con lo que me gustan las clásicas, éstas tuyas con el sabor a naranja y azahar las imagino deliciosas. Lo de comer tanto en pocos días, suele ser, además de por las reuniones sociales, porque hay platos que sólo se hacen en determinadas fechas, ni mi madre ni yo hacemos torrijas fuera de Semana Santa, los buñuelos de viento siempre se hicieron por los Santos y el rape era exclusivo de cumpleaños (el mío, principalmente, porque me pirra) y navidades, por poner unos ejemplos, así que es fácil caer en el abuso.
    Las fotos tienen una luz muy bonita y hacen que tus torrijas sean aún más irresistibles. Avísame si venden otra casa al lado de la tuya, que me mudo, jajaja...
    Disfruta del descanso. Nos leemos a tu vuelta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, es verdad, hoy podemos tener cualquier cosa, en cualquier fecha del año, pero menos mal que nos limitamos a comer cada cosa a su tiempo, si no sería terrible, Jajajaja… En casa también tenemos nuestros platos exclusivos para cada ocasión, a mí por ejemplo me encanta dejar para Navidad los huevos rellenos y las croquetas, fijaste qué tontería, pero como suelo hacer tanta cantidad, aprovecho esos días que viene la familia, para que no me quede el frigorífico lleno de tápers con restos.
      Besos guapísima y feliz domingo. Nos vemos en unas semanas.
      PD: Miraré lo de la casa del vecino, jajajaja…

      Eliminar
  5. ¡¡Hola Concha!! Qué bien que has podido disfrutar de un encuentro familiar. No hay mejor terapia que pasar tiempo con las personas que queremos, aunque no formen parte de nuestra familia, si que están en nuestro corazón. 🥰
    Las torrijas se ven de lo más tentadoras, vamos, para ración doble.😋😋 Cómo nos gusta lo de siempre, qué bueno que no sea pasado y continúe formando parte de nuestro recetario.
    Veo que te quedas en stanby, recargando para regresar llena de energía.
    Disfruta al máximo durante los próximos días. Cuídate. Bstes.😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Emma, lo bueno, si breve, dos veces bueno. Y a mí me ha sabido a poco, pero llenándome hasta la próxima de energía positiva.
      Ya sabes que en mi cocina tradición y buena comida, van de la mano, aunque claro después de 9 años y con más de 700 post publicados, se hace difícil no repetir.
      Esta receta es un clásico con un toque diferente de sabor, pero riquísimo, merece la pena probarlas.
      Besos, y nos vemos a mi regreso. Gracias por estar.

