domingo, 25 de septiembre de 2016

Patatas Asadas con Tomates Cherrys Amarillos y Chalotas


patatas-tomatescherry-chalotas

Que la Patata es la guarnición o complemento perfecto, es bien sabido por todos, si hiciéramos un sondeo, cosa que no he hecho por supuesto y basándome únicamente en el número de manitas arriba y por decisión "popular" cuando pregunto en casa, ganarían por goleada las Patatas Fritas, pero claro no son precisamente lo más saludable que te puedes comer, a menos que tengas mucha fuerza de voluntad, y te comas solo dos o tres; no sé si vosotros podréis hacerlo, yo no, lo confieso, son una de las tentaciones a las que no me puedo resistir, sucumbo a ellas solo con verlas, cosa que no sería un problema si no me sobraran unos cuantos k..., bueno de esto mejor no hablemos.
Otra forma de prepararlas como alternativa de cocina saludable, son las Patatas Asadas, aunque necesitas un poco más de tiempo, ya que para que queden bien tiernas y no resecas, hay que hornearlas con calor moderado para que se cocinen lo más lentamente posible, os aseguro que así quedarán perfectas, y nadie echará de menos las tentadoras patatas fritas.

Durante las vacaciones de verano, es cuando puedo cocinar y compartir mesa con la parte de mi familia que vive fuera de Sevilla, mis niñas y sus maridos; entonces aprovechamos para hacer grandes reuniones al borde de la piscina si hace calor al mediodía, o en el patio si es de noche.

Un domingo, del mes de Agosto pasado, hicimos una barbacoa en casa de mis padres para unas 12 o 14 personas, en la que ya os imaginaréis el lío que se armó, y en la que hubo casi de todo un poco, incluso verduras en grandes cantidades, ya que además de a los 2 vegetarianos de la familia, también nos gustan bastante a los que solemos comer de todo.

En este tipo de eventos familiares, nunca saco la cámara, ni cocino nada para subir al blog, pero a veces, como ese día, teniendo ante mí una magnífica selección de productos ecológicos, que mi hermana Pilar trajo de su huerto, y que habían cultivado ella y su marido con sus propias manos, no pude dejar de tomar algunas fotos con mi móvil para tener constancia de ello.
¡¡Y menos mal que lo hice!!
Al principio pensaba guardarlas como documentación para alguna posible futura receta, ya que estas patatas no solo se veían bonitas en la bandeja mientras las preparaba, sino que conforme iba añadiendo ingredientes a discreción y sin premeditación, la cosa ya prometía ser una delicia.
Cuando empezó a calentarse aquello, una vez dentro del horno, la cocina se inundó de un exquisito y fragante aroma, al que todos venían atraidos como abejas a un panal de rica miel; una vez fuera del horno el resultado fue espectacular, ¡¡qué olor y qué color!! (hasta yo misma me toqué las palmas, de la buena pinta que tenían), pero el éxito rotundo lo tuvieron una vez servidas en la mesa, tanto que si alguno no se hubiera andado con cuidado, se habría quedado sin probarlas, porque estaban ¡buenísimas!

Por eso he querido compartirlo con vosotros, para dejar constancia de una de las patatas más exquisita que jamás he probado, a pesar de no haber sacado una foto de presentación en el plato, como se merece, así que os prometo volver a repetirlas, aunque ya no tenga esta suerte de poder disfrutar de ingredientes únicos como estos, y subirla para mejorar el post.
Espero que lo entendáis, cocinar, y fotografiar a la vez que estás intentando pasar un buen rato con los tuyos, no te deja pensar en nada de eso, además de no ser tampoco el momento oportuno, porque si comer en familia, de por sí es lento y se suele prolongar hasta horas intempestivas, mucho más largo sería si tengo que hacer esperar a quienes se sientan hambrientos a la mesa, mientras yo me dedico a bloguear.

