Espérame en el Cielo

Josefa O. A. (1934/2021) 

in memoriam


Josefa, mi Josefita, mi madre, para mí, la mejor madre del mundo, trabajadora incansable, luchadora, y con un amor tan grande para todos, que no le cabía en el pecho, generosa, hermosa, graciosa y orgullosa de la Gran Familia que construyó junto a su Pepe.

Si alguien me hubiera dicho, cuando redacté mi último Post, que al día siguiente de publicarlo, el 15 de Marzo de 2021 sería el último día de su vida, no hubiera dado crédito. 

La vida, a veces tan agradecida, y otras tantas, tan injusta, me ha dado el mayor de los disgustos que una pudiera esperar, ese que nadie desea que llegue nunca, porque por mucho mundo que tengas corrido o mucho que te cuenten, nunca se está preparado para la pérdida de una madre, un sufrimiento inmenso, un dolor tan grande en el corazón, que me asfixia cómo si tuviera un puñal clavado en el pecho; sí, muy bien, sabemos que es ley de vida, que ya tenía 87 años, que su salud últimamente nos tenía en vilo, pero tenía su cabeza perfectamente, con una memoria increíble y una agilidad mental que más de un joven quisiera para sí, aunque a veces tenía su punto de desconexión que nos dejaba noqueados, se recuperaba en un visto y no visto; solo su cuerpo era el que dejaba ver el deterioro del paso de los años, pero es que no, no me hago a la idea que nunca más la tendré conmigo físicamente, nunca más tomaré sus manos entre las mías, nunca más le daré miles de besos y achuchones mientras la bañaba, la peinaba y le decía muchas cosas bonitas, dejándose mimar como una niña:
«¡Ay, omá, cuánto te quiero! ¡Mira que eres linda, qué preciosa eres!»
Mientras ella me cantaba sus coplillas, riendo y me besaba las manos, nunca más le volveré a preguntar vistiéndola, perfumándola y acicalándola, poniéndola bonita, cómo a ella le gustaba:
«¿Mami, tú me quieres?»
Y ella me respondía con ternura, mirándome con sus preciosos ojos verdes llenos de amor: 
«¡Miarma! ¿Qué dedo me corto, que no me duela?» 
Nunca más la acariciaré, ungiéndola de cremas para que tuviera la piel tan blanca y suave como la de un bebé, ni la envolveré en las suaves y mullidas toallas calentitas, para mitigar ese frío intenso, que hasta en verano, le calaba los huesos, ni cepillaré su precioso pelo con sus canas blancas como la nieve, y que mientras la peinaba le decía que lo quería para mí en herencia, ni le pondré sus pendientes de perlas, ni su medallita con el relicario de la Virgen del Carmen en su ropa interior, ni su alfiler de la Virgen del Rocío en el escote, para salir guapa en la foto, era coqueta por naturaleza, con voz imperiosa me decía: 
«Concha, ponme una bata bonita y una flor en el pelo, para que me vean guapa en el "feisbú"»

¡Ayomá! Cómo te echo de menos, pero a pesar de mi tristeza, esa que duele como cuchillitos de agonía, estoy feliz, porque mi madre murió tranquila y en paz, fue rápido y despidiéndose de los suyos, unos en persona y otros a través del teléfono, tuvo palabras de cariño para todos, porque a todos los quiso como solo una madre noble, buena e incondicional, puede querer.

Me quedan los millones de recuerdos bonitos, toda una vida de momentos felices, muchos de ellos plasmados en estas páginas, y una Familia de la que puedo sentirme orgullosa, un padre excepcional al que venero, un hermano al que adoro porque no hay otro igual, y mis hermanas, mis niñas, a las que quiero con locura, y en estos momentos de desolación nos hemos arropado unas a otras como una piña, como mi madre querría, siempre unidas, siempre juntas, inseparables, como sólo, sus hijas, las niñas del Pepín, las inigualables hermanas Cabello, lo pueden ser. 



Mamá, espérame en el cielo, sentada en tu mecedora al solecito mientras contemplas tus macetas de geranios, los lirios, las azucenas, el jazmín y los naranjos, esperando que el azahar inunde con su delicada fragancia nuestro pequeño huerto, ese que tanto admirabas; mientras papá y el niño lo seguirán cuidando con cariño para que lo disfrutes, desde allá dónde te encuentres, viendo cómo todo en nuestra casa sigue tal y cómo tú siempre lo quisiste, todos unidos, fuertes, en pie, adelante y con la esperanza de que algún día volveremos a estar juntas durante nuestro ratito del café.

Te quiero
❤️ 
D. E. P.







Comentarios

  1. Hola Concha
    Lo siento mucho reina, que pena tan grande, mucho ánimo, y el tiempo es lo que hace que todo duela un poco menos. El cuerpo me daba que algo pasaba, tenía ese presentimiento. Mi padre murió el dia 4 del mes pasado con 86 años, ya ves hay para todos...Muchos besos para ti y para toda la familia, mucho ánimo ❤️❤️❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya por Dios, Esther! No sabía nada de la pérdida de tu padre. Lo siento en el alma. Hoy puedo decir cuánto duele, con conocimiento de causa.
      Mil besos.

