Ir al contenido principal

Esta semana en DBM

Spaghetti con Judías Verdes y Coles de Bruselas

Hace un par de semanas me sucedió un hecho insólito, gané un sorteo en Instagram, algo para mí excepcional, ya que nunca he ganado nada de nada, ni tengo suerte en el azar, de hecho es que no participo jamás en concursos, ni sorteos, por lo que me pareció curioso contarlo, ya que para una vez que juego, ¡voy y gano! 😄 Tan solo tenía que decir cual era mi pasta favorita, y como ¡adoro la pasta! pensé que estaba chupado; entonces surgió el dilema “To be, or not to be, that is the question”, parece mentira que una cosa tan simple como definir lo que me gusta, se convierta de repente en un quebradero de cabeza, y es que me gusta tanto La Pasta que decantarme solo por una resulta complicado.  Gracias a que Pastas Romero, los organizadores del sorteo, lo pusieron fácil acotando las posibilidades entre sus seis variedades de Spaghetti, lo supe al instante ¡menos mal!, pues ya me veía sin poder participar por no decidirme a tiempo 😅 El hecho es que fui seleccionada junto a otros nueve afor…

Lomo con Tomate


Primavera de tapeo.
A estas alturas, no creo que nadie dude que Sevilla sea la ciudad del tapeo por excelencia, y en la carta de los bares sevillanos se oferte un sinfín de ricas tapas que tienen contento a toda la clientela.
Si bien cada vez es mayor el número de nuevos sitios, en los que a modo de tapas, ofrecen platos de la nueva cocina o cocina de autor, en miniatura; transformándose de sencillos bares o tabernas, a sofisticados “gastrobares” o “taperías”, aquí verdaderamente, lo que sigue gustando y nunca decaerán, son esos sitios tradicionales que nos llenan de gozo y placer con sus sencillas tapitas de toda la vida y que en cuánto ponemos el pie dentro, el camarero nos recita de carrerilla, como si fuera el padrenuestro, dejándonos boquiabiertos con su capacidad de repetir mil veces el listado de tapas, sin equivocarse y casi sin respirar:
-Tenemos: El Lomo con Tomate, el chipirón, el pinchito, el menudo casero, las espinacas, el champiñón, el serranito, el pepito de lomo, el caprichito de pollo, el solomillo al whisky, el jamón de Jabugo, el queso manchego, la gamba blanca de Huelva…
-¿Y ahora que me pido yo?... Una de Lomo con Tomate, por favor.
Algunos lo tienen muy claro y siempre piden lo mismo, pero los indecisos, podemos probar cada día una o dos tapas diferentes, y así nos hacemos asiduos de los ricos y deliciosos manjares que nos satisfacen el paladar.
El plato que os traigo hoy, es uno de esos platos que por sencillos, permanecen en la carta de la mayoría de los bares y nunca decaerá.
El Lomo con Tomate, un rico plato de cocina casera tradicional, que a muchos gusta de vez en cuando, comerse una tapita con una cervecita bien fresquita y un trocito de pan para rebañar el plato, a la hora de tapear.

LOMO CON TOMATE

INGREDIENTES

  • 1 trozo de lomo alto de cerdo (1 kg aproximadamente) 
  • 2 latas de tomates enteros en su jugo (1’500 kg aproximadamente) 
  • 1 pimiento verde grande 
  • 1 cebolla blanca 
  • 1 rama de apio blanco 
  • 1 hoja de laurel 
  • Unas ramas de perejil 
  • 1 pastilla de caldo de carne concentrado 
  • ½ vaso de vino blanco 
  • Sal, azúcar, pimienta negra recién molida, aceite de oliva virgen extra, agua.

ELABORACIÓN

  • Limpiar bien el trozo de lomo de toda la capa de grasa que pueda tener, lavar bien y secar con un papel absorbente. Cortar la carne a trozos no demasiado grandes, dados de 2 cm x 2 cm aproximadamente. 
  • Cortar y picar las verduras y hacer un sofrito, al que le añadiremos la carne con un poco de sal, una pizca de pimienta y la pastilla de caldo de carne desmenuzada, una vez pochadas las verduras. 
  • Regar con el vino blanco y agregar el perejil picado y la hoja de laurel. Dejar reducir el vino un poco antes de añadir agua en cantidad suficiente para que cubra la carne, hervir y tapar la olla a presión, cocinar durante unos 20 o 25 minutos, en función de lo tierna que sea la carne. 
  • Una vez pasado el tiempo, procedemos a destapar la olla, probamos que la carne esté tierna, y si es así, sacaremos con una espumadera la carne a un bol y reservamos tapada. 
  • A los jugos de cocción del lomo, le añadimos el tomate y lo trituramos con la batidora. Llevamos a ebullición y dejamos que reduzca a fuego fuerte, lo taparemos con una tapadera con orificios que dejen escapar el vapor, pero eviten las salpicaduras; cuando vaya espesando la salsa, reduciremos el fuego y rectificamos de sal y de acidez añadiendo un poco de azúcar. 
  • Cuando la salsa esté bastante espesa para que no quede acuoso el guiso (debe brillar un poco el aceite por encima), introducimos la carne y cocinamos un minuto, damos el punto de sal y dulzor y dejamos reposar, antes de servir. 
  • Como guarnición le pondremos unas patatas fritas bastón o cerilla. 
  • Este guiso es mejor de vísperas pues el sabor se potencia con el reposo, mejorando notablemente.



¡Feliz fin de semana!...nos vemos en los bares.