Jarrete estofado

Hoy quiero compartir con vosotros un sencillo guiso de carne con todo el aroma de los montes andaluces, debemos seleccionar para ello un buen trozo de carne de ternera, que sea tierna y jugosa al cocinarla, además si podéis disponer un poco de tomillo de los campos andaluces, conseguiréis llevar a vuestros platos toda la esencia de nuestra cocina.
Para este guiso he seleccionado un buen jarrete, que es la pieza de carne que corresponde al músculo gemelo de la pierna de la ternera, una vez bien limpio y cocinado, suele ser muy tierno y algo gelatinoso.
Sirve para todo tipo de guisos que necesiten una cocción larga, como los cocidos y potajes. También resulta ideal en estofado, cortado en pequeños trocitos y acompañado de verduras, se puede cocinar con anticipación al momento de comerlo, pues resulta más rico si lo cocinamos de vísperas.
Es ideal acompañado de patatas cocinadas en la salsa resultante de la carne adicionándole un poco más de agua si fuera necesario.
También queda muy rico si dejamos reducir la salsa y lo acompañamos de patatas fritas a tacos, o si lo preferimos, podemos ponerle una guarnición de patatas torneadas y cocidas con unas zanahorias baby y unos guisantes.

JARRETE ESTOFADO

INGREDIENTES


  • 1 Trozo de jarrete de ternera (500 gr aproximadamente)
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 zanahorias medianas
  • 2 pimiento rojos pequeños y 1 verde
  • 2 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 1 ramita de tomillo
  • 1 c/p de pimentón dulce
  • 1 pastilla de caldo de carne concentrado
  • 1 pizca de pimienta recién molida, sal y aceite de oliva.

ELABORACIÓN


  • Picar las verduras y fondearlas en la olla con aceite de oliva y las hojas de laurel. Cuándo se doren ligeramente añadir el pimentón y el tomillo, remover bien y agregar la carne troceada en dados pequeños, cuando comience a tomar color, ponemos la pimienta, la pastilla de caldo y una pizca de sal.
  • Cubrir con agua y llevar a ebullición, tapar la olla a presión y cocinar durante 25 minutos a fuego medio. Contar el tiempo cuándo suba la válvula y comience a echar vapor por ella.
  • Una vez terminado de cocinar, volcar en una cazuela más pequeña y agregarle unas patatas si lo queremos servir a modo de caldereta, o bien freírlas a parte, en este caso sacamos la carne a un plato y dejamos reducir la salsa hasta darle el punto de espesor deseado.
  • Introducir la carne de nuevo en la salsa en el último minuto y apagar el fuego sin dejarla cocer más para que no quede seca y fibrosa.