      Eliminar
  2. Mi querida Concha, no puedo decirme más de lo que ya te he dicho. Ojalá hubiera palabras de consuelo, pero no las hay. Ojalá pudiera hacer algo para mitigar tu dolor, pero eso nadie puede hacerlo. Llora, grita o ríe, haz lo que tu corazón te dicte, pues es el que mejor sabe cómo pasar el luto. Y cuando dentro de un año o dos o cinco, una palabra, una imagen, un olor o un recuerdo la traigan a tu memoria y el dolor sea tan grande e intenso como ahora mismo, déjate llevar y cuando pase, piensa que ese dolor que sientes no es tan inmenso como el amor que tu madre te dio.
    Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isabel. No tengo consuelo, pero pasará, es lo natural. Ahora me reconforta pensar y hablar de ella con mi familia, mi madre nos dejó un gran legado, de amor y ganas de vivir.
      Besos.

      Eliminar
  3. Concha querida
    te he pensado mucho, la verdad es que en estos tiempos estando lejos de la familia, suelen venir a mi mente seres queridos que ya no están conmigo, llegan como pensamientos, como rayos de luz, como relámpagos de un momento a otro, como visiones que aparecen en algunos momentos de la vida, llegan a mi mente y me acuerdo de ellos; de quienes han partido hace varios años, como los que ya no están y que se han ido hace poco. Que bellos sentimientos y palabras que nos regalas, un mensaje precioso para valorar siempre cada segundo compartido. Mientras iba leyendo esta entrada, con alegría la abrí porque vi ese mensaje de una nueva publicación tuya, ...y comencé a leer y el sentimiento se me hizo tan cercano, cuando tenemos a nuestras abuelas y abuelos casi contemporáneos y se esta lejos, ...y de repente se me ponen los pelos de punta y las lagrimas brotan sin resistir, ni querer tampoco bloquearlas, porque así es esta vida. Porque en diciembre tuve un susto similar estando a tantos kilómetros y sentía días de ausencia, de revivir momentos compartidos, quizás la infancia, su rostro y tantos momentos de alegría y de enseñanzas, lo de diciembre se arregló; pero, en el fondo sé que se están yendo, así nos van preparando tanto mi abuelo que es un ser sabio y con una mente prodigiosa, como mi abuela con sus grandes ojos negros y solo pido que pueda tener la oportunidad de volverlos a ver y abrazar.
    Solo puedo decirte que me uno a tu sentir, a esos recuerdos tan lindos de tu madre, a esa mujer que les dejo tantas enseñanzas, estas hermanas Cabello, que tienen cada una la huella de su madre y los valores de toda la familia, así hermosa, bella y unida. Mis sentimientos de fortaleza para ti y los tuyos, porque de verdad que por más que sepamos que no son inmortales, pues no estamos preparados para su partida, sentir el vacío que dejan. Siempre pienso a todos mis seres queridos como ángeles que están allí, desde el cielo, desde esa otra dimensión allí están y los veo alegres, los veo unidos, poco a poco iremos pasando a ese otro lado, no sabemos cómo, ni cuándo..., lo hermoso de esta despedida es precisamente que estuvieron todos unidos, y eso en estos tiempos se valora mucho.
    Me han conmovido tus palabras; tu padre hermoso sigue aquí, con esa gran sonrisa y con esa energía que se le ve, a disfrutar mucho de él, a recordar a tu madre que los acompaña desde otro lugar, con esas lindas palabras, esos bellos ojos, esa hermosa sonrisa, mirada y recuerdos.

    Te mando todo mi cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Natalia, no te voy a decir lo duro que es vivir separada de la Familia, porque lo sabes de sobras. Pero tenerlos presentes, con una llamada telefónica, cuando sientas la necesidad, es suficiente. Nunca lo dejes para mañana. En el futuro te alegrará recordar ese buenos días o buenas noches, que a modo de abrazo te llena como si los tuvieras presentes. No podemos luchar contra la realidad, hay que adaptarse a vivir lo que nos toca, pero siempre con la satisfacción de haber hecho lo indecible por decirles cuánto les quieres en todo momento.
      Me consta que lo haces, así que piensa que tus abuelos lo saben y lo sienten, hay muchas maneras de demostrar el amor y el cariño a los que quieres, aunque la distancia sea un impedimento.
      Besos Preciosa, necesito leer vuestras palabras de consuelo, me reconfortan.

      Eliminar
  4. Querida Concha, todos nos imaginamos lo doloroso que es perder a nuestros padres, pero solo los que ya hemos pasado por eso podemos entender el dolor y el desconsuelo que sientes ahora, es verdad que uno nunca está preparado aunque sea ley de vida, y cuando llega el momento es un mazazo terrible, parece que el mundo se detiene y sabes que a partir de ahí ya nada será igual.
    Yo perdí a mi padre hace unos años y a mi madre hace 6 meses, así que sé perfectamente por lo que estás pasando, no hay nada que pueda decirse que realmente te consuele, solo como ya te dije hace días, que si necesitas hablar mi hombro está a tu disposición, mucho ánimo cariño.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristina, supe lo de tu madre y fue un shock para mí, no quería pensar en lo que se me venía encima, pero llegó, y hoy comparto y comprendo tu dolor mejor que cuando hablamos en aquel momento.
      Besos.