      Eliminar
  6. ¡¡Hola Concha!! Qué foto tan bonita y luminosa, nos invita a estar todos ahí sentados en la mesa merendando con las hermanas Cabello. Por cierto, qué bien lo del reels, ya tengo ganas de verlo. Dices que roza la perfección estas torrijas, y no las rozan, ¡son perfectas! Además, creo que me gustarían con ese zumo de naranja tan rico y la miel de azahar, que es de mis favoritas, yo siempre tengo en casa comprada a los apicultores directamente, que nada tiene que ver de las que venden en el súper. Y es que a mí no me gustan las torrijas, ni la leche frita, ni el arroz con leche...vamos, todo lo clásico de semana santa. Pero tu torrija me dice algo más, me llama, te lo aseguro y me comería una con todo el gusto del mundo. Pero vamos, no te creas eso de qué suerte que no me gusten los dulces de pascuas, que ya sabes que aquí todos pecamos de algo, y lo mío son las "monas de pascua". Ya sabes, aquí tenemos un día de la mona, que es lunes de pascua, donde la gente se va al campo a comerse su "mona", que es tipo brioche y que lleva un huevo duro (ahora son más de chocolate), pues a mí me pierden. Y claro, antes sólo las hacían para los domingos de pascua y ese lunes, pero como todo, ahora te la están vendiendo durante semanas enteras. Y confieso que peco. Los lunes, cuando voy a comprar la compra semanal, me compro una moneta de pascua, de las que van bañadas en chocolate. Ay, ya llevo dos lunes así. Menos mal que mañana, la compra la va a hacer mi marido por la tarde y no me va a tentar, que es que entro a la tienda y las monetas de pascua me miran y me hacen ojillos, y claro, que no sé cómo, pero la mona de pascua termina en mi carro, ja, ja.
    Y como sigo escribiendo recetas para los de RecetasGratis, que parece que ya me tienen en nómina ahí, pues me piden últimamente torrijas de todo tipo, le ponen, torrijas españolas, torrijas de la abuela, torrijas clásicas, vamos, pero todo torrijas, y hago sólo tres o cuatro para las fotos y el paso a paso y se las doy a mi suegra, que a ella todo lo que es frito le pierde. Y no pruebo ni una. También tuve que hacer pestiños, que nunca los había hecho ni probado, pero tampoco me gustaron, es que me van muy poco los dulces de sartén. Ya sabes, ni los churros ni nada. A mi suegra le gustó todo, ja, ja. Esta semana tengo que hacer hojuelas manchegas, también pedida la receta por ellos, y lo mismo, haré tres o cuatro y ya está. Las probaré para ver cómo saben pero un pellizco y ya, lo demás para mi suegra, ja, ja.
    Por cierto, divino el platito y la taza, es una monería.
    Espero que descanses estos días, yo tengo muchísimas ganas de que lleguen las vacaciones de semana santa y tener varios días libres. Espero que disfrutes de la compañía de los tuyos. Yo seguiré por aquí, así que te echaré de menos. Besitos, nos vemos a la vuelta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, a mí es que me gusta todo, no hay nada que esté bien hecho, que me desagrade, evidentemente tengo mis preferencias, pero cuando llega el momento, el cuerpo te pide lo tradicional, lo mismo que a ti te pasa con las monas, ¿lo ves? A mí sin embargo no me llaman, es que aquí no son típicas, y claro intento quitar lo foráneo, para restar calorías a mi cupo confitero, Jajajaja…
      Entiendo que lo tengas que hacer por obligación, el trabajo es así, pero yo de momento voy a mi bola, y la verdad me siento liberada, Jajajaja… Menos mal que tienes a tu suegra, nosotras tenemos a mi padre, que se lo come todo, y la naturaleza le ha premiado con una Salud de hierro, ni hiperglucemia, ni nada, y encima no pone un gramo, lleva años en el mismo peso ideal, para su estatura.
      No te preocupes, que aunque no publique, te leeré, ya sabes que no me desconecto al cien por cien nunca, pero el hecho de no tener que cocinar, editar y publicar, ya supone un buen alivio para mi mente.
      Besos y nos vemos a la vuelta.

      Eliminar
  7. Aisss amiga mía, ahí si que le has dado a mi punto débil!!!
    Soy una forofa de las TORRIJAS, es más no las preparo, porque en casa la "torrijera" es mi hija Bibiana.
    Por PASCUA las comemos habitualmente, yo también soy incapaz de comer una sola, y Dios me libre que sobren, porque mi hija me las envuelve para llevar y entónces si que peco con total consciencia.
    En fin, puedo imaginar que estas vuestras deben propiciar una gozada inolvidable, además la miel de azahar es mi preferida, siempre la tengo en casa.
    Pues nada, a disfrutar de estos días en los que comer y beber es parte de una fiesta y a disfrutar de la compañía.
    UN ABRAZO BONITA ^:^
    Conxita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Conxita, ya ves que yo también tengo mi lado dulce, aunque me prodigue poco publicando, pero he llegado a un momento, que o frenaba, o sería irreversible, Jajajaja… Mejor de año en año, que no hace daño.
      Besos y nos vemos a mi regreso.

