Ir al contenido principal

Esta semana en DBM

Albóndigas de Bacalao con Gambas en Salsa Marinera, 5º Aniversario

Parece que fue ayer, pero no, es imposible, y es que han pasado cinco años desde que De Buena Mesa vio la luz por primera vez, aunque para mí haya transcurrido el tiempo casi sin notarlo, y el que hemos pasado juntos se me ha hecho cortísimo, quién lo diría, son ya ¡cinco años! Han sido muchas horas de dedicación y trabajo, si pudiera rescatar el aspecto de DBM en su origen, os sorprendería como ha ido cambiando y evolucionando tanto en imagen como en contenido. Aunque me gustan los retos, este no fue para nada premeditado ni previsible, más bien ha sido entretenido, muchas veces improvisado e incluso un poco divertido, a pesar de tener cada semana un desafío entre cocinar, editar fotos, escribir; y aún sin haber sido nunca parca en palabras, no pensaba que adquirir el compromiso de publicar una vez a la semana, como si de una columna periodística se tratara, llegara a dar tanto trabajo y fuera tan complicado. 
Después de estos cinco años creo que la evolución se nota, solo tenéis que…

Fideos con Pollo

fideos-pollo

EL MISTERIOSO SECRETO DEL PEREJIL

Me encanta la pasta y el pollo, son dos de las cosas que más veces cocino en casa pues además de ser súper versátiles, son dos productos de los que nunca faltan en nuestra despensa.
Hoy traigo uno de esos platos que, aunque con muy poquitos ingredientes, resultan ser una verdadera delicia.

Lo único excepcional que he puesto a este plato, son unas ramitas de perejil, en un principio tenía preparado en un vaso el perejil de nuestro huerto para aromatizar los fideos, pero cuando estaba cocinando llegó mi padre con el que he utilizado, y os preguntaréis ¿qué es lo que tiene de excepcional el perejil? Pues bien, que son hojas de tamaño XXL; lo cultivó un vecino, que al igual que mi padre, tiene un huerto en el que siembra un poco de todo, dependiendo de la época del año, pero solo para el consumo de su casa.

A mi padre le gusta comentar con él sus sembrados, intercambiando semillas e incluso cosechas, y es para verlos a los dos como disfrutan enseñándose el uno al otro sus respectivos matos 😄
Cuando vio mi padre el tamaño de las hojas del perejil se quedó boquiabierto diciéndole: “¡Madre del amor hermoso!, ¿qué le has echado a estas matas de perejil?...que barbaridad, chiquillo”
Y le dice el vecino:” ¿Pues qué va ser? Nada, mucha agua y un poco de mantillo, que hace milagros y mucho sol, con eso garantizado que te sale como a mí”

Pero que va, que no es así, que mi padre ha cumplido estrictamente sus consejos y el perejil que le ha nacido es como el de siempre, por supuesto que muchísimo más fino, rico y aromático que el que podemos comprar en los mercados, pero nada, que de XXL nada, así que seguiremos intentándolo a ver si damos con el misterioso secreto del perejil 😉



FIDEOS CON POLLO

INGREDIENTES
  • 400 gr de Fideos gruesos
  • 500 gr de Pechuga de Pollo troceada
  • 3 Tomates rojos maduros
  • ½ Cebolla blanca
  • ½ Pimiento rojo
  • 2 dientes de Ajo
  • 1 hoja de Laurel
  • Unas ramitas de perejil
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Una pizca de Cúrcuma
  • 1 pastilla de caldo de pollo concentrado
  • Agua y Sal

ELABORACIÓN
  • Picar la cebolla finamente, trocear y picar el pimiento rojo y prensar los ajos.
  • Cubrir el fondo de una cazuela con un poco de Aceite de oliva para hacer un sofrito con las verduras.
  • Cuando comiencen a dorarse, añadiremos los tomates previamente rallados.
  • Añadir la hoja de laurel y el perejil. Cuando el tomate haya reducido, añadiremos la pechuga cortada en dados pequeños y removemos.
  • Añadiremos entonces la pastilla de caldo concentrado desmenuzada, y lo cocinamos unos 10 minutos con el propio jugo que suelte la carne.
  • Cubrir con agua y añadir una pizca de cúrcuma.
  • Cuando comience a hervir dejar cocer unos  minutos antes de añadir los fideos.
  • Remover y dejar cocer 15 o 18  minutos hasta que la pasta esté cocida, debemos vigilar el fuego para que no se consuma todo el caldo, si fuera necesario añadiremos un poco más de agua, rectificando de sal, debe quedar jugoso pero no caldoso.