      Eliminar
  5. MI QUERIDA CONCHA.
    Si ya te admiraba por tu cocina, más lo haré por la sensibilidad y el cariño que demuestras por tu MADRE.
    Tu escrito me ha llegado a lo más hondo, y he llorado contigo, porque has transmitido tu sentimiento con tanta sensibilidad, AMOR y delicadeza, que no era para menos ponerse en tu lugar.
    Amiga querida, quédate con eso, con tantos y tan buenos recuerdos como compartísteis con ella; y cuando asome la tristeza, piensa que somos much@s los que hemos perdido a seres queridos tan cercanos y con el tiempo el dolor se ha ido suavizando para dejar paso a una TERNURA DE CORAZÓN, que reconforta y conforma.
    ME FUNDO EN UN ABRAZO CONTIGO BONITA, UN ABRAZO QUE TRASPASA LOS LÍMITES DE LA PANTALLA Y QUE TE ESTRECHA FUERTE CON MIS BRAZOS.
    tedeternura.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Conxita. Siento haberte hecho llorar, no era mi intención, pero comprendo que en estas circunstancias, todos empatizamos con los demás, porque siempre afloran recuerdos o momentos vividos en circunstancias similares.
      Recibo con cariño tu abrazo porque sé que lo sientes de veras. Besos.

      Eliminar
  6. Hola Concha, buenos días. Siempre te doy los buenos días y hoy domingo de Ramos también.
    No hay palabras de consuelo. Solo los que hemos pasado por este duro varapalo podemos entender los duros momentos que estáis pasando tú y tu familia.
    Has hecho un bonito homenaje a tu madre, y ahora tenéis una estrella que os protege a todos. Tenlo por seguro.
    Piensa en todos los años que habéis disfrutado de su compañía, en tu caso, lo que la has cuidado, mimado y acompañado. Se ha ido feliz y tranquila, eso os da calma.
    Como bien dices, es un hasta luego.
    El tiempo no lo cura todo pero lo apacigua. Ahora es muy reciente pero poco a poco recuperaréis la sonrisa.
    Te mando un super achuchón y sabes que ESTOY.
    Mis condolencias a tu familia también, y por supuesto a su gran amor, tu padre.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sil, por Ser y Estar ❤️
      Ha sido toda una vida, y pasará toda esta pena, aunque como dices, así pasen cien años, nada llenará ese vacío que nos deja, solo los bonitos recuerdos mitigarán nuestra tristeza.
      Besos.

      Eliminar
  7. Te acompaño en el sentimiento.
    D. E. P.
    Besos más

    ResponderEliminar
  8. Querida Concha:
    Entiendo cada palabra que has escrito, también las he vivido y no solo el año pasado con mi padre. Estos momentos son de estar con tu familia y recordar lo bueno y lo alegre, os reconfortará. Habéis tenido la suerte de conocer una madre como ella y eso no todo el mundo lo tiene. Hay que seguir adelante y cada cual tiene su ritmo, cuando te sientas preparada para volver a la blogosfera con tus lindas recetas y pulcros escritos, aquí estaremos esperándote.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi querida Lola, me hizo bien hablar contigo. Sentir el apoyo de los que nos quieren es un paso importante para superarlo. Ella lo querría, nunca quiso que la tristeza nos rodeara, por eso lo haré en cuanto me sienta un poco más fuerte.
      Besos

      Eliminar
    2. Che Dio protegga la tua mamma e che ci allontani da questa bruttissima pandemia che ci sta sterminando i nostri affetti più cari.
      Tanti pensieri positivi per te e per la tua mamma amica mia.
      Con tanto affetto e con tutto il cuore prego per voi.
      Buona domenica delle Palme
      Mandi

      Eliminar
    3. Grazie mille, Rosetta. Non era COVID che ha preso mia madre, eppure era triste non poter stare con lei, con tutta la famiglia, in ospedale, nei suoi ultimi momenti.

      Eliminar
  9. Hola Concha1!.Lo siento, tenga la edad que tenga una madre siempre es una madre. Me ha emocionado tu escrito, te puedes imaginar. Te diré si te sirve de consuelo que pienses y te aferres a los años que has vivido con ella y has disfrutado de todo con ella, yo perdí a la mía con cuatro años y siempre la he añorado. Mucho ánimo, siempre estará contigo allá donde este, yo siempre lo he sentido así a pesar de lo poco que viví con ella.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Concha, da igual los años vividos junto a tu madre, la mía perdió a su padre con ocho años, y todos los días encendía una vela a sus santitos rezando una oración en su memoria.
      Besos

      Eliminar
  10. Querida Concha, que bonitas palabras has dedicado a tu madre, dede el cielo las leerá y se sentirá orgullosa de su hija. Se lo que se siente, perdí de golpe a mi padre hace unos años, es muy duro ,el dolor cala muy hondo y se retuerce en el corazón. Por lo que has descrito era una mujer fuerte y valiente, con tantos hijos tuvo que espabilarse y luchar. Mi madre tiene varias cosas en común con la tuya, el nombre, la familia numerosa y casi la edad (un año menos), y la fuerza de ser madre de familia numerosa. Lo importante es que la disfrutaste y pudiste estar cerca de ella durante todo el tiempo. Tus recuerdos son muchos y muy bonitos. Te acompaño en tu dolor, lo siento muchísimo, pero ahora estará bien , seguro. Te mando un fuerte abrazo y todo mi consuelo para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mj, es el consuelo que me queda, haberla disfrutado todos los días de mi vida, porque siempre he sido sus pies y sus manos, como ella me decía. Y también saber que tuvo una muerte sin sufrimiento, y feliz de tener a mi padre y mi hermano, junto a ella, en sus últimos minutos.
      Besos

      Eliminar
  11. Ayy mi dulce Concha!!
    Todos los días te tengo en la mente pensando en que estarás haciendo. Cómo te encontrarás. Lógico que muy dolida.

