Crema de Calabaza de Otoño


Autumn Pumpkin Cream

El Otoño ha llegado casi sin llamar, hay momentos en los que la lluvia cae suave y pausadamente, y otros momentos luce el sol tan radiante que parece que el verano no quisiera abandonarnos.
Hoy quiero hacer un plato que representa el otoño en todo su esplendor, por su color, por su textura y porque ya va apeteciendo comer cosas calentitas por la noche, que sean fáciles de preparar y mucho más rápidas de comer.
Esta es una crema deliciosa, de una textura suave y aterciopelada, con un ligero sabor dulzón, pero que no se vuelve pesado ya que la sal atenúa su sabor.
Ideal para dietas hipocalóricas y para dietas vegetarianas, si sustituimos el caldo de pollo por caldo de verduras.
Un plato perfecto, que llenará tu mesa de color y tu cocina de aromas intensos y muy apetecibles.




  Crema de calabaza de otoño

INGREDIENTES

  • 1 Calabaza de 1,500 kg aproximadamente
  • 2 Patatas
  • 4 Zanahorias
  • 30 gr de Mantequilla
  • 2 c/s de Aceite de Oliva Virgen Extra
  • 1 l de Caldo de Pollo
  • Sal y Agua

ELABORACIÓN

  • Cortar la calabaza en trozos y quitar la piel y las semillas, trocear en láminas de 2 x 2 cm aproximadamente.
  • Pelar las zanahorias y cortar en rodajas.
  • Pelar las patatas y cortarlas en láminas.
  • En una olla, poner la mantequilla y el aceite de oliva, añadir las zanahorias, las patatas y la calabaza, remover con una cuchara de madera y saltear ligeramente.
  • Cuando comience a tomar un poco de color, pero sin dorarse, verter el caldo de pollo (puede ser caldo blanco de puchero, o sustituirlo por agua y una pastilla de caldo concentrado)
  • Cuando comience a hervir, cocinar unos 20 minutos a fuego medio.
  • Triturar una vez cocinado y las verduras estén tiernas, añadir un poco de agua si fuera necesario, hasta conseguir la textura deseada, esta crema no es necesario pasarla por el colador chino pues al no llevar puerro, no tiene fibras que den una textura desagradable al comerla.
  • Volver a hervir y desespumar si fuera necesario. Si quedara muy espeso, añadir un poco de agua. Dejar cocer unos minutos a fuego lento.
  • Servir caliente y con una guarnición de huevo duro cocido y picado, unos picatostes de pan de bollo y unas virutas de jamón.