domingo, 30 de octubre de 2016

Crema de Tres Calabazas

crema-tres-calabazas

La crema de calabaza es uno de los platos más emblemáticos de la cocina tradicional de otoño.

En un fin de semana tan festivo como este, donde las calabazas adquieren un papel protagonista en todas las cocinas, quiero compartir con vosotros una crema muy especial, para enseñaros las preciosas calabazas que mi hermana Pilar me regaló este verano, y que ella misma cultivó en su propio huerto, junto con su marido.

Entre las que me trajo, destaca la calabaza Pâtisson o Peter Pan, que se caracteriza por su bonita forma de boina o campana, y su atractivo color que oscila desde el blanco al amarillo intenso, llegando incluso al verde casi negro. Su sabor es suave, con matices de nueces o puré de castañas, generalmente se utiliza en ensaladas, salteada con pasta, asadas al horno, rellenas con carne, setas, verduras y queso. 

Además también he utilizado un buen trozo de calabaza vasca, también conocida como calabaza Mallorca, del huerto de mi padre, y que se caracteriza por su espectacular tamaño XXL, y que da para muchos platos; Se mantiene en perfecto estado durante muchos meses, pero llega el momento en que hay que consumirla. Esta concretamente la corté en 12 rodajas de 1 kg aproximadamente, que repartimos entre toda la familia, y alguna que congelé, para utilizarla directamente en cremas, sopas y repostería.

La tercera variedad que he utilizado es la calabaza zapallito, una variedad pequeña, pero con la cáscara muy dura, si se deja madurar en la mata, por lo que se recomienda recolectarla en estado inmaduro, para así poder comer hasta la piel, no fue el caso de estas, ya que llevaban un par de meses cortadas, por lo que he tenido que quitarla, no sin algo de esfuerzo.

El resultado final, una crema suave, muy aromática, perfecta para cenar en estos días que el frío se resiste pero ya apetecen comer platos de cuchara. 
Seguro que a ti también te apetece un buen plato calentito, ¿a que sí?

calabazas-patisson-vasca-naranja
Calabazas del Huerto de La Olla Vegetariana


INGREDIENTES
  • 1 kg de Calabaza Vasca
  • 1/2 Kg de Calabaza Pâtisson o Peter Pan
  • 3 Calabazas Zapallito 
  • 4 zanahorias
  • 2 Patatas
  • 1 Puerro
  • 50 gr de Mantequilla
  • 1 Pastilla de Caldo de Verduras
  • Agua
  • Sal
calabaza-vasca
Calabaza Vasca de nuestro Huerto

calbaza-corte-interior

ELABORACIÓN
  • Poner la mantequilla en el fondo de la olla.
  • Lavar el puerro y trocearlo, añadirlo a la olla.
  • Pelar las zanahorias y trocearlas, añadirlas a la olla.
  • Pelar y trocear las patatas, añadirlas a la olla.
  • Trocear la calabaza Pattison y quitar la cáscara si es dura, añadirla a la olla.
  • Trocear los zapallitos, quitar las semillas, pelar y añadir a la olla.
  • Trocear la calabaza vasca, quitar la piel y añadir a la olla.
  • Sazonar ligeramente. 
  • Añadir la pastilla de caldo de verduras concentrado.
  • Cubrir con agua.
  • Llevar a ebullición y cocinar a fuego medio 20 minutos.
  • Triturar. Pasar por el chino, y volver a hervir. 
  • Rectificar de sal, y si estuviera demasiado espesa, añadir un poco de leche hasta dar el punto de cremosidad deseada.
  • Y lista para servir.
crema-calabazas-verduras


crema-calabazas

crema-calabaza-albahaca

Otros Platos con Calabaza




Para cerrar este post, solo recordar que hoy tenemos cambio de hora, la práctica de atrasar el reloj una hora en invierno y adelantarlo en verano se generalizó de forma desigual a partir de 1974, al producirse la primera crisis del petróleo en cuya respuesta algunos países decidieron adelantar el reloj una hora para poder aprovechar mejor la luz del sol y, gracias a ello, consumir menos electricidad en iluminación. 

