lunes, 5 de agosto de 2013

Pastel de Berenjenas

Hoy os quiero presentar este rico pastel de berenjenas, que a modo de tortilla, se realiza en sartén y no necesita horno.
El resultado es espectacular y del sabor ya ni os cuento lo bueno que está.
Es mejor comerlo templado para disfrutar de todo su aroma y no quemarnos con el queso fundido, da para muchos comensales, aunque eso irá en función de si lo ponéis como entrante o como primer plato. 

Si lo hacemos para cenar, tan solo necesitaremos acompañarlo de unos tomates aliñados y será una cena perfecta. 

En nuestra casa tan solo lo realizamos en verano, aprovechando la recolección de las berenjenas que siembra mi padre en su huerto. 

El sabor es incomparable con las que compramos en el mercado, pues éstas son totalmente naturales, no llevan ningún tipo de fertilizante químico, ni tampoco pesticidas, son totalmente ecológicas y sanas 100%.

  PASTEL DE BERENJENAS

INGREDIENTES

  • 3 Berenjenas
  • 5 huevos
  • 9 lonchas de queso para fundir
  • 300 gr de pimientos del piquillo
  • 250 gr de jamón cocido en lonchas muy finas
  • sal fina
  • aceite de oliva

ELABORACIÓN

  • Lavar y secar las berenjenas cortarlas en lonchas no muy finas, sazonarlas ligeramente con un poco de sal fina y hacerlas a la plancha (sin aceite).
  • Reservarlas en un plato tapadas.
  • Escurrir bien los pimientos del piquillo, abrirlos y secarlos con papel de cocina.

Montaje del pastel

  • En una sartén doble, ponemos un poco de aceite de oliva; batimos un huevo y lo echamos en la sartén. 
  • Cubrimos con una capa de berenjenas, ponemos una capa de lonchas de jamón troceado con las manos. 
  • Cubrimos con las lonchas de queso, cortadas en tiras y los pimientos también cortados en tiras. 
  • Batiremos otro huevo y cubrimos bien toda la superficie. Así procederemos hasta completar de montar todas las capas del pastel, terminando con una última capa de berenjenas y un huevo batido por encima.
  • A continuación lo ponemos a fuego medio moviendo un poco la sartén para que no se pegue, cuándo consideremos que ya está ligeramente cuajado para voltearlo, calentamos la otra parte de la sartén, pintada ligeramente con un poco de aceite. 
  • Tapamos la sartén en la que tenemos el pastel y le damos la vuelta con rapidez para que no se salga el huevo fuera de la sartén. 
  • Le daremos varias vueltas regulando el calor del fuego para que se cuaje por dentro el pastel y no se queme por fuera.