Conchiglioni Rellenos de Atún


Pasta-atún-calabacín-bechamel

El Otoño en Sevilla, es tiempo de transición, entre los calurosos días de Verano, que se suele extender hasta durar casi 5 meses, desde que comienza, adelantándose antes de que acabe la Primavera, y la demora de los días fríos del Invierno, que están por llegar. 

Nuestro clima no es que sea excesivamente frío, aunque eso depende de cada año, por regla general la Primavera y el Otoño no suelen durar los tres meses oficiales, en cuanto a sensación térmica se refiere.

Los días otoñales, suelen ser, una vez que empiezan a notarse, algo frescos, pero durante las horas centrales del día el calor aprieta, si te pones directamente al sol en la terraza, en cambio durante la noche la temperatura baja un poco, aunque si te echas algo de abrigo encima se soporta perfectamente. 

El cambio suele ser tan súbito, que casi ni nos damos cuenta, pues un día vas en sandalias y manga corta, y al día siguiente, tienes que sacar una chaqueta del armario a prisa y corriendo, y poner una manta en la cama a media noche, porque nada avisa que por fin se fueron esos días de calor infernales, para dejar paso a la lluvia, que refresca el ambiente, como antesala del Invierno.

A las 3:00 H serán las 2:00 H

Por cierto, hoy es lo del cambio de hora, la práctica de atrasar el reloj una hora en invierno y adelantarlo en verano se generalizó de forma desigual a partir de 1974, al producirse la primera crisis del petróleo en cuya respuesta algunos países decidieron adelantar el reloj una hora para poder aprovechar mejor la luz del sol y, gracias a ello, consumir menos electricidad en iluminación. Se aplica como directiva desde 1981 y ha sido renovada sucesivamente cada cuatro años, según explica el Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Como acabo de decir suele ser en dos ocasiones anuales, el último domingo de Marzo (cuando se adelanta una hora) y el último domingo de Octubre (retrasando una hora), el cambio se realiza durante la madrugada del Sábado al Domingo, cuando a las tres serán las dos.

Es decir que hoy hemos tenido una madrugada más larga, pero los días se van acortando y oscurecerá una hora antes, en fin una vez lo tomas por costumbre, ya ni te das cuenta del cambio, aunque todavía algunos se hacen un lío, y te preguntan cada dos por tres: ¿Entonces hoy que tenemos, una hora más o una menos?; Es inevitable, causa confusión, y un poco de chanza, porque cuánto más lo explicas, más se lía la cosa.


Pasta-atún-bechamel-calabacín-queso


INGREDIENTES

  • 4/6 Conchiglioni por comensal
  • 1/2 Cebolla
  • 1 Pimiento verde
  • 1/2 Pimiento rojo
  • 1 Calabacín blanco
  • 100 gr de Salsa de tomate frito
  • 2 latas de atún en aceite
  • 1 tarro de paté de Atún
  • 2 c/p de Mayonesa
  • Eneldo
  • Sal
  • Agua
  • AOVE
  • 50 gr de Queso de oveja curado rallado
Para la bechamel
  • 30 gr de Mantequilla
  • 1/2 l de Leche
  • 35 gr de Harina
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada
Pasta-atún-calabacín-bechamel

ELABORACIÓN

  • Cocer la pasta en abundante agua con sal, según las instrucciones del fabricante.
  • Una vez cocida "al dente", escurrir, refrescar y rociar un poco de Aceite de Oliva Virgen Extra, para que no se pegue. Reservar.
  • Lavar y secar las verduras.
  • Picarlas en brunoise.
  • En una cazuela, poner un poco de Aceite de Oliva Virgen Extra, y añadir las verduras picadas. Sazonar. Mezclar. Saltear a fuego medio, hasta que el calabacín esté tierno, pero ligeramente crujiente.
  • Escurrir el atún y ponerlo en un plato con el paté de atún. Desmenuzarlo y mezclar, con un tenedor, hasta conseguir una pasta fina.
  • Poner la pasta de atún en una manga, y rellenar los conchiglioni (se puede hacer con una cucharilla, pero será menos cómodo).
  • En una tartera de hornear, esparcir la salsa de tomate y cubrir todo el fondo.
  • Distribuir de manera uniforme, el salteado de verduras, encima de la salsa de tomate frito.
  • Disponer los conchiglioni ordenadamente encima de las verduras y espolvorear con un poco de eneldo liofilizado.
  • Hacer una bechamel
De la bechamel
  • Poner la mantequilla en un cazo y añadir la harina.
  • Remover y hacer un roux.
  • Salpimentar, y añadir un poco de nuez moscada recién rallada.
  • Añadir poco a poco la leche, sin dejar de remover con una varilla, hasta que hierva y espese ligeramente.
Horneado
  • Verter la bechamel sobre los conchiglioni, y espolvorear con queso curado de oveja rallado.
  • Precalentar el horno a 220ºC.
  • Hornear 15 minutos a 180ºC.
  • Gratinar 3 minutos a 195ºC.
  • Listos para Servir.

Buon Appetito!!


Pasta-atún-calabacín-bechamel

Pasta-atún-calabacín-bechamel

Pasta-atún-calabacín-bechamel


De Buena Mesa

Quiero agradeceros vuestro paso por este rinconcito de mi cocina.

Todo lo que comparto con vosotros lo hago con agrado, y siempre pensando en haceros la vida lo más feliz posible.

¡¡Gracias!!