Se aplica como directiva desde 1981 y ha sido renovada sucesivamente cada cuatro años, según explica el Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Como acabo de decir suele ser en dos ocasiones anuales, el último domingo de Marzo (cuando se adelanta una hora) y el último domingo de Octubre (retrasando una hora), el cambio se realiza durante la madrugada del Sábado al Domingo, cuando a las tres serán las dos.


Lo mejor de este cambio, para los que han podido, ha sido disfrutar de una hora más de sueño, y para los que han madrugado, la jornada será más larga. Aunque oscurecerá más temprano, y los primeros días nos cueste adaptarnos, al final la rutina hace que ni te des cuenta del cambio.

A las 3:00 H serán las 2:00 H



De Buena Mesa


Quiero agradeceros vuestro paso por este rinconcito de mi cocina.

Todo lo que comparto con vosotros lo hago con agrado, y siempre pensando en haceros la vida lo más feliz posible.

¡¡Gracias!!








domingo, 23 de octubre de 2016

One Pot Autumn Pasta

one-pot-autumn-pasta

Es Otoño, tiempo de setas, y es en esta época cuando todos las cocinas se llenan de platos repletos con las mejores de temporada. 
No siempre tiene uno la suerte de vivir en un lugar donde se encuentren en los campos o montes con facilidad. Sevilla, ciudad donde vivo, no se caracteriza precisamente por ser el sitio ideal para ir a buscarlas, seguro que algunos dirán que ellos si las encuentran, pero claro son pocos, y yo precisamente no soy la afortunada. 

Gustándome como me gustan, recurro constantemente a las de cultivo, siempre si son de calidad y está recién cortadas. Hace años que no como setas silvestres, el año pasado mi querida Raquel me regaló unas que ella misma recogió y secó, para que me duren mucho tiempo, estando bien guardadas; y de las cuales, aún me quedan algunas que tengo reservadas para cocinar platos muy especiales, como mi delicioso Risotto de Camagrocs con Confit de Pato al Azafrán, un plato para cocinar sin prisas y disfrutarlo más lentamente aún, siempre en la mejor compañía. 
Y hablando de setas, el miércoles pasado, Raquel le comentaba a mi querida Isabel, cuando muy acertadamente añadía Portobello a su Polenta pensando en mí, que ella nunca las compra, y es natural, ¿como comprar setas de cultivo, cuando tienes la suerte de poder disfrutar de todas esas delicias que tu tierra te regala? Yo creedme, que no sé con cuáles me quedaría, porque una vez probadas las dos, me quedo con ambas, y pienso ¿porqué renunciar a lo que me gusta tanto?

Repito con Setas Portobello, de las cuales me declaro absolutamente amante incondicional, pero que vosotros podréis sustituir, en este plato perfectamente, por otras y si tenéis la suerte de tener setas silvestres a mano utilizadlas, y ya me contaréis. Un pequeño cambio quizás, que solo hará sin duda, enriquecer un plato ya de por sí insuperable.
Hoy he cocinado de nuevo un todo en uno, más conocido como One Pot Pasta, y que ya os conté en qué consistía, un modo sencillo y rápido de cocinar la pasta, conservando todas sus propiedades y donde la pasta se impregna de todo el sabor y aromas, del resto de ingredientes. 