    Apenas podía ver las letras mientras te leía, ya que mis ojos se me han llenado de lágrimas. Sé cuanto dolor estarás pasando, ya que tú siempre estabas ahí, junto a ella, cuidándola como la mejor de las hijas que una madre pueda tener.
    Ten por seguro que se ha ido a descansar feliz. Sois una gran familia.

    Desde la distancia te mando un fuerte y caluroso abrazo mi Concha querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi Pepi Preciosa, el desenlace llegó justo cuando estábamos, tú y yo hablando en privado, justo después mi hermano nos comunicaba lo sucedido.
      Pero justo ahora acabo de desayunar con mi padre, echándola de menos porque todos los domingos veíamos juntos, los tres, la misa en La2, hoy desde el Vaticano, dónde ella y mi padre recibieron la bendición del Papa Juan Pablo II, y se enorgullecía de haber tenido la dicha de haber estado tan cerca del Santo Padre.
      Tengo que ser fuerte, hablar con normalidad de ella, ayuda a que mi padre lleve su tristeza un poco mejor.
      Besos

      Eliminar
  12. Lo lamento mucho, mi mas sentido pesame y tu y tu familia estan en mis oraciones, Un abrazo fuerte, mucho animo!
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Hola Concha, te acompaño en el sentimiento, son momentos duros. Seguro que te está mandando mucha buena energía allí donde esté a ti y a los tuyos y está muy orgullosa de todos vosotros. Un abrazo virtual, cuidaros mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Qué bonita era ... Cuanto me he emocionado leyéndote.
    Como ya te comenté días atrás ,por desgracia sé lo que se siente .
    Cuando se nos van dejamos de ser niños para siempre , pero queda su legado, sus recuerdos que nos acompañan de por vida y esa ausencia se convierte en presencia más que nunca.
    Solo el tiempo mitiga el dolor punzante, que no el olvido y hay que darse el período de duelo que a cada uno le sirva , pensando que a ellos no les gustará vernos tristes , aunque sea inevitable.
    Te acompaño en el sentimiento amiga querida, me he acordado mucho de ti .
    Toca ser fuerte aunque respirar ya simplemente sea devastador.
    Te abrazo prieto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bego, gracias porque sé que lo sientes de corazón. Es duro y no me queda más remedio que asumirlo, pero cuesta, este vacío no será fácil rellenarlo así pasen mil años.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. Mi querida amiga, que pena y que dolor tan grande. Lo siento muchísimo, por tus palabras veo que era una gran mujer, trabajadora, cariñosa y luchadora, sois afortunados de haberla tenido con vosotros, ahora son los recuerdos a los que tendrás que aferrarte y poco a poco ese dolor se irá mitigando que imagino que nunca se irá del todo. Es precioso este post que le has dedicado y que estoy segura que a ella le gustará verlo desde el cielo.
    Muchos besos querida para y ti y tu familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi querida Manoli. Estoy segura que nos ve, el Cielo ha ganado un ángel, con ella.
      Besos.

      Eliminar
  16. Concha, me imagino tu dolor, además como dices un poco inesperado, siempre es inesperado por otra parte. No queremos que se vayan.
    Estos días he pensado mucho en ti y en cómo estarías con la dedicación casi absoluta que tenías hacia ellos.
    Piensa que la has podido disfrutar muchos años y solo piensa en las cosas bonitas, en haber estado juntas y pasar esos ratos que seguro habrán sido maravillosos, en los paseos en tu infancia y juventud y que esos recuerdos siempre son muy bonitos y tiernos.
    Espero que puedas superarlo un poco con la ayuda de todos y que no sufras tanto. Te quiero amiga. Muchos besos y lo siento de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi queridísima Patty. Esta pena tan grande será difícil de mitigar, pero sí, me quedan sus recuerdos, muchísimos, porque todo me la recuerda, y constantemente estoy hablando de ella, seguramente es lo que me está dando fuerzas para sobrellevarlo y ser fuerte para mí padre, que es lo principal ahora mismo.
      Yo también te quiero. Besos.

