Ir al contenido principal

Esta semana en DBM

Spaghetti con Judías Verdes y Coles de Bruselas

Hace un par de semanas me sucedió un hecho insólito, gané un sorteo en Instagram, algo para mí excepcional, ya que nunca he ganado nada de nada, ni tengo suerte en el azar, de hecho es que no participo jamás en concursos, ni sorteos, por lo que me pareció curioso contarlo, ya que para una vez que juego, ¡voy y gano! 😄 Tan solo tenía que decir cual era mi pasta favorita, y como ¡adoro la pasta! pensé que estaba chupado; entonces surgió el dilema “To be, or not to be, that is the question”, parece mentira que una cosa tan simple como definir lo que me gusta, se convierta de repente en un quebradero de cabeza, y es que me gusta tanto La Pasta que decantarme solo por una resulta complicado.  Gracias a que Pastas Romero, los organizadores del sorteo, lo pusieron fácil acotando las posibilidades entre sus seis variedades de Spaghetti, lo supe al instante ¡menos mal!, pues ya me veía sin poder participar por no decidirme a tiempo 😅 El hecho es que fui seleccionada junto a otros nueve afor…

Arroz con Gambas al Azafrán



El tiempo sigue bien cálido, y apenas tengo ganas de cocinar. Si no fuera porque es necesario poner un plato calentito, en la mesa de vez en cuando, me pasaría todo el verano a base de frutas y ensaladas, no es por mí, es por mi familia, que van a acabar de lechugas y tomates hasta la coronilla.

Hoy he dejado la pereza aparcada fuera de casa, y me he armado de valor metiéndome en la cocina a preparar un arroz bien rico, que por cierto me ha traído un grato recuerdo a mi memoria, de cuando era niña.

Cuando era pequeña mi madre solía hacer arroz los sábados, pues entonces no había supermercados, tan solo mercado de abastos, y era el sábado por la mañana cuándo yo la acompañaba a hacer la compra de fin de semana.

El motivo de hacer el arroz los sábados era para que pudiéramos comerlo todos a la vez, sin que se pasase, además de utilizar el marisco el mismo día de la compra, pues entonces las gambas siempre eran frescas y no se congelaba comida como hoy, ya que los frigos no eran tan grandes ni eficientes como los actuales.

Me encantaba el bullicio del mercado, en los puestos se pedía la vez, y mientras esperábamos nuestro turno, mi madre charlaba apaciblemente con las otras clientas. Recuerdo especialmente, a un hombre que se llamaba Rafael “el portugués”, que vivía solo con su madre y él era quién cocinaba en su casa, mientras esperábamos en la pescadería, él charlaba sobre sus guisos, o lo limpia que tenía las ventanas de su casa, siempre decía que cuántas más cosas llevaran peor, que si el arroz era con almejas, solo se le ponía almejas y si era con gambas, pues solo llevaba gambas.

En fin que mientras el soltaba siempre la misma retahíla, a modo de letanía (El arroz con gambas, con gambas. El arroz con almejas, con almejas), a mí me fascinaba oír su charla amena, mientras levantaba risas entre las féminas que a corrillo se apretujaban delante del puesto, por si caía la breva de poder colarse de turno.




ARROZ CON GAMBAS AL AZAFRÁN

INGREDIENTES

  • 350 gr de Arroz redondo vaporizado
  • 500 gr de Gambas
  • 1 Pimiento rojo
  • 2 Pimientos verdes
  • 3 dientes de Ajo
  • 1 Tomate maduro
  • Unas hebras de Azafrán
  • Unas ramas de Perejil
  • Agua, Sal y Aceite de Oliva Virgen Extra

ELABORACIÓN

  • Pelar las gambas, sazonar y reservar.
  • Con las pieles de las gambas hacer un caldo, en un cazo con agua, en cantidad suficiente para cubrirlas. Reservar.
  • Cortar los pimientos en tiras de unos 5 cm de largo.
  • Poner en una cazuela un poco de Aceite y freír las tiras de pimientos, sacarlas a un plato y reservar.
  • Pelar los ajos y prensarlos, echarlos a la cazuela en el aceite de haber frito los pimientos. Dorarlos ligeramente y añadir las hebras de azafrán.
  • Añadir inmediatamente el tomate que tendremos previamente rallado en un plato.
  • Sofreír y añadir el arroz, remover y cubrir con el caldo de las gambas, bien caliente.
  • Picar el perejil y añadirlo al arroz, llevar a ebullición y cocinar a fuego medio, unos 15 minutos.
  • Añadir los pimientos y las gambas, mezclar con suavidad, añadir un poco más de agua si fuera necesario, rectificar de sal y cocer unos 3 minutos más.
  • Apagar el fuego, y dejar reposar unos 10 minutos antes de servir. 





De Buena Mesa

De Buena Mesa