      Eliminar
  8. Concha, vaya sorpresa, en cuanto las he visto me acordé de las mías, que tanto nos gustaron y que hace bastante que no repito. Mil gracias por tu mención, siempre se agradece que detrás de nuestras recetas haya personas que las aprecien y que las puedan probar. Muchas gracias.
    Se ven una imágenes ideales y que como dices había una luz maravillosa, además con la ayuda de la Olla Vegetariana (Pilar en Sevilla?), son muy bonitas de verdad, muy andaluzas, muy muy bonitas.
    Te han quedado que me entran ganas de volver a repetirlas y lo del chocolate me lo pensaré... que seguro sí., ja, ja, ja.
    Muchos besos y otra vez muchas gracias.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que sí Patty, es una satisfacción ver que el trabajo de blogger sea reconocido, especialmente cuando alguien te enseña lo que cocina con una de tus recetas. Sabes que para mí es importantísimo mencionar la fuente de información, en este caso fuiste tú, y me alegra con gusto, hacerte los honores, porque lo mereces.
      Gracias a ti por compartir recetas cien por cien fiables.
      Besos guapísima, feliz semana igualmente para ti.

      Eliminar
  9. Concha, ya he visto que se ha ido Pilar. Besos

    ResponderEliminar
  10. Ay Concha me das con le gusto, pues me gusta una torrija más que nada. Estas tienen que ser una delicia con el almíbar de naranjas de vuestro huerto, no se me ocurre nada mejor. Que bien que pudisteis compartir esos momentos de hermanas, ratitos que se atesoran para siempre. Que bonita foto en el patio, me encantan esos azulejos de colores, por aquí no se ven esos patios tan bonitos que tenéis en el sur. Yo no tengo patio pero si una hermosa terraza y más de una vez se me ga pasado por la cabeza colocar hermosos azulejos, pero mi marido es gallego y bueno, digamos que es demasiada decoración para el, jajaja. Y como no hay día en que no se aprenda algo, yo me hoy con el truquito del agua en el huevo batido, lo pondré en práctica.
    Un besito y feliz semana santa, a la vuelta nos vemos, descansa corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que sí Manoli, cuando una está con las personas que quiere, todo el tiempo es poco para estar juntos. Aquí los azulejos son muy típicos, estos tienen ya más de treinta años, y siguen estando como el primer día, va con el entorno, quizás tu marido lleve razón, cada sitio tiene su estilo, y para un ratito gusta, pero cuando no estas acostumbrado, puede incluso cansarte.
      Lo del agua en el huevo me lo contó un confitero, y desde que lo hago, el aceite dura mucho más.
      Besos guapísima, deseando volver, nos vemos.

      Eliminar
  11. Pues nada niña... que ya he escrito el post de las torrijas, lo verás el jueves... a ver qué te parece. A mi el tuyo me ha emocionado. ¡Qué buen equipo formamos, mi arma...! Te quiero una jartá, ya lo sabes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué me va a parecer, pues una cosa Preciosa, como todo lo que haces. Yo también te quiero muchísimo ❤️

      Eliminar
  12. Querida Concha, a mi me encantan los dulces de sartén o masas fritas. Pero torrijas no se suelen comer en Cataluña, tengo pendiente hacer para probarlas hechas por mi, a ver si me ánimo. Estas que nos has hecho te han quedado estupendas, la foto es muy bonita y las torrijas resaltan tanto que parece que puedas cogerlas y disfrutarlas. Que bonito poder hacerlas con tu hermana y saborear ese momento. Ah! La taza y el plato son preciosos. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Mj, sé por mi hermana que ahí no es un dulce popular, ni siquiera el pan, que no es el típico de molde, suave y tierno. Este es un pan con más cuerpo, ligeramente seco, y no es dulce. Aunque este año mi sobrina dice que ha comprado pan de torrijas en Mercadona, ella vive en la costa, cerca de Barcelona. Las torrijas en Sevilla son tradicionales, siempre se mojan en vino mezclado con agua, al que se le añade Canela molida y una pizca de clavo, antes de mojarlas en huevo y freírlas, para luego bañarlas en miel, así es la auténtica torrija sevillana, luego existen otras variantes, como esta misma, y muchas otras que seguro ya conocerás de verlas en redes. Pero yo te recomiendo estas, para mi familia, no existe otra más ricas, en una balanza entre estas y las de vino, evidentemente ganarían las de vino, por ser las más populares, pero bueno, eso siempre es cuestión de gustos.
      La taza y el plato, es un juego “tú y yo” que compró mi madre en Dinamarca hace años, a ver si fotografío la otra, es también preciosa.
      Besos, y feliz semana.