      Eliminar
  17. ¡¡Hola Concha!! Creo que estos son momentos para no decir mucho, salvo un sincero lo siento y son momentos para escuchar, o leer en este caso, a la persona que ha sentido esa pérdida y tiene ese vacío en el corazón. Nada llena el dolor de perder a una madre, para qué nos vamos a engañar, y suceden momentos futuros tristes y felices en nuestra vida, donde siempre deseas con todas tus fuerzas que tu madre esté ahí, y por desgracia no puede ser, no está. A mí me hubiera encantado que mi madre hubiera estado en mi boda, por ejemplo y en tantas y tantas otras cosas, pero lo cierto es que se han ido y ya no vuelven. Da igual el tiempo que pase que la pena siempre está ahí, aunque es cierto que el tiempo todo lo mitiga y todo se recuerda de otra manera.
    Escribir sobre tu madre es bueno, recordarla tal y como era, recordar esas frases que te decía, esa pequeña conversación diaria, su alegría, su estado de humor tan estupendo...te quedan cosas bellísimas para recordar.
    Dicen que nos ven desde el cielo, espero que sólo puedan ver lo bueno, me gustaría ahorrarles nuestros momentos bajos y malos, o nuestros fracasos. Sinceramente, yo desearía que simplemente descansaran, en el cielo, en otro mundo o donde quieran que estén, y eso sí, que alguna vez nos podamos reunir todos juntos, pero sin sentir que la espera es corta o larga, simplemente tener esa sensación de volver al hogar una vez no estemos aquí.
    Lo mejor, es todo el amor que te ofreció, esa preciosa familia que formó, esos buenos valores que os inculcó y el cariño que todo el mundo le tenía. Eso vale mucho, por lo menos, sabes que lo hizo bien y su legado ha quedado. Cuando decimos la palabra Madre, todos pensamos que es normal que sintamos así, que pensemos que nuestra madre es la mejor del mundo, la más buena y que era perfecta, pero por desgracia, no todo el mundo tiene una madre así. Has sido muy afortunada por tener a tu madre tanto tiempo contigo, y está claro, que para ti, la palabra Madre, significa mucho, significa todo, pues realmente era una Madre que llevaba ese título por todo lo alto, se merecía ese nombre que tanto abarca y tanto representa.
    Sé que estará en tu corazón, que es donde tiene que estar. Habla de ella todo lo que necesites, es bueno para ti, es una manera de ahogar penas y superar esto poco a poco. Un abrazo sincero, sabes que me tienes aquí para lo que quieras y un besazo para toda la familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isabel, ella siempre decía que no dejáramos a mi padre, ni a mi hermanos solos, y eso no era necesario recalcarlo porque para nosotros eso es impensable. Mi pilar ahora es mi marido, y por supuesto mi padre y mi hermano, siento que tengo mucho por hacer, y ella estará orgullosa de ver cómo todo sus principios y valores no cayeron en saco roto.
      Besos y gracias por tus palabras, de sobras sabes lo que duele este final.

      Eliminar
  18. Hola Concha. ¡Qué guapísima está en las fotos! Guapa por dentro y guapa por fuera. ¡Su carita lo dice todo! Qué palabras tan bonitas, llenas de sentimiento y amor la has dedicado en De Buena Mesa. Donde esté, estará llena de alegría al ver ese cariño que emana de tus palabras. Qué tristes estos momentos, nada te da consuelo, sólo pensar en lo feliz que ha sido junto a vosotros, su familia. ¡Qué legado de enseñaza y amor incondicional os ha dejado!.
    Toda una vida de recuerdos bonitos y momentos felices junto a una familia que la ha querido y cuidado hasta el final. Con ésto es con lo que te tienes que quedar. Ella está viva, pero en otra dimensión
    y cuidará de vosotros siempre como un ángel. Un abrazo muy fuerte y mucho ánimo bonita mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, mi querida Elvira! Agradezco infinitamente tus palabras, son un consuelo para mí, en estos momentos que mis sentimientos están como en una montaña rusa, mi templanza ha dejado de estar presente, para convertir mi interior en una continua lucha contra la tristeza y el dolor. Supongo que pasará, porque muchos me lo decís, y eso me ayudará a vivir con su ausencia pero sabiendo que fue feliz por encima de todas las cosas.
      Un enorme abrazo. Besos.

      Eliminar
  19. Que decirte mi niña que te alivie si no hay palabras en el mundo para ello tienes a tu lado el mejor apoyo que es tu familia entre todos se hace una piña como bien dices solo el tiempo es el que ayuda a que sea más llevadera decirte eso ahora se que suena lejano cada persona necesita su tiempo para adaptarse un poquito tomate el tuyo disfruta de tu padre que el se verá vacío y lo dicho mi arma "aquí estoy incondicional" un abrazo grande para la familia y un achuchon p'a ti❤besos al cielo 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi queridísima Fely, ¡qué vacío más grande! Son tantas cosas, mi vida ha dado un giro de 180º ya sabes que me dedicaba al 100% a cuidarla, pero tengo a mi padre, que gracias a Dios está muy bien, pero con 90 años no puedo bajar la guardia, y eso es lo que me motiva para intentar hacer que su ausencia sea lo menos dolorosa posible.
      Besos de corazón ♥️

      Eliminar
  20. Mi querida Concha, siempre he sabido que eres una mujer fuerte, y esta entrada de hoy lo reafirma con creces. No sé si yo hubiera sido capaz, tan poco tiempo después de hacer hecho una entrada así despidiéndome de mi madre.

    Sois una familia grande, fuerte y unida. Eso supone un gran consuelo dentro del enorme desconsuelo de una pérdida tan inesperada. Por mucho que sepas que es ley de vida jamás se está preparado para algo así, tengas los años que tengas y se marchen con los años que se marchen.