INGREDIENTES

  • 2 kg de Patatas ecológicas (pequeñas para guarnición)
  • 1 kg de Tomates Cherry Amarillos ecológicos
  • 1/2 kg de Chalotas ecológicas
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal y Pimienta
  • Perejil liofilizado
  • Tomillo
  • 1 c/p de Azúcar Moreno
  • Un chorrito de Vinagre balsámico
  • 1/2 vasito de Agua
  • Una hoja de Papel sulfurizado o de Aluminio 
patatas-chalotas-tomates

ELABORACIÓN

  • Lavar las patatas con un cepillo con abundante agua. Escurrir.
  • Cortar las patatas en gajos, conservando la piel. Si son grandes las patatas trocearlas en bastones de unos cinco centímetros de largo por uno de grueso, y si la piel es muy dura pelar las patatas.
  • Disponerlas en una rustidera grande.
  • Lavar las chalotas bajo el chorro de agua caliente, para quitarles la piel exterior más dura.
  • Cortarlas en dos mitades y poner encima de las patatas.
  • Lavar los tomates y añadirlos enteros y sin cortar, a la fuente.
  • Salpimentar, y espolvorear con las hierbas aromáticas, al gusto.
  • Remover y mezclar para que se repartan bien las especias por las patatas.
  • Espolvorear por encima una pizca de azúcar moreno, no más de una cucharadita pequeña, queremos potenciar el sabor, pero no endulzar las patatas.
  • Rociar unas gotas de vinagre balsámico, no os recomiendo que sea reducción pues es demasiado dulce.
  • Rociar con un buen Aceite de Oliva Virgen Extra.
  • Verter el agua en un rincón de la fuente, para que las patatas no pierdan la cobertura del resto de ingredientes.
  • Tapar la fuente con el papel sulfurizado, o aluminio en su defecto.
patatas.aove-especias
  • HORNEADO
  • Precalentar el horno a 250º C durante 10 minutos.
  • Introducir la fuente en el horno, y hornear durante 40 minutos a 175º C
  • Quitar el papel a la fuente, y terminar de cocinar 20 minutos más, hasta que las patatas estén bien tiernas y haya tomado un bonito color dorado toda la superficie.
  • Estas patatas son ideales como guarnición de cualquier plato de carne o pescado, asado, a la plancha o a la parrilla.
  • Servir rociadas con un poco del jugo del asado, que estará depositado en el fondo de la bandeja.
patatas-azúcar-vinage


patatasasadas-tomatesamarillos


De Buena Mesa


Quiero agradeceros vuestro paso por este rinconcito de mi cocina.

Todo lo que comparto con vosotros lo hago con agrado, y siempre pensando en haceros la vida lo más feliz posible.

¡¡Gracias!!








domingo, 18 de septiembre de 2016

Tortilla de Berenjena Blanca con Bacon y Tomates Secados al Sol

tortilla-berenjena-blanca

Cuando apenas faltan un par de días para el Equinoccio de Otoño, y con él el cambio de estación, ya casi todos estamos deseando comenzar a cocinar platos de cuchara que reconforten el alma; guardar el bañador, la sombrilla y la toalla, y si el calor ¡ojalá! algún día decide darnos un respiro, sacar la mantita del sofá.

En Sevilla seguimos teniendo un tiempo plenamente veraniego, yo sigo compartiendo algo de todo lo que he cocinado durante estas vacaciones, y que bien pueden adaptarse a nuestra dieta durante todo el año, por ser la tortilla un plato tan polivalente.

Hoy os enseño una de mis Tortillas, que si bien apriori no tiene nada de extraordinario, si lo es al menos para mí, porque para su elaboración he utilizado unas magníficas Berenjenas Blancas, que mi padre cultiva en su huerto y que son una delicia.
La pulpa es muy blanca, sin semillas, o casi sin ninguna, depende del tamaño, las mejores para mí son las de tamaño pequeño y recién cortadas de la mata, el olor es muy intenso y agradable, la piel es muy fina, y no es necesario pelarlas.
De textura suave y sedosa, de sabor ligeramente dulce, que las diferencia de las moradas por ser estas más ácidas o con un toque ligeramente picante.