INGREDIENTES
  • 200 gr de Pasta Corta (Fusilli)
  • 1 Manojo de Espárragos Verdes
  • 300 gr de setas Portobello
  • 1 Cebolla
  • 2 Tomates de pera
  • Cebollino
  • 1 Pastilla de caldo de verduras concentrado
  • 1/2 c/p de Cúrcuma
  • 1 c/s de Salsa de Soja
  • Sal
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Agua
pasta-espárragos-tomates
ELABORACIÓN
  • Picar la cebolla y ponerla en el fondo de la cazuela, con un poco de aceite de oliva virgen extra.
  • Picar los tomates (si la piel fuera muy dura pelarlos previamente); añadirlos a la cebolla y sofreír.
  • Limpiar los Portobello, si fuera necesario con un poco de agua, antes de cortarlos. Cortarlos a cuartos, o en octavos si fueran muy grandes. Añadirlos al sofrito.
  • Lavar los espárragos y trocearlos en trozos de unos 2 cm, dejando las puntas de unos 5 cm. Añadir los espárragos a la cazuela, reservando las puntas, para el final de la cocción.
  • Saltear, sazonar ligeramente, añadir la pastilla de caldo desmenuzada y añadir agua, solo la cantidad necesaria para que la cubra.
  • Añadir la cúrcuma y la salsa de soja.
  • Llevar a ebullición y añadir la pasta.
  • Cocinar hasta que la pasta esté tierna, según recomendación del fabricante. Dejando que se absorba todo el caldo. 
  • Picar el cebollino, y servir la pasta con un poco espolvoreado por encima.
portobello-espárragos-tomates-pasta

pasta-portobello

pasta-espárragos-cebollino

pasta-setas-cebollino



De Buena Mesa



Quiero agradeceros vuestro paso por este rinconcito de mi cocina.

Todo lo que comparto con vosotros lo hago con agrado, y siempre pensando en haceros la vida lo más feliz posible.

¡¡Gracias!!








domingo, 16 de octubre de 2016

Coliflor y Setas con Salsa Mornay

coliflor-setas-mornay

Cuando hace unas semanas publicaba mi Coliflor a la Bechamel con Calabacín y Frutos Secos me comentaba mi amiga Lola del blog Con sabor a huerto, que en su casa cocina la coliflor gratinada con salsa Mornay, porque les gusta más.
Esto me hizo recordar lo que me gusta esta salsa, y que dejé de cocinar hace tiempo, ateniéndome a mi constante cuidado de no excederme en alimentos grasos como el queso, debido a mis niveles de colesterol, aunque hace unos dos años que ya lo tengo totalmente controlado, sigo manteniendo las mismas pautas de cocina saludable
A partir de aquel día, no pude dejar de pensar en que tenía que volver a cocinar esta deliciosa salsa, que no es más que una versión enriquecida de la clásica salsa Bechamel, a la que se le adiciona queso y una yema de huevo, aunque lo del huevo es facultativo, hay diversidad de opiniones entre los profesionales, lo que determina que solo es cuestión de gustos. 
El huevo aporta un poco de cremosidad al ir diluido en un poco de nata, añadiéndose fuera del fuego para que no se corte, dando además un ligero tono amarillento. 
Yo no he puesto la yema de huevo, considerando el rico sabor que tenía en sí la salsa, haciendo un ligero cambio en el modo de elaboración; la base es igual que para la bechamel, pero tostando la mantequilla ligeramente ¡¡sin quemarla!!, lo que en cocina se conoce como mantequilla avellana, o beurre noisette, debido al suave aroma y agradable sabor a avellanas que adquiere al dorarse.
Como dice Lola en su receta, conseguir que un plato se vuelva especial con ingredientes tan sencillos, es lo que hace que la cocina sea así de mágica.