    Nada de lo que digamos puede mitigar tu dolor y yo además soy muy mala para quedar bien y en estas situaciones digo el primer día lo que tengo que decir, tiendo la mano, dejo la puerta abierta y hago mutis. No ayudo nada preguntando cómo estás. La respuesta la sé. ¿Cómo vas a estar tras la muerte de una madre? Pero como te dije, si lo necesitas estoy ahí, acompañando en silencio y en la distancia.

    Muchísimo ánimo compañera, para tí y para toda la familia cabello. Ella siempre estará orgullosa de vosotros

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cuca, solo hablar de mi madre me reconforta, tenemos tantas cosas bonitas en nuestro recuerdo que siempre surge algo que nos la traiga a la cabeza. Sobre todo por mi padre, al que el vacío que le ha dejado es tan enorme, que solo el vernos aquí alrededor suyo, intentando hacer de nuestra vida, de ahora en adelante, algo normal, ya es suficiente trabajo como para mantener la mente activa mitigando nuestra pena.
      Mi madre se fue pronto, aún podría haber vivido muchos años, a pesar de su dependencia, que a mí, por otro lado no me pesaba para nada, pero la vida es así y se la llevó cuando le llegó el momento, aunque no lo esperábamos tan de repente, la verdad.
      Muchos besos guapísima, te lo agradezco, sé que no es fácil consolar a los que como nosotros, tenemos el alma destrozada.

      Eliminar
  21. Hay Amore que pena tan grande, se por el dolor que estas pasando y no hay palabras que te consuelen, a mi me tienes con lágrimas en los ojos y sintiendo tu pena como si fuese mía.
    Bonito homenaje, yo no la conocí pero me has contado mucho de ella y es como si la conociese.
    Ella alli en el cielo estara orgullosa de su Concha de como la cuido hasta su último día, eso tenlo claro.
    Te envío todo mi cariño, lo sabes aquí me tienes para lo que haga falta.
    Mil besos cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Amore. Lo sabes de sobras, también has sufrido en tus carnes la perdida de tu madre y de tu padre, y más recientemente la de tu suegro, de quien me consta, que querías como algo tuyo propio. Te puedes hacer a la idea de lo que estoy pasando, y gracias a esas conversaciones largas que hemos tenido, sé que pasará el dolor, aunque el vacío y la tristeza, eso, es mucho más difícil superar, pero no hay más remedio que mirar adelante.
      Besos

      Eliminar
  22. Qué maravilla de escrito y com cuánto amor lo has escrito. Sé que has cuidado mucho tiempo de ella y eso te hace aún más grande de lo que eres. No te preocupes, ella está ahora tranquila y cuidando de tí como te mereces. Mi más sentido pésame amiga!! 😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias mi querida Elia, un beso y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  23. Siento la enorme perdida y esa ruptura que deja en el corazón. Y ese sentimiento de orfandad que queda aunque seamos adultos. Animo Concha y un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paloma. Es así de duro, pero tenemos que asumirlo. Besos.

      Eliminar
  24. Mis más sincero pésame, Concha. Cuanto lo siento, y es que las madres deberían no faltarnos nunca.
    Muchos besos y mucho ánimo.
    Besos. LOla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lola. Es una pena muy grande, pero no nos queda más remedio que resignarnos. Besos.

      Eliminar
  25. Concha lo siento mucho , que palabras mas bonitas le has dedicados palabras llena de amor . Es muy duro pasar por esto pero tu eres una guerrera muchos besitos y fuerza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Inma, intento seguir adelante con la nueva rutina diaria, que me ha dado un giro de 180º
      Besos guapa.

      Eliminar
  26. Querida Concha. Ya te escribí diciéndote cuánto lo siento porque sé muy bien cómo duele y cómo te ha afectado esta gran pérdida. Nunca se supera, pero se suaviza, especialmente al saber que la has cuidado y querido y que ese amor siempre ha sido correspondido con creces.
    Mucho ánimo y permite que te mimen y te cuiden, lo mereces.
    Besos al cielo y para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marisa, esta tristeza me ahoga, tengo que rehacer mi vida nuevamente porque todo mi tiempo al cien por cien se lo dedicaba a ella, por eso me queda un pequeño resquicio de felicidad, por haber tenido la suerte de disfrutar de ella cada día, pero aún así duele y este dolor me desgarra, pero pasará, o eso espero, al menos para conseguir vivir tranquila.
      Besos

      Eliminar
  27. Hola Concha, un poco tarde, pero no quería dejar de pasarme por aquí para leer las bonitas palabras que le has dedicado a tu madre, seguro que desde donde esté, estará sonriendo y orgullosa de su hija. Sé como te encuentras en este momento, y que no hay palabras de consuelo para ti. Solo el tiempo hará que pase el dolor tremendo que sientes ahora mismo. El 14 de marzo hizo 10 años que falleció mi padre, al principio me resistía entre tanto dolor a pensar que no le iba a ver más, y a día de hoy le echo tanto de menos. No podremos volver a tocarlos, ni besarlos, pero los llevamos para siempre en nuestro corazón. Mucho ánimo y un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pilar, lo entiendo completamente, pero sabes que esta tristeza es infinita, te rompe en mil pedazos y aunque no nos queda otra que sobrevivir, la pena siempre estará presente, supongo que un día podré verlo con otros ojos, sin que me duela tanto, pero por tus palabras sé que nunca más volveré a tenerla conmigo, y eso es lo que me desgarra por dentro.
      Tiempo al tiempo y resignación, es lo que necesito, probablemente.
      Besos

