martes, 2 de diciembre de 2014

Judías Canela


En casa nos gusta come legumbres, pero no lo hacemos tanto como quisiéramos por ser platos contundentes y de digestión lenta.
Hoy he querido cocinar unas judías que al contrario de otras legumbres, no son nada pesadas y quedan súper suaves, tiernas y muy cremosas.
A mí me gusta ponerles a este tipo de potajes, habitualmente un poco de chorizo, pero en esta ocasión, aprovechando que los días fríos se nos han echado encima, lo cambié por una morcilla de nuestra tierra, que tiene un aliño suave, esto ha hecho que queden muy sabrosas y con un sabor muy rico, que bien merece la pena disfrutar de vez en cuando.
En definitiva, el plato de hoy es un plato 100% casero, ideal en días algo fríos y lluviosos, y después el que se lo pueda permitir, echar una siestecita arrebujados frente a la chimenea.
¡Perfecto! ¿Qué más se puede pedir?

JUDÍAS CANELA



INGREDIENTES
  • 500 gr de Judías Canela
  • 1 Morcilla Serrana
  • 2 Zanahorias
  • 1 Cebolla
  • ½ Pimiento rojo
  • ½ cabeza de Ajos
  • Un manojito de Perejil
  • 2 hojas de Laurel
  • 1 c/s de pimentón de La Vera
  • 5 c/s de Aceite de oliva Virgen Extra
  • Agua y Sal

ELABORACIÓN
  • Poner las judías en un bol con agua, en remojo durante al menos 12 horas.
  • Una vez remojadas, lavar y ponerlas en una olla, cubiertas con agua fría limpia.
  • Ponerlas al fuego y cuando empiecen a soltar espuma, volcarlas en un colador, desechando el agua y lavándolas bien bajo el chorro de agua fría.
  • Volver a poner en la olla, cubriéndolas con agua fría.
  • Añadir la cebolla entera y sin piel, la media cabeza de ajos, las dos zanahorias peladas, el pimiento troceado, el perejil echo un ramillete, las dos hojas de laurel, la morcilla, que habremos pinchado un poco con una aguja, para que no se rompa al cocinarla. Agregar también la cucharada de pimentón de La Vera y el Aceite de Oliva.
  • Poner a fuego fuerte, hasta que alcance el hervor. En este punto, bajamos el fuego a medio, y dejamos que se cocinen lentamente, añadiendo agua a poquitos para detener la cocción, esto hará que las judías queden tiernas y enteras y no se les suelte la piel.
  • El tiempo de 50 minutos es referencial, pues irá en función de la calidad de las judías y de la dureza del agua. Yo recomiendo cocinarlas con agua filtrada o en su defecto agua mineral de mineralización débil.
  • El punto de sal se lo damos cuando apenas falte unos minutos para terminar la cocción.
  • Servir las judías con un trocito de morcilla, un trocito de zanahoria y una o dos tiras de pimiento por comensal; la cebolla, los ajos, el perejil y el laurel se desechan.