      Eliminar
  13. Qué ricas las torrijas con almíbar de naranja Concha, me las has recordado, ya sabes que yo también las tengo publicadas, además con pan brioche casero que quedan riquísimas. Aunque las tuyas tienen que estar deliciosas con esas naranjas de vuestro huerto. Además con tan buena compañía, os tuvieron que saber a gloria.
    Yo no he hecho todavía torrijas este año pero mi suegra sí, así que son las que estamos comiendo.
    Descansa y disfruta mucho con los tuyos. Hasta la vuelta, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que sí Pilar, no hay nada más delicioso que cocinar en compañía de las personas que una quiere, y si es algo dulce, el placer es infinito.
      Nosotras no es que seamos mayores, pero como somos quienes llevamos la sartén por el mango, siempre nos toca hacerlas, y yo encantada, que conste, Jajajaja…
      Gracias y espero pases una buena Semana Santa igualmente. Un beso.

      Eliminar
  14. Hola Concha!
    Qué daría yo por estar con las hermanas Cabello una tarde de esas tontas y haciendo lo que sea jeje.
    Os han quedado unas fotografías y unas torrijas de lujo.
    Sólo con leer el título es que se babea.

    Recuerdo cuando mi tía Juana las hacía de vino. Yo que era poquita cosa y de peso de pluma... me provocaba unos mareos, de borrachera seguro, que ni te cuento jaja

    Pues nada, a comer torrijas que para eso no hay más hasta la próxima Semana Santa ;)

    Besos ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aseguro Pepi que no te aburrirías, conversación desde luego no faltaría entre unas y otras.
      Es cierto que si se te va la mano en el vino, puedes pillar una melopea del quince, Jajajaja…, pero para eso está la experiencia, que de tanto hacerlas, sabes rebajar el vino con un poquito de agua, en la cantidad justa, para que no queden aguadas, ni fuertes, mejor un vino semi dulce y afrutado, que suelen ser de menor graduación, pero ya ves, estas no llevan vino, y quedan exquisitas también, con la ventaja de no llevar nada de alcohol.
      Por supuesto, ya tenemos pendiente hacer las próximas, que cualquiera no las hace con lo que les gustan a mis niñas, jajaja… besos.

