Ir al contenido principal

DBM | Recetas con Historia

Risotto de Tomate al aroma de Albahaca

De pequeña vivía en una casa, en la que el patio colindaba con los de los vecinos, apenas estaban separados por un muro de no más de un metro de altura, por el que podíamos pasar de una casa a otra sin dificultad, pero aun así, ninguno quebrantaba la privacidad de los demás.

Recuerdo como intercambiábamos, lo que se tenía, que si unas aceitunas recién aliñás, que si unos añejos para el puchero; mi padre se tomaba los domingo al mediodía, una copita de vino "Patacabra" de Espartinas, con José, nuestro vecino, y en el muro a modo de mesa ponían unas tapas de queso o chorizo de la matanza de su pueblo. A mi vecina Isabel, le gustaba el pan "pringao", unas ricas rebanás de pan frito que mi madre hacía los sábados para desayunar, ella entraba a mi casa, como si de la suya se tratara para tomárselas con el café recién hecho, pasándolas por un platillo que se ponía en el centro de la mesa, con azúcar y canela. Mi vecina Rafaela tenía 10 o 12 hijos, y uno de ellos trabajaba…

Judías Rojas con Pimentón de La Vera

judías-rojas-pimentón-vera

Hace un frío que cala hasta los huesos, esta semana media España estuvo cubierta por la nieve y la otra mitad anegada por la lluvia. La madrugada se prolonga hacia bien entrada la mañana debido a las bajas temperaturas, el termómetro ronda los 2 ºC, la niebla es tan densa y húmeda que parece haber llovido, pero "después de la tempestad llega la calma", y sobre el mediodía, el sol aparece tímidamente rasgando las nubes, consiguiendo que el cielo brille y luzca tan azul como en un cuadro de Sorolla; son las dos de la tarde y el mercurio ha subido hasta los 16 ºC, no es mucho teniendo en cuenta que estamos en Sevilla, sigue haciendo frío dentro de casa, apetece estar sentada en la terraza y tomar el sol, pica un poco, tanto que he de quitarme el abrigo para seguir disfrutando de esos primeros rayos que anuncian una incipiente primavera.
Hoy es un día de esos que apetece comer platos de cuchara, tan reconfortantes y saludables como estas Judías Rojas, que nos hagan sentir bien; y aunque la niebla esta mañana no me dejó tomar la mejor instantánea, creo que esta imagen es lo suficientemente gráfica para intuir si es o no un guiso apetitoso. 

pirámide-alimentación-saludable

Una de mis niñas quería saber como cocinarlas de manera sencilla pero que estuvieran ricas (así me lo pidió literalmente), ya que se encuentra en plena operación post roscón de reyes, aunque sin castigarse; a petición de ella, os enseño un modo fácil de cocinar las legumbres, quedan deliciosas, con mucho sabor y nada de grasa, aunque no es un plato bajo en calorías, si es equilibrado ya que no he añadido ningún tipo de embutido, además en nuestra dieta mediterránea, y siguiendo las recomendaciones de la Pirámide de la Alimentación Saludable, es recomendable comerlas al menos tres veces por semana, por eso no debemos dejarlas en el olvido por mucho que sean consideradas poco glamurosas. Para nosotros ha sido plato único, pero según la cantidad que os apetezca comer, puede servirse acompañado de un segundo plato de pescado o carne a la plancha con un poco de lechuga y tomate, eso más una pieza de fruta, considero que es un menú perfecto para sentirnos satisfechos durante muchas horas.




INGREDIENTES
  • 200 gr de Judías Rojas
  • 1 Tomate pequeño
  • 1/2 Cebolla
  • 2 dientes de Ajo
  • 1 Pimiento verde
  • 1 hoja de Laurel
  • 1 c/p de Pimentón de La Vera
  • 3 c/s de Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Agua (filtrada o mineral)
  • Sal
judías-rojas

ELABORACIÓN
  1. Poner en un bol las judías a remojo, de vísperas.
  2. Pasadas unas doce horas aproximadamente, tirar el agua de remojo.
  3. Poner las judías en una olla y cubrir con agua fría.
  4. Poner al fuego, cuando comience a subir la espuma y esté a punto de hervir, volcar sobre un colador, enjuagar las judías y la olla, y volver a ponerlas dentro.
  5. Cubrir nuevamente con agua fría y añadir la cebolla pelada, los ajos enteros con piel, el tomate entero con piel y sin pedúnculo, el pimiento cortado en dos y sin semillas; y la hoja de laurel.
  6. Añadir la cucharadita de pimentón.
  7. Añadir el aceite de oliva.
  8. Poner al fuego y cocinar a fuego fuerte 10 minutos. Añadir un poco más de agua fría.
  9. Bajar el fuego, y cocinar a fuego suave durante 1 hora y 30 minutos, hasta que las judías estén tiernas. Añadiendo poco a poco pequeñas cantidades de agua fría, para parar la cocción, esto hará que las judías conserven la piel, quedando súper tiernas y enteras.
  10. Sazonar al gusto. Y listas para servir.

judías-rojas-pimentón-mesa

judías-rojas-plato










Quiero agradeceros vuestro paso por este rinconcito de la cocina de nuestra casa.
Todo lo que comparto lo hago sin interés ni ánimo de lucro, y siempre pensando en haceros la vida lo más feliz posible. Espero que os haya gustado, y que no os marchéis sin dejar un comentario con vuestra opinión o sugerencia.
¡¡Gracias!!