INGREDIENTES
  • 1 Coliflor
  • 300 gr de Setas Portobello
  • 300 gr de Champiñones
  • 300 gr de Setas de Ostra
  • 1/2 Cebolla
  • Cebollino
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal
  • 50 gr de Queso Curado para gratinar
coliflor-portobello-setas
Para la Salsa Mornay
  • 25 gr de Mantequilla
  • 30 gr de Harina
  • 1/2 l de Leche
  • 100 gr de Queso Curado rallado
  • Facultativo: 1 yema de huevo y un poco de nata
queso-leche-mantequilla

ELABORACIÓN

  • Lavar y trocear la coliflor en ramilletes, cubrir con agua y añadir un poco de sal. Cocer a presión 3 minutos. Escurrir y reservar.
  • Picar la cebolla y sofreír en un perol con un poco de aceite.
  • Laminar las setas y añadirlas a la cebolla. Saltear, sazonar ligeramente y cocinar unos 5 minutos, hasta que estén tiernas. Volcar sobre un colador, y escurrir los jugos que hayan desprendido (estos se congelarán para utilizarlos en un fondo de arroz o guiso de carne)
  • Picar la coliflor en tozos más pequeños y ponerla en una fuente de hornear.
  • Cortar el cebollino y esparcirlo por encima de la coliflor.
  • Repartir uniformemente las setas por toda la superficie.
Cocinar la salsa Mornay
  • Hacer una mantequilla avellana o beurre noisette: Calentar la mantequilla en un cazo, cuando comience a hervir, dejar que se evapore el agua, sin dejar de remover, en cuando comience a dorarse, desprenderá un delicado aroma a avellanas, de ahí su nombre, retirar inmediatamente  del fuego y añadir inmediatamente la harina y un poco de leche.
  • Volver a arrimar al fuego y espesar sin dejar de remover, para evitar que se formen grumos, añadiendo el resto de leche junto con el queso.
  • Cocinar a fuego lento, removiendo constantemente hasta que el queso se funda y se integre completamente en la salsa, rectificar de sal en el último momento.
  • Opcionalmente añadir ya fuera del fuego, una yema de huevo batida con un poco de nata, para dar cremosidad y un ligero color amarillo a la salsa.
  • Verter la salsa encima de la coliflor y las setas.
  • Espolvorear con el resto de queso rallado.
  • Precalentar el horno unos 10 minutos, a 250ºC.
  • Hornear 20 minutos, a 180ºC.
  • Y listo para servir. ¡Disfrútalo!
coliflor-cebolla-setas-aove


Coliflor-salsa-mornay-portobello

coliflor-setas-cebollino-salsa


De Buena Mesa



Quiero agradeceros vuestro paso por este rinconcito de mi cocina.

Todo lo que comparto con vosotros lo hago con agrado, y siempre pensando en haceros la vida lo más feliz posible.

¡¡Gracias!!








domingo, 9 de octubre de 2016

Trifle de Granada, Melón, Uvas y Mandarina

trifle-granada-meón-uvas-mandarina


Que me gustan los postres en vaso no es ninguna novedad:
Hoy os traigo mi tercer Trifle, sencillo y rápido de elaborar, que ya sea como colofón de un menú festivo o como merienda, es refrescante, nutritivo y ligero, ya que lo sigo haciendo con crema de yogur desnatado sin azúcar, siguiendo mi línea de cocina saludable.

Cuando aquí en Sevilla seguimos padeciendo algún que otro día de calor, poco a poco va refrescando, lo que me hace sentir que el cambio de estación será inminente; aunque el Otoño se resiste a llegar, el mercado está repleto de productos que nos invitan a sentirlo y disfrutarlo, como más nos gusta, cocinando; no hay más que ir a la compra para ver los estantes de las fruterías repletos de hortalizas y frutas típicamente otoñales, que invitan a cocinar o hacer postres dulces y ricos, con pocas calorías.

Este es el caso de la granada, fruta que para consumirla en su mejor momento habremos de hacerlo durante estos meses, pues si bien el resto del año se pude encontrar en algunas tiendas especializadas, suele haber estado refrigerada en cámaras, perdiendo parte de sus cualidades, sobretodo el sabor.

Para elaborar este Trifle, he utilizado dos variedades de fruta de estación, que podrían describir perfectamente cada una, el melón y las uvas, específicas de verano, y la granada y la mandarina, frutas plenamente otoñales, y que es ahora cuando están en su mejor momento.

