Spaghetti all'Amatriciana

spaghetti-amatriciana

De nuevo os quiero enseñar un riquísimo plato de Pasta, de los que se cocinan en menos de quince minutos y te deja más que satisfecho, los Spaghetti all'Amatriciana, cuya receta descubrí en uno de mis primeros libros de Cucina Italiana, aquel que, como os contaba en mis Spaghetti alla Puttanesca, me regalaron de pequeña y que tanto provecho le he sacado a través de los años.

No todas mis recetas de Pasta están sacadas de ese libro, por supuesto que me inspiró muchísimo a la hora de cocinar, pero creo, al menos a mí me pasa, que es casi imposible seguir al pie de la letra una receta tomada de un libro. La mayoría  de las veces, vemos platos que nos morimos de ganas de hacerlos, y por cuestiones prácticas (léase impaciencia) nos vemos obligados, a la hora de seleccionar ingredientes para cocinar algo, a variar algunos, ya que no siempre tenemos a nuestra disposición todo aquello que requiere, y ahí es cuando surge nuestro lado creativo, porque por no tener un ingrediente concreto, no nos vamos a quedar sin deleitarnos con aquello que se nos mete por los ojos, y es que el principal motivo que nos induce a cocinar algo novedoso, es su presentación.

Algo así fue lo que me sucedió al cocinar esta salsa el otro día, ya que puede llevar o no guindilla fresca, al ser un ingrediente facultativo, no es necesario añadirla, solo depende de lo que nos guste el picante, la receta original incluye Cayena seca, que sí es imprescindible; pero visualmente creo que aporta una nota de color muy bonita, el caso fue que no tenía guindilla en casa, así que eché mano de unos pimientos minúsculos que mi padre me recogió de las matas de su huerto, cuando le pedí con ahínco que los quería especialmente pequeños, similares a chiles o guindillas, no podéis imaginar la cantidad que me trajo, un tesoro que ni por asomo pensé que pudiera estar tan bueno, y es que cuando soy yo quién va a las matas a cortar pimientos, siempre se me van los ojos a los más grandes, craso error, porque no siempre son los más sabrosos y aromáticos. Así que puedo decir, que he salido más que airosa, triunfante y feliz, con ellos en mi plato.

Aunque he tratado ser lo más fiel posible a la receta original, respetando el tipo de pasta que ha de ser larga, tipo Spaghetti, la Cayena (Peperoncino) y el queso Pecorino; evidentemente me he visto forzada a hacer unos cambios, como la variedad de tomate San Marzano, similares a los Tomates de Pera, pero más ácidos y menos dulces, que es la que ha de llevar la receta original, por unos Tomates de Ramaque son extraordinariamente dulces y aromáticos. Otro de los cambios que he hecho, y esto sí es por motivos de sensatez (ya que mi colesterol siempre me está dando la vara), es cambiar el tocino de papada (Guanciale), por panceta, que tiene mucho menos grasa, y más carne, además resulta más ligero (si es que comer esto se puede considerar light), pero igualmente muy sabroso (aunque según los puristas, hacer esto sería un sacrilegio) Pero aún así yo me atrevo con todo, y ha merecido la pena, ¡ya lo creo que sí!, ahí lo dejo, vosotros juzgaréis.
¿Comenzamos?



INGREDIENTES
  • 200 gr de Spaghetti
  • 500 gr de Tomates de Rama
  • 70 gr de panceta ibérica
  • 2 Cayenas
  • 2 Pimientos rojos pequeños (o 1 Guindilla fresca sin semillas)
  • Pecorino Romano (al gusto)
  • 2 c/s de Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Agua 
  • Sal
  • Azúcar (facultativo)
spaghetti-amatriciana-mise

ELABORACIÓN
  1. Lavar los tomates y hacerles un corte superficial en cruz, en la base.
  2. Poner una olla con abundante agua a hervir. Cuando llegue a ebullición, añadir los tomates para escaldarlos.
  3. Cocer un minuto, hasta que el corte practicado en la piel del tomate comience abrirse ligeramente. Retirar y ponerlos en un plato para que se atempere, quitando la piel con cuidado de no quemarnos los dedos, ya que estarán muy calientes.
  4. Desechar las pieles, y trocearlos en el mismo plato.
  5. En ese mismo agua hirviendo, añadir un puñado de sal y la pasta. Cocer al dente, según el tiempo recomendado por el fabricante.
  6. Mientras tanto, cortar la panceta en tiras de 1/2 cm.
  7. Lavar, secar y cortar en anillas los pimientos rojos (Se puede sustituir por una guindilla fresca, sin semillas)
  8. Echar el aceite en un perol, con las cayenas.
  9. Añadir la panceta y dorar. Retirar a un bol.
  10. Añadir al perol la mitad del pimiento (o de la guindilla, si elegimos esta opción) Una vez comience a dorarse, añadir la pulpa de tomate.
  11. Sofreír a fuego fuerte, sazonar y rectificar la acidez con una pizca de azúcar, si fuera necesario (mi salsa no lo ha necesitado)
  12. Cuando haya reducido el tomate, añadir la panceta, y la pasta cocida y escurrida. 
  13. Saltear ligeramente para que se mezcle con la salsa, si estuviera un poco seco, añadir un poco de agua de cocción de la pasta, sin pasarse, para que no quede aguada, y teniendo en cuenta que estará salada.
  14. Servir con las anillas de pimiento rojo o guindilla fresca por encima, y el Pecorino recién rallado al gusto.
spaghetti-amatriciana-pasos1
spaghetti-amatriciana-pasos2


spaghetti-amatriciana-mesa

spaghetti-amatriciana-plato












Agradezco vuestro paso por este rinconcito de la cocina de nuestra casa. Todo lo que comparto, lo hago pensando en enriquecer vuestra cocina. Espero que os haya gustado y no os marchéis sin dejar un comentario.
¡¡Gracias!!