Lasaña de Pollo y Espinacas

lasaña-pollo-espinacas

Nos pasamos el año celebrando eventos, como la Navidad, es algo que sucede cada doce meses, y eso que dura casi un mes desde que organizamos el menú, hasta que recogemos el último adorno el día 7 de Enero; todos los años la misma historia 📖el mismo árbol 🎄los mismos dulces 🍰, los mismos platos 🍲  
¡Qué bonito luce todo en estas fiestas! 💖🔔 aunque sea algo repetitivo, como las vacaciones de verano, o el frío invierno, la Semana Santa en primavera, o el olor de las Castañas Asadas en otoño. 
Aún así nunca nos cansamos de celebrar cosas, que nos hagan sentir felices.

En Sevilla como en la mayoría de los sitios, se da el "pistoletazo" de salida el 8 de Diciembre, las casas se engalanan, las calles se iluminan y los escaparates de los comercios se abarrotan de mercancías preciosas que se nos meten por la vista, incitándonos al consumo.
Ya sé que vamos un poco justos de tiempo, y aunque me haga la remolona, ya va siendo hora de ir pensando en lo que queremos comer este año; cuando tienes una gran familia como yo, la tarea es un poco complicada, por no decir tediosa, y es que como en la mayoría de las casas no nos conformamos con un menú cualquiera, tampoco es que comamos Caviar Beluga ni nada por el estilo, pero con un buen Jamón Ibérico y unas Gambas de Huelva en nuestra mesa quedamos de lujo. 
Este año hemos decidido no cocinar tanto, mis hermanas y yo somos exageradas por naturaleza, como buenas andaluzas, y al final siempre lo mismo, cuanta más comida pongamos en la mesa, menos se come, con lo que resulta casi imposible que no sobre de todo un poco.

Mi Lasaña de Pollo y Espinacas será uno de los platos que cocine para el almuerzo de Navidad, siempre hay quién lo agradece si no le apetece comer carne o pescado; tener una lasaña cocinada previamente, además de evitarnos tener que hacerlo el día en cuestión, es un acierto sobretodo para los niños, a ellos les encanta la pasta y así camuflada entre la salsa y la pasta, es una buena forma de hacerles comer verduras sin que protesten.
Como veréis he sustituido la clásica Salsa Bechamel por una cremosa y ligera Salsa Mornay, que casa a la perfección con las espinacas al llevar queso. 
La salsa de tomate solo lleva pollo, no le pongo ni ajo, ni cebolla (porque una de mis hermanas la detesta), pero no lo necesita, así la salsa queda mucho más suave, no dominando sobre el sabor de la pasta, que al fin y al cabo es el ingrediente protagonista en este plato.

Esta lasaña, servida en una bonita mesa bien puesta, ¡¿no me diréis que no podría ser el plato perfecto para un menú de fiesta?!, además si la cocináis con antelación, solo pendiente de hornearla justo antes de comer, es una ventaja que agradeceréis.

¡¡Que comience la fiesta!! porque ya casi estamos en Navidad.



INGREDIENTES (para 4 a 6 comensales)
  • 1 Pechuga de Pollo (350 gr aproximadamente)
  • 500 gr de Espinacas congeladas
  • 20 Placas de Lasaña precocidas
  • 400 gr de Tomate natural troceado en conserva
  • 200 gr de Salsa de Tomate frito casera
  • 200 gr de Queso curado rallado
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal y Pimienta
  • Orégano seco
  • Albahaca seca
  • Finas hierbas provenzales

Para la Salsa Mornay

  • 40 gr de Harina
  • 30 gr de Mantequilla
  • 3/4 l de Leche (750 ml)
  • 100 gr de Queso curado rallado
  • Sal y Pimienta
pollo-lasaña-espinacas
ELABORACIÓN
  • Cortar la pechuga de pollo en tiras y trocear en dados lo más pequeño posible.
  • Cubrir el fondo de una cazuela con un poco de Aceite de Oliva Virgen Extra y añadir el tomate natural triturado. Sofreír.
  • Añadir el pollo y mezclar. Salpimentar.
  • Cocinar a fuego medio, hasta que reduzca, añadir el orégano y la albahaca.
  • Añadir la mitad de la salsa de tomate frito casero, reservar el resto.
  • Hacer la salsa Mornay como lo expliqué en mi Coliflor y Setas con Salsa Mornay (la salsa debe quedar más o menos líquida en función del tipo de pasta que utilicemos, yo he utilizado placas de lasaña precocidas, y al ir secas, necesita una salsa líquida).
  • Descongelar las espinacas en el microondas, y a continuación cocinar unos diez minutos a máxima potencia (750 W). Escurrir. Reservar.

Montaje de la Lasaña

  • Cubrir el fondo de una fuente de hornear (28 cm x 28 cm) con la mitad de salsa de tomate frito casero que teníamos reservada.
  • Poner una capa de placas de lasaña. 
  • Cubrir con una capa de la salsa de tomate y pollo que hemos cocinado anteriormente.
  • Cubrir con un poco de salsa Mornay.
  • Espolvorear con queso rallado.
  • Poner una capa de placas de lasaña encima.
  • Cubrir con la mitad de las espinacas cocidas.
  • Cubrir con salsa Mornay.
  • Espolvorear con queso rallado.
  • Poner otra capa de placas de lasaña.
  • Cubrir con la otra mitad de salsa de tomate y pollo.
  • Cubrir con salsa Mornay.
  • Espolvorear con queso rallado.
  • Cubrir de nuevo con lasaña.
  • Extender la otra mitad de las espinacas.
  • Cubrir con salsa Mornay.
  • Completar con placas de lasaña.
  • Cubrir con salsa Mornay.
  • Espolvorear con abundante queso rallado.

Horneado y presentación

  • Precalentar el horno durante 10 minutos a 250º C
  • Hornear durante 40 minutos a 180º C
  • Si la superficie no estuviera suficientemente dorada, gratinar unos minutos. Si por el contrario vemos que se dora demasiado pronto, cubriremos la lasaña con papel de aluminio para que no se queme.
  • Dejar reposar unos diez minutos antes de servir.
  • Servir espolvoreada con un poco de finas hierbas provenzales.
pollo-lasaña-salsa-mornay

lasaña-pollo

lasaña-espinacas


Con esta receta participo en el Reto Christmas Time - CdM - Cocineros del Mundo
En el apartado Salado



OTRAS LASAÑAS DE BUENA MESA




De Buena Mesa


Quiero agradeceros vuestro paso por este rinconcito de mi cocina.

Todo lo que comparto con vosotros lo hago con agrado, y siempre pensando en haceros la vida lo más feliz posible.

¡¡Gracias!!