Es domingo, estamos en Otoño, hace un día perfecto para darnos un capricho; ¿no os apetece como postre después de un buen almuerzo, deleitaros comiendo este trifle tan lentamente que os haga sentir como si estuvierais soñando?
Si queréis vivir un momento sencillamente delicioso, sentaos y ¡¡disfrutadlo!!



INGREDIENTES (para dos vasos)

  • 3 Galletas de Avena
  • 1 Granada
  • Un trozo de Melón
  • 10 Uvas
  • 1 Yogur natural desnatado
  • 1 Mandarina
  • Hierbabuena
granada-yogur-fruta

ELABORACIÓN

  • Picar las galletas con cuchillo sobre la tabla de cocina, lo más finamente posible. Poner la mitad en cada vaso.
  • Cortar el trozo de melón en lonchas finas, y picar en dados pequeños. Poner sobre la galleta, presionando levemente, hasta llenar el vaso hasta la mitad.
  • Lavar y secar las uvas. Cortarlas por la mitad y en cuartos, quitar las semillas con cuidado, y trocear en dados. Ponerlas sobre el melón.
  • Batir el yogur con un cucharilla hasta conseguir una crema ligera. Verter la mitad en cada vaso.
  • Abrir la granada y desgranarla con cuidado. Cubrir hasta completar el vaso.
  • Pelar la mandarina y sacar los gajos.
  • Decorar cada vaso con tres gajos de mandarina y unas hojas de hierbabuena.
  • Y listo para servir.

granada-melón-mandarina-yogur

trifle-granada

trifle-granada-uvas-hierbabuena


De Buena Mesa


Quiero agradeceros vuestro paso por este rinconcito de mi cocina.

Todo lo que comparto con vosotros lo hago con agrado, y siempre pensando en haceros la vida lo más feliz posible.

¡¡Gracias!!








domingo, 2 de octubre de 2016

Dorada en Salsa de Limón

dorada-salsa-limón

Ayer me apetecía comer pescado, lo cierto es que en casa lo hacemos al menos una vez a la semana, pero cocinado casi siempre de modo sencillo y que no me enrede mucho en la cocina, ya que no es precisamente tiempo lo que nos sobra en esta ajetreada vida. 

Hoy quería enseñaros esta receta que cocino solo en ocasiones especiales, no por su dificultad en la elaboración, si no porque como veréis, es de esos platos perfectos, ideales para menús festivos; ya que podemos tenerlo todo preparado, solo a la espera de meter el pescado en el horno justo antes de comer, que es el modo habitual de cocinar el pescado en papillote

En esta ocasión lo he cocinado como lo suelo hacer con casi todos los pescados, en papillote a la plancha, para enseñaros otra opción a la hora de hacerlo, sobretodo cuando solo somos dos personas para comer. Creo que es más práctico y económico, además de tener la ventaja de no ensuciar casi nada, ni tampoco dejar el temido olor a pescado asado impregnado en la cocina durante días; también es una alternativa para quienes no dominan los tiempos de cocción en el horno, y con este método tendréis el pescado cocinado en poco tiempo, casi sin dificultad y con resultados espectaculares.

La única dificultad que tendría este plato, es filetear los lomos de las doradas, pero si vosotros no os atrevéis siempre lo podéis pedir en la pescadería y seguro que os lo hacen sin reparos. Hoy os dejo un vídeo donde explicamos con detalle como hacerlo (mi marido limpió el pescado y yo el vídeo), para aquellos que os animéis, espero que os sirva de ayuda.

No se que os va a gustar más, el pescado que quedó súper jugoso y muy sabroso, o la salsa con un sabor muy suave, para nada ácido, ligeramente fresco, y que seguro no podréis dejar de mojar pan en la salsa hasta dejar limpio el plato. Ya me contaréis si os ha gustado, porque sin duda se que lo vais a cocinar.