También hacen de esta tortilla algo único, los huevos que utilizo, son de las gallinas que mi padre cría solo con maíz, al aire libre, y como dice mi hermana Pilar, son Huevos de Gallinas Felices, y que debido a su alimentación y el entorno donde se mueven, los hacen tener un intenso color amarillo y un sabor exquisito, nada comparable a los del mercado.

Espero que esta nueva aportación para mi colección de Google+ El Club de la Tortilla Perfecta, os haga la boca agua y que no tardéis en cocinarla, porque os aseguro que a mí me costó mucho, contener el desmesurado deseo de darle un bocado antes de llegar a la mesa.
¡¿A que estás deseando probarla?!




INGREDIENTES

  • 2 Berenjenas blancas ecológicas
  • 1 Cebolla
  • 6 Huevos ecológicos
  • 50 gr de bacon
  • 3 Tomates secados al sol
  • Unas hojas de Albahaca 
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal
berenjena-albahaca-huevos-bacon

ELABORACIÓN

  • Pelar y picar la cebolla finamente.
  • Cubrir el fondo de una sartén con Aceite de Oliva Virgen Extra, donde echaremos la cebolla, para hacer un sofrito.
  • Picar el bacon a daditos pequeños y añadirlo a la sartén.
  • picar los tomates secos, a trocitos muy pequeños, y añadirlo a la sartén.
  • Lavar y secar las berenjenas. Cortarlas en lonchas sin quitar la piel, y picarlas en dados pequeños.
  • Añadir las berenjenas al sofrito; sazonar ligeramente y cocinar a fuego medio, removiendo para hacer un salteado, hasta que la berenjena esté un poco transparente y ligeramente tierna.
  • Cascar los huevos en un bol, y añadir el salteado. Remover cuidadosamente.
  • Lavar y secar la albahaca, y añadir las hojas enteras al bol. Mezclar con suavidad. Sazonar ligeramente.
  • Calentar bien la sartén, añadir una o dos cucharadas de AOVE y verter la mezcla.
  • Proceder a dar forma a la tortilla, cocinándola a fuego suave, y volteándola varias veces con ayuda de un plato o tapa lisa, hasta que cuaje por dentro y adquiera un bonito color dorado por fuera.
  • Y lista para servir.


tortilla-berenjena-bacon-tomates

tomates-albahaca-berenjena


gallinas-felices
Gallinas Felices, en el huerto de mi padre

berenjenas-blancas
Berenjenas Blancas, del huerto de mi padre


De Buena Mesa


Quiero agradeceros vuestro paso por este rinconcito de mi cocina.

Todo lo que comparto con vosotros lo hago con agrado, y siempre pensando en haceros la vida lo más feliz posible.

¡¡Gracias!!








domingo, 11 de septiembre de 2016

Coliflor a la Bechamel con Calabacín y Frutos Secos

coliflor-bechamel-calabacín-frutosecos

Lo que más me gusta del verano (aparte de viajar), son las cenas en familia, y si son en casa de mis padres, siempre es mejor comer fuera que dentro, aunque haga calor, con tantas plantas recién regadas el ambiente en el jardín es más fresco y agradable.
Todo es más divertido y ameno cuando participamos "entre todos" (¡¡a veces hay quién que se escaquea!!), en los preparativos previos. La cocina es un hervidero, y el trasiego de ollas, platos y gente por todos lados, es un ir y venir donde nunca está de más, que te echen una mano.
Estoy acostumbrada a cocinar en grandes cantidades, aunque lo mejor para no quedarme corta es pesarlo todo y contar los comensales que vamos a ser, además de, como yo digo, añadir un poco más para que no falte, por si acaso alguien repite o se apunta a comer alguno mas a última hora.
Me apetecía comer Coliflor con Bechamel, a la que habitualmente le suelo añadir jamón cocido, pechuga de pavo, o bacon a taquitos, pero estando mi hermana Pilar y su marido que son vegetarianos, en casa, se me ocurrió hacerle unos cambios, para que ellos lo pudieran comer sin resultar "soso" para nosotros, añadiendo una nota de color y sabor al plato, que lo hizo realmente apetecible y muy rico.
Para ella es fácil cocinar platos muy elaborados, ya que la dieta vegetariana es su dieta habitual, sin embargo para mí es un poco complicado hacer un buen plato vegetariano, sin necesidad de utilizar ingredientes como el tofu, o los derivados de la soja, y dejar de pensar en el error, clásico estereotipo asociativo: vegetariano = lechuga y tomate.
No sabía si esta combinación de ingredientes iba a convencer a todos, ya que era la primera vez que lo hacía, pero lo cierto es que nos gustó tanto, que estoy deseando volver a repetirlo.
De vez en cuando me sale la vena creativa, y hago platos inventados por mi, que aún siendo sencillos, destacan tanto que deseo añadirlos a mis referentes especiales. Por eso esta coliflor se queda en casa anotada en mi lista de imprescindibles para cualquier ocasión.
¿Y a ti, te gusta algún plato en especial, para salir de la rutina y sin salir de casa?