      Eliminar
  28. Concha, sé que no hay palabras de consuelo en estos momentos tan duros por los que estás pasando... una pérdida tan grande es difícil de asimilar, el dolor lo invade todo... pero los bonitos recuerdos de tu madre y su cariño incondicional, que seguro también lo sentirás a partir de ahora, ayudándote cada día desde el Cielo, harán que se vaya mitigando poco a poco esa angustia inicial...
    Mi padre murió de repente hace unos años pero el saber que no sufrió en sus últimos momentos (parecía que estaba dormidito y lleno de paz) fué un gran consuelo...
    Te envío un abrazo y mucha fuerza de ánimo. No podías haberle dedicado un homenaje más lindo, delicado y dulce a tu queridísima madre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé Esther, pero es que no me hago a la idea de no tenerla más conmigo. Pero así es la vida, y aunque me duela, tengo que asumirlo..
      Ella también se quedó dormidita y tan guapa, que parecía que estuviera soñando con cosas felices.
      Besos y gracias.

      Eliminar
  29. Mi más sentido pésame. Es una relación muy bonita la que nos cuentas, arropada en todo momento. No hay consuelo para esto, te envío un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Inmaculada, el único consuelo es saber que fue feliz y tuvo una vida plena rodeada de los que la queríamos, pero aún así duele mucho.

      Eliminar
  30. Querida Concha: hoy no vengo a visitarte para disfrutar de tu cocina. Hoy salgo a tu encuentro para darte un enorme abrazo, se lo que significa perder a una madre, y puede llegar a ser; desgarrador. Les debemos la vida, que no es poco, y también gran parte de lo que somos. Seguro que ella fue para ti: un testimonio de fuerza, lucha, y muchas cosas más… Ahora te toca a ti aplicar lo aprendido y seguir caminando. Si eres creyente; es el momento de vivir tu fe. No juegues a hacerte la fuerte, apóyate en los que te quieren, y acabarás estando fuerte de verdad. Siendo de nuevo, la queridísima Concha de siempre. Muchos bstes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Emma, si has vivido esto, por tus palabras creo que sí, comprenderás cómo me siento, a duras penas voy haciendo lo imprescindible, para no hundirme en la tristeza, pero la pena no creo que me la quite de encima tan fácilmente, solo llegar a casa y no sentirla, verla y oírla, me desgarra, pero por los míos hay que seguir viviendo, que es lo que ella nos inculcó, respetando a los ausentes, pero sin olvidarlos jamás. No sé cuando regresaré, pero ahora mismo mi cabeza no puede centrarse en escribir esos post en los que, sobre todo, me gusta transmitir tranquilidad y felicidad a quienes me leéis.
      Un beso y gracias de nuevo por tus palabras de consuelo.

      Eliminar
  31. Querida Concha:
    Te mando un abrazo reconfortante y todo mi cariño. Lamento tu pérdida y aquí estamos, en ese camino. Mi madre está ingresada desde el 4 de febrero y se hace difícil. Ya sabes que mi padre murió en 2019. Así que comprendo y respeto tu dolor. Qué bonito texto lleno de emociones y recuerdo maravillosos. ¡Qué linda descripción de tu bella madre! Todos esos recuerdos resultarán reconfortantes en estos momentos. Por suerte, tienes bonitos momentos vividos para recordar en familia y a solas, para seguir adelante en este camino de la vida. Cuídate mucho, preciosa. D.E.P.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh, Rosa! Cuánto siento lo de tu madre, dos meses ingresada es terrible, mi madre solo estuvo cuatro días y se nos hizo eternos, y el único consuelo que nos queda, a pesar de haber sido tan repentino, es que no fue el COVID lo que se la llevó, y con limitaciones, pudimos estar con ella, por turnos y gracias a Dios, estuvo muy bien asistida para que no sufriera en sus últimos momentos.
      Por lo de tu padre, puedes imaginar cómo me siento, para mí es un duro golpe, y aunque intento hacer una vida normal, por mi padre especialmente, es muy doloroso el vacío que ha dejado.
      Besos

      Eliminar
  32. Hola Concha.
    He venido varias veces a comentarte y no he podido.
    Porque me llenabas de recuerdos maternales, del sufrimiento y lo mal que lo pasé durantes meses cuando marcho la mía.
    No hay consuelo de tanto dolor, sólo el tiempo lo calma, cada día la echo mas de menos y me gusta hacer cosas que ella hacia, asi la siento, la recuerdo, le sigo hablando, porque nunca se van. Me decía una doctora que no estuviera triste sino todo lo contrario, pues habíamos tenido mucha suerte de tener una madre como lo era ella y no todo el mundo puede decir lo mismo, pues eso te digo yo, la suerte que tambien habeis tenido vosotros.
    Ahora tenéis que mimar a tu padre, mucho más que antes, que él también tiene que estar inmerso en la tristeza, el vacío que deja un compañero o compañera de vida no lo puede llenar nadie.
    Sólo puedo decirte que lo siento muchísimo, mucho ánimo y fuerza, hay que seguir adelante, aunque ahora el camino será diferente.
    Has tenido mas suerte de disfrutarla muchos años mas, yo hubiera dado lo que hubiera hecho falta, primero por mi padre y luego por ella, pero la vida es así de injusta. En un tiempo la recordarás con una sonrisa, con detalles, con cosas que le gustaban, con palabras que te decía, con consejos, con alegría.
    Ya sabes que nosotros también estamos pasando esta etapa, sobretodo mi marido que su padre siempre estaba con él prácticamente todo el día y aún puede creer lo sucedido, en segundo y solo fue en segundo se fue, por muchas explicaciones que se quieran buscar, no las encuentras, porque no las hay.
    Bonito homenaje y bonita tu madre.
    Un fuerte abrazo y mucho mucho ánimo para ti y toda la familia.
    Deseo que pronto te sientas mejor.
    Mil besossss!!! Cuidate mucho. 😗