      Eliminar
  15. Hola mi Concha !
    Ya estoy a medio camino , enseguida llego, voy con agujetas y todo de tanto correr, son muchos km de distancia, pero por unas torrijas así y tu compañía, merece la pena el esfuerzo, más quisiera ja ja ja...
    Tienen una pintaza tremenda, yo las haré este finde seguramente , solía hacerlas con vino dulce, con naranja también, con cacao, pero hace dos años se las preparé con pan brioche y crema pastelera y ahora no quieren otras , la verdad que a mi también me encantan .
    Qué gusto dan esas visitas tan añoradas y queridas , cuanto se disfrutan y qué pronto se pasan los días, verdad ? Aunque los habéis aprovechado estupendamente.
    Ah, he ido a ver lo que eran las Poleás, no las conocía, ya están en mi carpeta de pendientes .
    Que disfrutes mucho del descanso de estos días amiga.
    Hasta la vuelta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ja, ja, ja…! Vega corre, Bego, corre, como Forrest Gump, hasta llegar a mi casa, que tengo la mesita puesta, y la cafetera a punto, solo para que nos sentemos a disfrutar de esa charla entre amigas tan “nutritiva y reconfortante” que seguro nos deja el espíritu a tope.
      ¡Calla, calla! No menciones las de brioche con crema, que cada vez que las veo se me salen los ojos de las órbitas, Jajajaja…, ¡qué cosa más rica, por Dios! Yo ni siquiera me he planteado hacerlas, porque me conozco y sería mi perdición, precisamente el día que hicimos estas, como quedó un poco de huevo batido, aproveché que teníamos medio pan de brioche, para hacerlas, y no veas, fue puro delirio, y no le sacamos fotos, porque pensábamos que como eran solo cuatro a lo mejor nadie las querría, y no te voy a contar, casi no llegamos a la mesa, porque mientras hacíamos la sesión de fotos, Pilar y yo, mis hermanas atacaron el azafate, dándole una batida que no veas, Jajajaja…
      Besos, nos vemos en unas semanas.

      Eliminar
  16. Hola querida Concha. No veas las ganas de torrijas que me han entrado y más ahora que vengo de comentar a Mavi que ha horneado mi pan para hacerlas.
    Me alegra que la visita de tu hermana, tras tanto tiempo sin veros, haya sido una fiesta en la que compartir muchas cosas y cocina.
    Estas torrijas con la naranja y la miel, estarán de lo más ricas. Una pena que yo no pueda probarlas con miel, pero la idea de la naranja, me atrae y como últimamente, la uso mucho en mi cocina,
    Me llevo el olor tan rico y espero que tu desconexión te vaya de maravilla. Disfruta de la Semana Santa y de todo lo que conlleva.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Marisa, entiendo tus ganas incontenibles, porque puedes imaginar si por la vista dice que están riquísimas, cuando las pruebas sucumbes a ellas como por encanto. Son de las mejores torrijas que he hecho en mi vida, y llevo unas cuantas a mis espaldas.
      Imagino que podrías sustituir la miel, y hacer el almíbar con azúcar de abedul, es el azúcar que utiliza mi hermano y pone que está permitida para diabéticos.
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
  17. Menudas torrijas Concha!. Acabo de comerme un trozo de bizcocho para merendar pero seguro que alguna me entraba muy bien, pero que muy bien, se me esta haciendo al boca agua. Me encantan las torrijas aunque he de decirte que de naranja no he preparado nunca pero viendo las tuyas es para animarse a la de ya.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concha pues te diría que sí, estás torrijas entran que ni te das cuenta, aunque te propongas comer solo una, es casi imposible, como te pongan por delante el azafate, que es lo que solemos hacer en casa. Ponemos unos cuantos platos y cubiertos, y cada uno se sirve a gusto, que no a discreción, que tampoco es el caso, Jajajaja….
      Besos

      Eliminar
  18. ya las he hecho un par de veces o tres con almíbar y con azúcar que en casa no a todos les gusta la misma ,las hago muy parecidas a ti pero sin miel ,las próximas les pondré a ver que tal ,tienen una pinta .. supongo que el azafate es lo que yo llamo fuente y que como tu pongo en la mesa y cada uno se sirve lo que quiere
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mary pues pruébalas con miel, ya verás qué diferencia, tienen mucho más sabor.
      El azafate, efectivamente es una fuente, ya la he enseñado en muchas ocasiones, de hecho no hace mucho hablé, en mi post de los Fideos de Arroz con Pota, de todas esas piezas que conservo de mi madre.
      Besos