INGREDIENTES

  • 1 Coliflor
  • 1 Calabacín Verde
  • 50 gr de Arándanos deshidratados
  • 50 gr de Pasas de Corinto
  • 8 Nueces
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal
  • Cebollino
  • Parmigiano Reggiano (rallado en polvo)
Para la Bechamel
  • 30 gr de Harina
  • 25 gr de Mantequilla
  • 2 c/s de Aceite de Oliva Virgen Extra
  • 1/2 l de Leche
  • Sal y Pimienta
  • Nuez Moscada
coliflor-cebollino-calabacín

ELABORACIÓN

  • Trocear la coliflor en ramilletes, lavar y ponerla en la olla cubierta de agua hasta la mitad. Añadir un poco de sal. 
  • Tapar la olla y cocer a presión 3 minutos, una vez transcurrido el tiempo, abrir la olla en cuanto pierda la presión, escurrir y reservar. (La coliflor debe quedar al dente, pues se terminará de cocer en el horno)
  • Lavar y picar el calabacín en daditos.
  • Cubrir una cazuela con un poco de AOVE y añadir el calabacín, sazonado ligeramente.
  • Añadir los frutos secos: Arándanos, Pasas y Nueces (previamente limpias de cáscara y troceadas)
  • Mezclar y saltear a fuego fuerte unos 5 minutos. (Es importante no pasarse en los tiempos, el calabacín debe quedar entero, teniendo en cuenta que se terminará de hacer en el horno)
  • Reservar. 
Hacer la bechamel del modo habitual 
  • Poner la mantequilla y el aceite en un cazo.
  • Añadir la harina y remover para hacer un roux. 
  • Añadir un poco de leche, y remover enérgicamente.
  • Añadir una pizca de nuez moscada recién rallada.
  • Verter el resto de leche y salpimentar.
  • Cocinar a fuego suave, hasta que hierva, sin dejar de remover para que no se pegue al fondo del cazo.
  • Rectificar de sal si fuera necesario, y cocer unos minutos antes de apagar el fuego.
Montar la fuente de hornear
  • Picar la coliflor con un cuchillo en trocitos pequeños. Ponerla en la fuente apta para el horno.
  • Lavar, secar y picar el cebollino, y espolvorearlo por encima de la coliflor.
  • Repartir uniformemente, por encima de la coliflor, el salteado de calabacín y frutos secos.
  • Verter con cuidado la bechamel, cubriendo toda la superficie.
  • Espolvorear con Parmigiano Reggiano al gusto.
  • Precalentar el horno a 200º C / 10'
  • Hornear a 170º C / 45 minutos
  • Dejar reposar unos minutos antes de servir.
arándanos-pasas-nueces


coliflor-bechamel-queso

coliflor-mesa


De Buena Mesa


Quiero agradeceros vuestro paso por este rinconcito de mi cocina.

Todo lo que comparto con vosotros lo hago con agrado, y siempre pensando en haceros la vida lo más feliz posible.