INGREDIENTES  

  • 1 Dorada de ración (450 gr) por comensal
  • 2 Patatas medianas por comensal
  • Sal y Pimienta
  • Eneldo liofilizado
  • Cebollino fresco
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • 1 Hoja de Laurel
  • Papel de Aluminio
  • Agua
Para la Salsa de Limón
  • 4 Limones ecológicos
  • 1/2 Cebolla blanca
  • 1 c/p de Harina
  • 1/2 l de Leche evaporada
  • 50 gr de Mantequilla
  • 100 ml de Fumet de pescado 
  • Sal
dorada-salsa-limón-paso

ELABORACIÓN

  •  Filetear el pescado, quitando la piel y las espinas (Ver vídeo), o bien pedir a vuestro pescadero de confianza, que os lo haga.
  • Poner las espinas en una olla y cubrir con agua, llevar a ebullición, espumar y cocer unos minutos, para hacer un fumet (recordad aquello de "Fumet hervido, fumet perdido"). Colar y reservar. (Solo utilizaremos la cantidad necesaria para dar a la salsa el espesor y cremosidad deseado, por eso iremos añadiendo pequeñas cantidades hasta conseguirlo, el fumet restante, se puede congelar para otra ocasión)
  • Cortar una hoja de papel de aluminio, lo suficientemente grande como para hacer un sobre y cubra con holgura cada dorada.
  • Sazonar los lomos de pescado ligeramente por ambas caras.
  • Espolvorear el interior de uno de los lomos con un poco de eneldo y cebollino picado, y tapar con el otro lomo.
  • Poner unas gotas de aceite en el centro del papel y poner encima la dorada, doblar y cerrar el papel, dando forma de paquete o sobre, teniendo cuidado de no romper el aluminio, y quede totalmente sellado, para que no escapen jugos ni el vapor, así la cocción será perfecta.
  • Calentar una plancha a fuego fuerte, y colocar con cuidado los paquetes cuando esta esté bien caliente. 
  • Cocinar un minuto y medio, y dar la vuelta al paquete, con cuidado de no romperlo, y no quemarse, pues estará muy caliente. En cuanto se hinche, el pescado estará hecho al punto. Evitar no cocinarlo en exceso para que el pescado quede jugoso, de lo contrario quedará fibroso y reseco.
  • Pelar y tornear las patatas, dándoles un tamaño parejo.
  • Ponerlas en una cacerola cubiertas con agua, añadir la hoja de laurel y una rodaja de limón. Sazonar y cocer a fuego medio, hasta que estén tiernas. Escurrir y reservar al calor.
Para elaborar la salsa
  • Picar la cebolla muy fina, y ponerla en un cazo con la mantequilla, cuando comience a ponerse transparente, añadir la cucharadita de harina y remover.
  • Lavar los limones y hacer el zumo de tres limones, que añadiremos colado al cazo. Remover y verter la mitad de la leche evaporada. Cuando comience a hervir, añadir el fumet. Sazonar ligeramente y cocinar unos minutos, hasta obtener la textura deseada, debe quedar una salsa ligera, pero con el suficiente cuerpo para que cubra el pescado al servirlo.
Presentación
  • Abrir el paquete con cuidado de no quemarse con el vapor, y pasar la dorada al plato.
  • Napar el pescado con la salsa, sin excederse. El resto de salsa se servirá en una salsera en la mesa.
  • Servir dos patatas por comensal.
  • Espolvorear con un toque de pimienta recién molida, y ralladura de limón.
  • Decorar el plato con unas ramitas de cebollino.
  • Listo para servir.


dorada-salsa-limón-cebollino

dorada-limón-mesa


De Buena Mesa



Quiero agradeceros vuestro paso por este rinconcito de mi cocina.

Todo lo que comparto con vosotros lo hago con agrado, y siempre pensando en haceros la vida lo más feliz posible.

¡¡Gracias!!