Pasta Pasticciata

Me encanta la pasta, y cada vez que la cocino, me gusta ponerle algo que le dé un toque diferente.
Este es el caso del plato de hoy; estando con mi hermana Pilar en la cocina, no dejamos de inventar, y es que esto de las nuevas tecnologías es una ventaja, pensando en lo que íbamos a cocinar para el mediodía, estábamos viendo el canal de GialloZafferano con Sonia Peronaci en el iPad, nos encanta como cocina y los vídeos que hace, y fue viendo uno de sus vídeos, concretamente en el que cocina esta pasta, donde nos inspiramos para crear nuestra propia versión, teniendo en cuenta que mi hermana y su marido son vegetarianos, eliminamos todos los ingredientes cárnicos, sustituyéndolos por algunas verduras, que como no podía ser de otra manera, nos surtió el huerto de nuestro padre.
La pasta pasticciatta es un plato de la cocina tradicional casera italiana, cocinada y gratinada al horno.
Básicamente este plato puede llevar cualquier ingrediente que nos apetezca o mejor, que tengamos en la nevera y queramos dar cuenta de él.
Como ya he comentado, he suprimido los embutidos, por berenjena, y nos ha quedado realmente rico.
Es sencillo y gratificante de hacer, la cocina huele que da gusto entrar, y la familia espera con impaciencia a que le sirvamos una ración bien abundante, esperamos que os guste…e Buon apetitto!!!



PASTA PASTICCIATA

INGREDIENTES

  • 1 Cebolla
  • 2 Pimientos verdes ecológicos
  • 800 gr de Tomate natural triturado
  • 1 c/p de Albahaca
  • 1 c/p de Orégano
  • Sal y Azúcar
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • 1 diente de ajo
  • 1 Berenjena ecológica
  • 6 Huevos ecológicos
  • 200 gr de Queso para gratinar, rallado

Para la Bechamel

  • 50 gr de mantequilla
  • 1 c/s de Aceite de Oliva Virgen extra
  • 1 c/s de Harina
  • 1/5 l de Leche
  • Sal y Nuez moscada recién rallada

ELABORACIÓN

  • Picar la cebolla y los pimientos para hacer un sofrito con un poco de AOVE, al que añadiremos el tomate natural triturado con una cucharadita de albahaca seca y otra de orégano. Cuando la salsa esté bien cocinada, sazonaremos con un poco de sal y rectificaremos la acidez del tomate con un poco de azúcar.
  • Pelar y prensar un ajo. Dorarlo en una sartén.
  • Pelar y cortar la berenjena en dados, lavarla bajo el grifo y añadirla al ajo cuando esté dorado. Saltear a fuego medio y reservar.
  • Poner un cazo con abundante agua y sal, y cocer unos huevos durante diez minutos. Enfriar y quitar la cascara, cortarlo a láminas.
  • Cocer la pasta en abundante agua con sal, y dejarla al dente.

Elaboración de la Bechamel

  • Poner en un cazo la mantequilla y el aceite, añadir la harina y hacer un roux.
  • Rallar una pizca de nuez moscada y añadir un pellizco de sal, agregar poco apoco la leche, sin dejar de batir con una varilla de repostero, para evitar que se formen grumos.
  • Cocinar unos minutos a fuego lento. Ha de quedar una crema suave y ligera.

Montaje de la rustidera

  • En una rustidera o fuente de hornear, poner los macarrones escurridos.
  • Verter la mitad de la salsa de tomate frito y mezclar con la pasta.
  • Poner una capa de rodajas de huevo cocido.
  • Extender encima la berenjena salteada.
  • Cubrir con el resto de salsa de tomate y un poco de queso rallado.
  • Verter bien repartida la bechamel por toda la superficie, y cubrir con el resto de queso rallado.
  • Decorar con el resto de láminas de huevo duro.
  • Precalentar el horno a 250º C, una vez caliente introducir la rustidera a 175º C y calentar, sacar del horno cuándo el queso se haya dorado ligeramente.