Ir al contenido principal

Esta semana en DBM

Spaghetti con Judías Verdes y Coles de Bruselas

Hace un par de semanas me sucedió un hecho insólito, gané un sorteo en Instagram, algo para mí excepcional, ya que nunca he ganado nada de nada, ni tengo suerte en el azar, de hecho es que no participo jamás en concursos, ni sorteos, por lo que me pareció curioso contarlo, ya que para una vez que juego, ¡voy y gano! 😄 Tan solo tenía que decir cual era mi pasta favorita, y como ¡adoro la pasta! pensé que estaba chupado; entonces surgió el dilema “To be, or not to be, that is the question”, parece mentira que una cosa tan simple como definir lo que me gusta, se convierta de repente en un quebradero de cabeza, y es que me gusta tanto La Pasta que decantarme solo por una resulta complicado.  Gracias a que Pastas Romero, los organizadores del sorteo, lo pusieron fácil acotando las posibilidades entre sus seis variedades de Spaghetti, lo supe al instante ¡menos mal!, pues ya me veía sin poder participar por no decidirme a tiempo 😅 El hecho es que fui seleccionada junto a otros nueve afor…

Tortilla de Espárragos, Calabacín y Setas con Ajetes

tortilla-espárragos-calabacín-setas

Hoy tengo unas ganas incontenibles de comer Tortilla, pero antes que nada os la quiero enseñar por fuera y por dentro. Así que tomad buena nota de los ingredientes, y no perdáis detalle alguno porque vais a desear comerla solo de ver el color verde tan sensacional que tienen las verduras que he utilizado, incluso después de haberlas cocinado.
Y es que conseguir que las verduras conserven un verde intenso y bonito, sin necesidad de comerlas crudas, solo es cuestión de seguir un par de pautas y os aseguro que vuestros platos adquirirán otra dimensión a partir de este momento.

No es ningún secreto que cuando sometemos las verduras a cocciones a altas temperaturas o demasiado lentas, el resultado final no suele ser muy favorecedor, la mayoría de las veces se tornan de un color parduzco que no les da su mejor aspecto, haciendo que no sean muy agradables para la vista.


Las verduras que he seleccionado tienen diferentes puntos de cocción, por lo que es importante el orden en el que las he cocinado para que todas queden con la textura adecuada, sin que resulten pasadas (excesivamente blandas) o al dente, ya que es una tortilla y no me interesa que parezcan que están crudas.

Los ajos tiernos y la cebolla, han de quedar blandos, pero sin dorarse para que no nos quede una tortilla de color marrón, se añaden los espárragos, que irán tomando calor tornándose de un verde brillante e intenso, mientras troceamos el calabacín, lo agregamos y cuando la pulpa de este comience a estar un poco translúcida, añadimos las setas que al cocinarlas a fuego alto no desprenderán apenas jugos; y terminaremos con las puntas de los espárragos, al ser más delicadas, las dejo para el final para que conserven su forma, y no se deshagan en puré.

En este momento las verduras aún conservarán una textura ligeramente crujiente, es necesario si lo que queremos es ver ese bonito color verde, pero terminarán quedando al punto (tiernas y jugosas) al cocinar la tortilla.

No sé que pensar, creo que cada vez me cuesta más decidir cual será la tortilla perfecta, por mi parte, solo queda servirla y disfrutarla, en caliente o fría, en pincho o como primer plato, como prefiráis, porque esta tortilla sin duda está ¡para comérsela!
¿A que no parece nada complicado?  Venga que comenzamos.




INGREDIENTES
  • 1 Manojo de Espárragos Verdes (300 gr)
  • 1 Calabacín Verde
  • 1 Manojo de Ajetes (200 gr)
  • 200 gr de Setas de Ostra
  • 1 Cebolla
  • 6 Huevos ecológicos (de nuestras Gallinas Felices)
  • Perejil
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal
tortilla-espárragos-mise

ELABORACIÓN
  1. Quitar la primera capa de los ajos tiernos y cortarlos en pluma.
  2. Picar la cebolla y ponerla en una sartén junto a los ajetes con un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  3. Lavar los espárragos y cortarlos en trozos de 2 o 3 cm. Añadirlos a la sartén, reservando las puntas.
  4. Saltear a fuego medio, hasta que la cebolla se ablande, sin dorarse.
  5. Lavar y secar el calabacín, cortarlo en cuatro longitudinalmente, y cortar en láminas finas. Añadirlo a la sartén y sazonar ligeramente. Saltear a fuego fuerte.
  6. Trocear las setas y añadirlas al salteado. Cocinar dos minutos. 
  7. Añadir las puntas de los espárragos y saltear un minuto.
  8. Picar el perejil muy fino.
  9. Cascar los huevos en un bol, y añadir el perejil y un poco de sal.
  10. Añadir el salteado y mezclar con suavidad, sin batir los huevos previamente (al haberlo cocinado a fuego fuerte, los jugos de las verduras se habrán evaporado; si no fuera así, escurrir bien, para que la tortilla cuaje con facilidad. Yo no he tenido que hacerlo)
  11. Calentar bien la sartén, añadir una cucharada de aceite de oliva virgen extra, y verter la mezcla de huevos y verduras.
  12. Ligar y dar forma a la tortilla, voltear varias veces con ayuda de un plato, cocinando a fuego suave para que cuaje por dentro y adquiera un bonito color dorado en el exterior (para ayudar a que el interior no quede líquido y no se rompa, pinchar la superficie de la tortilla con un tenedor antes de dar la vuelta)
tortilla-espárragos-pasos


tortilla-espárragos-mesa

tortilla-espárragos-pintxo


Todas las Tortillas de DBM
Mi colección en Google+ El Club de la Tortilla Perfecta









Quiero agradeceros vuestro paso por este rinconcito de mi cocina.

Todo lo que comparto con vosotros lo hago con agrado, y siempre pensando en haceros la vida lo más feliz posible. 

¡¡Gracias!!