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, mi querida Puri.
      Entiendo que este post, escrito desde lo más profundo de mis sentimientos, pueda hacer que muchos que lo lean, como tú, se sientan identificados, incluso les toque la sensibilidad hasta tal punto de revivir esta mala experiencia, que por mucho que nos mentalicemos y nos digan que es ley de vida, uno nunca se hace a la idea que el día llegará, y cuando llega, es como me lo acabas de contar.
      Hablando con mis hermanas, lo comentaba el otro día, siento la necesidad de hablar todo el tiempo de ella, mi madre era todo en mi vida, me dediqué a cuidarla desde hace muchos años que comenzó a necesitar ayuda, hasta que acabó siendo totalmente dependiente, por eso, para llenar el vacío de esas horas muertas que me ha dejado, recordar sus conversaciones y cómo pasábamos juntas todo el día, es como tenerla presente y me reconforta.
      Quizás ayude a alguien a ver con naturalidad que este es un paso de la vida, duro, sí, pero que si hablamos abiertamente se pasa mucho más fácil, aunque por dentro estemos rotos de pena, dolor y una profunda tristeza.
      Besos y gracias por tu bonito comentario ♥

      Eliminar
  33. Hola Concha. Aunque ya te lo he expresado por otro sitio también lo hago por aquí.
    Cuando se pierde a una madre parece como si el mundo se viniera abajo, no sé que tienen las madres para que eso ocurra, pero yo creo que es así porque como una madre no haya nada.
    Se desviven por todos, no tienen descanso, se quitan de comer para que no les falte a los hijos, nunca desfallecen y solo cuando nos faltan es cuando más nos damos cuenta de tantas cosas que nos ha faltado por decirle.
    Sé que estarás pasando por malos momentos, no hay que ser muy listo para intuirlo, pero como ya te he dicho en otras ocasiones y aunque puede que no te sirva de mucho porque el dolor solo lo llevas tú, quiero enviarte de nuevo mi ánimo, que no te falte, y piensa que ella desde el cielo, no te quitará ojo y no querrá verte triste. La has disfrutado y te ha disfrutado, vive con su recuerdo y con su alegría.
    Un abrazo muy fuerte Concha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan, sé que la pérdida de cualquier ser querido es igual de triste y difícil de conseguir sobrevivir a la pena que nos causa. Quizás soy un poco “egoísta” porque siento que mi duelo me parece el peor del mundo, pero comprendo que a cada uno le duele lo suyo, y por mucho que te cuenten, hasta que no lo vives en primera persona como yo ahora, no soy consciente de la magnitud de lo acontecido.
      Pasará, también lo sé, pero siempre me faltará ese sustento que como dices supone una madre para su familia.
      Una abrazo y gracias nuevamente por tu amabilidad.

      Eliminar
  34. ¡Hola mi querida Concha! Este es uno de esos post que nunca quieres leer... menudos nudos se me han hecho al leerte... pero ha sido precioso. Me sorprendió mucho la muerte de tu madre... porque por la fotos que nos enseñabas se veía tan bien... aunque necesitara de tu ayuda para su día a día. Desde luego que será muy duro también por ello... ya que estabas tantas horas junto a tu madre, y ahora no tenerla... sobran las palabras... ya de por sí es muy duro que se vayan, por mucho que digan que si es ley de vida y que tienen muchos años... como bien dices... una madre es una madre... y yo siempre digo... que cuanto más años tiene... más años de tu vida pasas a su lado y más difícil es la separación...

    Mucho ánimo mi querida Concha... desde ahora... la tendrás siempre a tu lado... aunque tú no la veas... Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad Elisa, es que nunca se está preparado para esto, aunque sabía y veía cómo se le iba apagando la vida, como una velita, nunca piensas que morirá, y menos en el caso de mi madre que tenía mucha vida y una mente lúcida, y podría haber seguido aquí con nosotros muchos años más, pero claro, el cuerpo es como una máquina con obsolescencia programada, y sus riñones dijeron que hasta aquí llegaron y no hubo remedio alguno para curarse.
      Mi único consuelo, son los buenos momentos vividos junto a ella, y que, como ella siempre decía: “solo le pido a Dios, que cuando me llegue la hora, tenga una horita corta”, y dentro de lo que cabe fueron cuatro días donde tuvo tiempo de despedirse de todos nosotros, aunque no quisiéramos verlo.
      Besos y gracias preciosa.

      Eliminar

Publicar un comentario

No te marches sin dejar un comentario, cuéntame alguna cosa, quiero conocer tus dudas, tus sugerencias, tu opinión me interesa siempre.