      Eliminar
  19. Hola Concha. Me alegro mucho de que pasarais unos estupendos días con la visita de tu hermana. Los encuentros familiares es de lo poco bueno que nos queda así que hay que aprovecharlos.
    Y yo bien aprovecharía disfrutar de estas torrijas porque solo con verlas la boca se me ha hecho agua.
    Tengo publicadas unas cuantas torrijas y una de ellas es con un almíbar de miel y de azahar. Al leer esta entrada has hecho que las recuerde.
    Te han quedado sensacionales y estoy seguro que nadie podrá resistirse a comer más de una jj. Yo no aguantaría.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan, la verdad es que la distancia física es inevitable, pero aún estando lejos estamos tan unidas, que cuando nos juntamos de verdad, es como si realmente nunca nos hubiéramos separado. Y claro, eso se transmite en mi cocina, puro amor del bueno.
      Voy a ver tus torrijas, seguro que algo bueno encontraré.
      Besos

      Eliminar
  20. Pero Concha, qué maravilla de torrijas! la verdad es que la cocina de Semana Santa me encanta, tiene tantos sabores, y todos taaaan buenos. Este año, por desgracia, no voy a tener tiempo de meterme en la cocina para preparar torrijas, así que con tu permiso, me llevo un par!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bárbara, tenemos una gastronomía típica repleta de auténticas delicias, tanto dulces como saladas, seguro algo rico cae en tu mesa. Besos.

      Eliminar
  21. Concha como ya te dije en facebook las voy ha hacer tal cual tu receta solo que con miel de brezo y ya te contare, mañana me voy al campo con mis piratillas y están deseando que las hagamos, voy a tener tres maravillosos ayudantes
    Mil gracias por compartir tan maravillosas recetas y presentarlas y explicarlas de lujo Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto Cecilia que esa miel de brezo las hará deliciosas igualmente, ya me las enseñarás porque con los pinches que te has buscado, seguro quedarán perfectas, y no me las quiero perder.
      Gracias a ti siempre por estar aquí. Un beso y disfruta de esos días de campo con ellos.

      Eliminar
  22. ¡Hola Concha! Mucho hablar de los atracones navideños y nada se dice de los de Cuaresma y Semana Santa ¡que yo diría que son incluso mayores y más seguidos! Creo que todas tenemos claro que no hay Semana santa sin torrijas y ahí estamos sacando nuestras versiones estos días por si hay alguien falto de buenas y deliciosas tentaciones.

    Me alegra leer que habéis disfrutado de Pilar unos diítas, seguro que han dado para mucho.

    Yo sigo con la AEAT y con las niñas, que a ratos están bien y el resto que no sabes por dónde cogerlas, de ahí que me prodigue muy poco por vuestras cocinas en las dos últimas semanas.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cuca, me hago cargo de lo ocupada que estás, con las princesitas y demás cosas. Yo estoy un poco OUT aprovechando para no hacer nada, que lo necesitaba después de este intenso año que llevo pasado. Besos.

      Eliminar
  23. Hola Concha ya estoy por aqui, que esta semana no he parado por aqui hasta ahora.
    Si que vi en IG. estas torrijas y he de decirte que me frote los labios, porque se ven tremendamente ricas y servidas en esa vajilla tan preciosa mucho mas, se van los ojos.
    Ya imagino las hermanas cabello, lo bien que lo pasan haciendo esas ricuras y como no luego de merendola, jaja.
    Ainns Amore, se me esta apeteciendo mucho ahora.
    Me mandas un par de ellas?
    Un besazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raquel desconectar, es bueno, sobre todo si es por estar disfrutando de la vida como es debido, y me consta que tú lo haces de lujo.
      Besos

      Eliminar
  24. Hola Concha, menudo regalo nos habéis hecho las hermanas Cabello para esta Semana Santa, perfectas si, buenísimas también, estas torrijas son una joyita para disfrutar en buena compañía, igual que hicisteis vosotras, gracias por compartirlas guapas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Cristina, me alegra que sean de tu agrado. Besos y feliz fin de semana.

      Eliminar

Publicar un comentario

No te marches sin dejar un comentario, cuéntame alguna cosa, quiero conocer tus dudas, tus sugerencias, tu opinión me interesa siempre.