¡¡Gracias!!








domingo, 4 de septiembre de 2016

Horchata

horchata-chufa

Parafraseando a Fray Luis de León, que tras casi cinco largos años de ausencia, por estar en prisión, retomaba las clases en su cátedra de la Universidad, como si realmente no hubiese estado ausente ni un solo día; Decíamos ayer, que el verano no nos está tratando nada bien "¡Qué calor hace!", y por lo que parece según los meteorólogos, aún nos queda un "poco" más que pasar.

Han pasado cinco semanas desde que decidí tomar, para mí muy necesarias, vacaciones y no se como describir lo que siento, por un lado estaba deseando volver a conectar con vosotros, para contaros todo lo que he cocinado durante este tiempo, y por otro lado el descanso se me ha hecho cortísimo, ya que he permanecido conectada a Instagram compartiendo casi todo lo que he hecho; por lo que creo que estoy en lo que algunos llamarían síndrome de estrés postvacacional, deseando volver a tener vacaciones, sin querer queriendo.

Sin necesidad de hacer ningún esfuerzo, hoy lo que si quiero es enseñaros una sencilla receta de una bebida tradicional en la cocina Valenciana, que mi amiga Marisa del Blog Thermofan publicó justo en septiembre de 2012, y que yo tenía ganas de probar para ver si así superaba todos mis prejuicios y "traumas infantiles" sobre la horchata, como le comentaba a ella en su post. 

Como buena valenciana que es, decidió terminar con ellos; sin pensarselo dos veces, justo antes de tomarme este descanso bloguero, me enviaba un cargamento de chufas para que no me quedara con la duda de si realmente merecía la pena hacer en casa su tan adorada Orxata de Xufes, gracias a ella he superado todos mis manías, porque a veces la memoria nos juega malas pasadas distorsionando las cosas, haciéndonos creer que algo no nos gusta, negándonos en rotundidad a hacerlo, cuando en realidad lo ideal es probarlo de nuevo para así corroborar si es cierto o no. 

Gracias a Marisa, la prueba ha sido superada y con nota, creo que me he aficionado a esta deliciosa bebida súper refrescante, y con un montón de buenas propiedades nutricionales, a la que oficialmente quedo suscrita de ahora en adelante y que seguro volveré a repetir porque está ¡¡buenísima!!
Y a vosotros ¿os gusta la Horchata?
Pendiente queda probar sus ricos Fartons, complemento perfecto para una deliciosa Horchata de chufas, aunque eso mejor lo dejamos para otro día.


INGREDIENTES

  • 250 gr de chufas (secas)
  • 180 gr de azúcar
  • 1 l de Agua filtrada o mineral, muy fría
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo
  • Cáscara de limón ecológico, sin la parte blanca.
horchata-chufas- azúcar-canela

ELABORACIÓN

  1. Pesar las Chufas secas y lavarlas en un colador.
  2. Ponerlas en un bol cubiertas con abundante agua y dejarlas reposar entre 8 y 24 horas, cambiando el agua al menos un par de veces.
  3. Una vez bien remojadas, tirar el agua y lavarlas, dejarlas escurrir.
  4. Triturar o picar con una picadora lo más fino posible. Yo lo he hecho en varias veces y ha quedado con una textura granulosa tipo arenilla.
  5. Ponerlas en un bol grande.
  6. Añadir el azúcar, la canela y la cáscara de limón.
  7. Cubrir con un litro de agua muy fría.
  8. Batir con la batidora sin levantarla de la base, para homogeneizar la mezcla, procurando no triturar la cáscara de limón..
  9. Tapar con film transparente y dejar reposar en el frío al menos 3 horas.
  10. Colar con un estameña (colador de tela) o un colador muy fino, 
  11. Enfriar y lista para servir.
  12. Si gusta un poco menos densa, se pueden añadir un poco de agua fría o unos cubitos de hielo.
chufas-canela-limón


De Buena Mesa


Quiero agradeceros vuestro paso por este rinconcito de mi cocina.

Todo lo que comparto con vosotros lo hago con agrado, y siempre pensando en haceros la vida lo más feliz posible.

¡¡Gracias!!