domingo, 1 de diciembre de 2013

Empanadillas de Cabello de Ángel

Ayer compartí con vosotros ese rico y maravilloso dulce perteneciente a la confitería tradicional, bien llamado Cabello de Ángel.
Toda una alegoría, por su similitud, a los finos y dorados cabellos en los que todos pensamos que tendría un ángel venido del Cielo, para endulzarnos a todos la vida, que con los tiempos que corren buena falta nos hace.
A estas alturas, creo que no es necesario decir que esta delicia me vuelve loca, pero para ser justos, como más me gusta es cuando forma parte del relleno de unas ricas y crujientes empanadillas.
Y es que si existiera un verdadero Bocadito de Cielo, sería estas dulces empanadillas.
En definitiva sobran las palabras para decir que no esperéis más para preparar en este mismo momento un buen azafate, porque os aviso... volaran cual suspiros de ángeles.


EMPANADILLAS DE CABELLO DE ÁNGEL

INGREDIENTES

Para la masa

  • ¾ kg de harina de repostería
  • ralladura de la corteza de 1 limón
  • ½ vaso de vino blanco
  • ½ vaso de agua
  • 1 vaso de aceite de oliva suave
  • 1 pizca de sal
  • 1 c/p de levadura

Para el relleno

  • 1 kg de cabello de ángel (Preparado según nuestra receta, Ver Receta)

Para la fritura y el rebozado

  • 1 l de aceite de oliva, azúcar y canela molida.

ELABORACIÓN

De la masa

  • Poner en un lebrillo la harina con una pizca de sal, añadir la levadura y la ralladura de limón, mezclar con una cuchara para que se reparta bien por toda la harina.
  • Añadir el agua y el vino, añadir el vaso de aceite.
  • Mezclar bien para que absorba todo el líquido la harina, y una vez que podamos empezaremos a amasar con las manos hasta que esté completamente amalgamado.
  • Esta masa no suele necesitar más harina para que se despegue y queden limpias las manos, pero a veces dependiendo del tipo de harina que hayamos utilizado, puede ser necesario espolvorear con una pizca de harina hasta que el lebrillo donde la hayamos trabajado esté completamente limpio de masa, yo he utilizado como siempre harina especial para repostería de la marca Gallo.
  • La masa para empanadillas no necesita reposar para trabajarla, por tanto podemos empezar inmediatamente a confeccionarlas.

Del relleno y moldeado de las empanadillas

  • A continuación espolvoreamos la superficie de trabajo con un poco de harina y comenzamos con una porción de masa, la extenderemos con ayuda de un rodillo de repostero, hasta que tenga tan solo unos milímetros de grosor.
  • Para dar forma a las empanadillas, cortaremos con ayuda de un cortapastas (si no disponemos de uno podéis utilizar un cuenco o vaso grande con el borde no demasiado grueso).
  • Disponer en el centro una cucharadita de cabello de ángel, mojar el borde con agua y la ayuda de un pincel fino, antes de doblarla en dos, presionar el borde con las púas de un tenedor, con cuidado de no romper la masa, esto ayudará a que las empanadillas no se abran al freírlas.

De la fritura y el rebozado

  • Calentar el aceite con un trocito de piel de naranja, para aromatizarlo.
  • Freír las empanadillas controlando el calor del fuego para que no se arrebaten o queden crudas por dentro.
  • Sacarlas escurriéndolas bien, a un bol con papel absorbente, y esperar a que se atemperen un poco antes de pasarlas por azúcar y canela para que queden bien cubiertas y el azúcar no se impregne del posible aceite sobrante.